01 septiembre 2010

Una chica años veinte - Sophie Kinsella

Editorial: Salamandra
Páginas: 352
ISBN: 9788498382846
Precio: 15,50€

No hay nada como cerrar el verano con una lectura fresca y divertida que sea capaz de evadirte de la depresión postvacacional. Si esa lectura viene de la mano de tu autora preferida dentro de este género, mejor todavía. Una chica años veinte es la última novela de la inglesa Sophie Kinsella, considerada una de las reinas del chik-lit, junto a la irlandesa Marian Keyes. Personalmente, me quedo con Kinsella: me resulta mucho más amena y divertida. Esta novela que os comento hoy no ha sido una excepción.

Sinopsis

Lara Lington es una chica de veintisiete años que no pasa por un buen momento: su novio la ha dejado pero ella sigue enamorada de él, su mejor amiga y socia acaba de dejarla tirada, su empresa se va a pique... En esas circunstancias, debe asistir al funeral de su tía abuela Sadie, una anciana que murió en una residencia a los 105 años de edad sin recibir visitas de ninguno de sus parientes. La escena del funeral es un poema: todos han ido para hacer el papel, pero realmente no desean estar allí y son incapaces de decir algo de Sadie porque no la conocieron.

De repente, la cosa se anima: Lara oye una voz, que se acaba materializando en el fantasma de su tía abuela. Pero no es un fantasma cualquiera, no: Sadie adopta la forma de cuando tenía veintitrés años, y eso no se refiere únicamente al aspecto físico: tiene ganas de fiesta y de chicos, como cualquiera otra joven de su edad. Lara es la única que puede verla y oírla, así que le toca cargar con el muerto—nunca mejor dicho—de hacer lo que le pide Sadie para que ésta pueda irse en paz. Lo principal es recuperar un misterioso collar, pero los deseos de Sadie incluyen clases de charlestón, un tocado con una pluma en la cabeza y, en definitiva, convertirse en una verdadera chica años veinte. Todo esto, sin olvidar la trama amorosa y unos problemas que tendrá Lara con su tío millonario.

Un chik-lit original

El chik-lit es el género que nació con El diario de Bridget Jones. Es algo así como la evolución de la novela romántica: cuenta historias de chicas en la veintena o la treintena, con líos amorosos y problemas en el trabajo, entre otros. Su rasgo principal es que están escritos en clave de humor y a menudo llevan al extremo las neuras que solemos tener las chicas. Su protagonista es una mujer de hoy, con estudios y un puesto de trabajo que ya quisieran muchas (aunque algunas no estén conformes con lo que tienen). Se alejan del tono cursi de la novela rosa y no presentan a la mujer como una princesa desvalida, lo cual es sin duda un avance a nivel literario y social.

En su momento el chik-lit supuso un gran boom editorial y ya sabemos lo que ocurre con esto: se empezaron a publicar multitud de libros de este género, muchos de ellos pura bazofia de aficionadas que se subieron al carro. Además, hay otro problema: los hilos argumentales del chik-lit son muy simples y se han repetido hasta la saciedad, así que cuesta horrores encontrar uno que se pueda calificar como original. Si hablamos de una autora como Sophie Kinsella, no hay que preocuparse de lo primero: es una de las mejores de este género, de las pocas que han sobrevivido al boom y además a lo grande. Respecto a lo segundo, incluso las autoras consagradas lo tienen difícil para aportar algo nuevo.

Dicho esto, tengo que reconocer que Una chica años veinte es el chik-lit más original que he leído en mucho tiempo. Quizá debería decir “el más original que he leído”, a secas. El motivo salta a la vista: aporta un elemento nuevo, el fantasma de la tía abuela de la protagonista, con lo que se consigue darle un aire distinto a la novela y hacer que no se parezca a ningún otro chik-lit. Sophie Kinsella se reinventa a sí misma y nos ofrece un libro fresco y divertido, con todo lo bueno del chik-lit y un elemento novedoso que ha adaptado perfectamente a las características de este género. Con esto último quiero decir que no debéis esperar una novela fantástica, ni siquiera un chik-lit de tipo paranormal. El fantasma es algo anecdótico que sirve para desencadenar una serie de acontecimientos en la vida de Lara, no hay ninguna trama paranormal paralela ni nada por el estilo. Si nos ponemos quisquillosos se pueden encontrar cosas que cojean en la aparición del fantasma, pero lo dicho: el chik-lit es un género liviano, hay que tomarse el fantasma como una anécdota y dejarse llevar, sin buscarle más explicaciones.

Para ir abriendo boca, os adelanto que el fantasma de la tía abuela es alguien extravagante a quien le encanta divertirse. Quiere ir a bailar, no entiende algunas expresiones actuales, insiste a Lara para que se vista al estilo años veinte, se mete con ella porque tiene mal gusto al vestir, etc. En definitiva, es divertidísima. No tiene nada de los fantasmas convencionales. Por este motivo pienso que este libro es únicamente para los amantes del chik-lit; quienes esperen una novela de fantasía se llevarán una decepción.

Todas somos Lara

Sophie Kinsella tiene una gran habilidad para plasmar temas de nuestro día a día en forma de caricatura. Lo hizo con las compras en Loca por las compras, con el estrés en La reina de la casa, etc., y ahora lo hace con el tema de olvidar a un ex novio. ¿Quién no se ha encontrado nunca en la situación de no ser correspondido en el amor? Lara sigue enamorada de su ex y se niega a aceptar que él no la quiere. Está obsesionada con recuperarlo y hace caso omiso de los consejos de la gente cercana. En esos momentos, aparece su tía abuela Sadie, que pese a aparentar veintitrés años tiene a su espalda 105 años de experiencia en la vida. Ella es quien intenta abrirle los ojos a Lara, adopta el papel de una mejor amiga muy peculiar.

Me ha encantado que se trate este tema porque pienso que es algo con lo que el lector se puede sentir identificado. Lógicamente, la situación está llevada al extremo para darle un toque cómico, pero los errores que comete Lara con su ex los hemos cometido muchas y muchos. El chik-lit es un género ligero, pero las partes en las que Sadie hace gala de su sabiduría en temas amorosos son muy bonitas y están cargadas de razón. Al terminarlo te deja con un buen sabor de boca y un mensaje de optimismo. Está claro que un libro por sí solo no cambiará la mentalidad de nadie, pero para algunas chicas puede ser mejor un buen chik-lit como este que un libro de autoayuda. En todo caso, al menos servirá para sacaros unas sonrisas.

Tan Kinsella como siempre

Siempre que leo un libro de un autor que conozco me da miedo que haya bajado de nivel con respecto a sus obras anteriores. Por suerte, no es el caso de Una chica años veinte: Kinsella sigue fiel a su estilo y, una vez más, me ha sorprendido para bien. Su popular saga es fabulosa, pero diría que a nivel individual me han gustado más sus novelas independientes que los libros de Loca por las compras. Con éstos a veces he tenido la sensación de que estiraba demasiado el hilo, en cambio con los libros independientes está obligada a utilizar nuevas ideas y el resultado es más redondo, por así decirlo.

El estilo del libro es muy ameno y divertido, como siempre. He leído a esta autora en inglés y en castellano, y tengo que decir que las traducciones me parecen bastante buenas porque logran mantener la frescura de la prosa original. Eso sí, en el caso concreto de Una chica años veinte tengo una pequeña queja: cuando se describe la ropa de la protagonista, en lugar de zapatillas de ballet (páginas 168 y 237) se debería de decir bailarinas, que es como llamamos aquí a este tipo de calzado. Pero en fin, es un detalle sin importancia.

El ritmo de la narración no decae en ningún momento. Hay varias tramas abiertas que evitan que se pierda el interés o que se haga pesado (ahí es donde veo que mejora con respecto a Loca por las compras prepara su boda), de modo que la autora se lo ha montado muy bien para mantenernos enganchados a su libro. Cuando quedan 100 páginas todo parece muy previsible, pero entonces se dan un par de giros inesperados que hacen que no puedas soltar el libro. Tiene muchísimo mérito lograr sorprender de esta manera en un género tan trillado como este.

Debo añadir que la protagonista me ha recordado a Becky en algunas cosas, supongo que era inevitable. No es tan loca por las compras como ella, pero en los detalles se nota que la autora disfruta hablando de ropa, complementos y cosméticos, y aquí no pierde la oportunidad de describirnos unos cuantos. Lógicamente, los protagonistas son los modelitos de los años veinte, una característica que le da un toque original al libro. En definitiva, es un chik-lit que está muy bien en todos los aspectos.

Hablando de las otras novelas de Kinsella, aquí no podían faltar sus toques hollywoodienses, as always. Los amantes de un chik-lit más realista se llevarán las manos a la cabeza, pero yo disfruto mucho con ese toque disparatado que contienen sus novelas. Lo mismo digo de la sobredosis de azúcar: es una historia terriblemente idealizada, pero me encanta tal y como es porque eso es exactamente lo que espero de un libro así, que me distraiga y me haga reír. Una vez más, Sophie Kinsella no me ha defraudado, por eso recomiendo el libro a todos los amantes de este género. Si ya conocéis la obra de esta autora, estoy segura de que no os defraudará.



Mi valoración: 8/10

25 comentarios :

  1. No he leído nada de esta autora y creo que va siendo hora de que me atreva con ella. Desde luego me gustó mucho El diario de Bridget Jones, y si esta novela es original, mejor que mejor.

    ResponderEliminar
  2. Qué ganas me han entrado de leerla! Kinsella me encanta porque con todas sus novelas me lo he pasado genial. Me gusta sobre todo la saga de Becky pero a las otras tampoco les hago ascos... A ver cuándo cae ésta. La que ya tengo es la anterior, que ahora mismo no recuerdo cómo se titula.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada de esta autora, pero sí que he leído todos los libros de Marian Keyes menos La estrella más brillante y me gustaron mucho, me hicieron pasar muy buenos ratos. Igual me animo a descubrir a esta autora. Saludos.

    Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Yo también le hice la reseña hace poco y estoy totalmente de acuerdo contigo. Y si tuviera que recomendar uno de Kinsella, a parte de Una chica años veinte, seria No te lo vas a creer. Yo aún no le he hincado el diente a su serie Loca por las compras... Así que tendré que ver qué tal ;P

    Besitos
    Carmen

    ResponderEliminar
  5. @Anabel Botella. Si te gustó "El diario de Bridget Jones" es muy probable que también te gusten los libros de esta autora. El estilo es igual de ameno y divertido.

    @Laky. Yo en cambio no tengo el anterior, que creo que es "¿Te acuerdas de mí?". Tarde o temprano caerá, porque es verdad que con esta autora me lo paso muy bien.

    @Goizeder. De Marian Keyes sólo he leído un libro, "Claire se queda sola". Me gustó mucho, pero luego intenté leer otros dos y no fui capaz de terminarlos. Los libros de Sophie Kinsella me parecen más amenos.

    @Mi Locura Romántica. Precisamente tengo "No te lo vas a creer" en casa. Me han hablado muy bien del libro, así que le tengo ganas ^^

    ResponderEliminar
  6. Hola !! la verdad por ahora no he leído nada de esta autora pero este me ha parecido bueno a si que lo tendré en cuenta! saludos ^ ^

    ResponderEliminar
  7. no he leído nada de ella todavía,,,,pero es que tengo tanto tanto pendiente...madre mía!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. No he leído a Kinsella, aunque resuena por aquí y por allá. Lo del chik-lit (no sé si lo escribo bien, es para ir acostumbrándome por si me da por ese género) pinta bien. Ahora mismo, con el colapso mental que llevo, no prometo nada; pero quizá me haga con alguno de ese género.

    Zapatillas de ballet - bailarinas (kunfu para mi novio)... supongo que es por si alguien no llama así a las bailarinas (yo les llamo: zapatillas de estar por casa ajajaj)... bueno bueno, por tu reseña veo que puede ser una posible lectura :D

    ResponderEliminar
  9. Me ha parecido un argumento de lo más original y divertido, tienes razón en lo de que cada vez es más difícil encontrar historias nuevas, con el boom del género son muchos los que se han apuntado al carro y pocos los que han aportado algo :)

    ResponderEliminar
  10. Yo reconozco que no me llama mucho el Chick-lit pero esta es la segunda reseña que leo del libro y me empieza a picar la curiosidad. Además tu afirmación de que es el más original que has leído le suma puntos, lo meto en la lista y a ver si un día puedo hacerme con él.

    ResponderEliminar
  11. @Judith. Esta autora es muy divertida. Si te gustan los libros para pasar un buen rato te la recomiendo ;)

    @Sonia. Je, je, ¡estamos todos igual!

    @Nia. Yo pensé que lo de las bailarinas era por una traducción literal. La protagonista se las ponía con vaqueros y ropa de calle, así que es raro que de verdad sean zapatillas de ballet xD.

    @Carol. Pues sí, hay muchas historias que se repiten en este género, sobre todo los líos amorosos. Por suerte parece que a Kinsella no se le acaba la imaginación :)

    @Elwen. El chik-lit no es un género que vaya a dejar huella, pero este tipo de libros están muy bien para pasar el rato. Si al final te decides a probar ya nos contarás qué tal.

    ResponderEliminar
  12. No he leído nada de chick-lit, y estaba pensando en probar con Marian Keyes, pero si me dices que Kinsella es mejor...
    Igual me animo con este libro ;)

    ResponderEliminar
  13. @Luisa. Bueno, todo va a gustos, conozco mucha gente a la que le encanta Marian Keyes. Yo sólo he leído un libro suyo (Claire se queda sola) y me gustó mucho, pero luego probé con otros dos y no los pude terminar porque se me hicieron muy pesados. El estilo de Kinsella es más ligero y disparatado, el de Keyes es más realista pero tiene la pega (para mí) de que a veces se enrolla mucho. En fin, no pierdes nada por probar con ambas :)

    ResponderEliminar
  14. pués vale, compro Mrs Kinsella para el verano! con este nombre de género tan guachi, divertido debe ser seguro y tu reseña lo deja bien facilito!!. Tengo curiosidad, hay chik-lit for men? la verdad, me ha gustado mucho tu frase anti-libros autoayuda. En efecto, estoy de acuerdo contigo q una buena lectura puede ayudarnos a veces a pensar sobre cosas y cambiar comportamientos q nos atormentan. Si conoces chick lit para ellos podrás dar alguna pista???. O es q ellos sólo leen los manuales del coche??? XD Gracias!
    Àfrikaa

    ResponderEliminar
  15. @Àfrikaa. Sé que existe un tipo de chick-lit para hombres, llamado "lad-lit" o "dick-lit". El problema es que en España no está nada extendido y personalmente no conozco ningún título :( Supongo que todo llegará, es cuestión de que el género se expanda...

    ResponderEliminar
  16. Rustagirl!!! ya está! lo conseguí en la biblio! lo he leido y ya tengo ganas de No te lo vas a creer (de hecho es mi frase insignia!!). Lo leeré y ya tengo a pensado a quien regalarlo!. El estilo está fresquito, lo he leído estos días de heladas precisamente, pq ya se sabe, sarna con gusto no pica!!.
    Pero me he kedado con ganitas de algo más contundente, tipo Almudena Grandes, Los aires difíciles, te felicito por el post.

    Lagatamaula

    ResponderEliminar
  17. @Lagatamaula. Uf, es que Almudena Grandes y Sophie Kinsella no tienen nada que ver, ¡je, je! A mí me gustan mucho las dos, pero cada una tiene su momento :). Me alegra que hayas disfrutado de este libro; "No te lo vas a creer" me gustó un poquito menos, pero también es divertido. Ya me contarás qué te parece.

    ResponderEliminar
  18. Me encanta esta autora, he leído la serie loca por las compras y algún que otro libro más que he encontrado por la biblioteca. Soy una adicta al género 'chick lit', tengo el libro en inglés pero buscaré en la biblioteca a ver si lo encuentro :). Gracias por la reseña.
    Saludos

    ALEXA

    ResponderEliminar
  19. @Alexa. Yo también soy fan de la serie "Loca por las compras", aunque diría que de esta autora me han gustado más las novelas independientes. Esta te va a gustar, es cien por cien Sophie Kinsella.

    ResponderEliminar
  20. ¡Vengo de las recomendaciones 2012!
    Tiene muy buena pinta este libro, nunca había escuchado de esta autora, y al menos yo sólo he leído a Marian Keyes y me gustó mucho
    ¡Apuntadísimo!

    ResponderEliminar
  21. @Shanny. Marian Keyes y Sophie Kinsella son las grandes del chick-lit, aunque en España la primera tiene muchos más seguidores. Kinsella tiene un estilo más disparatado que Keyes, sus libros son perfectos para pasar un rato divertido.

    ResponderEliminar
  22. Me encanta Sohpie Kinsella, he leído ya varías de sus novelas y me troncho con ellas, ¡es buenísima!
    En otra entrada que acabo de comentar he leído que a veces lees en inglés. No sé si ya habrás leído a Kinsella en inglés, si no es el caso te lo recomiendo porque es muy fácil de leer ;)
    No he visto ninguna entrada sobre ¿Te acuerdas de mí? (Remember me?), te lo recomiendo, ¡seguro que te partes de risa!
    Ahí queda esa doble recomendación. ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  23. @Laura. Sí, leí "La reina de la casa" en versión original y me encantó, es muy divertido y fácil de leer. El de "¿Te acuerdas de mí?" lo compré para regalar hace unos meses; tengo que pedirle a esa persona que me lo pase :).

    ResponderEliminar
  24. Claro, está genial para coger vocabulario porque como engancha tanto nunca te entran ganas de dejarlo. Por ejemplo, yo ahora estoy intentado leer Orgullo y Prejuicio en inglés y me está costando la vida...

    ResponderEliminar
  25. @Laura. Sí, los clásicos son mucho más complicados. Lo ideal es ir subiendo el nivel poco a poco.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails