14 septiembre 2011

Finnikin de la Roca - Melina Marchetta

Editorial: Molino
Páginas: 480
ISBN: 9788427201866
Precio: 18 €

Descubrí a Melina Marchetta gracias a Cadentia y más tarde Barnsdale confirmó que tenía que leerla. Dicen que no es bueno hacerse demasiadas expectativas cuando cogemos un libro; no sé si ese ha sido mi caso, pero en efecto no puedo compartir las entusiastas palabras de mis compañeras blogueras en esta reseña.

Melina Marchetta

Melina Marchetta (Sydney, 1965) es una profesora y escritora australiana de gran éxito en su país. De jovencita tuvo dudas con respecto a los estudios, lo que la llevó a abandonar la escuela a los quince años para ponerse a trabajar, primero en un banco y luego en una agencia de viajes. Entonces decidió retomar su formación, se sacó el título de enseñanza y entró a trabajar en un colegio. Con respecto a su carrera literaria, se estrenó con Buscando a Alibrandi en 1992, que obtuvo una gran acogida e incluso se adaptó a la gran pantalla. Desde entonces ha publicado Saving Francesca (2003), Jellicoe Road (2006, ganador del Premio Printz 2009), Finnikin de la Roca (2008) y The Piper’s son (2011), ninguno de ellos traducido al castellano. La mayoría de sus obras se encuadran en el género realista, aunque precisamente el libro del que os hablaré se sale de la norma y nos adentra en un mundo imaginario propio de la fantasía épica.

Sinopsis

Nos encontramos en el continente imaginario de Skuldenore. En él, hay un reino llamado Lumatere que diez años atrás vivió una tragedia, los llamados días oscuros: asesinaron al rey, a la reina y a sus hijas, y se sospecha que el heredero corrió la misma suerte. Todo terminó con más muertes y una maldición, lo que obligó a los habitantes a huir. Los que lo lograron, viven exiliados en otros reinos, generalmente en malas condiciones; los que se quedaron dentro, sufren las decisiones del rey impostor.

En esas entra en escena Finnikin de la Roca, el hijo del capitán de la guardia de Lumatere. Este chico lleva años a cargo del primer hombre del rey, Sir Topher, junto al que recorre el continente para tomar nota de los exiliados que han muerto con el paso del tiempo. Entre ellos hay resignación, ni se les pasa por la cabeza la posibilidad de regresar a su tierra. No obstante, un día aparece una novicia llamada Evanjalin que asegura que Balthazar, el heredero al trono, sigue vivo y sabe cómo encontrarlo. La chica se une a Finnikin y a su mentor en sus viajes (muy a pesar del joven, que la ve como una carga), pero enseguida se hace patente que no es la muchacha pura e inofensiva que aparenta ser. De entrada, no habla por un supuesto voto de silencio, aunque a los pocos días descubren que conoce muchos idiomas y tiene la lengua muy afilada…

Comentario personal

Olvidemos por un instante la etiqueta de juvenil que tanto daño hace en estos momentos (ya sabéis, casi todo es más de lo mismo, falta originalidad, etcétera, etcétera). Olvidemos también el romance que aparece casi por imposición en todas las novelas del género. Olvidemos todo eso porque Finnikin de la Roca es como volver a coger un libro de fantasía de los de siempre, con sus reinos, sus guardias, sus princesas guerreras y sus brujas que lanzan maldiciones. En ese sentido, no aporta nada nuevo, aunque, dadas las circunstancias que atraviesa la literatura juvenil, casi es una ventaja que se aleje de lo «moderno».

En la sinopsis no he querido explayarme demasiado, pero en lo relativo a los días oscuros hay más miga de lo que parece. Sería un error pensar que por poco novedoso se trata de un libro simple, pues si algo destaca de la pluma de Melina Marchetta es su habilidad para entretejer relaciones entre los personajes, no únicamente de amor, sino de amistad, camaradería, y por qué no, odio, odio hacia los que han hecho tanto daño. Pese a encuadrarse dentro de la fantasía, en la práctica esta novela tiene mucho realismo, un aspecto en el que insistiré a lo largo de esta reseña.

Con respecto a la historia en sí, tengo que reconocer que trata bastantes temas interesantes que se relacionan directamente con nuestra vida: la frustración de un chico que aspira a ser como su padre, las consecuencias de los problemas políticos para la gente del pueblo, cómo a veces las cosas no van como esperamos y nuestra existencia da (para bien o para mal) un giro de ciento ochenta grados… A decir verdad, magia y asuntos fantasiosos hay poquitos, la capacidad de un personaje para visitar los sueños y poco más. La ambientación en un lugar imaginario —que, a todo esto, no está mal, aunque no me parece lo más destacable— no impide que el lector se pueda ver reflejado en algunas situaciones. Así pues, podemos afirmar que Finnikin de la Roca es un novela de fantasía con enjundia.

Y para eso resulta imprescindible contar con unos protagonistas adecuados. Me gusta cómo perfila la personalidad de Finnikin, un chico que ha perdido a su madre y lleva años sin ver a su padre. Ha crecido con el ideal de este siempre presente, como cuando era un niño y soñaba con sustituirlo como capitán de la guardia del rey. Evanjalin no le va a la zaga, ella tampoco es la heroína a la que estamos acostumbrados: desde el principio destaca su picardía, tanto cuando calla como cuando abre la boca. Se nos presenta como una chica inteligente, con recursos y agallas pero, ojo, a veces sus palabras hieren. Me ha caído bien y me parece una figura interesante, con todo ese misterio que la rodea.

Los secundarios también dan la talla, sin alcanzar el nivel del dúo de protagonistas. Tenemos al mentor, Sir Topher, un hombre tranquilo y con sentido común; el padre de Finnikin, Trevanion del Río, que como buen guerrero los tiene bien puestos y no duda en emprender lo que haga falta para salir adelante; Froi, un chico peculiar que evoluciona bastante a lo largo de la historia; Perri el Salvaje, compañero de fatigas de Trevanion, etc. Cumplen su rol y, a propósito de Froi, el libro tendrá una especie de segunda parte narrada por él.

Finnikin de la Roca me empezó a enganchar de verdad cuando Evanjalin abre la boca y nace la química (que no amor a primera vista) entre ella y Finnikin. Ni él es el chico perfecto, ni ella la pavisosa de turno o la heroína idealizada. Por una vez, la relación amorosa me ha parecido creíble, avanza a su ritmo y carece de los clichés que están tan presentes en el género. Sus diálogos están muy bien construidos, los considero uno de los puntos fuertes del libro. La narración, en tercera persona, está bastante cuidada, se nota que Marchetta no es una novata en esto de la literatura. Supongo que la experiencia de la autora en el género realista ha influido de manera positiva en su incursión al terreno fantástico.

Hablando de realismo, alguna que otra vez me he quejado de la excesiva pureza de la literatura juvenil (o en otras palabras, que no me creo que los tortolitos pasen tanto tiempo sin mantener relaciones íntimas y se conformen con palabras bonitas). En ese sentido, Melina Marchetta arriesga y hace diversas referencias sexuales a lo largo de toda la novela. Tranquilos, no hablo de escenas propias de las novelitas de Harlequin, sino de comentarios jocosos que están francamente bien. Le dan un toque de humor que nunca viene mal. Además, no penséis que Finnikin cae rendido a los pies de la novicia de inmediato: el chaval se va de putas y le gusta tontear con las damitas de turno. Tiene la mente de un chico normal de su edad, ni más ni menos.

Sin embargo, este Finnikin de la Roca no me ha convencido al cien por cien. En primer lugar, por una cuestión muy subjetiva: en muchos capítulos me ha aburrido, creo que a veces alarga las escenas menos interesantes y en cambio avanza rápido cuando se hacen revelaciones importantes. Sin ir más lejos, tantos viajes, tantos rodeos, me han cansado, y no me habría importado que fuera más despacio en la última parte. La historia en sí no está mal, pero algunos giros son un poco rocambolescos, no me gusta que se den por muertos a ciertos individuos durante gran parte de la historia y luego aparezcan de la nada. No sé, no me convenció, aunque habrá gente que opine justo lo contrario.

En general, me ha dejado bastante fría. No puedo decir que tenga incoherencias, ni que esté mal escrito (todo lo contrario: a Melina Marchetta le sobra talento para esto), pero le falta ese algo indefinible que marca la diferencia entre un libro que te llega y otro que no lo consigue. De todas formas, si el libro os llamaba la atención, no dejéis de leerlo por esta apreciación mía, pues me parece algo muy personal (aunque, como es obvio, le pasa factura a la hora de ponerle nota).

A medida que avanzaba y veía que este libro no era para mí, no pude evitar acordarme de otra novela juvenil de fantasía épica que leí el año pasado: Graceling, de Kristin Cashore. El libro tuvo una buena acogida aunque luego se desinfló un poco, pero yo puse la nota discordante porque me pareció bastante aburrido y con temas desaprovechados. Diría que Finnikin de la Roca me parece mejor: no tiene la gracia de las gracias, valga la redundancia, pero sí una prosa más cuidada y unos protagonistas muy bien construidos. Aun así, lo que os decía: ambos me han aburrido de lo lindo.

En definitiva, no he salido demasiado contenta de esta primera incursión en la obra de Melina Marchetta. Su prosa me ha convencido, en especial por los diálogos; no obstante, un ritmo lento en las escenas menos atractivas le hace perder puntos. Eso sí, en comparación con otras novelas juveniles actuales, Finnikin de la Roca se merece estar en el podio por desmarcarse de las normas y hacer un buen trabajo en lo que se refiere a la trama amorosa. Le daré otra oportunidad a la autora con Jellicoe Road, que ya lo tengo en casa y según se dice es su mejor libro.

Nota: Finnikin de la Roca es un libro autoconclusivo y lo podéis coger con la tranquilidad de que su trama principal tiene un principio y un final. Ahora bien, la autora decidió escribir dos novelas más ambientadas en Skuldenore, por lo que encontraréis Finnikin de la Roca catalogado como el primer volumen de la trilogía Crónicas de Lumatere. El segundo libro, Froi del Exilio, estará narrado por otro personaje y ya se ha publicado en inglés.

Conclusión

Me esperaba más de Finnikin de la Roca. Tiene el sello de calidad que siempre aporta una escritora consolidada; sin embargo, la historia carece de originalidad y además se me ha hecho aburrida en muchas ocasiones. Los diálogos entre los protagonistas y la forma en que avanza su relación me han gustado mucho, todo me parece más creíble que en la mayoría de novelas juveniles, pero esto no ha sido suficiente para que le otorgue una puntuación mayor. Por mi parte, solo puedo recomendarlo a los grandes amantes de la fantasía, que quizá lo encuentren más interesante que yo.



Mi valoración: 6/10

15 comentarios :

  1. No lo conocía pero tampoco me llama la atención. Estos libros de fantasía los cojo con pinzas: pocos y muy de vez en cuando.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Completísima tu reseña. Sin embargo no me atrae más que el leerlo en inglés y para eso hay otros mejores.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. No conocía este libro, pero tampoco me llama mucho la atención por lo que cuentas. Eso sí, excelente reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Todas. Je, je, veo que este libro no ha tenido mucho éxito por aquí. A ver si con la próxima reseña cambia la cosa ;).

    ResponderEliminar
  5. Yo también le di tiento a Marchetta por las reseñas de Cadentia y Barnsdale pero de todos los títulos Finnikin era el que menos me atraía. Parece que medio acerté porque con Saving Francesca disfruté bastante y tengo ganas de más de la autora. Así que vista tu reseña dejaré Finnikin para los últimos.

    ResponderEliminar
  6. @Elwen. Tendré en cuenta tu recomendación de "Saving Francesca" si veo que "Jellicoe Road" me gusta. A ver si en su vertiente realista me convence más que con Finnikin :).

    ResponderEliminar
  7. A mí tampoco me llama demasiado la atención, y si encima tengo que leerlo en inglés, ya me siento incapaz!

    ResponderEliminar
  8. Hola soy analia! conci tu blog porque Lily hizo una entrada referida a la autopubicacion y me llevo a una entada que hiciste sobre el tema! eres brava mujer! jajja y te felicito!!!
    bueno, aqui recorriendo tu casa y espero me visites y me sigas.
    besitos

    ResponderEliminar
  9. @Matiba. Je, je, bueno, ya habrá otros que te llamen más ;).

    @Brisa. No sé a qué blog te refieres, pero muchas gracias por seguirme :).

    ResponderEliminar
  10. Una reseña magnífica. Por la sinopsis me has convencido, la historia me parecía de lo más interesante, pero a medida que leía tus impresiones se me han quitado las ganas de hacerme con un ejemplar. Por otro lado, coincido que la manía de etiquetar muchas novelas en el apartado "juvenil" está haciendo mucho daño. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. @Kayenna. De todas formas, ten en cuenta que mi opinión en este caso es minoritaria, a la mayoría de lectores les ha gustado mucho. Y sí, la etiqueta de juvenil puede perjudicar mucho hoy en día...

    ResponderEliminar
  12. No soy muy dada a leer libros de fantasía... y si encima no lo han traducido al castellano menos aún!! Tengo que hacerme el propósito de empezar a leer en inglés... :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. @Kristineta. ¡Todo es empezar! Cuando veas que te desenvuelves bien con el idioma no querrás parar, comprar libros en Book Depository engancha ;) (y el ahorro es considerable).

    ResponderEliminar
  14. Buscando información sobre este lirbo he llegado a tu blog y de todas las reseñas que he leido en distintos blogs, creo que me quedo con la tuya, que me ha encantado. Pero creo que lo voy a dejar para otro momento, porque si se hace pesado...

    Un beso y me quedo por aquí!!!

    ResponderEliminar
  15. @Kitty. Me alegra que mi reseña te haya gustado :). De todas formas, ten en cuenta que yo no soy una gran aficionada a la fantasía épica, así que quizá fue por eso que se me hizo un poco pesado.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails