11 agosto 2010

La calle de la judería - Toti Martínez de Lezea

Editorial: Maeva
Páginas: 512
ISBN: 9788496231399
Precio: 10€

La calle de la judería es la primera novela que leí de Toti Martínez de Lezea. La opinión la escribí hace algunos años, pero a día de hoy he leído más libros de esta autora y puedo decir que recomiendo su obra a todos los amantes de la novela histórica. La calle de la judería en concreto me parece una de sus mejores novelas.

La calle de la judería

El libro nos cuenta la historia de una familia judeocristiana en el siglo XV, y está ambientada en la ciudad de Vitoria. En un principio todos los personajes de la familia son judíos, pero con el paso del tiempo algunos se van convirtiendo. El tema religioso es sin duda el que más destaca en la novela: en aquella época convivían judíos, cristianos y conversos (también árabes, pero en otras partes del país). Entre ellos los hay que se llevan bien, otros se odian, pero tanto judíos como cristianos nuevos viven con el temor de que los rumores que advierten que se les expulsará del país sean ciertos. Básicamente el libro gira en torno a esto, también se cuentan las rivalidades y el odio entre algunos personajes, y la amistad entre otros a pesar de pertenecer a distintas religiones.

Al tratarse de una familia, son muchos los personajes que intervienen en la novela, y si me pongo a describirlos todos no acabaré nunca. Así que sólo comentaré los que a mí me han parecido protagonistas, uno de cada generación y por consiguiente cada uno destaca en una parte distinta del libro:

- Yehudá/Fray Anselmo: el libro empieza con su regreso a la ciudad de Vitoria. Es judío y siempre ha querido ser rabino, a diferencia de su hermano David, que es médico y tiene ideas religiosas un poco diferentes. A partir de unos hechos se convierte al cristianismo, es el primer miembro de la familia en hacerlo, y tras su conversión se puede observar el contraste entre los familiares que lo siguen aceptando y los que lo odian.

- Yosef: probablemente es el más protagonista de todos. Es sobrino de Yehudá e hijo de David, aunque su padre nunca lo trató igual de bien que a su hermano mayor. Yosef, cuando conoce a su tío, se entiende mucho mejor con él que con su padre, y así conoce otras formas de entender la religión. Al igual que su padre, es médico, y ayuda por igual a cristianos y judíos.

- Juan el Rico: es hijo de Yosef, y destaca en la parte final del libro. A diferencia de su padre, es un hombre muy ambicioso, que sin ser mala persona le da demasiada importancia al dinero y esto le crea enemigos. No se lleva bien con la mayoría de sus hermanos, pero a la hora de defender a algunos cuando lo necesitan sabe dar la cara.

Una buena novela histórica…

Comenzaré a relataros mis impresiones positivas sobre el libro con mi opinión sobre los personajes protagonistas que he citado. En general, me gusta como están trazados: los tres tienen distinto oficio y diferente forma de ser y no se cae en el tópico de crear únicamente caracteres tranquilos y bondadosos. A Yehudá y a Yosef no tanto, pero a Juan se le pueden sacar muchos defectos, y me ha gustado eso, que no es ni perfecto ni buenísima persona. Además, en todos ellos se puede observar una evolución con el paso de las páginas, y esto es aplicable a muchos de los secundarios. No creo que puedan considerarse personajes inolvidables, pero porque ninguno vive durante todo el libro, sino que se van sucediendo uno detrás del otro y así es normal que no permanezcan en tu memoria como un personaje que tiene todo un libro dedicado a él. Pero vaya, que a pesar de esto están muy bien.

Me ha parecido muy adecuado que en el libro se muestren las dos caras de la situación de la época. Me explico: aquí no hay una religión buena y una mala, sino que se puede aplicar aquello de "hay de todo en todas partes", y así nos podemos encontrar con cristianos que conviven bien con los judíos, cristianos que los odian, judíos duros con aquellos que se han convertido, etc. Está muy bien que la autora no se posicione a favor de ningún colectivo porque así se puede ver perfectamente que de la separación todos salían perdiendo: los judíos porque tenían que irse, y los cristianos porque perdían médicos, amigos, etc.

En general, es una novela histórica muy amena y entretenida, engancha bastante, pero tampoco me parece la novela más adictiva que he leído, y de hecho hacia la parte final tiene alguna parte un poco más lenta. Tiene un tono serio pero ameno, no te aburres mientras lees, y además se nota que está muy bien documentada. Otro detalle que me ha gustado relacionado con esto es que se incluyen algunas palabras de la época en hebreo, vasco y árabe, y al final del libro hay un pequeño diccionario para poder entenderlas. Son poquitas, pero están bien para recrear mejor el ambiente.

A propósito de la documentación, si hay algo que me ha gustado mucho de la novela es que leyendo he aprendido. Sí, he podido conocer más detalles de la época, y sin que me haya aburrido en ningún momento. En muchas novelas tan sólo se da acción y acción, aquí también se recrea el ambiente y te permite, no sólo ponerte en situación, sino quedarte con algunos datos en la cabeza.

La ambientación en el País Vasco me ha gustado, no únicamente porque esté muy bien hecha, sino porque es un sitio sobre el que no he leído mucho y ha sido interesante leer una novela que tenga lugar allí.

Respecto al final, para mí ha sido bastante inesperado, y me ha dejado un sabor un poco agridulce. Aun así, me ha gustado mucho, al igual que toda la novela en conjunto.

Con algunos 'peros'

Lamentablemente no puedo decir solamente las virtudes de este libro, porque también le he encontrado algún que otro defectillo. Si hubiera leído la novela sin saber nada acerca de ella probablemente tendrían menos importancia, pero claro, esperaba un libro de diez y cuando esperas algo así cualquier detalle que no te convenza cobra más importancia.

En primer lugar, antes de que empiece la novela en sí nos encontramos una página con los personajes principales que aparecen y la relación que tienen entre ellos, algo parecido a un árbol genealógico. Tiene su parte útil, porque así las personas que lean el libro con calma, que es más fácil que se confundan con los personajes, pueden consultarlo y no perderse. Pero por otra parte, tiene algo malo, y es que para los que lo miramos por curiosidad nos desvela muchas cosas de la historia. Nos dice con quién se acabará casando cada uno, si tendrán hijos… Pero el principal problema es que, en el caso de los conversos, se indica el nombre original (judío) y su nombre nuevo (cristiano), de modo que sabes que el hijo de un judío de siempre se hará cristiano, y cosas por el estilo. Si no se incluyeran ambos nombres la novela tendría un poco más de sorpresa.

Otro defecto relacionado con el gran número de personajes y el paso de las generaciones es que el tiempo pasa bastante rápido, y a veces te estás acabando de familiarizar con un personaje que éste de repente muere o pierde protagonismo en favor de otro, y así sucesivamente. En otras palabras, que las acciones van muy rápidas y algunas de ellas me habría gustado que estuvieran más detalladas y duraran más, aunque eso implicara que el libro ocupase 200 páginas más.

En contraste con la rapidez de los sucesos y del cambio de personajes, tenemos un tema religioso en todo momento, hasta el punto que a veces el libro me ha parecido demasiado reiterativo con el tema. Entiendo que en la época fuera algo decisivo y comprendo que sea el tema principal, pero en la última parte me ha acabado cansando un poco, se van repitiendo los argumentos en torno a este tema, y para mí se ha hecho un poco pesado. Tal vez habría estado bien que hubiera una trama secundaria con más peso que las que aparecen para amenizar un poco el argumento central.

Finalmente, sólo quiero añadir que, a pesar de que antes os he dicho que los protagonistas están muy bien caracterizados, no puede decirse lo mismo de los personajes femeninos en la obra. Son mucho más planos y prácticamente no intervienen nunca. No lo veo un defecto importante porque en la época mandaban los hombres y es normal que dé más juego un protagonista masculino, pero de todas formas no está de más añadirlo al análisis.

Conclusión

Es un libro que recomiendo totalmente a los amantes de la novela histórica. Es entretenido, se aprende con él y está muy bien documentado. Es cierto que le he encontrado algunos defectillos, pero en general me ha dejado buen sabor de boca y me parece una obra muy recomendable si os gusta este género.



Mi valoración: 8/10

9 comentarios :

  1. A mí es la novela de Toti que más me ha gustado. Le doy un 10 y porque no se puede más!

    ResponderEliminar
  2. Esta también fue la primera novela que leí de Toti Martínez de Lezea. Desde 2008 he leído 12 libros de este autora y La calle de la judería es de las que más me ha gustado. Un saludo.

    Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Yo no he leído nada de la autora, aunque últimamente me pica la curiosidad por las buenas reseñas en algunos blogs. Me gusta la novela histórica, así que va siendo hora de probar ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    como te dije entro en tu casa!
    me encanta la novela histórica, y tu post me incita a comprar el libro (10e??) será de bolsillo supongo.
    Tengo un post en lápices sobre varias recomendaciones muy interesantes: Memoria de un niño soldado, Historias de Kabul y Destellos de luz (tres en un mes) estaba loca por leer después de tanto trabajo y tanta carrera que no me deja tiempo para nada. Ahora estoy con El librero de Kabul y.......impresionante. Sobre Afganistán también te recomiendo Mil soles espléndidos y Comentas en el cielo del mismo autor...si te queda tiempo también a ti que veo que lees mucho.
    Y nada más que seguiré trasteando por tu bitácora porque es muy interesante para nosotras, que leeemos! Un abrazo, sigue así.

    ResponderEliminar
  5. @Laky. Sí, sé que te encanta Toti je, je.

    @Goizeder. Veo que todos los que leemos algo de esta autora acabamos repitiendo. Yo también la descubrí en el 2008, y desde entonces habré leído 5 ó 6 novelas suyas. Es una suerte que sea tan prolífica.

    @Luisa. Pues si te gusta la novela histórica es muy probable que te gusten los libros de Toti. A nivel español es una de las mejores autoras del género.

    @Alicia. ¡Bienvenida y gracias! Estoy encantada de recibirte en casa, ja, ja. Sí, el libro es de bolsillo. De los libros que me recomiendas, he leído "Cometas en el cielo" y tengo "Mil soles espléndidos" en la cola. De "El librero de Kabul" también me han hablado bien, así que no descarto leerlo.

    ResponderEliminar
  6. La novela histórica es una muy buena opción y este título que propones tiene muy buena pinta. Me lo apunto!

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta este genero..y me has convencido...otro mas a la lista...jeje.

    Un besito y una estrella.
    Mar

    ResponderEliminar
  8. Aun no he leido "La Calle de la Judería",pero me ha gustado incluso mas que "La Herbolera" , "La Abadesa".
    Mis mejores deseos a todos.

    ResponderEliminar
  9. @Anónimo. Gracias por dar tu opinión :). Yo opino justo lo contrario, me gustó más "La herbolera" que "La abadesa".

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails