30 agosto 2010

Encuentro en Sebastopol - Katharine McMahon

Editorial: Salamandra
Páginas: 448
ISBN: 9788498382976
Precio: 20€

Sinopsis

Estamos a mediados del siglo XIX. La primera escena del libro es muy impactante: una muchacha visita a su prometido, que está enfermo después de la guerra, y éste la llama por el nombre de su prima. Mariella, que así se llama la joven, empieza a angustiarse por lo que ha podido ocurrir entre Henry y su prima Rosa. Lleva meses sin recibir noticias de ésta, por lo que finalmente decide viajar ella misma a Crimea para encontrarla y aclarar las cosas. Básicamente, esto es lo que nos cuenta la contraportada del libro. La realidad del mismo es un poco distinta: este viaje no empieza hasta la segunda mitad de la novela.

Así pues, la primera mitad habla de los meses previos a la guerra y de cómo se conocieron Mariella y Rosa, las protagonistas de la historia. Mariella es una chica tranquila y conformista, que pasa los días cosiendo y ayudando a su madre. Su mayor deseo es casarse con Henry, su primo segundo, al que conoce muy bien puesto que a la muerte de la madre de éste empezó a vivir con su familia. En apariencia debería de ser como su hermano, pero ella lo quiere para algo más que eso. En el otro lado tenemos a la inconformista y deslenguada Rosa, una joven que sueña con convertirse en médico o enfermera y siente que su vida no tendrá sentido hasta que lo consiga. Las dos tienen caracteres totalmente opuestos, pero desde el momento en que se conocen sus vidas no volverán a ser como antes.

Personajes

- Mariella Lingwood. Es una joven de unos veintidós años que cumple con el prototipo de ‘chica bien’ de la época: es educada, tranquila y responsable. No se atreve a contrariar a sus padres y se escandaliza cuando alguien no se comporta como debería. Le encanta coser y además se le da muy bien: se emplea a fondo con esta práctica y a menudo cose edredones y ropa para donarlos a quienes los necesitan. Por lo demás, Mariella es la bondad en persona. Uno de los elementos más importantes del libro es la evolución de su personaje. No quiero entrar en detalles, pero básicamente puedo decir que cuando decide emprender el viaje a Crimea hace gala de una fuerza y una capacidad de adaptación que ni ella misma creía que poseía.

- Rosa Barr. Tiene veinticuatro años, es una persona impulsiva, inquieta y de carácter extrovertido. Su sueño es llegar a ser enfermera o, preferiblemente, médico, aunque su condición de mujer le impide esta posibilidad. De entrada, Rosa parece un personaje rebelde e incansable, pero enseguida descubrimos que su carácter enérgico es una forma de huir de los traumas infantiles. Rosa es hija única, no se lleva bien con su padrastro y siempre ha estado muy sola. Ella y Mariella tienen personalidades prácticamente opuestas pero, en cuanto se conocen, Rosa empieza a quererla con locura porque al fin tiene a una amiga a su lado.

- Henry Thewell. A la muerte de su madre, los Lingwood lo trataron como a un hijo más y le apoyaron en sus estudios de medicina. Ahora es un cirujano de gran reputación, un hombre que pese a su juventud se ha ganado el respeto de todo el mundo y sueña con hacer avances en el campo médico. Con respecto a su carácter, es un hombre serio y frío, resulta difícil adivinar sus sentimientos. En la primera mitad conocemos su interés por casarse con Mariella, pero cuando está con ella parece tener dudas y no termina de lanzarse. Con Rosa se lleva fatal; no está acostumbrado a tener cerca a una mujer que pone en duda sus palabras.

- Max Stukeley. A diferencia de Henry, que tiene más peso en la primera mitad que en la segunda, Max Stukeley va ganando protagonismo a medida que avanza la obra. Es uno de los hermanastros de Rosa, un chico que siempre ha mostrado un carácter rebelde, hasta el punto que lo expulsaban de todos los colegios. Es uno de los capitanes del ejército británico en la Guerra de Crimea, y allí coincidirá con los tres personajes que he comentado antes.

Florence Nightingale, una de las pioneras en la práctica de la enfermería. Su personaje aparece en el libro.

La Guerra de Crimea

Pese a ser una gran aficionada a la novela histórica, debo confesar que hasta este momento no había leído nada sobre la Guerra de Crimea y mi desconocimiento sobre la misma era casi total. Este conflicto bélico tuvo lugar entre los años 1853 y 1856, y enfrentó a Rusia contra los países aliados (Turquía, Francia, Reino Unido y el Reino de Piamonte y Cerdeña). La victoria fue para los aliados, en una guerra en la que se calcula que murieron más de 250000 combatientes y 750000 civiles. Al terminar el libro he buscado un poco de información sobre la guerra para saciar mi curiosidad, y puedo decir que todo lo que se narra en la novela es fiel a lo que ocurrió. Las batallas de Balaclava, Inkerman, con el asedio final a Sebastopol. En este sentido me parece una muy buena novela histórica.

Ahora que ya lo he terminado, debo decir que me ha parecido muy interesante conocer más sobre esta guerra y valoro mucho que la autora haya narrado esta historia de una manera tan amena. Pese a gustarme la novela histórica, no me gusta la novela bélica (es decir, narraciones de las batallitas en el frente), pero por suerte aquí la guerra se narra desde una perspectiva humana, no se centra en los combates en sí. La narradora de la historia es Mariella, así que ya podéis suponer que lo que nos contará no son las luchas, sino las consecuencias de estos combates y sus sentimientos con respecto a lo que ocurre a su alrededor. En definitiva, si sois como yo y aborrecéis las escenas de batalla, podéis estar tranquilos con este libro.

Mapa de la Guerra de Crimea. A destacar, Sebastopol, Inkerman y Balaclava.

Una novela preciosa

En primer lugar, quiero hacer hincapié en el hecho de que en la novela hay dos partes claramente diferenciadas. Probablemente la más interesante es la segunda, que es la que se desarrolla en Crimea y la que se explica en la contraportada del libro, pero curiosamente yo disfruté más de la primera (aunque las dos son buenas). Esta primera mitad habla de la infancia de las dos protagonistas y de su juventud previa a la guerra. Es un texto excelente e imprescindible para conocer a las dos chicas. La antítesis y la atracción que hay entre ellas me recordaron a las protagonistas de Flores de febrero. Dicha novela no tiene nada que ver con Encuentro en Sebastopol en el contexto y la época, pero también está protagonizada por una chica discreta y recatada y una que es más ‘cabra loca’, aunque al final se va descubriendo que en el fondo no son tan diferentes. Personalmente, es un tema que me gusta encontrar en la literatura. Los personajes femeninos de por sí me parecen interesantes, pero si además se demuestra que en la vida no todo es blanco o negro y hay una escala de grises donde entramos la mayoría, mucho mejor.

La segunda mitad también está muy bien y, de hecho, soy incapaz de dar una razón objetiva para justificar que me haya gustado un poco menos. Creo que el problema fue que no pude leerla del tirón por falta de tiempo, y al leer ‘a trompicones’ no estaba tan metida en la historia como en la primera parte. De esta mitad destaco la evolución de Mariella y el fabuloso retrato de la guerra a través de los ojos de una chica inocente que jamás habría imaginado que se encontraría en un escenario como este. La búsqueda de Rosa y los sentimientos también son importantes, por supuesto, pero creo que en el fondo el tema que quería tratar la autora es la capacidad de superación y adaptación que puede tener una persona, tanto en la guerra como en el desamor. Además, todos los cambios que se producen en Mariella son creíbles. No hace un cambio radical de un día para otro, sino que va poco a poco y no llega a perder su esencia tranquila y bondadosa. Me gusta mucho el enfoque de la novela: la guerra saca lo peor del ser humano, por razones evidentes, pero también lo mejor, que es lo que se refleja en la protagonista. A veces es necesario que suceda una desgracia para que nos espabilemos.

Los personajes están muy bien caracterizados, en especial los cuatro que he comentado antes. Por mi parte, le he cogido cariño a Mariella, que además es la narradora de la historia. En algunas cosas me he sentido identificada con ella y, aunque por su descripción pueda parecer una chica pava o incluso tonta, me encanta que la autora haya escogido una personalidad de este tipo para demostrar que no sólo son fuertes las personas con carácter. Yo adoro a las heroínas que luchan contra la adversidad y no tienen pelos en la lengua, pero diría que todavía me gustan más aquellas que también luchan pero de una forma más discreta y, por qué no, realista.

Me centro ahora en el tema que anuncia la contraportada: la desaparición de Rosa. No quiero mojarme demasiado para que no sospechéis lo que sucede en el libro, pero diré que me ha gustado mucho la manera en que Mariella va cambiando de opinión con respecto a su prima a medida que recibe nuevas noticias. Sé que me repito, pero la psicología de este personaje es fabulosa: la conocemos al detalle, sus dudas, sus temores, es muy cercana al lector. La historia comienza con su inquietud por lo que puede haber ocurrido entre Rosa y su amado Henry, pero en la práctica no estamos ante una historia de desamor convencional y me gusta que la autora no haya caído en tópicos.

Cambiando de tema, en la novela son frecuentes los saltos en el tiempo, que mezclan la infancia con el presente. Normalmente me da pereza leer un libro que hace este tipo de saltos, pero aquí no me ha costado nada seguir el hilo y, de hecho, he mantenido el mismo interés por las dos tramas. No voy a dar detalles, pero en la infancia de Mariella ocurrió algo que la dejó marcada, así que esta parte es interesante por sí misma. Por otro lado, he interpretado el último capítulo del libro (sobre la infancia) como una analogía con lo que sucede después con las vidas de Mariella y Rosa jóvenes. Es una historia bastante cuidada en todos los aspectos.

En cuanto al estilo, el libro está muy bien escrito, sin tener tampoco una prosa espectacular. Alterna narración y diálogo y es muy ameno en todo momento. Me atrapó desde el principio, sin ser una novela de acción. Los capítulos son muy cortos en su mayoría, lo que aporta mucha fluidez a la lectura.

Además de recordarme a Flores de febrero, hay otros libros que me han venido a la cabeza mientras leía Encuentro en Sebastopol. Uno de ellos es Domina, una novela ambientada más o menos en la misma época. La protagonista de dicha obra es una mujer que desea convertirse en médico, de modo que los temas relacionados con los avances de la medicina son los mismos en ambos libros. También debo mencionar Bailando para Degas, una novela sobre una bailarina en la Francia del siglo XIX. En este caso, el punto en común con la obra que nos ocupa es la forma de ser de la protagonista, tranquila pero luchadora al mismo tiempo. Creo que esa apariencia discreta que esconde una gran fortaleza interior es algo que tiene en común con Mariella. Aprovecho para decir que recomiendo estos libros. Los tres me parecieron muy buenos, cada uno en su estilo.

En general, he disfrutado mucho de Encuentro en Sebastopol y sin duda se encuentra en un puesto destacado de mis lecturas en este año 2010. Me ha parecido un libro precioso pese a tratar un tema tan duro como una guerra. Los sentimientos tienen un papel muy importante en la novela, y no sólo los de tipo amoroso. Desde luego, la guerra es algo que marcó un antes y un después en la vida de aquellos que la vivieron en sus carnes. La inglesa Katharine McMahon ha hecho un buen trabajo al hablarnos de la Guerra de Crimea desde una perspectiva que va más allá del conflicto bélico y ahonda en los sentimientos humanos más profundos. A pesar de la crudeza y el ambiente gris que transmite cualquier guerra, al terminarlo me ha dejado muy buen sabor de boca, sobre todo porque me he quedado con lo positivo: la fortaleza de Mariella y todo lo que ha aprendido sobre la vida a gracias a esta experiencia.

Agradecimientos a Salamandra.



Mi valoración: 8/10

17 comentarios :

  1. A mí no me importa lo de los saltos en el tiempo. Más me echa para atrás lo de la guerra pero, aún así, pienso que es un libro que podría gustarme. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Desde que lo vi, me apetece mucho éste libro, y con tu crítica me has acabado de convencer, creo que además de ser una historia muy bonita puede ser interesante lo de la guerra de Crimea de la que no he leído tampoco nada todavía.
    Bsos :)

    ResponderEliminar
  3. Me suelen gustar este tipo de hisotiras, así que tomo nota, gracias por la reseña y por darnos a conocer este libro y esta autora a la que no conocía. Saludos.

    Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. umm..que buena pinta tiene!!
    ay con los exámenes....tengo como diez libros para leer después de éste.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Tengo ya ganas de leerlo. Desde que te ví la portada por aquí, es de esas historias con las que disfrutas. besos

    ResponderEliminar
  6. Parece una historia preciosa y triste al mismo me tiempo. Desde luego ahora no le puedo hacer hueco porque me da la impresión de que es un libro para leer con calma y con los exámenes... tiempo es lo que menos tengo :S
    Pero me lo anoto para más adelante.
    Muy buena reseña

    Besitos
    Carmen

    ResponderEliminar
  7. @Laky. A mí también me suelen echar para atrás las guerras, pero este libro no se centra en las batallas y es más bien una novela histórica de sentimientos. Yo creo que te gustaría.

    @Carol. Siempre es arriesgado recomendar un libro, pero en el caso de este creo que puede gustar bastante. Como bien dices, es una historia bonita y al mismo tiempo aprendemos algo sobre esa guerra.

    @Goizeder. De nada :) Espero que lo disfrutes.

    @Alicia Mora. ¡Suerte con tus exámenes!

    @Ysabel. Seguro que tendrá buena acogida en la biblioteca :)

    @Mi Locura Romántica. A mí me enganchó bastante, pero sí, por el tipo de historia es mejor leerlo con un poco de calma. Suerte con tus exámenes ;)

    ResponderEliminar
  8. No conocía nada del libro (NADA) y tiene bastante buena pinta, es el tipo de libro que sin reseñas así nunca leería así que gracias. Un besote!

    ResponderEliminar
  9. @Maisha. Je, je, normal que no te sonara, salió a la venta hace poco :)

    ResponderEliminar
  10. Ya me había llamado la atención cuando lo estabas leyendo y ahora con la reseña más. Sube rápidamente a la lista de "futuribles". Tus reseñas están ayudando a hundir mi economía ¡ja,ja!

    ResponderEliminar
  11. Tiene buena pinta!!
    e igual que Maisha, no tenia ni luces de su existencia -.-

    Pero le has dado una buena valoracion ;D la considerare!!

    Besos

    ResponderEliminar
  12. @Bookworm. Leer reseñas en los blogs nos está arruinando a todos ja, ja.

    @Ely Cervantes. Hace poco que salió a la venta. Si al final lo lees, espero que te guste ;)

    ResponderEliminar
  13. muy buena pinta! apuntado queda!
    gracias!

    ResponderEliminar
  14. Cuando recibí las novedades de la editorial me llamó la atención sobre todo este libro, y estaba en mi lista de futuras compras. Después de tu reseña creo que no voy a esperar demasiado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. @Luisa. A mí también me llamó la atención al verlo en las novedades. No me ha decepcionado, y creo que es un libro que puede gustar mucho en general. Ya nos contarás qué te parece :)

    ResponderEliminar
  16. Hola guapa, me ha gustado mucho tu rinconcito, un lugar digno de consulta para cuando me lanzo a las compras lecturiles, sin duda repetiré visita. He dado contigo a través de un comentario surgido en el blog de Luisa y como este mes me he comprado Encuentro en Sebastopol la entrada me ha venido de maravilla.
    Pues eso, que te sigo desde ya y gracias por la reseña.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. @Princesa Amidala. Muchas gracias, me alegra que te guste el blog. Si al final decides leer el libro espero que lo disfrutes ;)

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails