21 abril 2010

Flores de febrero - Fan Wu

Editorial: Nabla
Páginas: 206
ISBN: 978-84-935926-7-7
Precio: 15 euros

Sinopsis:

Flores de febrero es una novela ubicada en la China moderna de finales del siglo XX, en pleno proceso de occidentalización y abandono de sus tradiciones. Cuenta la historia de dos mujeres jóvenes : Ming, de diecisiete años, y Yan, de veinticuatro, que tienen muy poco en común; tan sólo el hecho de estudiar en la misma Facultad. Ming, idealista y preocupada, vive en un mundo de libros, música e imaginación. Yan, en cambio, es sexy, cínica y salvaje, sin sentido del hogar y de la familia. Aun así, al conocerse, pronto se hacen buenas amigas. Su amistad es breve, casi fortuita pero intensa, y cambia para siempre el mundo de Ming. Perspicaz, sofisticada y repleta de personajes complejos, Flores de febrero capta una sociedad dividida entre tradición y modernidad, dogma y libertad.

Mi opinión:

Tengo la absurda manía de pensar que los libros poco conocidos no lograrán calarme hondo. No pienso que tengan que ser malos, pero sí normalitos o sosos. Me ha venido muy bien leer Flores de febrero para recordar que el mundo de la literatura no funciona así. Es cierto que hay best sellers muy buenos, pero también hay pequeñas joyas que pasan desapercibidas aunque por su calidad merecen tener una mayor repercusión. Os invito a dejar de lado estos prejuicios (si es que los tenéis) y a olvidar lo cursi que de entrada pueda sonar el título. Estamos ante una novela que merece la pena.

Desde las primeras páginas sentí que este libro no era un libro cualquiera, y a medida que avanzaba en su lectura comprobé que no me equivocaba. No sólo no defrauda, sino que cada vez crece más y al final consigue dejarte con un nudo dentro, incluso un poco de angustia. El sentimiento que transmite es un poco difícil de explicar, pero lo que sí está claro es que es uno de esos libros que no te dejan indiferente. Al terminarlo seguí dándole vueltas, y a día de hoy todavía me estremezco al recordar algunas de sus escenas.

Flores de febrero narra una historia realista, de esas que tanto me gustan a mí. Algo tan normal y común como la amistad entre dos mujeres jóvenes, así que no esperéis grandes acciones ni aventuras trepidantes. De todas formas, no he echado de menos nada de eso. El valor de este libro reside en la profundidad de los personajes y en lo bien que trata la autora el tema de convertirse en mujer. Te mete en la piel de Ming, la más joven, y sientes sus dudas e inseguridades como si fueran tuyas. Su ingenuidad al creer que ella nunca sería como Miao Yan, para después ver cómo ambas van pasando por el mismo proceso, me ha parecido de lo más interesante.

A menudo Ming siente que no conoce a Miao Yan aunque haya pasado mucho tiempo con ella. Ve su forma externa, la imagen de chica cínica y sexy, pero quiere conocer también su interior, su historia, qué es lo que ha hecho que sea como es. Esto me ha llevado a hacer una reflexión sobre si realmente llegamos a conocer a las personas en algún momento. Todos nos guardamos las cosas más personales, aquellas experiencias que nos han marcado, y de cara a los demás mostramos nuestra cara más correcta o banal sin ir más allá. Los pequeños detalles te pueden revelar más que las palabras, pero aun así pocas veces puedes llegar a sentirte tan unido a alguien.

Además del tema niña-mujer, la confrontación entre tradición vs. modernidad y libertad también está muy presente en la novela. El gran miedo de Miao Yan y otros estudiantes de minorías es tener que volver a su pueblo. La gente ve la vida en el pueblo como el fracaso; todos aspiran a conseguir un trabajo en la ciudad, eso es el éxito y el motivo por el que estudian en la universidad. La autora trata todos estos temas de una manera en que te llegan, y tú también sientes miedo al pensar en la posibilidad de que un estudiante no consiga un trabajo. Lo aclaro porque no quiero que parezca que Fan Wu se limita a dar información como si de un artículo de la Wikipedia se tratara. Todos los temas surgen a través de la historia de Ming y Miao Yan, unos se tratan más sutilmente que otros, pero todos consiguen hacerte pensar.

Me ha llamado la atención que en la cultura china la diferencia entre niña y mujer está muy marcada. Entre las adolescentes, la palabra “mujer” tiene un tono despectivo (no por temas de machismo, sino porque indica más edad y madurez). Creo que esto aquí no sucede, pero lo que sí tenemos en común es el miedo a crecer y tener responsabilidades, a alejarnos del cuidado y la protección de los padres (aunque esto es relativo, porque los adolescentes de hoy en día sí que quieren crecer rápido para determinados temas, demasiado rápido incluso). Ming no siente estos miedos como tales, pero está convencida de que nunca será como Miao Yan, que nunca se convertirá en una chica que va con tantos chicos y viste ropa atrevida.

Un detalle que ha hecho que me llevara las manos a la cabeza es lo desinformadas que estaban las chicas con respecto al sexo pese a estar en los años 90, que nos quedan muy cerca. No es que no supieran que se debe usar preservativo, es que ni siquiera sabían cómo se hacen los niños ni cuánto dura un embarazo. Cuando les bajaba la regla por primera vez pensaban que se trataba de algo maligno porque nadie les había hablado de ese tema (como si estuviéramos en la Edad Media). Desconozco cómo está la situación ahora, pero me ha parecido interesante conocer este aspecto de la cultura china de la época.

El libro tiene el estilo sereno y pausado característico de los autores orientales, de modo que no esperéis una novela llena de acción. El lenguaje utilizado es bastante sencillo, asequible para cualquiera, pero su belleza reside en lo que consigue transmitirte a través de los hechos que narra. Pese a ser una novela para leer despacio, saboreando cada párrafo, no me ha aburrido en ningún momento y desde el principio sentí interés por seguir leyendo. Tenía ganas de conocer más a la misteriosa Miao Yan y de saber cómo le fue a Ming.

Salvando las distancias, mientras leía Flores de febrero no he podido evitar acordarme de Nada, de Carmen Laforet, una novela que leí hace años y que también me encantó. La época y la ambientación son totalmente distintas, pero la protagonista de Nada también es una joven que empieza sus estudios universitarios y allí conoce a una chica muy diferente a ella. La diferencia entre ambos libros es que en Nada la familia de la protagonista también tiene un peso importante, pero el tema de dejar atrás la inocencia y empezar a ver la vida desde una perspectiva más adulta está presente en los dos.

Finalmente, sólo me queda añadir que no hace falta ser un enamorado de China y el mundo oriental para disfrutar de esta novela. A mí, sin ir más lejos, nunca me ha atraído este país, y aun así el libro me ha gustado mucho. El hilo principal es la amistad entre dos jóvenes, el país en el que se desarrolla es secundario, aunque no se puede negar que algunos aspectos de la cultura china se reflejan en la historia. Debo reconocer que mi experiencia previa con autores de países orientales (Amy Tan, Haruki Murakami y alguno más) era más mala que buena, pero con Flores de febrero me he reconciliado con esta literatura e incluso me ha dejado con ganas de leer más cositas de autores chinos y nipones. Por cierto, me ha hecho gracia que en la novela se citaran títulos como Cumbres borrascosas, Cien años de soledad y El extranjero. Podría pensarse que al ser una obra china sólo se nombran autores chinos, pero no es el caso. Siempre hace ilusión que se citen títulos conocidos, de esta manera es mucho más fácil entender a qué se refiere la protagonista cuando habla de ellos.



Mi valoración: 10/10

10 comentarios :

  1. Me lo apunto, me lo apunto, me lo apunto :D Tiene buena pinta, ¡a mi lista que va!

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Uohh pues si que tiene buena pinta, lo añado a mi lista :)
    Gracias por la reseña!!

    un besazo
    !

    ResponderEliminar
  3. Acabo de descubrir tu blog. ¡Me ha encantado! Te sigo desde ya y me apunto este libro que tiene muy pero que muy buena pinta!

    ResponderEliminar
  4. Yo soy muy amiga de literatura oriental, suele llegarme muy hondo.
    Y este libro con su brisa fresca, feminidad, toque asiático... ya me gusta;) ¡Gracias por darlo a conocer!

    ResponderEliminar
  5. ¡Excelente reseña! me ha gustado muchísimo, buscaré el libro por aquí y ojalá lo encuentre.
    ¡Gracias!
    Un abrazo,
    Ale.

    ResponderEliminar
  6. @Bibliobulimica. Espero que lo encuentres, porque es una delicia ;)

    ResponderEliminar
  7. Hola... me gustaría pedirte que si porfis pudieras poner links en los libros para poder descargarlos siiiii? :D

    ResponderEliminar
  8. @Anónimo. No, lo siento, no estoy a favor de la descarga gratuita. Los libros que aparecen por aquí me los he comprado yo o me los han enviado las editoriales, así que no sería ético poner enlaces para descargarlos.

    ResponderEliminar
  9. Leí este libro hace algún tiempo, sacado de la biblioteca, y me encantó, y me alegra ver que le haces tan buena reseña-

    ¿No te gusta Murakami? Pues no sé que libros habrás leído de él, pero yo estoy ahora leyendo 1Q84 de él y me está fascinando, ya que sabe desarrollar muy bien a los personajes y te atrapa muchísimo.

    Creo que deberías darle a Murakami otra oportunidad ^^ Saludos.

    ResponderEliminar
  10. @El lector indiscreto. Me alegra de que coincidamos, es un libro bastante desconocido pero veo que los que lo hemos leído estamos de acuerdo en que es una maravilla :).

    En cuanto a Murakami, he leído "Sputnik, mi amor", que según sus fans no es de sus mejores libros. No descarto repetir con él más adelante, a ver si así cambio de opinión.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails