28 diciembre 2011

Mi 2011 en libros: novela histórica

Sigo con mi balance literario del año, esta vez con la literatura histórica, un género que siempre me da muchas satisfacciones. Antes de nada, como con esto de las clasificaciones voy bastante a mi aire, aclaro que varios de los libros que citaré se venden en la sección de narrativa, no en la de histórica. Yo los incluyo aquí porque están ambientados en épocas anteriores a los años sesenta del siglo XX, aproximadamente, y con el término realista (que sería el siguiente escalón) me refiero a historias que podrían darse en la actualidad.

Aun así, voy a dividir estas obras entre historia contemporánea e historia anterior. En el segundo grupo, la novela que más me ha llegado es Juana la reina, loca de amor (Yolanda Scheuber), una biografía novelada de Juana I de Castilla, la Loca. No es un libro fácil de leer, está repleto de detalles y tiene una prosa densa; no obstante, la autora ha sabido plasmar un magnífico enfoque del personaje, que reúne credibilidad histórica y los sentimientos que solo inspira la mejor literatura.

En cambio, con otro libro de esta escritora me ha ocurrido todo lo contrario: Catalina de Habsburgo, reina de Portugal, sobre la hija pequeña de Juana I de Castilla. Creo que está mal planteado, la narración carece de chispa y, en fin, tiene muchos fallos que comento más detalladamente en la reseña.

Por otro lado, una de las autoras a las que más he leído este año es la prolífica Toti Martínez de Lezea, que de nuevo me ha gustado sin encantarme: La cadena rota, una bonita historia sobre los tiempos previos a la Revolución francesa en la zona de la frontera con España; El jardín de la oca, un recorrido aburrido y tedioso por el Camino de Santiago; y La brecha, sobre la quema de San Sebastián, que no está mal pero podría haber estado mejor. Creo que en 2012 me voy a tomar un descanso de Toti.

Hablemos ahora de Christiane Gohl, una de las revelaciones de 2011 en España, aunque seguro que a todos os sonará más por el seudónimo de Sarah Lark, con el que firma su exitoso En el país de la nube blanca, una saga familiar de alto contenido romántico que se sitúa en la Nueva Zelanda del siglo XIX. Al contrario que a la mayoría, no me parece ninguna maravilla (aunque es muy entretenido, eso sí) y creo que su bajón a medida que avanza es evidente. De esta misma autora también he leído La doctora de Maguncia, firmado como Ricarda Jordan, con el que ocurre tres cuartos de lo mismo: empieza muy bien, pero la recta final es de las peores que recuerdo.

Cambiando de tercio, de las novelas ambientadas en el siglo XX destaco El puente invisible (Julie Orringer), la historia real de los abuelos de la autora, que primero vivieron una bonita historia de amor en el París de los años treinta y luego tuvieron que afrontar las terribles circunstancias de la guerra. Sé que se han escrito muchos libros sobre este tema, pero este consiguió llegarme y, además, se centra en los campos de trabajo nazis y no en los de concentración, lo que le aporta un ingrediente diferente.

También tengo que mencionar cuatro sagas familiares, muy distintas entre ellas, pero cada una con su punto de interés: Habitaciones cerradas (Care Santos), la Barcelona modernista con un artista de carácter difícil como eje principal; Lo que sé de Vera Candida (Véronique Ovaldé), un relato delicioso que recuerda al realismo mágico hispanoamericano; Un secreto bien guardado (Maureen Lee), la entrañable historia de una madre y una hija en el Liverpool de mediados del siglo XX; y Un dulce par de senos (Giuseppina Torregrossa), aderezada con los postres de la gastronomía siciliana (este último es el que me dejó más fría).

En definitiva, en este resumen hay libros buenos y normalitos, no ha sido un género en el que me haya llevado muchas decepciones. En 2012 pienso seguir con lecturas de este estilo, así que espero que mi racha se mantenga y me lleve a descubrir joyas como Juana la reina, loca de amor o El puente invisible.

10 comentarios :

  1. Coincidimos en unos cuantos: La cadena rota y la brecha me encantaron. El jardín de la oca también me pareció muy flojo. Habitaciones cerradas magnífico. Un secreto bien guardado también me gustó mucho
    Y para el año que viene tengo intención de leer El puente invisible y En el jardín de la nube blanca.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Tomo nota. Tienen buena pinta. Se me acumula el trabajo lector!!! Además de esos títulos, me tomo la licencia de recomendarte uno: El castillo de cristal, de la autora Jeanette Walls. Es una novela de carácter autobiográfico que está brillantemente escrita y en la que habla de su infancia, marcada por las carencia, y su juventud, cuando decidió emigrar a Nueva York en busca del "sueño americano", sueño que se cumplió porque se convirtió en escritora y ahora vende cerca de cuatro millones de libros. Casi nada. El libro está muy bien, es ameno y tiene un cierto aire nostálgico que recuerda bastante a Las Cenizas de Ángela, otro pedazo de libro.

    ResponderEliminar
  4. De los que comentas, he leido "En el jardín de la nube blanca" que a mi me encantó (y me dejó con muchas ganas de visitar ese maravilloso pais) y "Un secreto bien guardado" que me gustó pero me esperaba más. Del resto hay algunos que tengo apuntados desde que vi tu reseña. Me gusta mucho la novela histórica y casi siempre me traen buen sabor de boca. Besos!

    ResponderEliminar
  5. Sólo he leído Habitaciones cerradas, que me encantó. Y tengo Un dulce par de senos esperando en la estantería, a ver si me pongo prontito con él. Buen resumen del año.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. A mí El Juego de la Oca tampoco me gustó nada y coincido contigo en que el de Care Santos vale mucho la pena. Le tengo muchas ganas a El Puente Invisible

    ResponderEliminar
  7. Hace mucho k no leo nada de este género.

    ResponderEliminar
  8. @Laky. Son dos buenos tochos, pero seguro que los disfrutarás :). "El puente invisible" es una historia muy bonita, y "En el país de la nube blanca" es muy ameno de leer.

    @Ciudadano Kane. Lo conozco, lo conozco, de hecho lo tengo desde hace justo un año por un amigo invisible. Aún no lo he leído, pero es un libro que me atrae mucho, así que gracias por recordármelo :). Por cierto, si te gustan las historias del estilo de "Las cenizas de Ángela", te recomiendo "Un árbol crece en Brooklyn", de Betty Smith, muy bonito.

    @Margari. Espero que "Un dulce par de senos" te guste más que a mí (yo es que ya ni lo recuerdo...). "Habitaciones cerradas" sí que es bueno, tengo ganas de saber qué será lo próximo de Care Santos.

    @Matiba. "El puente invisible" vale mucho la pena. Es largo (y además con la letra pequeña), pero de los pocos libros que han conseguido emocionarme.

    ResponderEliminar
  9. Pues mira que me gusta la novela histórica, pero de los que has dicho solo he leído dos, aunque me suena casi todos. Este año casi lo he dedicado a la novela negra.

    ResponderEliminar
  10. @Mila. Uf, yo novela negra nada de nada, ¡je, je!

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails