26 noviembre 2010

La reina de la casa - Sophie Kinsella

Editorial: Salamandra
Páginas: 312
ISBN: 9788498381757
Precio: 9,80€

La reina de la casa

Samantha es una abogada de veintitantos años que está a punto de ascender en el trabajo. No ha sido fácil llegar tan lejos: toda su vida ha estado llena de trabajo y más trabajo. Está muy estresada, su jornada laboral no termina cuando sale de la empresa, y al tener tan poco tiempo libre no puede dedicarse a las faenas del hogar y por ello tiene contratada a una mujer para que se encargue de su casa. Parece increíble que una chica de su edad no sepa planchar ni encender el horno, pero Samantha tiene la justificación de que en su familia todos van igual de estresados que ella y ha crecido con el valor de darlo todo en el trabajo por encima de cualquier otra cosa.

Sin embargo, un error cuando están a punto de anunciar su ascenso hace que su carrera se vaya a pique. Samantha se ve obligada a replantear su vida, y la casualidad la lleva a trabajar como encargada del hogar para un matrimonio rico de pocas luces. Allí, además, conocerá a un jardinero muy atractivo. Samantha se verá obligada a aprender a cocinar, lavar la ropa, planchar, etc. si quiere mantener su nuevo puesto (y ella se lo ha propuesto firmemente).

Temas interesantes

Al tratarse de una lectura ligera, da la impresión de ser un libro que se olvida enseguida y no aporta nada al lector. Aun así, en más de un chick-lit me he encontrado con temas interesantes que hacen que el libro tenga un poco más de miga de la que aparenta. A ver, reflexiones filosóficas no encontraréis, pero dentro del chik-lit hay algunos libros que aportan cosas nuevas y para mí resulta enriquecedor descubrirlas.

Para empezar, en el libro se habla del fracaso y la necesidad de replantearse las cosas después de un error que te cambia la vida. Normalmente, en las novelas de este género la protagonista tiene un buen puesto de trabajo (otra cosa es que ella no lo valore) y lo máximo que tiene que replantearse es algo relacionado con una relación amorosa. Me gusta que aquí los hechos se den a partir de un tema laboral y que la relación esté en un lugar más secundario. Además, está muy bien que la protagonista se encuentre en un momento difícil de verdad y podamos ver cómo se adapta a su nueva vida.

También me ha gustado que se tocara el tema de los amigos que sólo lo son por interés y que cuando las cosas se ponen mal te dejan de lado. ¡Qué rabia da cuando eso ocurre! Por un lado, la pena por haber perdido un amigo que creías que tenías, y por el otro la rabia de sentirte engañada por esa persona en quien confiabas. Me habría gustado que se profundizara un poco más en este aspecto y que no sólo se mencionara como de pasada, pero aun así en ese momento me enfadé y sentí la decepción como si fuera la propia Samantha. Es que, si algo ha conseguido este libro, es que me metiera de pleno en su historia, y he sentido y comprendido perfectamente las emociones de la protagonista.

Tópicos y no-tópicos

Es obvio que en un libro de este género siempre encontraremos algunos tópicos: una historia de amor idealizada, situaciones exageradas, personajes raritos (creo que en esto los señores para los que trabaja Samantha se llevan la palma), una amiga alocada (aunque aquí tiene mucho menos peso), etc. Sin embargo, también he visto que La reina de la casa se aleja de lo típico en algunos puntos:

- Su protagonista trabaja como asistenta durante la mayor parte de la novela. A mí esto me ha encantado: en casi todos los chick-lit las protagonistas tienen un buen puesto de trabajo, algunas están contentas con él y otras no tanto, pero lo tienen. Encargarse de una casa es un trabajo tan digno como cualquier otro y está muy bien que la autora se haya salido de los trabajos de oficina. Obviamente, hay cosas nada creíbles en este trabajo tal y como se narra en el libro (el simple hecho de que la contraten cuando ella no tienen ni idea lo es), pero como ya sé que los libros de este tipo no son realistas no he tenido problema con ello. Tal vez dé la impresión de ser una historia aburrida por no tratarse de un cargo en las altas esferas, pero a mí me ha entretenido mucho más de lo que esperaba.

- Samantha tiene una relación con un hombre que no tiene un trabajo mejor que el de ella. Hace tiempo leí una opinión que criticaba estos libros porque, entre otras cosas, la protagonista siempre se enamoraba de su jefe o de alguien con una posición mejor que la suya. Lo estuve pensando y, no sé si a propósito o no, pero efectivamente en muchos casos es así. Aquí eso no ocurre. No es que se enamore de un tonto a las tres, pero el trabajo del chico es el que es, y las calificaciones para conseguirlo son menores que las de una abogada a punto de llegar a lo más alto.

En general, parece que estas diferencias que he observado podrían hacer de este libro un chick-lit humilde: su recreación carece de lujos y no se respira tanta ambición como en otros ambientes. Me gusta el contraste entre la anterior vida de Samantha (estrés, estrés y estrés) y su nueva vida como limpiadora y cocinera (un trabajo peor visto, pero que en las condiciones que le ofrecen es mucho más tranquilo y humano). Está muy bien el choque entre dos formas de vida que se produce en el libro. Para acentuarlo aún más, cuando trabajaba como abogada vivía en Londres, en plena ciudad, y en cambio después se traslada a un pueblo más pequeño donde todos los habitantes se conocen. Es evidente que ni una cosa es tan dura ni la otra tan humana, en estos libros todo se exagera, pero está bien que se cambie un poco de temática.

Una historia muy entretenida, pero demasiado previsible

El libro me ha gustado y me ha entretenido mucho. Tiene todo lo que se puede esperar de un buen libro de este género: lectura amena, sentido del humor, una historia que engancha, etc. Me ha gustado mucho el tema principal de la novela, la caída de Samantha y cómo tiene que apañárselas para limpiar y cocinar sin que sus amos se den cuenta que no tiene ni idea de cómo hacerlo. Es todo muy entretenido, la autora logra atraparte en cada página.

En cuanto a la protagonista, Samantha, me ha caído muy bien. Es un personaje muy bien perfilado y con una evolución clara: de ser una mujer estresada que sólo piensa en el trabajo, se convierte en una persona capaz de apreciar la tranquilidad de un pueblo y de disfrutar de una vida social sin tener remordimientos. Es muy fácil identificarse con ella y comprenderla, y me he metido de lleno en su historia.

Su único inconveniente es que tal vez es demasiado previsible. Cuando empiezo un chick-lit, siempre me planteo lo mismo: al final acabará con este, y es por eso que considero que el libro es previsible (aunque no siempre lo son, que a veces hay más de un "candidato a novio"). Si el libro sólo es previsible por el tema de la pareja, no hay problema, porque para llegar a ese final la historia puede dar muchas vueltas y ser entretenida de leer. El problema de La reina de la casa viene porque el libro no sólo es previsible en lo que a la pareja se refiere. También es previsible en el tema del trabajo, y no cuando la historia está avanzada: nada más empezarlo me imaginé el final, y efectivamente el final es el que pensaba.

A pesar de todo, y aunque me dolía un poco ir comprobando que mi previsión se cumplía conforme me acercaba al final, he disfrutado de la novela igualmente. No tiene giros sorprendentes, pero es muy entretenida y su temática me ha gustado mucho, se sale de lo habitual

Spoiler: no leas este apartado si no has leído el libro

Aunque ya he dicho que el libro me ha gustado a pesar de ser previsible en todo, me habría gustado más que el error de Samantha fuera suyo de verdad. Los errores son una realidad, la carrera de una persona se puede ir a pique por ellos. No pido que Samantha se pase toda la vida frustrada por él, pero si desea volver a ejercer de abogada que sea porque se busca la vida ella misma y lucha por ser reconocida en su trabajo. No sé, por mucho que estas novelas estén idealizadas y exageradas, creo que aquí con este final todo ha sido demasiado bonito (qué le voy a hacer, siempre he preferido los finales tristes…).

Conclusión

El libro me ha gustado mucho, le doy un notable. Me parece uno de los mejores libros que he leído de este género, lo he disfrutado de principio a fin y ha hecho que recuperara las ganas de seguir leyendo chick-lit. A pesar de ser demasiado previsible (el único punto en el que para mí flojea), el desarrollo de la historia y ver cómo tiene que arreglárselas Samantha para ocultar la verdad a sus jefes es muy entretenido y divertido. Además, el ambiente es distinto al de la mayoría de estas novelas, por lo que tiene algún punto que hace que se salga de lo habitual. Lo recomiendo a todas las amantes de este género, lo he disfrutado mucho y espero haber sabido contagiar mi entusiasmo en la opinión.



Mi valoración: 8/10

12 comentarios :

  1. Aunque he leído todos los libros de Marian Keyes y me han gustado mucho y me encanta el chick-lit, todavía no he leído nada de Kinsella, a ver si en cuanto lea los libros pendientes que tengo en casa le pongo remedio porque todas las reseñas de sus libros que he leído los ponen muy bien, tiene buena pinta y me pican la curiosidad. Muchos besos.

    Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Me lo apunto, me gusta mucho cómo escribe esta mujer. Cuando he leído el título pensé que ya habían sacado en castellano el de "Minishopaholic", que, aunque me quedan 2 de Loca por las compras para llegar a ese, me apetece mucho... jeje.

    Tienes razón de que en chick-lit tratan temas importantes, y que es una nueva forma de literatura para chicas apartada de la romántica donde la dama es rescatada por el caballero... A mí me gusta mucho y detesto la romántica :P

    ResponderEliminar
  3. No es una novela cara, así que este también va a la lista. No sé para cuando, pero me has dejado con ganas de más. A veces ciertas historias pecan de previsibles, pero también es cierto que si están bien contadas y hay humor es un punto más para que las lea.

    ResponderEliminar
  4. Sohpie Kinsella nunca defrauda cuando buscas una lectura entretenida y divertida. A mí me gustó mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ella y Marian Keynes son las mejores del género para mí. Besos

    ResponderEliminar
  6. Coincido en lo que cuentas, me atrae especialmente el hecho de que le conflicto lo genere el trabajo y no como siempre el amor a una superprofesional con un trabajo buenísimo. Y lo de previsible, ya me imagino por dónde van los tiros, pero bueno... si es entretenido, ya habrá valido la pena. Bsos

    ResponderEliminar
  7. yo estoy como Goizeder todavía no me estrené con Kinsella...ya va siendo hora ¿no?
    Besos

    ResponderEliminar
  8. No leo mucho chick-lit, pero me apetece probar con esta autora. Parece que no está mal para una lectura más ligerita.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  9. @Goizeder. Si te gusta el chick-lit tienes que darle una oportunidad a esta autora. Ya verás que es muy amena y divertida.

    @Lady Boheme. Qué casualidad, a mí también me faltan por leer los dos últimos de "Loca por las compras" y aun así estoy deseando leer el último, ja, ja. Tiene una pinta buenísima. A ver si con los regalos de Navidad puedo ponerme al día.

    @Anabel. Sí, y además, con el chick-lit tampoco se pueden esperar grandes tramas. Lo principal de este género es entretener y divertir al lector, y Kinsella lo consigue siempre.

    @Laky. Entonces estamos de acuerdo, porque a mí tampoco me ha defraudado nunca.

    @Ysabel. Yo todavía tengo que leer más a Marian Keyes (de ella sólo he terminado "Claire se queda sola", que me encantó, pero luego intenté leer otros dos libros y los dejé porque se me hacían pesados), pero sin duda Kinsella me parece una referencia dentro del chick-lit. No he encontrado a ninguna como ella.

    @Carol. Sí, al menos por una vez el conflicto viene de algo diferente. Sophie Kinsella, en sus libros independientes, casi siempre parte de alguna idea original, así que da gusto leerla.

    @Sonia. Je, je, sí, aunque supongo que con tanto por leer siempre cuesta encontrar el momento oportuno :)

    @Luisa. El libro es estupendo para desconectar. Yo siempre intento tener alguno de este género en la estantería para los momentos en que me apetece algo ligerito.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo he de reconocer que no me gusta mucho este género; tengo ciertos prejuicios hacia él, no sé... Ya le decía a Laky que sólo leí hace tiempo "Sushi para principiantes", de Keynes y no me caló mucho, la verdad. De esta otra autora no leí nada.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  11. @Carmen. Bueno, tiene que haber gustos para todo. Yo no pude terminar "Sushi para principiantes" porque se me hacía bastante pesado, pero el estilo de Kinsella es más ligero y divertido y hasta ahora nunca me ha defraudado.

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo con lo que dices. Me encanta este libro!!

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails