09 septiembre 2011

El fenómeno de la autoedición

En esta nueva etapa tengo la intención de escribir alguna que otra reflexión personal sobre temas literarios. Antes de seguir con esta, quiero aclarar que no pretendo ofender a ningún escritor ni lo comento por nadie en particular. Son cuestiones a las que doy vueltas desde que empecé a moverme por la red y hoy al fin he decidido ponerlas por escrito.

Dicho esto, quiero hablar de la autopublicación o autoedición, el proceso por el que cualquiera puede cumplir su sueño de escribir un libro y hacerlo llegar a los demás. Los que frecuentamos la blogosfera nos hemos encontrado con muchos de estos autores que, con mayor o menor acierto, nos piden que leamos su novela y les ayudemos a difundirla. Ante esto, se pueden adoptar dos posturas: una consiste en «compadecerse» en cierto modo de su situación y perdonar los errores del texto porque no han pasado por un proceso editorial, mientras que la otra los trata como a iguales o los rechaza para no tener que lidiar con los inconvenientes que sabe que encontrará.

Y es que las obras autopublicadas tienen una gran desventaja, más allá de la consabida falta de difusión: no pasan por un corrector ni reciben las críticas constructivas de un editor. No hay que tomarse estos pasos a la ligera ni considerarlos una ofensa: tú puedes tener mucha fe en tu creación, pero cuatro ojos ven más que dos y la opinión de un experto seguro que conseguirá mejorar el resultado. Lo mismo ocurre con la corrección: tal vez no haces faltas graves, pero necesitas una revisión del estilo, la tipografía, etc., ¡incluso los autores consagrados la requieren! Sin embargo, ¿qué vemos en muchos de los escritores que optan por esta vía? El deseo de llegar a los lectores cuanto antes, de la manera que sea. Me pregunto si pusieron el mismo empeño en pulir su novela que en contactar con los blogueros para pedir favores (no, claro que no).

Aquí no vale la excusa de que sin editorial no se puede perfeccionar un libro: existe la posibilidad de contactar con lectores y correctores autónomos. No es lo mismo que hacerlo a través de una editorial, claro, pero es mejor que nada. El problema viene con las prisas, las ansias por convertirse en el nuevo Ken Follet y ver el libro en las listas de más vendidos. Por una parte lo entiendo (a todos nos gusta que nuestro trabajo se vea reconocido); no obstante, siempre he pensado que las cosas se consiguen con esfuerzo, constancia y espíritu de superación. Y en esto, señores, las editoriales que autopublican hacen un flaco favor a la literatura. Sus promesas me recuerdan a las del típico producto quema-grasas (teoría muy bonita, pero si funcionaran no habría tanta gente con problemas de sobrepeso).

Hago un pequeño inciso para decir unas cuantas obviedades: sí, hay libros autopublicados muy buenos; sí, probablemente las editoriales dan pocas oportunidades a autores españoles noveles; sí, cuesta mucho abrirse camino en este mundo (¡¿y en cuál no?!); sí, ha habido casos sonados de obras maestras que primero fueron rechazadas; sí, las editoriales convencionales a veces publican libros mucho peores que los autoeditados. Ahora bien, seamos francos: ¿es esto la tendencia general?

A menudo tengo la sensación de que se da un mérito excesivo a las personas que han escrito un libro (y me remito a comentarios que he recibido en reseñas negativas, del tipo «no tendrías que criticarlo, al menos Fulanito ha sido capaz de escribir un libro, ¿acaso tú lo has hecho?»). Por esa regla, cuando nos atienden mal en una tienda deberíamos pensar «pobre dependiente/a, debe de ser muy duro estar tantas horas de pie». Hoy en día, con la alfabetización más que consolidada en nuestro país e Internet al alcance de todos, escribir una novela carece del prestigio de antaño. Lo que se merece elogios es escribirla bien.

La autopublicación me parece lo que se conoce como caramelo envenenado: ayuda a una persona a ver su libro en una bonita encuadernación y a veces hasta facilita su circulación en algunas librerías; sin embargo, no prepara al escritor para recibir críticas. Un autor que ha tenido que hacer cien correcciones a su manuscrito por orden del editor asumirá mejor la opinión de los lectores que uno que saca al mercado el texto que acaba de escribir en Word. Yo no creo que nosotros tengamos que dar un trato de favor a estos escritores: si pagamos por un producto, estamos en nuestro derecho de exigir que este tenga calidad.

Aun así, me temo que lo peor está por venir. Cuando se expanda el uso del lector digital será más fácil leer a autores autopublicados e imperará el «yo me lo guiso, yo me lo como», estoy segura. Si a eso le añadimos el auge del lenguaje SMS y el desinterés de muchos jóvenes por escribir bien, el oficio del corrector se perderá. Así es como cualquiera tiene al alcance de su mano el convertirse en escritor, aunque yo prefiero decir que cualquiera puede escribir y publicar (¿o acaso pintar una habitación ya nos convierte en pintores?).

No quiero sonar desesperanzadora. Ante todo, tengo fe en nosotros, los lectores, tengo fe en que nunca encumbraremos una obra que no lo merezca, tanto si la publica un gran grupo editorial como si se trata de una novela autoeditada. Tenemos algo muy valioso para luchar: nuestras palabras.

72 comentarios :

  1. Magnífico repaso por una realidad creciente, y temible. Yo tuve la "suerte" de leer un libro autopublicado, y creí que me moría de horror con la ingente cantidad de faltas ortográficas y de estilo que había a cada párrafo. Y eso que no soy una experta lingüística.
    Lo peor de todo es que tienen la indecencia de cobrar por un producto que aún está en pañales.
    Analfabetismo en serie, lo llamaría yo.
    Un besote con corrector ortográfico incluido. :o)

    ResponderEliminar
  2. Una reflexión que da que pensary hace temer un poco las perspectivas de futuro de la literatura. Tengamos esperanza, pese a todo, todavía hay gente que sabe escribir y otra que no lee cualquier cosa ;)

    ResponderEliminar
  3. Sí, realmente tienes razón en muchos puntos. También se comprende la postura contraria, de todas formas. Me encanta la entrada, gracias por decirnos tu opinión :)

    ResponderEliminar
  4. @Babel. Yo me he encontrado con las dos caras: el que no tiene nada que envidiar a los publicados por editoriales y el que necesita mejorar bastante, por eso quiero recalcar que hay de todo. Sin embargo, sí que doy importancia al tema del dinero: comprendo el coste que supone autoeditar un libro, pero no se debería vender al mismo precio que uno que ha pasado por un proceso editorial. En cuanto se pagan esas cantidades, tenemos derecho a exigir lo mismo a unos y otros.

    @Mike Ende. Sí, hay que tener fe en unos y otros :). Esperemos que la literatura no se "contamine".

    @Crishippie. Claro, es que cada postura tiene su parte de razón. Hoy le he dado un poco de caña a la autoedición, pero las editoriales convencionales también tienen sus cosas. Me alegra que te haya gustado la reflexión :).

    ResponderEliminar
  5. BUENO YO SOY UNA ESCRITORA NOVEL Y A MI ME PREOCUPA MUCHISIMO EL HECHO DE ESCRIBIR BIEN PUES TENIENDO EN CUENTA QUE EL CASTELLANO NO ES MI LENGUA MADRE... ME HACE UN POCO MAS DIFICIL,PERO ES UN POCO COMPLICADO EN EL SENTIDO DE VOCABULARIO CALLEJERO Y EL VOCABULARIO CLASICO. SE PUDIERAS DEJAR NOMBRES DE CORRECTORES YO LE AGRADECERIA PUES NO CONOSCO NINGUNO.MUY BUENA LA ENTRADA.

    ResponderEliminar
  6. @Anne. Es bueno que te preocupes por escribir bien, es importante estar dispuesto a mejorar y dejarse ayudar. Con respecto a los correctores, en la web www.ediciona.com puedes encontrar muchos (hay información sobre la experiencia de cada uno, sus tarifas, etc.).

    ResponderEliminar
  7. Hola, Rusta. Aunque comienzas diciendo que no quieres que nadie se sienta ofendido, es difícil no sentirse así cuando se lee un artículo que generaliza de manera peligrosa, dando por hecho, por ejemplo, que ninguna de las obras autoeditadas ha pasado por las manos de correctores o críticos editoriales. Tal vez no han pasado, efectivamente, por la mano del “proceso editorial”, pero yo, en mi caso concreto, puse mi obra en manos de profesionales de la literatura y escritura para que emitieran un informe completo de lectura a nivel argumental, narrativo, literario, gramatical, etc., y seguí al pie de la letra sus recomendaciones para su mejora, que afortunadamente, no fueron muchas, por que si no hubiera salido a la luz, eso lo tenía claro. No todos pretendemos alcanzar la gloria en dos días, ni ver nuestra obra publicada a toda costa. Mi libro me ha llevado dos años escribirlo y pulirlo, precisamente porque respeto de forma muy considerable el oficio de buen escritor. Es cierto que puede haber bodrios autopublicados, al igual que los hay salidos de la mano de editoriales que solo quieren aprovechar el tirón mediático de ciertos individuos, pero los lectores son muy inteligentes, no los menosprecies. Si hay muchos seguidores de vuestros blogs, entre los que me incluyo, es precisamente porque nos importan las críticas y reseñas que hacéis hasta el punto de que, en muchas ocasiones, esperamos a leerlas para comprar un libro, aunque proceda de una buena editorial. Igual se puede hacer antes de leer un libro autopublicado. Yo no contrato un pintor sin referencias, por mucho que él mismo se considere pintor. Pues con los libros pasa igual. Admito tu opinión, me parece muy respetable, pero meter a todos los autores noveles autopublicados en el mismo saco puede inducir a tus lectores a que manifiesten un rechazo automático por este tipo de libros sin concedernos el mínimo beneficio de la duda ni la oportunidad de compartir con ellos nuestras historias, que a veces es lo único que buscamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Antes que una visión negativa de la realidad, me inclino a pensar y sentir que has hecho una radiografía certera, casi clarividente, de la situación y riesgos que entraña la autopublicación.
    A mí me encantaría que, por ejemplo, hubiera alguien que me dijera esto o lo otro, que me inquiriera y corrigiera hasta conseguir depurar y mejorar la calidad de un texto, antes que sentirme complacido con el mero hecho de haber publicado.
    Pero ya se sabe, las prisas y la autosatisfacción -aquellos polvos- a veces, muchas, quizá demasiadas, traen estos lodos...

    ResponderEliminar
  10. NOTA PARA TODOS:

    Agradezco el interés que ha despertado esta entrada, pero este no es un lugar para hacer publicidad de vuestros servicios y por ello borraré todos los comentarios inapropiados.

    ResponderEliminar
  11. Estoy totalmente de acuerdo: un texto necesita una corrección, y no solo referente a las faltas de ortografía, sino a lo que es el estilo, repetición de palabras, párrafos enrevesados, mejorar tal o cual capítulo... En fin, supongo que es un proceso largo.
    Al final, pese al auge de lo electrónico y a que todo el mundo va a poder distribuir su libro, pienso que lo bueno resaltará sobre lo demás y será como ocurre con una editorial normal: se corre la voz y ese libro tiene éxito.
    Los demás pasarán sin pena ni gloria, y todavía los autores se preguntarán por qué no se han hecho millonarios.
    Yo solo he leído un libro autopublicado y la experiencia no fue positiva. Estaba bien escrito, pero la historia no tenía fuerza y las emociones que trataba de hacer llegar el autor no las sentías, con lo cual fue una gran decepción. Era como si le faltaran tropecientas páginas para que te explicara lo que está pasando en realidad...
    Y no he vuelto a probar, porque hay tanto por leer que prefiero ir sobre seguro: libros que veo que tienen buenas críticas.

    ResponderEliminar
  12. @Pilar. Lo siento de veras si mi comentario te ha ofendido. Mi intención no era generalizar, sino criticar algunas prácticas con las que no estoy de acuerdo. En mis reseñas también lo hago con las editoriales convencionales (cuando corresponde), así que no pretendo dejar por los suelos a las que autopublican (cada cosa tiene sus inconvenientes).

    Creo que todos los escritores autoeditados tendrían que hacer como tú: pedir el consejo de profesionales y dar tantas vueltas al texto como sea necesario. Sin embargo, no creo que esta sea la tendencia general. Hay autores que en apenas dos años han publicado cuatro libros, ¿de verdad pueden estar bien hechos? Lo dudo. Hay blogs que no suelen fijarse en la ortografía y justamente lo hacen con novelas autopublicadas, ¿casualidad? También está el lado contrario, claro: reseñas muy positivas en las que los blogueros apoyan al autor para que consiga ser publicado por una editorial.

    Vuelvo a decir que no meto a todos en el mismo saco, pero sí que opino que una parte de estos libros dan bastante mala fama al mundo de la autoedición y no les tendríamos que "perdonar" los problemas por el hecho de haber tenido que sacarlo adelante ellos solos. Supongo que tú, como autora que se esfuerza en presentar una obra decente, también serás partidaria de esto.

    @Jesús. Gracias, Jesús. Creo que todos los blogueros en algún momento nos hemos planteado estas cuestiones, aunque luego cada uno opine de una forma distinta.

    @Ramón. Claro, se mejora gracias a las críticas. Lo malo es que esos servicios adicionales cuestan dinero y no todos los autores están dispuestos a pagarlos.

    @Isi. Exacto, son muchas más cosas de las que parecen a simple vista, dudo mucho que una persona sola pueda escribir una historia cien por cien pulida. Yo también creo que al final lo que importa es la opinión de los lectores, nosotros decidimos a quiénes encumbramos y a quiénes no.

    ResponderEliminar
  13. YO estoy en parte de acuerdo y en parte en desacuerdo contigo.
    Evidentemente, que el libro sea autopublicado supone, hablando en términos generales, que muy probablemente no haya pasado por un proceso de corrección por lo que es posible que encontremos no sólo errores gramaticales sino de estilo.
    Pero no siempre es así. He leído unos cuantos libros ya de este estilo y mi experiencia no ha podido ser más positiva. He encontrado libros buenos y libros muy buenos. Y, normalmente, sin erratas. Sí que es cierto que, a veces, he visto alguna falta de ortografía o de expresión pero también que el mismo tipo de errores se dan -cada vez con más frecuencia- en novelas publicadas por editoriales, incluso grandes editoriales.
    Ahora mismo, de los 4 libros que estoy leyendo, para no ir más lejos: estoy leyendo uno del Círculo rojo que es buenísimo. No sé si la autora lo sometió a corrección por terceros pero lo que está claro es que, al menos hasta la página 80, no hay ni un solo error. Por otro lado, también estoy con un libro publicado por una editorial -pequeña en este caso- que está lleno de errores.
    Sí que es cierto que mucha gente puede pensar que es buen escritor y no serlo de verdad. Por eso nadie le publica su obra. Pero también que hay buenos escritores a los que las editoriales no les dan ninguna opotunidad (me parece hasta cierto punto lógico con la crisis que hay, dado que no dejan de ser negocios empresariales) y este fenómeno de la autoedición les permite abrirse una puertecita. Y hay ya se demuestra el que es bueno, pues éste seguramente saldrá adelante.
    No sé, es un tema que da mucho de sí. Yo, como de momento tengo una buena experiencia, estoy a favor de la autoedición. Si empiezo a encontrarme con bodrios, entonces la cambiaré, ja, ja.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Este tema tiene miga. No puedo opinar con propiedad sobre él porque creo que ya te he dicho que no he leído ninguna obra autoeditada, pero supongo que sí perderán en calidad.

    En cuanto a las críticas de los editores/correctores, decirte que la mayoría de las veces tienen bastante poco de constructivas, sino que son más bien destructivas e incluso crueles, no es fácil sacarse una buena historia de la cabeza (y te lo dice alguien que ha hecho sus pinitos como escritora de relatos breves)y que luego venga el "profesional" de turno y eche por tierra tu esfuerzo por un quítame allá esas comas, no te haces una idea de lo mal que sienta.

    Ya no me enrollo más. Un besito charro!!!

    ResponderEliminar
  15. Ah, se me olvido decir que, por lo que tengo entendido, hay editoriales que, mas que corregir, obligan a cambiar el texto, lo que no me parece bien. Una cosa es eliminar las faltas de ortografía, los errores gramaticales, las expresiones que no se entienden bien y otra muy distinta cambiar tanto la novela que se convierte en otra, hecha con criterios empresariales, como si dijéramos de encargo. Quizás la novela se venda mejor, por poner un ejemplo, con un happy end, pero si no es así com la imagino el autor, creo que debe respetarse...

    ResponderEliminar
  16. Estoy totalmente con Laky en su último comentario. En muchas ocasiones, las editoriales no pretenden "corregir" sino adaptar las novelas a la demanda del mercado para vender más, aunque eso conlleve disminuir su calidad literaria. El lector estará contento con ello, pero el autor puede sentir algo más que frustración cuando vea que no le publican si no pasa por el aro, sobre todo si su ánimo no es hacerse rico a toda costa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. @Laky. Sí, hay de todo y es cierto que los libros de editoriales normales también suelen contener erratas.

    Con respecto a lo de obligar a un escritor a cambiar una parte de su historia, tengo sensaciones encontradas. Por un lado, lo primero que me sale es ponerme a favor del autor, pero también pienso que quizá los cambios que le proponen no son en vano y realmente están pensados para mejorar el texto. No se trata solo de final feliz o triste, sino de que X fragmento esté de más o una determinada escena pueda parecer de mal gusto para un público determinado (por decir algo). En fin, cosillas en las que uno mismo no piensa y que tal vez un editor ve con mayor claridad. Estoy segura de que muchos libros que me han gustado han pasado por procesos editoriales "intensos", de ahí que no me pueda posicionar en contra del todo.

    @Diariodeunacharra. Bueno, supongo que al principio siempre cuesta aceptar las críticas, sobre todo si te las dicen con poco tacto. ¡Ánimo con esos relatos!

    ResponderEliminar
  18. Hola, he llegado aquí porque Lady Boheme ha publicado un link en su facebook, me ha parecido muy interesante tu reflexión, aunque no comparta todo lo que dices, ni mucho menos.
    Imagino que si un autor pide a un blogger que lea su obra sabe a lo que se enfrenta, si no, peor para él.
    Yo defiendo el valor de las palabras, como tú, y eso me encanta, y me asusta también lo de los libros electrónicos... pero en lo que no coincido es que dices, insinúas, dejas entrever, que todas las novelas autopublicadas o autofinanciadas tienen carencias o faltas ortográficas y, lo que es muchísimo peor, de estilo, que restan calidad a la obra. En eso no coincido, hay obras de este tipo, incluso algunas con faltas de ortografía (siempre es un rollo - por no decir una putada- encontrarse con una falta, para el autor también, te lo aseguro, y a veces hay faltas incluso con mil y un ojos revisando el texto, te lo aseguro también), hay obras, decía, que tienen una limpieza y una sinceridad increíble y que consiguen emocionar a los lectores, y llenas de un encanto alejado del boom editorial, ¿¿no crees??

    En fin, muy interesante reflexión. Te sigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Rusta, me ha gustado mucho tu reflexión aunque no comparta tu opinión al 100%.
    Yo no he tenido mucha experiencia con los libros autopublicados, pero hay dos que he leído, los cuales me gustaron mucho. Sí notaba fallas en la redacción, pero se lo hice saber a la autora.
    Pero cosas así también me han pasado con libros de editoriales y en estos últimos también me he encontrado faltas ortográficas impresionantes.
    A lo que voy es que son cosas que pueden ocurrir en ambos casos: con o sin editorial.
    Lo que sí, es que muchas veces los autopublicados (y yo creo que no siempre) pasan por procesos menos exhaustivos de revisión. No es lo mismo que un manuscrito lo revise un editor a que lo haga un familiar o un amigo. La imparcialidad siempre tendrá un peso extra.
    Ahora, con la difusión actual de internet y la bloggosfera y con la llegada del e-lector, si es cierto que hay más probabilidades de que los autopublicados sean leídos, pero también los autores deben estar conscientes y atenidos a críticas.
    Y te doy toda la razón en que en un mundo en el que casi todo el que quiera pueda autopublicar una novela, debe valorarse no el que haya sido escrita, sino el que esté bien escrita. Y en eso sí que tendríamos que tener mucha voz.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  20. @Todos. Me está resultando muy interesante leer vuestras aportaciones. Gracias por comentar :).

    @Ismael. En ningún momento he tenido la intención de decir que absolutamente todas las novelas autopublicadas tienen faltas. Hay de todo, pero es lógico que muchas las tengan porque no han pasado por un proceso editorial. Un escritor puede ser muy bueno; no obstante, tal vez no sabe usar las cursivas de forma adecuada y mil detalles de ese estilo. He hecho un curso de corrección y me fijo mucho en estos temas.

    Por lo demás, es cierto que estas obras pueden tener mucho encanto, pero tampoco creamos que el mercado editorial se limita a Planeta, Random House y RBA. Hay editoriales pequeñas que se alejan de lo comercial y también tienen mucho encanto (Salamandra, Siruela...).

    Gracias por seguirme :).

    @Kyra. Claro, no es lo mismo la opinión de alguien cercano que la de una persona que lo analiza desde fuera. Un familiar o un amigo, por mucho que intente ser objetivo, siempre estará condicionado por su relación con el escritor. Y sí, a veces algunos libros de editoriales serias también dan vergüenza ajena por el tema faltas...

    ResponderEliminar
  21. Yo confieso… soy novel y “autopublicada”, que equivale a decir que soy la hermana pequeña y fea de la literatura. Esa que hay que esconder cuando vienen las visitas para no estropear un entorno de familia perfecta. Lo sé y lo asumo, lo cual no significa que esté de acuerdo, ni que me guste que alguien que no me conoce de nada opine sobre mi obra, mis intenciones o mis pensamientos. Y es que, todas las generalidades son injustas, incluso esta.
    ¿Qué falla en tu reflexión según mi humilde opinión? Que haces afirmaciones que pueden no ser ciertas en muchos de los casos y te contestaré desde mi experiencia, que seguro que no es la mejor, pero es la mía. Por alusiones.
    Primera afirmación: “…muchos de estos autores que, con mayor o menor acierto, nos piden que leamos su novela y les ayudemos a difundirla” De mi libro autopublicado, hay, a día de hoy, cuarenta y seis reseñas en otros tantos blogs. Solo me puse en contacto con dos de ellos por si les apetecía leer el libro y por cierto, no me cobraron nada por hacerlo. Los otros cuarenta y cuatro, (bueno seamos justos y quitemos algunos que participaron en sorteos y lo ganaron), me lo solicitaron a mí. Y aquí me surge una duda, ¿me estás diciendo que esas casi cincuenta personas que han opinado de forma positiva, se han compadecido de mí?
    Segunda afirmación: “no pasan por un corrector” Creo que este punto te lo ha dejado muy claro Pilar Muñoz y no quisiera repetirme, pero en mi caso sí pasó por el proceso de corrección, la primera edición de forma amateur, donde algo se escapó. La segunda, pasó por manos y ojos profesionales y creo que ha quedado, permíteme la expresión, perfecta. Y aquí me gustaría hacer un inciso. Un chiste contado por una persona que sesea, o cecea, ¿es un chiste malo? Al fin y al cabo serían faltas gramaticales habladas, pero lo que importa es el chiste en sí.
    Tercera afirmación: “El problema viene con las prisas, las ansias por convertirse en el nuevo Ken Follet y ver el libro en las listas de más vendidos” Pues en mi caso, siento decir que te equivocas. Conozco mis limitaciones y las de mi obra, he escrito un libro sin grandes pretensiones, los lectores me los gano con el sudor de mi frente, jamás estaré entre los más vendidos, y aunque a nadie le amarga un dulce, ¡ni falta que me hace! El libro, ha llegado mucho más lejos de lo que esperaba y con eso me siento muy satisfecha.
    Cuarta afirmación: “La autopublicación …, no prepara al escritor para recibir críticas”. Llámame ilusa, pero diría yo que la forma de aceptar críticas tiene algo que ver con el carácter de cada uno y de cómo se hagan esas críticas. Creo que fue Edgar Allan Poe, quién enseñó un manuscrito a un grupo de amigos y estos le hicieron ver algún tipo de error. Se dice que enfadado rompió el manuscrito que nunca vio la luz. Los que tuvieron el privilegio de leerlo, dijeron que era sin duda su mejor obra.
    Preguntas si pintar una habitación nos convierte en pintores y la respuesta es no. Igual que escribir no nos convierte en escritores, ni tener un blog literario nos convierte en críticos literarios. Ahora bien, hay gente “no pintora”, “no crítica” y “no escritora” que lo hace igual o mejor que algunos profesionales.
    Y es que, esa hermana pequeña y fea de la que te hablaba al principio, no ganará nunca un certamen de belleza, pero puede ser muy resultona ;)
    Un saludo.
    Àngels.

    ResponderEliminar
  22. HO! muchisima razón tiene angels! la verdad creo que no opino mas xD

    ResponderEliminar
  23. la verdad creo que es verdad, que muchos les falta pulido, pero muchos tienen un innegable talento y solo creo que unas pocas faltas no me molestan demasiado.

    ResponderEliminar
  24. Bueno, yo soy autor novel y publicado por una editorial, y estoy a favor de la auto-publicación por varios motivos:
    El más importante, es que estamos olvidando lo que es escribir un libro y nos vamos por los lares comerciales, contratos, dinero y muchísimas cosas más.
    Escribir un libro es algo precioso e importante en la vida de cada escritor. Y muchas de estas historias conocidas que ves ahora con películas y demás, habían sido rechazadas por un montón de editoriales que no se atrevían a "invertir" en una persona que no era conocida.
    Seamos sinceros, todos queremos cumplir nuestros sueños y luchar por conseguirlos.
    Y los autores que no consiguen tener un sitio en una editorial y deciden sacarlo adelante ellos solos (y ya sin hablar de lo que es un contrato para un escritor, porque podríamos hablar de los pros y los contra y mayormente, ganarían los contra)me parecen personas con las cosas muy claras y valientes.
    Que un libro sea rechazado o elegido por una editorial, no lo hace mejor o peor. Sí que pueden dar más calidad al contendido... pero tampoco te creas.


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. @Àngels Om. Lo primero: que ser autopublicada equivale a decir que eres la hermana pequeña y fea lo has dicho tú, no yo ;).

    Repito por enésima vez que no he generalizado. Hay un párrafo en el que digo "unas cuantas obviedades: hay obras autopublicadas muy buenas". ¿Qué pasa? Que no creo que sean la mayoría y, aunque lo fueran, mi reflexión de hoy no iba para estas. Si cada vez que escribimos tuviéramos que enumerar mil excepciones, no podríamos escribir nada.

    Dicho esto, te contesto a las afirmaciones que citas:

    1) Creo que sacas las cosas de contexto. Con esa frase me refería a una situación que vivimos muchos blogueros: algunos autores piden ser reseñados de buenas formas, mientras que otros se vuelven insistentes y no aceptan un no por respuesta. "Con mayor o menor acierto", de eso hablaba.

    No he leído tu libro ni conozco tu caso, así que no puedo opinar al respecto. Lo que sí me he encontrado son reseñas de blogs que, al hablar de una novela autopublicada, dicen abiertamente que no la valoran como a las demás porque no han contado con la misma ayuda. Para mí eso es dar trato de favor, tengan razón o no.

    2) Ya que decís que he generalizado, os pediría que tampoco lo hicierais vosotras con el lado contrario. Hay muchos libros autoeditados que no pasan por un corrector, a veces basta con leer el primer capítulo para darse cuenta. Creo que tendríais que ser las primeras en criticar a estos "colegas" porque son sus malas prácticas las que dan mala fama a la autoedición en conjunto.

    Con respecto al inciso: no, el chiste no sería malo. Pero amplía la afirmación, por favor: "no pasan por un corrector, ni reciben las críticas de un editor...". El proceso editorial va mucho más allá de las faltas de ortografía.

    3) En mi opinión, cuando un escritor pone su obra al alcance de los lectores lo hace porque desea ser leído (cosa totalmente normal, no tengo nada que criticar aquí). Quizá no aspira a ser el más conocido, pero si solo quisiera escribir por placer y sin pretensiones, se guardaría su manuscrito en el cajón o lo compartiría con sus allegados y ya está.

    De todas formas, insisto: entiendo y me parece bien que queráis que vuestra novela llegue a los lectores. Con esa frase criticaba a los que lo hacen con prisas y mal (vuelvo al ejemplo de publicar cuatro libros en dos años que he puesto antes), si no es tu caso no tienes que darte por aludida.

    4) Sí, yo también creo que en parte depende del carácter de cada uno, pero aun así el pasar por un proceso editorial, por cien ojos que se implican en el perfeccionamiento de una obra, ayuda a acostumbrarse a las críticas. Además, no he escrito esa frase porque sí: he visto casos de autores autopublicados que se toman mal las reseñas negativas e incluso piden a los blogueros que las borren, otros comentan como anónimos (ellos o sus familiares) para meterse con el reseñador, algunos borran a esos blogs de sus redes sociales, etc. A veces no hace falta llegar tan lejos: que un lector le diga que X tema no está bien planteado y el autor salte con que lo hizo así por este motivo o el otro es una forma de no aceptar las críticas. Porque una persona puede estar muy segura de su trabajo, pero cuando no gusta al lector (y no a uno, sino a varios) es que algo falla. Son cuestiones que hay que tener en cuenta en cuanto se pone una obra en circulación.

    Respecto a las personas que hacen un trabajo mejor que el de los profesionales, sí, los habrá, pero no creo que sean la mayoría. Si lo fueran, no sería necesario estudiar ni aprender un oficio, todo nos vendría dado por naturaleza. Y no creo que nadie quiera ponerse en manos de un médico sin título, por mucho que sepa cómo curar un resfriado.

    ResponderEliminar
  26. @Lex B. Sí, sé que hay obras maestras que en principio fueron rechazadas por una editorial (lo he dicho en la entrada), pero repito: no creo que sean la mayoría. Las editoriales tienen lectores que se encargan de leer los manuscritos que les llegan; alguno bueno se les puede pasar, pero no van a equivocarse siempre. Personalmente, sí que opino que una novela escogida por una editorial tiene algo bueno que otras no tienen. El personal de las editoriales no es tonto y, por mucho que a veces tengan que publicar libros malos porque saben que se venderán (¡con algo tienen que ganarse el pan!), si encuentran un diamante en bruto ten por seguro que no lo dejarán escapar. En los últimos años ha habido numerosos best sellers que no son el prototipo de novela comercial: "El tiempo entre costuras", "Suite francesa", "La soledad de los números primos"...

    Yo tampoco estoy en contra de la autopublicación; estoy en contra de autopublicar un manuscrito sin pulir. Escribir un libro es muy bonito para el autor, pero a la hora de ponerlo en circulación puede que no todos esos libros valgan.

    Y sé que hay contratos pésimos y que las editoriales convencionales tienen mil y un defectos, pero ese no es el tema de la entrada.

    ResponderEliminar
  27. Desgraciadamente la autopublicación sin criterio de algunos autores pone en peligro aquellas obras que realmente merecen ser leídas.

    No estoy en contra de la autopublicación, si no contra aquellos autores que, sin ningún respeto por el lector, tratan de vender sus novelas sin estar correctamente escritas y terminadas.

    ¿Alguien compra ropa defectuosa, productos en mal estado o discos rayados?

    Pues es exactamente lo mismo.

    ResponderEliminar
  28. @Eilonwy. ¡Exacto! Eso es lo que he querido transmitir.

    ResponderEliminar
  29. Entonces supongo que como tú ofreces servicios (previo pago) de reseñas y corrección, tendrás una carrera que te haya preparado para eso. ¡Te felicito!

    Respecto al post, creo que Ángels Om ya ha dicho todo lo que hay que decir así que nada más.

    ResponderEliminar
  30. Hay libros de autoedición que dan vergüenza leerlos. Pero hay otros que son buenísimos y que superan, con creces, a otros que han recibido el respaldo de una gran editorial por el simple hecho de ser 'fulanito de tal'.

    En el tema de las críticas, te aconsejaría que te aplicases el cuento, porque ni siquiera tú misma sabes encajar bien las que te han realizado en esta entrada :)

    Ah, y otra cosa, veo muchísima muchísima hipocresía suelta. Es una lástima.

    ResponderEliminar
  31. @Inés. Lo primero: no ofrezco servicios de reseñas, sino que doy esa opción (que no es lo mismo) a los escritores que quieran hacerse un hueco entre mis lecturas. Y sí, lo hago previo pago porque lo considero un trabajo. Cada uno lleva su blog como quiere.

    @Il NeuroDoktore. He repetido desde el primer comentario que sé que hay de todo, le he dicho a una escritora que lo siento si la he ofendido, etc. No creo que se me pueda decir que no sé encajar las críticas; lo que no voy a hacer es ablandarme y cambiar de opinión para contentar a todos, porque sigo pensando lo mismo que expuse en la entrada.

    Y a todo esto, hay una diferencia importante entre el escritor y el bloguero: al primero se le lee pagando; al segundo, no. Cuando pagas por un producto, estás en tu derecho de criticarlo y su creador debe asumir que habrá opiniones positivas y negativas. En cambio, un bloguero puede gustar o no, pero no has perdido nada al leerlo y, si no te gusta, puedes optar por no visitarlo de nuevo.

    ResponderEliminar
  32. @Rusta Ah, entonces "ser pintor sin haber estudiado para ser pintor" es intrusismo; "publicar un libro sin editorial" es intrusisimo. Hacer críticas literarias sin ser crítico literario y cobrar por ello NO es intrusismo. Gracias, me has aclarado mucho las cosas :)

    ResponderEliminar
  33. @Inés. Estás sacando las cosas de contexto y mezclando conceptos que no tienen nada que ver. El tema se está saliendo de lo inicial, pero aun así voy a intentar explicarme.

    Lo primero, yo no soy crítica literaria. Soy bloguera y no cobro por mi trabajo en el blog. Cuando me vi sobrepasada de peticiones de escritores, decidí dar la opción de aceptar esos encargos previo pago. Solo son eso, cosas muy puntuales, no pretendo lucrarme con el blog. No se puede hablar de intrusismo porque no he ofrecido ningún servicio que no esté capacitada para dar (no hace falta tener unos estudios específicos para abrir un blog literario). A todo esto, te recuerdo que quienes contactan conmigo lo hacen por voluntad propia y porque les gusta lo que hago; no he sido yo quien les ha ido detrás para pedirles que me contraten.

    Pero esto no tiene nada que ver con el tema. Con el pintor simplemente hice una comparación para ilustrar que hay cosas que se pueden hacer sin oficio, aunque no por ello te convierten en oficial (no deja de ser algo anecdótico sobre lo apropiado de definirse como "escritor"). La palabra "intrusismo" la has utilizado tú, no yo.

    Y vuelvo a decir que sé que no todas las novelas autopublicadas son malas ni están descuidadas, solo que en la entrada hablaba de las que sí lo están :).

    ResponderEliminar
  34. Inés y Angels, ¡chapeau! Habéis dado en el clavo.
    No opines de lo que no sabes a ciencia cierta, y no hablo por mi que he autopublicado, fíjate que ni me ofendes, aunque haya seguido este sueño durante mucho tiempo y haya luchado por llevarlo a cabo, pero lo que realmente ofende de tus palabras es que hables sin saber que muchos de los que autopublican son verdaderos genios plasmando historias, claro que no tenemos el nivel de otros que ha publicado con editoriales tradicionales, pero también sabes cual es el problema? que cuando mandas un escrito y te lo devuelven sin abrir, solo mirando la carta de presentación es por algún motivo. No somos conocidos, ni tenemos la carrera de periodismo, letras etc, habrá algún caso, no digo que no. Si fuera así a lo mejor se molestaban en abrir el sobre para leer la historia.

    ResponderEliminar
  35. @Juliamanecer. Vuelvo a citarme: "unas cuantas obviedades: hay novelas autoeditadas muy buenas". Sé que no todos estos libros adolecen de los defectos que he señalado, lo he comprobado yo misma y lo veo en muchos blogs de los que me fío. Pero la autoedición también tiene un lado "oscuro", eso no me lo podéis negar.

    Yo comprendo que debe de ser muy frustrante enviar un manuscrito a las editoriales y que os lo devuelvan a los dos días, de verdad que os entiendo. A algunos los rechazarán por no ser conocidos, pero también puede ocurrir que ese libro no llegue a los mínimos exigidos por la editorial, por mucha ilusión que se le haya puesto. La realidad a veces es dura.

    No quiero desanimar a la gente; no obstante, creo que a veces hace falta perseverar más, a nadie le regalan nada. Fíjate que muchos escritores consagrados han explicado que antes de ser publicados habían enviado otras novelas y fueron rechazados una y otra vez. Con esto quiero decir que vale, habrá genios autoeditados, pero también habrá "proyectos de escritores" (vamos a llamarlos así) que todavía necesitan mejorar (eso no es malo, a todos nos pasa cuando empezamos una carrera laboral).

    ResponderEliminar
  36. @Rusta saco el tema porque yo SÍ soy periodista y SÍ he hecho asignaturas de especialización en literatura y crítica literaria. Aun así JAMÁS se me ocurriría juzgar que tú lo haces peor que yo por ese simple hecho. Es más, muchísimos bloggeros a los que sigo hacen reseñas infinitamente mejores a las que hago yo.

    ¿Has leído Moccia? Pues muchos de los libros que he leído de Círculo Rojo son infinitamente mejores y con muchísima más coherencia.

    Simplemente te lo digo porque no me parece justo aseverar que algo es peor porque esté creado por una persona que no está de moda. ¿No te has planteado que quizá por esa razón aún se esfuerza muchísimo más a la hora de hacerla para tratar de que quede lo más perfecta posible? Tenemos muchísimo más que demostrar y por eso tenemos que esforzarnos el triple que los escritores consagrados. Lo que no es justo es que se nos infravalore simplemente por no llamarnos Follet, Marías o Dueñas.

    Y sí, por si no queda claro, me he sentido ofendida.

    ResponderEliminar
  37. @Inés. A Moccia lo he criticado duramente en el blog, y no es el único escritor consagrado con el que lo he hecho: el último libro de Anna Gavalda (una de mis autoras preferidas) no me gustó nada y lo califiqué de "libro escrito con prisas para entregarlo a la editorial". En fin, que sé perfectamente que a veces se publican obras de baja calidad por el prestigio de su autor, en ningún momento lo he negado (vuelvo al párrafo de obviedades: "las editoriales convencionales a veces publican libros mucho peores que los autoeditados").

    Yo no he afirmado que los escritores autopublicados lo hagan peor. Vuelvo a repetir que hay de todo y en mi comentario he criticado a los que no pasan por ninguna revisión. Respecto al esfuerzo, en mi opinión hay de todo: escritores autopublicados que se esfuerzan mucho y otros que van a lo fácil, y escritores publicados por editoriales que se siguen exigiendo mucho a sí mismos y otros que se contentan con escribir historias de corte comercial. Al igual que me pedís que no generalice con los primeros, no lo hagáis vosotros con los segundos.

    Una puntualización: he hablado de editoriales y autopublicación, nunca he mencionado a "escritores de moda". De nuevo, repito que hay más literatura editada fuera de la lista de más vendidos. Además, aunque haya escritores de éxito cuyos libros son de dudosa calidad, también los hay con la fama más que merecida, que se han ganado el prestigio con mucho esfuerzo. No es justo menospreciarlos porque, una vez consolidados, lo tengan más fácil para publicar.

    Si tú estás contenta con tu novela y sabes que has trabajado duro en ella, no hay razones para que te sientas ofendida por esta entrada.

    ResponderEliminar
  38. @Rusta Esta será la última vez que entre en tu blog para opinar sobre este tema, entre otras cosas porque me molesta mucho tener que andar cerrando los anuncios publicitarios que salen cada vez que la abro.
    Es evidente que cada uno puede pensar y decir lo que quiera, pero cuando hay una falta total de coherencia entre las palabras y las acciones, las primeras pierden toda su fuerza. La novela que anuncias en a parte superior derecha de tú página, no solo es autopublicada, sino que la autora en la entrevista a la que se puede acceder, reconoce abiertamente que la corrección la han hecho sus amigo. Como me he quedado sin palabras al verlo, no añado ninguna más.

    ResponderEliminar
  39. @Àngels. Ese banner de publicidad es de Google Adsense y yo no he intervenido en la elección de los anuncios que se muestran. Van variando, pero no tengo nada que ver con lo que se publicita (quien sepa cómo funciona el tema lo puede corroborar). El libro de esta autora aparece porque ella ha pagado a Google para que lo añadan.

    ResponderEliminar
  40. Bueno, veo que esta entrada ha tenido mucha polémica. Yo estoy de acuerdo contigo Rusta. Los autores de autopublicaciones en muchos casos dan mala fama a la autopublicación. Debo decir también que las editoriales en muchos casos cometen errores imperdonables. Un beso

    ResponderEliminar
  41. Hola Rusta. Hace poco tiempo que conozco tu blog. A partir de ahora me verás por aquí. Decirte que tienes un premio bloguero esperándote en el mío. Besotes

    ResponderEliminar
  42. @Zoeybird. Sí, guste o no hay autores que autopublican cuando todavía les falta mucho por mejorar. Somos unos cuantos los que lo hemos comentado en esta entrada.

    @Marian. Gracias, luego me paso a verlo ;).

    ResponderEliminar
  43. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  44. Una reflexión muy interesante. Al principio, cuando comentas que los escritores que se auto-publican no pasan por un corrector ni un editor profesionales he caído en la cuenta de una cosa, ¿no os pasa que últimamente encontráis muchísimas erratas y faltas de ortografía en los libros que leéis? A mí me está pasando y además con editoriales de las grandes como RadomHouseMondadori o como Edicions62, ambas con cierto prestigio, renombre y solera, ¿qué pasa? ¿qué se recortan gastos despidiendo al corrector y poniendo en su lugar a google o qué? Y además, muchas veces ni siquiera son primeras ediciones.

    ResponderEliminar
  45. @Mónica. Yo también tengo esa sensación, hay editoriales con muchos errores. Es una pena que no se ponga más cuidado en un sector que en teoría contribuye a transmitir amor por las letras y cultura.

    ResponderEliminar
  46. No tengo aún experiencia con libros autopublicados, aunque últimamente estoy leyendo críticas sobre algunos libros que parece que valen la pena. Está claro que habrá una gran mayoría que no, pero también han sido un gran éxito los libros de Moccia y a mí me parecen infumables!!

    ResponderEliminar
  47. @Matiba. Ya ves, ¡no sé qué le ven!

    ResponderEliminar
  48. Este verano, sin ir más lejos, un autor novel que se había autopublicado me envió un pdf por si quería reseñar su obra. Fue abrirlo y llevarme el impacto con los guiones cortos, pero además de eso se podían ver otros errores ortográficos. Cuando le comenté que no me gustaba reseñar libros sin corregir (y no me refiero a profesionalmente) porque yo bajaba mucho la nota por ese aspecto, y podía ser contraproducente para él, ¿sabes qué me dijo? Que su libro era taaaan bueno que cualquiera que lo leyera se olvidaría inmediatamente de los errores y solo podría valorar la impresionante historia, y que por eso mismo no se iba a molestar en corregirlo, que alguna editorial se daría cuenta de todo lo que valía así tal cual. ¡Me quedé flipando! Sobre todo cuando algunos blogs que le habían reseñado le habían dado puntuaciones de solo 3/5 y en ninguna se destacaba la historia como algo espectacular.

    En fin, con esto queda clara mi opinión al respecto. Cualquiera que pretenda ganar dinero con algo debe esmerarse en hacerlo bien, y lo de los libros no es una excepción. Quien no pueda recurrir a un profesional, por lo menos que ponga de su parte para que esté lo mejor posible, pero es que desgraciadamente, la actitud de este autor novel no ha sido singular en lo que llevamos de año. Algunos se creen que es idear una historia y transcribirla, sin darse cuenta de que un libro es un todo. La historia es importante, pero igual de importancia tienen las reglas de escritura. Y si no puedes o no quieres respetarlas, pues no lo vendas, difúndelo gratuitamente para que no estafes a nadie...

    En fin, que me centro en este tema porque estoy quemada de ciertas actitudes. Por supuesto, no todos son así, ¡menos mal! La mayoría es consciente de que las cosas deben estar bien hechas y se esfuerzan por conseguirlo. A esos les deseo toda la suerte del mundo.

    ResponderEliminar
  49. @Lana Drown. Si es que en la red encontramos de todo... La actitud de ese autor me parece muy poco apropiada para alguien que quiere dedicarse a escribir (un sector en el que las críticas, buenas y malas, están a la orden del día), no puede ir con esos aires por muy satisfecho que se sienta de su trabajo. Que te enviara el documento sin preguntar antes ya dice mucho de él; hay gente que se piensa que los blogueros estamos a su entera disposición.

    En fin, muchas gracias por contarnos tu experiencia :).

    ResponderEliminar
  50. Cuanta razón tienes ^^
    Yo siempre ayudo a difundir la publicidad del libro xk me gusta ayudar,pero a la hora de leerlo, sinceridad antes todo.

    ResponderEliminar
  51. @Neikel. Claro, el mejor favor que se le puede hacer a un escritor es ser sincero al opinar de su libro.

    ResponderEliminar
  52. Oye qué entrada tan interesante, qué debate ha generado y qué complicado opinar.
    A mí me han ofrecido leer varios libros autopublicados y tengo que decir que de los que acepté (siempre guiándome por el argumento del libro) me han gustado todos. También es cierto que se me pasan muchas veces por alto faltas ortográficas y seguramente de estilo, quizás debería fijarme más, no lo sé. Que me hayan gustado las novelas autopublicadas que hasta ahora he leído no significa que todo sea bueno, del mismo modo que no lo es todo lo que sale de una editorial de renombre, por muchas revisiones que se puedan permitir hacer. Sin ir mas lejos yo me encontré con una edición de "Los ojos amarillos de los cocodrilos" que tenía unas faltas tremendas que eran como bofetadas (imagino que por las prisas en editarlo) y en obras autopublicadas no las he encontrado, o como te decía las he pasado por alto. De los autores que te han comentado yo he leído la novela de Ismael Cruceta y la de Angels Om y las dos me encantaron. Si no hubiera sido así también os lo habría dicho desde mi blog por supuesto. Yo no soy de las que valoro de distinto modo una novela autopublicada. Al fin y al cabo cuando se lanza una historia al mundo lector, tienen que asumir que puede gustar o no. Creo ante todo que hemos de ser sinceros a la hora de reseñar. Les haríamos un flaco favor a los autores y a los lectores de nuestros blogs si lo hiciéramos de otro modo.
    En fin, un tema muy interesante el que has propuesto.

    ResponderEliminar
  53. @Bookworm. Me alegra que la entrada te haya parecido interesante. En efecto, en cuanto se pone una novela a la venta los autores deben tener claro que habrá opiniones de todo tipo. Lo que importa en última instancia es el disfrute del lector, nosotros no estamos para pensar en las dificultades que haya podido pasar cada escritor.

    ResponderEliminar
  54. Hola Rusta! Creo que es la primera vez que te comento, aunque seguro que no será la última.
    Vaya temazo has sacado aquí a la luz! Como casi todo en esta vida es un tema complejo.
    Para empezar, estoy a favor de las autopublicaciones, porque cualquier día de éstos me lanzo yo a la piscina. Otra cosa es lo que hace cada escritor para publicitarse. Aquí hay de todo, desde los más humildes y sencillos que piden amablemente que les reseñes con sinceridad, hasta los que te prometen ediciones de su libro y luego no te lo mandan. Los que te agradecen la reseña sincera aunque no sea favorable, hasta los que se enfadan y no respiran porque no les has hecho un favor comentando su libro.
    Acerca de las correcciones, veo más grave el error en las grandes editoriales, de las que no se salva casi ninguna, que te cobran 30 euros por un libro con faltas de ortografía. Y digo que lo veo más grave porque éstas editoriales manejan mucho más dinero que un escritor novel, a los que a lo mejor ya les ha costado bastante esfuerzo financiarse la autopublicación. Aunque ésto no debe favorecer la discriminación positiva. Si un libro tiene faltas habría que decirlo.
    Yo, desde luego, en mi blog sigo mi política de sinceridad al cien por cien.
    Y, por cierto, me ha encantado tu entrada.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  55. @Trescatorce. Sí, eso es verdad, las editoriales deberían dar ejemplo en este sentido y hay algunas que tienen que aún dejan mucho que desear. Me alegra que te haya gustado la entrada, gracias por seguirme :).

    ResponderEliminar
  56. No haré comentarios sobre tu entrada, porque simplemente no merece la pena. Está visto que hablas sin conocimiento alguno. Sobretodo te percatas de ello gracias a tus frases 'salvadoras' por si alguien se da por aludido.

    Me parece que es de ser muy hipócrita hacer tales acusaciones, aunque claro, tu las llamas 'reflexiones', cuando eres la primera que pide remuneración a cambio de hacer una reseña xD Qué fuerte me parece. Te beneficias de un libro y encima quieres que te paguen! Venga ya, luego vas y críticas a gente que supuestamente piden favores, cuando no es así. Mira, como quiera que te llames, la mayoría de autores que se auto-publican son ellos mismos los que facilitan los ejemplares (pierden dinero) y no para que nosotros les reseñemos el libro, porque muchos ni lo hacen luego, sino como muestra de amistad o simplemente para que lectores de verdad disfruten con sus obras. Tú sólo demuestras que te apetece leer novelas de gente conocida y perfectas (obras que no existen, nada ni nadie es perfecto, mona ). Te aseguro que los autores noveles se toman mejor las malas críticas que gente como Ken Follet, uno de los que están en la cumbre.

    Otra cosa que me ha sorprendido, es la gente que ha comentado esta entrada... Me sorprende su actitud, cuando son los primeros que supuestamente apoyan a escritores noveles y además se benefician de sacar libros gratis. Me dais pena.

    PD. Quita la publicidad de tu blog, o es que acaso también sacas dinero con ello? ;)

    ResponderEliminar
  57. Difícil opinar de este tema. Hasta ahora mi experiencia con los libros autopublicados ha sido muy buena. Y para nada me he sentido presionada para que hablara bien de sus libros. Ni siquiera me he sentido obligada a hacer una reseña.
    ¿Fallos ortográficos? Si los ha habido, ni me he dado cuenta, porque estaba inmersa en la historia. Porque es lo que sucede cuando la historia es buena. Sí, en cambio, he podido observar fallos ortográficos en editoriales importantes y en novelas infantiles, lo que me parece más grave. Porque los niños aún están aprendiendo a escribir.
    Que los escritores ahora intenten autoeditarse lo veo bien. Tampoco nos obligan a leer. Ellos sólo luchan por un sueño, por buscarse un futuro. Si valen, si son buenos, verán sus sueños cumplidos. Podrán seguir publicando y quizás alguna editorial importante se interese por ellos. Y si no valen, pues ya la vida está ahí para darles un palo. Pero al menos no podrán decir que no lo han intentado. Porque tampoco vamos a quitarle a nadie las ganas luchar por ver su sueño cumplido.
    ¿Qué no aceptan las críticas? Pues habrá quien las acepte y habrá quien no. Igual que entre los escritores consagrados. Que he tenido la suerte de asistir a conferencias de algunos de los escritores más famosos de España, y cuidadín con llevarle la contraria. Que a más de uno una cura de humildad le vendría bien.
    La autoedición es un fenómeno que ya está plenamente instalado. Y nuestra postura tendrá que seguir siendo la misma. Elegir libremente nuestras lecturas. Porque nadie nos obliga a leer ningún libro. Ni nosotros podemos obligar a nadie que no escriba.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  58. @Margari. Bueno, no es mi deseo desanimar a nadie, ni mucho menos. Mi intención es transmitir el mensaje de que las cosas hay que hacerlas bien; es mi amor por la literatura el que me hace preocuparme por este mundo y temer lo que pueda pasar en el futuro. En cualquier caso y como bien dices, el que valga tarde o temprano despertará el interés de las editoriales y podrá publicar en mejores condiciones.

    ResponderEliminar
  59. LAs faltas de ortografía y de estilo no son exclusivas de las novelas auto publicadas, cada vez más libros publicados por grandes editoriales, con un gran departamento de corrección, tienen faltas de ortografía o de corrección y no por ello se les crucifica, se pulen en las distintas ediciones gracias muchas veces a los lectores que informan de dichas erratas.

    Un libro, ya sea publicado o auto publicado, puede gustar o no, puede estar bien escrito o no, puede ser un bodrio o la mejor de las obras. ?le quita valor como ha sido publicado? yo creo que no pues no será la primera vez que un autor escribe un libro por encargo, de un tema que no domina, que no le gusta y sin dudar la lectura se resiente. Un autor auto publicado no escribe por encargo pues la edición ya cuesta bastante dinero, con esto tampoco quiero decir que todo lo que se publique de esta manera sea decente (hay de como como en todos sitios).

    Esta es la humilde opinión de una persona que lee, escribe y reseña (a su manera) novelas, buenas y malas, de grandes editoriales, de pequeñas y algún libro auto publicado que generosamente le han ofrecido sin pedir nada a cambio más que una sincera opinión

    D.

    ResponderEliminar
  60. @Dsdmona. A ver, vuelvo a decir que no son solo temas de faltas: un editor revisa que el texto tenga coherencia, que los personajes estén bien perfilados y no hablen todos igual, etc. Son muchas más cosas de las que parecen a simple vista. El primer borrador puede tener el mismo nivel independientemente de quien sea su autor, pero en cuanto más personas se involucran en el proyecto es lógico que el texto mejore (aunque luego siempre quede alguna errata, a veces muchas, depende de la editorial).

    Con los libros por encargo digo lo mismo. Si hay más gente trabajando en ellos, pueden llegar a ser tan buenos como los que surgen de la mente del escritor. Que conste que de entrada la idea de "novela por encargo" me produce rechazo, pero tengo la misma sensación que con aquello de obligar a un autor a hacer cambios significativos: seguro que he leído algún libro escrito por encargo (sin yo saberlo) que me encantó. Solo por eso no puedo posicionarme en contra tajantemente.

    Respecto a lo último, yo también leo y reseño libros de diversas procedencias y no me corto al decir si me parecen buenos o malos. Mi trayectoria habla por sí sola.

    ResponderEliminar
  61. No puedo estar más de acuerdo con esta entrada. Una amiga y yo lo hablábamos recientemente. A mí particularmente me encanta descubrir autores nuevos, españoles. Los hay muy buenos, con buenas historias que contar, y que no tienen cabida en las grandes editoriales, una pena ...

    Para ello están las pequeñas editoriales que proliferan ahora y las autopublicaciones. Pero es horroroso la cantidad de erratas, faltas ortográficas y/o de puntuación, frases sin sentido ... que te encuentras en la gran mayoría de estos libros. No deberíamos pagar por libros así. Y yo desde luego no estoy dispuesta a callarme si me encuentro con tales cosas en un libro, creo que hay que decirlo.

    ResponderEliminar
  62. @Rosalía. Estoy contigo en que me gusta descubrir a nuevos autores, creo con firmeza que hay gente que tiene mucho que aportar al panorama literario. Pero, eso sí, no de cualquier manera.

    ResponderEliminar
  63. Ayer intenté contestar y se me comió la respuesta.

    ¿Quieres decir que sólo los libros auto editados tienen personajes planos?¿frases sin sentido?no será la primera vez que libros con unos personajes horroros en su construcció, con un argumento pésimo y muy trillado, con frases mal construidas es best-seller y el autor uno de los más seguidos... ¿deberíamos no pagar por ellos tal y como dice Rosalía? o por ser "consagrados" se les aplaude y perdona todo... lo siento pero para mi es lo mismo, tiene el mismo rasero uno y otro...

    Está claro que mi opinión es contraria a la de la mayoría que se han pronunciado pero no por ella me voy a callar o dejar de decir todo aquello que me parece justo... porque para gustos colores

    D.

    ResponderEliminar
  64. @Dsdmona. Por supuesto, claro que puedes dejar tu opinión y te lo agradezco :). Con respecto a tu pregunta: no, no solo los autoeditados tienen fallos. En el blog puedes encontrar muchas reseñas en las que critico a autores consagrados y libros que se venden como lo que no son. Pero, aun así, sí que pienso que, al tener más gente implicada en el proyecto, es más probable que el resultado final esté mejor.

    ResponderEliminar
  65. Hola, interesante reflexión aunque no esté de acuerdo contigo en todos sus aspectos.

    Creo que no se debe generalizar en este tema, pues hay autores que si se toman la molestia de corregir sus obras y de buscar la ayuda de profesionales con tal de aportar algo de calidad. Si bien es cierto que nos da mucha rabia encontrar errores cuando leemos, pero ¿acaso no los encontramos en las obras editadas por editoriales igualmente? Yo me he encontrado cada una por ahí, que supuestamente han pasado la corrección editorial y estaban plagadas de errores.

    Que conste que he llegado aquí por casualidad, y no me he sentido ofendida en ningún momento por tu entrada porque primero, has expresado tu opinión respetuosamente, cosa que es de agradecer y segundo será porque aún no estoy autopublicada aunque no me niego el plantearme esa opción en un futuro. Quizás no me he dado por aludida precisamente por eso, llevo casi dos años trabajando en mi novela, la he leído y releído hasta estar segura que no contiene errores ortográficos, y actualmente estoy buscando un corrector profesional que me asesore respecto al estilo. Además de eso me planteo el ofrecerla a cierto número de lectores anónimos para que me den su opinión y poder mejorarla si hiciera falta antes de dar ese paso. Llevo casi dos años trabajándola y otros dos me llevaría si lo necesitase hasta que estuviese como es debido. Pero también entiendo que haya gente que no quiera esperar dos o tres años para ver su novela en la calle.

    Autoeditar una novela cuesta un dinero, al que si le sumamos lo que cuesta un corrector profesional, más encargar una portada decente, a la hora de hacer cálculos se convierte en una suma bastante importante que probablemente no vas a recuperar con las ventas o teniendo mucha suerte, amortizarás pero bastantes años después de sacarla a la calle. Entiendo que no toda la gente puede esperar esa serie de años hasta ahorrar el dinero necesario o simplemente no se atreve a hacer tal desembolso en una primera edición sin saber como va a funcionar el texto una vez sacado a la calle.

    Aún así con todo este rollo que acabo de soltarte, estoy de acuerdo en que al menos se debería ser más cuidadoso con los errores ortográficos, que esos se pueden solucionar con unas cuantas lecturas por parte del mismo autor y, si se te da mal la ortografía, con ayuda de terceras personas de tu entorno, que alguna habrá que no cometa ese tipo de errores y te los pueda solucionar. Los errores de estilo ya son harina de otro costal.

    Un saludo y te sigo.

    ResponderEliminar
  66. @Ro. Muchas gracias por expresar tu opinión con respeto :). Yo creo que todos los escritores tendrían que actuar así, revisar su obra las veces que haga falta y luego mejorarla con la ayuda de entendidos en la materia. Me da que a veces el proceso posterior es incluso más difícil que escribir el primer borrador de la novela...

    ResponderEliminar
  67. Pues yo creo que el corrector puede tener futuro si es capaz de atraer a aquellos que van a decidir a publicarse a sí mismos. Yo en mi juego de rol contraté a una correctora y a una ilustradora y me fue muy bien. Claro que hay que tener la humildad de reconocer que nadie es prefecto :)

    ResponderEliminar
  68. @Miguel de Luis. Ojalá todos hicieran igual que tú, aunque tuvieran que esperar más tiempo para reunir el dinero necesario. Pero mientras se lleven las correcciones de amigos o simplemente no haya corrección "porque no importa que tenga faltas", lo veo negro...

    ResponderEliminar
  69. Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices, salvo, si acaso, con tus notas tan negativas del final.

    Sí, es cierto: la autoedición es un coladero de basura. Así, sin paliativos. Por supuesto, no significa que todo lo que se autoedita sea basura (yo mismo he autoeditado experimentalmente mi último libro, y no voy a echarme piedras contra mi tejado :-), o que la autoedición no tenga su parte buena (o hasta muy buena); pero es cierto que su faceta de coladero de basura es muy, muy negativa para todos (lectores y escritores).

    ¿Por qué digo que no estoy de acuerdo con tus negativos comentarios del final? Pues porque no creo que esto signifique el fin de los correctores o de la imposibilidad de distinguir lo bueno de lo malo. Evidentemente, todo el escenario literario va a cambiar, sin duda, con la llegada del libro electrónico y la autoedición, y es difícil saber cómo evolucionará, pero estoy seguro de que seguirá habiendo escritura y ediciones “serias” y de calidad, y que habrá alguna forma de diferenciarlas del resto por parte del lector. Es sólo mi opinión, pero creo que, aunque puede que estemos ante los comienzos de una pequeña revolución silenciosa en el sector tal y como lo conocemos, creo que de alguna forma se reestructurará para sobrevivir, del modo que sea. Al menos, quiero creerlo así…

    ResponderEliminar
  70. @Javier. Yo también espero que las autoediciones no acaben con las ediciones serias :). Hace tiempo leí una frase de un editor (creo que del de Impedimenta, pero no estoy segura) que decía algo parecido a esto: "Las editoriales no son necesarias para que exista la literatura, pero sí para que exista la buena literatura", en referencia al trabajo de filtro que hacen. Creo que el lector no es tonto y sabe cuándo tiene un buen libro delante (en todos los sentidos: texto y edición), así que mientras la gente valore el trabajo bien hecho, las editoriales seguirán adelante.

    ResponderEliminar
  71. Completamente de acuerdo con tus observaciones. Yo soy un autor autoeditado, y aunque sé que mi libro no es una joya, me he cuidado mucho de mimar los detalles (ortografía, estructura, coherencia, maquetación, etc.) porque es el sello de calidad que debemos imprimir si queremos que se fijen en nosotros y valoren nuestra obra. El resto es engañarse

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails