10 octubre 2011

El corredor del laberinto - James Dashner

Editorial: Nocturna
Páginas: 524
ISBN: 9788493801311
Precio: 17 €

James Dashner

James Dashner (Georgia, Estados Unidos, 1972) es un autor de literatura infantil y juvenil fantástica. Durante un tiempo trabajó en el campo de la economía, pero siempre tuvo el gusanillo de escribir y en 2003 su primera novela vio la luz en el mercado. Hasta el momento ha publicado tres series de libros, aunque solo una de ellas se encuentra disponible en castellano: The Jimmy Fincher Saga (2003-2005), The 13th reality (2008-2010) y El corredor del laberinto (2009-2011). Esta última trilogía ha cosechado un gran éxito en Estados Unidos, donde ha llegado a estar en la lista de más vendidos del New York Times. En la actualidad reside en el estado de Utah junto a su mujer y sus cuatro hijos.

Sinopsis

Thomas es un adolescente de unos dieciséis años que cuando despierta solo es capaz de recordar su nombre. Su cerebro conserva el aprendizaje correspondiente a un chico de su edad, pero no sabe nada de sus padres ni de su vida anterior, es como si alguien hubiera borrado esos recuerdos… a propósito. Thomas se dirige hacia un lugar llamado Claro, donde conoce a muchos chavales que se encuentran en la misma situación que él: no tienen memoria, desconocen cómo era su hogar. Le explican que están encerrados en ese espacio y cada mes llega un chico nuevo, siempre de sexo masculino. También reciben suministros, todo por parte de los »Creadores» que vigilan este experimento. El joven enseguida descubre que están bien organizados y han conseguido organizar una rutina adaptada a estas peculiares condiciones.

Pero la vida aquí va más allá de la llanura del Claro. A su alrededor hay cuatro puertas que conducen a un Laberinto: un grupo de chicos (los corredores) lo recorren para averiguar dónde está la salida, pero el Laberinto, como si tuviera vida propia, mueve sus muros todas las noches y les complica la tarea de escapar. Además, por el Laberinto vagan unas criaturas llamadas laceradores, mitad animales y mitad máquinas, que siembran el terror entre los muchachos y tienen efectos peligrosos…

Sin embargo, las cosas están a punto de cambiar. Al día siguiente de la llegada de Thomas, aparece una chica (de la que más adelante sabremos que se llama Teresa) que les transmite un mensaje inquietante. Por si fuera poco, Thomas siente que la conoce, hay algo en él que le inclina a preocuparse por ella, pero no recuerda el qué. Mientras su cabeza da vueltas, decide que la mejor opción para descifrar el entramado del Laberinto y plantar cara a los Creadores es unirse al grupo de corredores. Aunque, claro, la relación con los compañeros no siempre es fácil…

Comentario personal

Con el éxito de Los Juegos del Hambre, han proliferado las novelas de ciencia ficción y fantasía que recrean un mundo dictatorial en el que los valores elementales del ser humano brillan por su ausencia. No es este el momento de hacer un repaso al género ni de cuestionar su verdadera esencia, pero sí que quiero hacer notar que la sombra de Los Juegos del Hambre es alargada y, al igual que ocurre siempre con un género se pone de moda, la masificación de un tipo de libro puede llegar a saturar al lector. Y quien dice saturar, dice aborrecer, cansar… e incluso dejar de impactar.

De entrada, el planteamiento de El corredor del laberinto me parece bastante bueno: la recreación de la vida en el Claro, las particularidades del Laberinto (que son más de las que he revelado en la sinopsis), el estado de desorientación de los chavales… El clima de tensión que advierte que tarde o temprano llegarán escenas duras me gustó y consiguió engancharme pese al desconocimiento de Thomas del lugar donde se encuentra. No me atrevo a definirlo como original porque hay muchas novelas de corte similar, tanto clásicos como novelas juveniles actuales; diría que en lo que más sobresale —hablando de la recreación— es en la idea del Laberinto.

La sociedad que han puesto en práctica los chavales y las relaciones entre ellos están bastante trabajadas. Tenemos al líder de la tropa, al enemigo del protagonista (elemento imprescindible en esta clase de novelas, por lo que veo), al niño frágil y a unos cuantos chicos currantes. Mientras leía no pude evitar acordarme de los libros de Neal Shusterman (autor de Unwind y Everlost, entre otros), pues son muchas las similitudes entre ellos: el contexto fantástico-distópico con vivencias crueles y despiadadas, un grupo de chicos de edades diversas (aunque siempre niños y adolescentes) que deben construir su propia jerarquía sin adultos, la atmósfera tensa… Las propuestas de Shusterman y Dashner son de lo más atractivas, pero por ahora me ha convencido más el primero, sus tramas me parecen más complejas y ricas en matices personales.

Volviendo a El corredor del laberinto, no se puede reseñar este libro sin hacer una mención al lenguaje coloquial de los muchachos, repleto de expresiones que otorgan un sello característico a la narración (la traductora española ha hecho un gran trabajo para adaptar esos términos). El estilo en general me ha resultado ameno y sencillo de leer, como casi todas las novelas juveniles. Digamos que cumple con su cometido de atrapar al lector y hacerle pasar un rato entretenido sin complicarle la vida.

Cambiando de tercio, a pesar de las cualidades del mundo recreado, en conjunto lo considero un libro más sencillo que otros del género. Tiene ideas buenas, el desarrollo es coherente y se lee con gusto; no obstante, no me ha impactado ni me ha hecho sentir tanto como esperaba. Algunos se llevarán las manos a la cabeza por lo que voy a decir, pero es lo que pienso: lo considero un buen libro para pasar el rato, sin más. Dudo mucho que me anime con la segunda parte (de hecho, el final no me ha dejado con ganas de más, en algunas cosas es un poco previsible).

Reconozco que esto último puede deberse a la saturación del sector que comentaba al principio. Aun así, voy a ir más allá porque he detectado un aspecto en el que flojea: la caracterización de los personajes. La personalidad de Thomas me resulta gris, se aprecia en él un espíritu luchador, pero no he casado con el hecho de que sea él quien encuentre las claves de todo, ese planteamiento de «oh, chico especial que llega y lo cambia todo» no me gusta, prefiero los personajes de carne y hueso, con virtudes, defectos y, sobre todo, mil matices en su personalidad. Teresa, por su parte, me parece muy anodina, al principio da la impresión de que va a dar un giro de ciento ochenta grados a la historia y después no es para tanto. Los dos me resultaron muy sosos, eché de menos un poco de fuerza y picardía en su carácter. El hecho de que no recuerden su pasado no es excusa, ya que hay libros con ese mismo punto de partida que me maravillaron con su retrato del protagonista. Sin embargo, los secundarios me gustaron mucho, en especial Chuck y Minho (y qué decir de los nombres y su significado, los que lo habéis leído me entenderéis).

Antes de terminar me gustaría hacer una mención al trabajo de Nocturna. Es la primera vez que leo una novela de esta editorial independiente, aunque hace tiempo que me fijo en su catálogo y en mi opinión tienen una política de publicaciones de lo más acertada. El corredor del laberinto tal vez no es el mejor ejemplo de ello (no porque sea malo, sino porque hoy en día se editan decenas de sagas similares), pero sí lo son la recuperación de clásicos descatalogados y su apuesta por traducir a una autora como Diana Wynne Jones, hasta ahora poco reconocida en nuestro país, Además, se nota que optan por cuidar sus ediciones en lugar de publicar mucho, rápido y de cualquier manera (que, como sabéis, es una práctica que detesto).

En general, El corredor del laberinto me parece una opción recomendable para los amantes de la fantasía y la ciencia ficción que busquen una lectura para evadirse de la rutina. En ese sentido, hallaréis en él una novela con una construcción trabajada, algunos conceptos interesantes y un ritmo trepidante que no aburre en ningún momento. A pesar de haberle encontrado ciertas pegas, quiero que quede claro que es bastante superior a las historias de romance fantástico predecesoras de la moda distópica (a propósito del tema, romance como tal no hay, al menos en esta primera parte). Por mucho que dentro de este género haya libros mejores y peores, sin duda hemos salido ganando con respecto a las imitaciones de Crepúsculo (para mi gusto, claro).

Enlaces de interés:
Web de James Dashner
Empieza a leer el libro



Mi valoración: 7/10

14 comentarios :

  1. Tanto éste libro como su segunda parte me encantaron :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo hace tiempo que lo tengo en mi lista de deseos...
    Por una parte, las distopías me atraen tras leer Los juegos del hambre. Por otro, he leído muchas reseñas que lo ponen muy bien.
    Pero, a pesar de tu opinión, creo que voy a seguir intentando conseguirlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mí sí que me impactó y me gustó. Me lo leí antes de Everlots y me pareció que ese mundo estaba bien planteado, a pesar de lo poco que sabemos de Thomas.

    ResponderEliminar
  4. @Inma. Me alegro de que disfrutaras de ellos :)

    @Laky. Me ha gustado, eh, es solo que con tanta reseña súper positiva quizá me esperaba algo más :). Ya me contarás qué te parece cuando lo leas.

    @Anabel. A mí, en cambio, "Everlost" me gustó mucho más. Creo que tanto ese mundo como el de "El corredor del laberinto" están muy bien planteados, pero los personajes de Shusterman me parecieron más interesantes.

    ResponderEliminar
  5. No lo he leído, de hecho hasta leerte a ti no lo conocía, pero me llama bastante la atención, me lo apunto!!

    ResponderEliminar
  6. @Matiba. Me alegra que te haya llamado la atención :). Si al final lo lees, ya me contarás.

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo en casa, y precisamente la persona que me lo prestó, me dijo lo mismo que dices tú, que está bien pero que tampoco era para tanto. Lo bueno es que parece que a todo el mundo le gusta, ¡espero que a mí también!

    ResponderEliminar
  8. @Lana Drown. Me alegra saber que hay más gente que tuvo esta misma impresión, ya empezaba a sentirme rara, ¡je, je! Ya nos contarás qué te parece a ti :).

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo el libro en casa hace mucho tiempo y lo había empezado a leer, pero lo dejé. Quiero esperar hasta Diciembre para ponerme con tiempo así lo termino :)
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. @Maru. Claro, es mejor que encuentres el momento adecuado para disfrutarlo :). Ya nos contarás qué te parece cuando lo leas.

    ResponderEliminar
  11. Como siempre, buena reseña, muy completita.

    Qué ganas le tengo a esta trilogía, aunque voy a esperar a que salga el tercero en castellano =)

    Besotess

    ResponderEliminar
  12. @Shorby. A ver si no te hacen esperar mucho, en inglés sale ya mismo.

    ResponderEliminar
  13. Una preguntita, con lo de los nombres no entiendo algunos, como Chuck y Minho . Una ayudita?

    ResponderEliminar
  14. @Anónimo. He estado buscando por Internet y parece que Chuck es por Charles Darwin. En cuanto a Minho, se lo preguntaron al autor en una entrevista y respondió que este nombre no es por nadie en especial, que está puesto como una forma de representar que en el futuro también habrá grandes mentes.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails