10 octubre 2010

El malo de la historia: la señora Danvers

Cuando pensamos en un personaje malvado inmediatamente nos viene a la cabeza la imagen de un ser cruel, destructivo y violento, que hace gala de mal comportamiento en su forma más evidente: hacer daño físico y psíquico a las personas. William Hamleigh, personaje del que ya hablé en la primera entrega de esta sección, podría ser un buen ejemplo de ello.

Sin embargo, la literatura se alimenta de historias rocambolescas que nos dejan personalidades que van más allá de los criminales de siempre. A veces lo dañino no es tan obvio como las heridas físicas; de hecho, el desgaste que se produce poco a poco por culpa de alguien perverso pero sutil puede llegar a ser mucho peor. Hoy os hablaré de un personaje que cumple estos requisitos: la señora Danvers, la famosa ama de llaves de Rebeca, el clásico de Daphne du Maurier.

A pesar de que el libro no llegó a gustarme tanto como esperaba, debo reconocer que esta mujer me impresionó. A grandes rasgos, el argumento de la obra se centra en una joven que se casa con un hombre viudo y empieza a vivir en su mansión. Allí se encuentra con la señora Danvers, la ama de llaves de Rebeca, la primera esposa de su marido. Desde el primer momento en que se encuentran, la señora Danvers se dedica a hacerle la estancia insoportable y para ello utiliza diversas tretas, entre ellas recordar constantemente a la fallecida Rebeca, hasta tal punto que parece un personaje más de la obra.

La señora Danvers es la prueba de que bajo la capa de buena educación se puede esconder una personalidad terriblemente dañina. Se muestra falsamente servicial y cortés con la protagonista, mas por dentro siempre sabe cómo hacerla sufrir, como una forma de venganza por haber ocupado el lugar de su antigua señora. Es atenta, contesta a todas sus dudas, pero también calla cosas que debería contarle y en su tono de voz se hace patente la tirantez de una persona que no te traga. No obstante, ¿de qué se la puede acusar si a ojos de todos no ha hecho nada malo? Ese es el gran problema al que debe enfrentarse la protagonista: sufre en silencio porque no hay nada que le permita demostrar que la señora Danvers la está perjudicando.

Aunque la novela me decepcionó (entre otras cosas porque me pareció lenta y demasiado descriptiva), no puedo negar que personajes como este hacen que la literatura gane en calidad e interés. Vale la pena conocer a la señora Danvers y sentir la angustia de la joven protagonista cada vez que se cruza con ella. A veces las peores maldades no se ven a simple vista; la inteligencia es capaz de elaborar sucias estrategias mucho más eficaces.

6 comentarios :

  1. A mí sí que me gustó la novela, aunque de esta mala no me acuerdo... (la leí hace siglos)

    ResponderEliminar
  2. Yo la novela aún no la he leído pero si que he visto la película. Es una de las damas malas del cine y de la Literatura.

    ResponderEliminar
  3. Empecé a leerme esta novela, pero apenas leí unas páginas porque no me estaba enganchando. Estoy de acuerdo contigo en que un buen malvado hace una historia mucho más interesante, como en este caso, que la novela en sí no te gustó pero sí que te dejó en la memoria a su personaje malvado.
    Está por ejemplo el caso del malvado con más publicidad, el de Hannibal Lecter, que apareció de secundario en El Silencio de los Corderos y luego se ganó un protagonista, precisamente porque llamaba más la atención que la protagonista de la novela.

    ResponderEliminar
  4. Uh, me encaaaantan los malvados así. Son exactamente como me gustan, calculadores, escondiendo la maldad bajo esa capa de persona servicial y educada. Los que más te dan que pensar, así que, perfecto.
    Debe de ser de armas tomar este personaje :D

    ResponderEliminar
  5. El libro aún no lo he leído y eso que tengo ganas, aunque la peli la he visto mil veces y es una de mis favoritas. La señora Danvers es terrible precisamente por lo que dices, en principio no hay nada de lo que se la pueda acusar, a pesar de su obvia maldad. Sin duda, una mala de las que no se olvidan. Bsos!

    ResponderEliminar
  6. @Laky. Pues es uno de los personajes más emblemáticos del libro y la película, aunque si hace tanto tiempo que lo leíste es normal que no la recuerdes, je, je.

    @Ysabel. Yo al revés, todavía tengo pendiente ver la película. No soy aficionada al cine clásico pero todo el mundo me la recomienda.

    @Trescatorce. Exacto, un personaje malvado aporta muchísimo interés a una historia (si está bien perfilado, claro). Es por eso que decidí crear esta sección, mi forma particular de homenaje a ellos. No he leído "El silencio de los corderos" pero sí que es verdad que Hannibal Lecter es un personaje sonado.

    @Bella. Lo bueno es que sabe cómo controlar esas armas para parecer la tranquilidad en persona, je, je.

    @Carol. A ver si veo la película, por lo que veo allí la señora Danvers se luce tanto o más que en la novela.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails