10 agosto 2011

Las cenizas de Ángela - Frank McCourt

Editorial: Maeva
Páginas: 488
ISBN: 9788496231610
Precio: 9 €

Frank McCourt

Frank McCourt (Nueva York, 1930 - 2009) empezó su carrera como novelista tras jubilarse. Primero escribió algunas novelas junto a su hermano; sin embargo, el éxito le llegó en 1996 con Las cenizas de Ángela, un libro en el que plasmaba su dura infancia en las calles de Irlanda y le hizo ganar el Premio Pullitzer a la mejor biografía. McCourt no tuvo una vida fácil: nació en un barrio pobre de Brooklyn y cuando tenía tres años de edad su familia se trasladó a Irlanda, el país en el que nacieron sus padres. Allí, él y sus hermanos vivieron en la pobreza, con un padre alcohólico incapaz de mantener un empleo y una madre que luchaba por ellos día a día. Al cumplir diecinueve años, Frank se marchó a Estados Unidos con el objetivo de cambiar de vida, y lo consiguió. En Lo es (1999) relata sus experiencias a partir de ese momento, y en El profesor (2005) recoge su experiencia como profesor de escuela. También publicó Ángela y el niño Jesús (2007), un cuento sobre la infancia de su madre.

Las cenizas de Ángela

El libro narra la infancia de Frank McCourt (la Ángela del título es su madre). Todo comienza con la familia en un barrio pobre de Brooklyn, a principios de los años treinta. Frank es el mayor, y le siguen Malachy (un año menor que él), los gemelos Oliver y Eugene y la pequeña Margaret. Esta muere al poco tiempo de nacer, y entonces los padres toman la decisión
de volver a Irlanda, su tierra natal.

Se instalaron en el pueblo de Limerick, un lugar en el que las cosas no son sencillas para nadie. Viven en la más cruda pobreza: el padre, alcohólico e incapaz de ser responsable de un trabajo, apenas aporta dinero a casa, por lo que dependen de la caridad. La casa es pequeña y con malas condiciones, pero no pueden aspirar a nada más. Los familiares de Ángela no quieren ayudarlos porque nunca aprobaron su matrimonio. Por si todo esto fuera poco, los gemelos mueren por las nefastas circunstancias, y más tarde llegan otros McCourt al clan. Más bocas que alimentar.

Los hijos mayores, Frank y Malachy, deben contribuir con lo que puedan y, en cuanto tienen la edad suficiente, se ponen a trabajar. Entre otros empleos, Frank hace de repartir de correo. Aun así, su sueño va más allá de lo que puede ofrecerle Irlanda: quiere ahorrar para viajar a Estados Unidos, volver al lugar donde nació y dar un rumbo completamente distinto a su vida.

Impresiones

Leí este libro hace ya varios años. Me lo recomendaron en un foro que frecuentaba en aquella época, y eran tales las muestras de entusiasmo de aquellos que lo habían leído, que decidí adquirirlo sin ni siquiera saber de qué iba. Las extraordinarias ventas y el Premio Pullitzer lo avalaban, y aunque ya sabéis que no me fío demasiado ni de los premios ni de los bestsellers, sí que pienso que para que una historia conquiste a tanta gente debe de tener algo bueno. Y Las cenizas de Ángela lo tiene.

En esta obra encontramos el relato de una familia numerosa que pasa por penurias económicas en una época ya de por sí dura. El padre alcohólico, la madre impotente ante la situación, los hijos mayores que se dan cuenta de lo que ocurre, etc. Sin lugar a dudas, estamos ante una historia de superación personal de las que tanto me gustan: sabemos de antemano que Frank logró viajar a Estados Unidos y estudiar, de modo que todo ese sufrimiento en su niñez se vio compensado con lo que vino después. Este tipo de libros me transmiten mucha fuerza, me parece enriquecedor conocer este tipo de experiencias para aprender a valorar más lo que tenemos.

Un aspecto que hace especial a Las cenizas de Ángela con respecto a libros similares es la perspectiva infantil de Frank. El autor supo ponerse en la piel de su yo niño y emplea expresiones propias de alguien de corta edad, sin el tono serio de las biografías convencionales. Para el lector resulta impactante encontrar a un muchacho que narra las difíciles vivencias de los suyos con tanta naturalidad, simplemente con los ojos de la inocencia. Esto me lleva a otra ventaja: no cae en dramatismos ni se regodea en los momentos malos. El narrador se limita a contarnos su experiencia, cómo salió adelante; el dejo desenfadado de la voz del pequeño evita que la lectura nos haga llorar constantemente.

Ahora bien, no todo son ventajas: a ratos se me hizo aburrido, y no considero que Frank McCourt tenga una gran prosa. Creo que supo encontrar el momento adecuado para plasmar sus memorias, y acertó con el enfoque infantil. Cabe destacar que ganó el Pullitzer de biografías, no el de novela, un detalle importante (en los aspectos «literarios» hay muchos libros que le dan mil vueltas, en mi opinión). La historia se podría haber contado con cien páginas menos, aunque de todos modos reconozco que en ningún momento me planteé abandonarla.

También quiero decir que a menudo se da mucho valor a las historias protagonizadas por niños en circunstancias difíciles, narradas desde su perspectiva. Supongo que porque los niños pueden conmover al lector con más facilidad (se me vienen a la cabeza El niño con el pijama de rayas o el más reciente Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea); aun así, en mi opinión no podemos limitarnos a este tema a la hora de valorar una novela. Soy la primera que disfruta muchísimo del punto de vista infantil cuando está bien hecho, pero un libro debe tener más cualidades para ser redondo. Y, tal y como he comentado, a mi parecer este libro no es una obra maestra, por mucho que la historia que hay en él sí que sea digna de admiración y de todos los aplausos del mundo.

Quiero aprovechar esta opinión para recomendar otros libros de este estilo. Las cenizas de Ángela tuvo la suerte de obtener una gran aceptación, pero infancias terribles ha habido muchas y la literatura se ha encargado de recoger muchas de esas historias. Mi favorita es Un árbol crece en Brooklyn (Betty Smith), que además guarda muchas similitudes con el libro que os he comentado hoy, aunque en su caso está protagonizado por una niña y el amor por los libros tiene un papel importante en la trama. También me vienen a la cabeza El silencio de las palabras (Jean Kwok), sobre una niña china que llega a Estados Unidos y también pasa por penurias; o la novela juvenil Cuando Hitler robó el conejo rosa (Judith Kerr), sobre los refugiados de la Segunda Guerra Mundial. En fin, historias reales sobre niños no faltan.

En general, Las cenizas de Ángela no me cautivó, aunque reconozco que narra una buena historia con muchos puntos de interés. Te implica en la vida de una familia que pasa por tantas adversidades, a veces sientes impotencia por el padre alcohólico, en otras asombro por cómo Frank logró salir adelante a pesar de las enfermedades y las malísimas condiciones a las que tuvo que hacer frente. En definitiva, consigue captar el interés el lector y el punto de vista infantil está muy bien conseguido. Los únicos peros que le pongo se deben a algunos altibajos en el ritmo y al hecho de que no me parece una obra redonda. Sé que hay una película basada en el libro, pero no puedo deciros nada sobre ella porque no la he visto.

Las continuaciones

Frank McCourt escribió una continuación de Las cenizas de Ángela, Lo es. En este libro, que tuvo mucha menos repercusión, narra su vida desde los diecinueve años (momento en el que se embarcó rumbo a Estados Unidos para hacer realidad sus sueños) hasta la muerte de su madre. Lo he leído, y sinceramente discrepo un poco de la opinión general (mala no, lo siguiente). Carece del encanto del punto de vista infantil, pero aun así la considero una historia interesante para quienes disfruten de los relatos de superación personal. Eso sí, tened paciencia con las primeras páginas: al principio Frank me parecía un joven insoportable y a punto estuve de dejarlo sin terminar. Por suerte, luego madura y la cosa mejora, aunque en ningún momento llegue a impactar tanto como el primero.

Después el autor escribió dos libros más, también basados en su vida, aunque en estos casos sin continuidad con los anteriores. El primero de ellos, El profesor, recoge experiencias de él como docente (ojo, no se trata de la tercera parte de Las cenizas de Ángela porque en Lo es ya lo vemos como profesor), y según dicen es una buena opción para personas que se dedican a la enseñanza. A mí no me llama demasiado, la verdad. La otra obra no es un libro, sino un cuento llamado Ángela y el niño Jesús, un relato tierno sobre la infancia de su madre. Pasó muy desapercibido en España y tampoco lo he leído.



Mi valoración: 7,5/10

34 comentarios :

  1. Este libro ha pasado por mis manos hace mucho tiempo, pero realmente nunca lo he leído. Creo que la portada me ha llamado la atención, pero no la narrativa que rellenaba sus páginas.

    De los demás, tengo apuntado en mi wishlist "Cuando Hitler robó el conejo rosa", que he conocido a través de tu reseña. Con ese sí me has conseguido cautivar!

    ResponderEliminar
  2. Lo leí hace mucho tiempo y me gustó, sobre todo lo recuerdo como un libro muy triste y con un ambiente sobrecogedor, frío, miseria, muerte... pero no me animé a leer la continuación, ni creo que lo haga de momento

    ResponderEliminar
  3. Debo ser la única que no acabó ni el primer capítulo. Me pareció infumable.

    ResponderEliminar
  4. Debo decir que es mi libro favorito. Lo he leído varias veces y también su continuación, "Lo es". Además, he visto la película y me ha parecido que está bastante bien, teniendo en cuenta cómo suelen ser las adaptaciones al cine.

    En mi lista de deseos tengo Un árbol crece en Brooklyn y Cuando Hitler robó el conejo rosa. Espero que me cautiven como lo hizo Las cenizas de Ángela. Yo, sin duda, le hubiese dado un 10 en cuanto a la historia, pero no soy ninguna experta. Además, lo leí hace muchísimo tiempo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Lo lei el año pasado y me gustó bastante. Coincido contigo en que algunas partes se me hicieron un poco más pesadas, pero la historia está muy bien. A pesar de que lo que cuenta es muy triste el niño siempre conseguía arrancarme una sonrisa con sus ocurrencias, el padre me sacaba de mis casillas, para mi era incomprensible que viviendo como vivían se gastase todo su dinero en bebida, sentía una impotencia leyéndolo, es muy triste que haya personas así. No me he animado a leer las continuaciones de momento
    un beso!

    ResponderEliminar
  6. Me alegra haberme encontrado tu reseña. Estoy haciendo un curso de inglés on-line y una de las unidades está dedicada íntegramente a este libro. Se habla muy bien de él y mi tutor me confirmó que merecía la pena, así es que, teniendo en cuenta también el número de ejemplares que lleva vendidos, pensaba comprarlo, pero después de tus comentarios lo voy a pensar. Entre que se trata más de biografía que de narrativa y que todas coincidís en que es muy triste, creo que lo dejo pasar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Lo leí hace bastantes años y me gusto. La segunda parte, sin embargo, me pareció bastante peor. No obstante, me gusto mas Un árbol crece en Brooklyn

    ResponderEliminar
  8. Lo leí hace cinco años, y es uno de mis libros favoritos. Como bien dices, no se trata de una prosa especialmente cuidada, pero me atrapó su forma de narrar.

    La segunda parte ('Lo es') no me gustó tanto, pero creo que se debe a que carece ya de esa visión infantil.

    ResponderEliminar
  9. @Offuscatio. La portada está bastante bien, sí. A ver qué te parece "Cuando Hitler robó el conejo rosa" :)

    @Matiba. Sí, yo también recuerdo ese ambiente gris, con problemas y más problemas, aunque lo que más se me quedó fue la voz del niño. La segunda parte es bastante prescindible, la verdad.

    @Leira. Sí que es raro, porque este libro tiene muchísimos fans, ¡je, je!

    @Sandra. No hace falta ser ningún experto para dar tu opinión ;) Y no eres la única que se llevó esas impresiones con el libro.

    @Tatty. Yo también le cogí tirria al padre, me hacía sentir mucha impotencia. Aunque lo peor de todo es pensar que la historia es real...

    @Pilar. Bueno, a pesar de no haberme cautivado lo sigo recomendando (además, nunca viene mal conocer libros de tanta fama como este). Eso sí, si no quieres una historia triste, mejor dejarlo pasar.

    @Laky. Yo también me quedo con "Un árbol crece en Brooklyn" :). Menos conocido, pero precioso en todos los sentidos.

    ResponderEliminar
  10. @Carmen. Estoy de acuerdo con tu comentario sobre "Lo es". Al perder el punto de vista infantil, perdió gran parte de su gracia.

    Por cierto, leí en la Wikipedia que en principio el autor tenía previsto escribir un solo tomo (de ahí que el título "Las cenizas de Ángela" pegue más con el final del segundo libro). Creo que fue un acierto separarlos, "Las cenizas de Ángela" habría cojeado con la visión de Frank joven y adulto, y por sí solo ya tiene mucho material interesante.

    ResponderEliminar
  11. No termina de llamarme este libro. Y por lo que cuentas, sigue sin llamarme mucho la atención. Así que por ahora está fuera de mi lista de pendientes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. A mi me gusta mucho este autor, me regalaron este libro hace años y me encantó, también me gustó la peli protagonizada por el prota de Full Monty (ahora no me acuerdo de su nombre), Lo es también me gustó aunque no tanto como Las cenizas, tengo en casa El profesor que seguro que me gusta también. Tiene un estilo muy peculiar y me temo que si no conectas con él no hay nada que hacer. Bsos

    ResponderEliminar
  13. @Margari. Es que si nos tuviera que llamar la atención todo, no daríamos abasto, ¡je, je!

    @Carol. Me están entrando ganas de ver la película con vuestros comentarios, parece que es bastante fiel.

    ResponderEliminar
  14. Leí el libro de Judith Kerr el verano pasado y disfruté mucho de su lectura ^^ Este libro también quiero leerlo desde hace bastante tiempo pero creo que tardará ...

    ResponderEliminar
  15. @Samira. Otra más para el club de fans de "Cuando Hitler robó el conejo rosa", ¡bien! :) Para "Las cenizas de Ángela" es mejor encontrar el momento adecuado, que es bastante extenso.

    ResponderEliminar
  16. No sé, no termina de llamarme. Tampoco me fio mucho de los bestsellers, pero tienes razón en algo, cuando a mucha gente le gusta, es que algo debe de tener.
    Y es que no soy muy fan de las biografías, aunque recientemente leí un libro con tintes biográficos que me hizo morderme la lengua en ese sentido.
    Concuerdo con que los niños logran conmover más. Con Mi hermana vive en la repisa de la chimenea me convenciste tanto (y al parecer a mucha gente) que por fin lo tengo conmigo. De los otros de infancias difíciles, tengo apuntadísimo desde hace tiempo El silencio de las palabras, esperando que llegue por acá pronto.
    Pero bueno, creo que este me lo dejo pasar de momento.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. @Kyra. Opino igual que tú con los best sellers. La experiencia me dice que no siempre son brillantes (y a las pruebas me remito: los libros que más disfruto cada año suelen ser novelas menos conocidas), pero a la vez pienso que tienen que tener algo para gustar a tanta gente. Por cierto, aunque sea una biografia, no es tan aburrida y fría como la mayoría (la ventaja de estar narrada por un niño).

    Ya me contarás qué te parece "Mi hermana...". A mí me gustó sin llegar a encantarme, pero he leído críticas de lo más entusiastas sobre esta historia.

    ResponderEliminar
  18. Hace tanto tiempo que lo leí que no recuerdo si me gustó o simplemente se dejó leer aunque si lo recuerdo como prescindible

    D.

    ResponderEliminar
  19. @Dsdmona. Sí, cuando apenas nos acordamos de un libro no es muy buena señal...

    ResponderEliminar
  20. A mí me gustó bastante, pero según qué partes se me hicieron deeeensas densas...
    Eso sí, de las continuaciones paso, no me gusta cuando intentan estirar el chicle hasta la saciedad.

    Por cierto, me apunto "Un árbol crece en Brooklyn" =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  21. @Shorby. En realidad el autor ya tenía previsto escribir "Lo es", quería hacer un solo volumen con este y "Las cenizas" :) Los otros sí que puede que surgieran a raíz del éxito...

    Me alegra que te haya llamado la atención "Un árbol crece en Brooklyn". Es un libro precioso.

    ResponderEliminar
  22. la ultima información no la sabia sinceramente la conseguiré apesar de las malas criticas las cenizas de angela la leí en mi clase de literatura inglesa en su idioma original fue un maravilloso libro, incluso he comprado la película aunque prefiero el libro, un gran post

    besos

    ResponderEliminar
  23. Como siempre, me ha encantado tu reseña. Este libro lo leí hace ya algunos años, y sigue siendo de mis novelas favoritas (con tus palabras me ha entrado ganas de releerla de nuevo). Una historia inolvidable. sobre "Lo es", no me llegó tanto como "Las cenizas de Ángela" (supongo que por haber desaparecido la inocencia perdida de la infancia). En cuanto a "El profesor", lo disfruté muchísimo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  24. @Yelly Efron. Me alegra que la información sobre la continuación y los otros libros del autor te haya sido de utilidad. Aunque "Lo es" no sea como "Las cenizas de Ángela", al menos te servirá para conocer cómo siguió la vida del autor.

    @Jesús. Veo que todos coincidimos en que "Lo es" nos pareció más flojo, ¡je, je! Tus palabras sobre "El profesor" me animan a leerlo, aunque no sé si a mí me gustaría.

    ResponderEliminar
  25. Podría duplicar el comentario de Jesús ¡je,je! pero no lo voy a hacer. A mí este libro me encantó y guardo un recuerdo muy grato de su lectura. Personalmente me gustó más que "Un árbol crece en Brooklyn" pero eso ya es cuestión del gusto de cada uno. "Lo es" lo leí, pero como opina casi todo el mundo ya no tiene la inocencia infantil que desprende este y eso hace que pierda puntos. En cuanto a "El profesor" lo tengo pendiente, así que no puedo opinar, pero de momento no entra en mis planes leerlo.

    Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  26. @Bookworm. Sobre el tema de "Las cenizas de Ángela" vs. "Un árbol crece en Brooklyn" creo que en mí también pudo influir que con el primero tenía muchas expectativas y del segundo sabía poco. De todas formas, los dos valen la pena.

    ResponderEliminar
  27. Leí este libro hace mucho y aunque me gustó no me animé con su continuación "Lo es".
    De los que mencionas del mismo estilo sólo he leído "Un arbol crece en Brooklyn" y me pareció una historia preciosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. @Luisa. Qué bien, otra más que disfrutó de "Un árbol crece en Brooklyn" :) Veo que a todos los que hemos comentado nos dejó buen sabor de boca.

    ResponderEliminar
  29. A mí este libro no me acaba de llamar lo suficiente, no sé por qué ya que normalmente este tipo de historias me gustan, por ejemplo, "Un árbol crece en brooklynn" me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  30. @Masteatro. Estas historias tienen algo especial, logran conmovernos con las infancias difíciles y al mismo tiempo transmiten una fuerza y un espíritu de superación impresionantes. Aun así, no seré yo quien te anime a leer este libro en concreto, pues ya ves que no ha llegado a encantarme.

    ResponderEliminar
  31. Uno de mis libros favoritos, a veces es tan triste que te dan ganas de reír... Que creo que es justo la filosofía de los personajes. Gracias por recordármelo.

    ResponderEliminar
  32. @Laura. Gracias a ti por pasarte por el blog y comentar. Esa filosofía de vida me parece muy bonita y admirable.

    ResponderEliminar
  33. Lo leí hace mucho tiempo y me encantó. Hace un par de días le recordaba a mi amiga la película, que ella no la ha visto, y estuvimos viendo el trailer. Tengo ganas de volver a verla.

    bsos!

    ResponderEliminar
  34. @Rosalía. Con lo bien que habláis de la película me voy a animar yo también. En las fotografías parece una adaptación bastante fiel.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails