19 enero 2012

Esos momentos en los que me siento un bicho raro

Siempre trato de separar el blog de mis asuntos personales. Por un lado, para proteger mi intimidad; por el otro, porque a quienes vienen a leer entradas sobre libros no les interesa mi vida. Sin embargo, hoy voy a hacer una excepción: quiero expresar abiertamente lo que pienso sobre un tema, que en cierto modo se relaciona con el ámbito literario.

Tener un blog da muchas satisfacciones, como por ejemplo formar parte del círculo de blogueros, escritores, lectores y gente del mundillo en las redes sociales. Me resulta satisfactorio intercambiar comentarios con ellos y sentir que formo parte, aunque sea en un nivel muy bajo, de este ambiente. No obstante, hay algunas ideas bastante extendidas con las que no estoy de acuerdo en absoluto, a saber, el desprecio a quienes tienen aficiones no culturales, como seguir el fútbol o ver Sálvame.

Esta humillación es una constante en esto que he llamado círculo literario (y en muchos entornos más, lo sé), lo veo en los estados de mis contactos y en unas respuestas que transmiten rabia y chulería. Cuando hay un partido importante, se tacha de borregos a los que están ansiosos por verlo. Y digo yo: ¿esas ganas no son, en esencia, iguales a las que tenemos los lectores cuando se va a publicar un libro que esperamos mucho?

Cuando se trata de un programa de televisión, como el maravilloso Gran Hermano que se estrena esta noche, los insultos se dirigen primero a los concursantes, que son tachados de analfabetos (y bien sabemos los que lo seguimos que por ahí ha pasado gente inteligente, aunque eso es lo de menos. Si realmente hubiera un participante que no supiera leer ni escribir -vamos a ceñirnos a las definiciones, que por algo somos personas cultas que leen, nótese la ironía-, a mí me daría pena, no risa). Luego nos toca el turno a los espectadores, que también recibimos el calificativo de incultos y se nos recomienda leer en lugar de perder el tiempo con la telebasura.

¡Qué mal me caen los que presumen de leer y solo se acuerdan de esta afición para aleccionar a otros! Señores, yo leo novelas, apoyo al Barça, me trago todos los reality-shows de Telecinco y hasta me queda tiempo para mi carrera y para escribir en el blog y en El Tiramilla. Quizá los que encuñan la frase de Groucho Marx («La televisión ha hecho maravillas por mi cultura. En cuanto alguien la enciende, leo un buen libro») tienen un problema para organizar su tiempo.

Porque es totalmente compatible leer con tener pasatiempos, digamos, menos culturales. Cuando lo he argumentado cara a cara, me han dicho «Eso en la realidad no pasa». Bueno, entonces os doy la bienvenida al primer blog escrito por una extraterrestre: me encanta leer y escribir, pero también me lo paso como una enana con algunas escenas de Gran Hermano y se me ponen los pelos de punta con las jugadas de Leo Messi.

No quiero que esto se entienda como una defensa del fútbol y la telebasura, aunque en parte lo es. En cualquier caso, no pretendo que le gusten a todo el mundo, ¡ni mucho menos! Lo que me repugna es la postura radical de algunos, que seguramente son los mismos que sueltan perlas de Crepúsculo y creen que solo los autores muertos y/o extranjeros han escrito literatura con mayúsculas. Echo de menos la empatía, cuyo mayor valor reside en ponerla en práctica con personas de carne y hueso, no con personajes ficticios. Pero, sobre todo, echo de menos el respeto.

Yo, por suerte, creo que tengo una visión más amplia del mundo que nos rodea (o al menos lo intento). Y no solo lo digo por el hecho de leer y tener guilty pleasures a la vez, sino porque cuando me encuentro con alguien que no lee, jamás me he sentido superior ni me he reído de sus gustos. Me parece que las personas, nuestra personalidad y nuestros valores, están por encima de cualquier hobbie, incluida la lectura.

Y todavía voy a ir más allá: leer ficción como fuente de cultura es una idea muy sobrevalorada. No seamos falsos, los que estamos aquí sabemos que hay lecturas intrascendentes que solo nos proporcionan entretenimiento, exactamente igual que una buena gala de Sálvame Deluxe. Por no hablar de aquellas historias malas a rabiar que jamás se tendrían que haber publicado. ¿De verdad nos aportan más que los momentos emotivos de Sofía y Nagore en Acorralados? ¿De verdad nos lo pasamos mejor con ellas que con la final de la Champions? Yo, no.

Con esto rompo una lanza a favor de aquellas aficiones que a menudo son ninguneadas y defiendo que la capacidad intelectual y la cultura de una persona no dependen en exclusiva de las actividades que realiza en su tiempo libre (es tan obvio que hasta me parece ridículo tener que escribirlo). Si después de esta reflexión alguien se siente decepcionado conmigo y quiere dejar de seguirme, que lo haga, porque por mi parte tampoco será bienvenido aquí.

44 comentarios :

  1. Di que sí guapaa!! Esas personas no tienen otras cosas mejor que hacer que criticar a otros. A mí me encanta Gran Hermano, que no me lo voy a perder esta noche, tú tampoco ehh jeje.
    Me gusta mucho tirarme en el sofa en mis pequeños momentos libres y divertirme mientras veo Salvame, porque es que son únicos.
    Me gusta todo ese marujeo, y estoy rodeada de gente a la que también, así que no me siento ningún bicho raro entre ellos jeje.

    Un besote guapaaa y genial entrada, me ha gustado mucho!!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no compartimos gustos en absoluto, ya que a mí tanto el fútbol como GH me aburren soberanamente, pero eso no quita para que considere menos "cultos" o unos lerdos a quienes tienen esa afición. De hecho, ayer me tuve que tragar el Madrid - Barça porque mi padre y mis hermanos son grandes forofos del fútbol.

    Que sigas disfrutando con las lecturas y con el resto de tus aficiones.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Aunque también es lícito que no te gusten esos programas. Yo me he visto en la situación contraria a la que estás hablando en esta entrada. Estar con un grupo de gente, que se pongan a hablar de Gran Hermano, yo diga que no lo sigo y me miren como a una extraterrestre. O que me vengan hablando de un anuncio de la tele y yo explique que no veo la tele, de hecho solo la uso para poner la consola y poco más, y me miren igualmente como un extraterrestre.

    Ni los normales son los unos ni los otros, reality shows para unos y respeto para los otros ;)

    ResponderEliminar
  5. No soy seguidora de Gh,no sé quienes son Nagore ni Sofia, no me gusta el fútbol, no veo el barco, ni Gran Hotel, ni todas las series españolas que abundan úñtimamente....
    Y sí, veo la tele, me pongo Arucitys, luego miro Castle, Big Bang Theory... el telediario y la serie que después dan de rigor o la película.
    La tele la miro como mero entretenimiento, un rato para desconectar, luego si eso me pongo a mirar Pasapalabra, o Atrapa un millón, depende. Y sí, también me gustan los documentales, me gustan algunos no todos.
    Así que opino lo mismo que Argéntea, me parece genial que la gente se sepa toda la vida y milagros de los que salen en Gran Hermano, pero que luego no me miren como si yo fuese la rara porque no sepa quienes son.
    Un poco de tolerancia por los dos lados :)

    ResponderEliminar
  6. Ya venía predispuesta según tu título a encontrarme una crítica a los que ven GH, pero esta vez me has sorprendido. A mi me gusta leer, ver series en VO y muchos me tachan de ser distinta al resto, pero me da igual. Sigo GH y voy ya a por unas pizzas para disfrutar del estreno en familia y pasar un rato divertido, reirnos y sobre todo dejar a un lado los problemas diarios y el stress.

    Muchos dicen que no me pega lo de ver un programa así, así que yo les contesto que con respeto todos podemos disfrutar de cualquier ocio sea dentro de lo llamado "cultural" o no...


    saludos :)

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo que cuando empezó Gran Hermano, lo seguí a todas horas. Y cuando digo a todas horas lo digo en el sentido literal de la frase: no me perdí ni un segundo. Hasta me iba a cafeterias para ver en directo a los concursantes comiendo pipas o bañándose en la piscina. Recuerdo que tuve que aguantar comentarios de que cómo veía esa mierda (con perdón) y de gente que afirmaba abiertamente que no lo habían visto nunca. Luego las audiencias estaban ahí: el programa arrasaba a todas horas (un de dos: o las audiencias mentían o la gente no quería reconocer que lo veía. Yo creo que más bien lo segundo). Hace tiempo que no lo sigo, pero quizá me anime este año. Y bueno, si es algo que entretiene, allá cada uno con sus gustos.

    Sálvame no lo veo normalmente, pero cuando veo algo, reconozco que entretiene. Pero es cierto que no me interesa en absoluto la vida de Belén Esteban (que, a dios gracias, ultimamente está bastante desaparecida).

    No soporto a la gente que va de intelectual y no quieren seguir las modas y reniegan de lo que más se vende, lo que más se oye.... Es cierto que la ley de la oferta y la demanda está ahi, pero no es sinónimo de baja calidad.

    Me encanta leer y, sin embargo, los clásicos no están entre mis preferencias. Personalmente me aburre la manera en la que están escritos esos libros y prefiero lo de ahora. Por eso, sé que soy tachada de inculta, superficial... Parece que lo de ahora es malo porque sí, cuando muchos best-sellers seguro que son clásicos con el tiempo. ¿O acaso lo antiguo es lo bueno? Yo tb pienso que si a alguien le gustan ciertas lecturas, tiene un gusto diferente al mío. Que no es peor ni mejor, simplemente, cuestión de gustos.

    ResponderEliminar
  8. @Argéntea, @Pinkiland. Yo me he encontrado en ambas situaciones y no creo que sean comparables. Cuando estás entre gente que no suele leer, eres el bicho raro, sí, pero por suerte el tema no va más allá, a veces incluso tienen una imagen mejor de ti porque leer está bien visto.

    En cambio, el desprecio y la burla hacia quienes siguen determinados programas están mucho más extendidos, tanto en Internet como en el mundo real. No es que se les considere raros, sino que se les tacha de cosas mucho más graves, con una prepotencia clamorosa y un odio tremendo. Sin ir más lejos, en diciembre se me ocurrió preguntar en Facebook si alguien había leído libros sobre fútbol y hubo personas que contestaron cosas del tipo "¡NO, NUNCA!" o "Preferiría leer la etiqueta del champú, aprendería mucho más". A ese tipo de cosas me refiero en la entrada.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta!!! Me he sentido bastante identificada con lo que has dicho, creo que todo tiene su momento. En el tema sobre la lectura, normalmente cuando leo voy cambiando de género, sobretodo si estoy un poco agobiada leo literatura fantastica, porque es como si tuviera mi momento en el que no me tengo que comer la olla (ya lo hago bastante en el trabajo) no sé si me explico......no siempre una tiene la misma motivación para adentrarse en las páginas de un clásico. Creo que con la televisión pasa lo mismo, hay momentos en que te apetece una buena peli, un partido de futbol, de baloncesto o el deporte que sea, así como otro programa de entretenimiento. Por eso te aplaudo!!!!!
    Un saludo, Paula.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente deacuerdo contigo, aunque a mi no me gusta Gran hermano y el fútbol XD. Pero opino que una persona puede tener toda clase de aficiones. A veces nos comportamos como si nuestras aficiones definieran el tipo de personas que somos, pero no estoy deacuerdo. Que cada uno mire, lea lo que le guste, sin importar lo que digan los demás:)

    ResponderEliminar
  11. Jo, qué entrada, se nota que te han tocado las narices de verdad. A ver, ante todo el respeto, por los demás y obviamente por sus gustos y aficiones, aunque no las compartamos. A mí el deporte rey no me llama, pero respeto al que le gusta, si no, estaría enemistada con casi todo el país. Gran hermano, Acorralados y demás, no me gustan. Yo ya tengo una edad y muy poco tiempo libre, con lo que tengo que escoger las aficiones a las que dedicar mi tiempo, y esos programas no entran en mi agenda, pero no critico a quien los ve, entre otras cosas, porque mi madre, la que me trajo al mundo y a quien quiero tanto, disfruta como una enana viéndolos e incluso luego me los comenta emocionada. Yo no me entero porque no los veo, pero la escucho y sonrío, de manera que si criticara a los que ven esos programas estaría criticando a mi propia madre. Y sin embargo, yo también tengo mis cositas. Me gustan los videojuegos, sí, de esos que no enseñan nada, pero con los que disfruto tanto o más que mi hijo de diez años. No me explayo más para no aburrir al personal, pero es que has sacado un tema candente que da para mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Yo voto por el respeto a todo mundo. Tanto a quienes les gustan tales o cuales cosas como a los que no.
    En este mundo no estamos para complacer a nadie...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Yo voy todo el día con la lengua fuera por falta de tiempo y he alucinado con todo lo que has dicho que haces o miras o lees.
    Creo que con nuestro tiempo libre tenemos que hacer lo que más nos apetezca, nos divierta, nos llene, nos relaje o excite... según el momento.
    Lo malo es que hay algunos a los que lo que los pone más es criticar a los demás...

    ResponderEliminar
  14. Buenos días,
    Estoy de acuerdo en casi todo lo que has expuesto. He de confesar que, en algunas ocasiones, he sido yo quien ha criticado el tipo de cosas que defiendes en tu entrada. Y, por supuesto, me considero culpable por ello.
    Tengo varias aficiones a las que estoy totalmente enganchado, como pueden ser las matemáticas, la lectura o los nonogramas (puzzles japoneses), entre otras, y he sido tachado de bicho raro en algunos círculos precisamente por tener ese tipo de hobbies. En ningún momento me ha molestado, ni he dejado de sentir apego por lo que me gusta. (supongo que aún me debe quedar un mínimo ápice de personalidad). Asimismo, he de reconocer haber llamado “marujones” a los que se pasan el día viendo los programas que alguien definió como telebasura.
    En cierto modo, casi todo el mundo (me incluyo entre ellos) encasillamos a las personas injustamente. Tanto es así que no me habría imaginado que fueras una ferviente seguidora de GH. Y con esto me estoy dando cuenta del error en el que estaba sumido.

    Sin embargo (quiero que me perdonéis por lo que voy a decir; no es mi intención ofender a nadie) no puedo evitar relacionar ciertos programas televisivos con un ínfimo nivel cultural. Creo que todo el mundo conoce a la gran Belén Esteban (espero que hayáis percibido el tono) y supongo que seréis conscientes de la cantidad de patadas que le ha dado al diccionario, a las matemáticas o a los libros de Historia de España. Y eso lo ha hecho delante del poco o mucho público que había viéndola por televisión en ese momento. Con esto no quiero decir que los que ven programas del corazón sean unos incultos. Simplemente que ese tipo de televisión no aporta ningún valor a la persona. ¿Entretienen? Por supuesto que sí. Si no, ya habrían desaparecido.
    Y repito, considero que estoy en un error encasillando a la gente, pero no he podido evitar hacerlo… hasta ahora (espero). Cada cual puede elegir entretenerse como mejor le parezca. Al fin y al cabo, ¿qué valor personal me puede aportar la resolución de un nonograma? Nada. Tan solo es una pérdida más de tiempo y unos minutos u horas de entretenimiento. Sí, son divertidos y entretenidos, pero sólo hacen que acabes con un intenso dolor de cabeza.

    Al comienzo del comentario, te he dicho que estaba de acuerdo en casi todo. Discrepo totalmente con tus gustos futboleros. Mi corazón, mi cabeza (y mi bolsillo) pertenecen al Real Murcia (un gran equipo donde los haya, dentro de su categoría) y soy simpatizante del Madrid. Pero no por ello dejaré de seguir tu blog. ;-)

    ResponderEliminar
  15. Rusta, me ha encantado esta entrada, de verdad. Me he sentido identificado con lo que dices. Aquí tienes a un filólogo en pleno proceso de realización de una tesis doctoral, y que anoche estaba ansioso por la vuelta del reality. Todo es compatible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Que gran entrada!!
    Me ha encantando porque me siento completamente identificada contigo. No podemos tener una imagen tan estricta de la "cultura". Los que se creen superiores porque solo encienden la tele para ver los reportajes de la 2 solo muestran estrechez de miras e intransigencia.
    Ampliemos nuestros horizontes! Y no miremos a nadie por encima de hombro.
    Simplemente has estado genial

    Un beso

    Saskia

    ResponderEliminar
  17. No entiendo a la gente que se mete con los demás por simple entretenimiento. Yo si entro en un blog y lo que leo no me gusta, no me pongo ni a insultar ni a desmerecer el trabajo del creador del blog, no entro más y punto, o argumento con palabras bien dichas el porqué de mi disconformidad. Cada persona tiene sus opiniones y hay que respetarlas como te gustaría que respetaran las tuyas. Respecto a esta entrada estoy totalmente de acuerdo contigo. No por el tipo de aficiones que tenga una persona se le puede calificar de más o menos inteligente y como bien has dicho, por leer un best-seller no se hace una persona más culta. Es un pasatiempo más como ver Sálvame o Acorralados (que yo no los veo, y no porque no quiera, sino porque mi horario de trabajo me deja muy poquito tiempo para la lectura y entonces por las noches me apetece más leer). Mi equipo también es el Barça y me encanta quedar con los amigos en un bar tomando algo y viendo como juegan Messi, Piqué, Pujol... etc. También me encanta bailar salsa y cuando puedo salgo a practicar en discotecas y por supuesto hago una hora de clase a la semana. No por ello soy menos culta que otra persona. No hay que desprestigiar a nadie por lo que haga o deje de hacer. Cada uno es único y diferente. Besos!

    ResponderEliminar
  18. A todo el mundo le gusta el marujeo... Y quien diga lo contrario, MIENTE! XDDD

    ResponderEliminar
  19. Yo también estoy a favor de el respeto,el problema es que programas como Gran Hermano entre otros me parece que no respetan mucho al espectador,no somos los que leemos libros y tal los que tomamos por borregos a los que ven esos programas,son la gente que hace esos programas los que nos toman por borregos.Yo me llevo muy bien y tengo amistad con gente que sé que ve esos programas,pero ahí no me meto,son libres de ver lo que quieran,más a mi,me parecen programas que promueven el borreguismo,lo vulgar,el cotilleo,el morbo,y por eso los desprecio,y no me río de la gente que ve esos programas,me dan pena por ver como desperdician tiempo en esos programas.Pero repito que yo no me meto con quien los ve.
    A mi me encanta tu blog,me proporciona mucho entretenimiento y me ayuda a descubrir nuevas lecturas y de vez en cuando a debatir sobre algún tema,como es el caso,aunque yo te abré comentado dos veces desde que te leo.Un saludo :)

    ResponderEliminar
  20. muy buena entrada!!!!!
    Eres bicho raro si lees, pero sino un analfabeto, no se puede tener a todo el mundo contento.
    Coincido en todo excepto algo, yo aliento por el Real Madrid, jaja, pero también me pongo de los pelos por las jugadas de Leo Messi y espero q cuando juegue para la selección Argentina hago las mismas genialidades q en el Barca.
    Saludos desde Argentina :)(GIGI)

    ResponderEliminar
  21. Cuánta razón tienes!!!!!
    A veces los más intolerantes son los que más tolerantes se creen!!!!
    Pienso como tú, lo bueno es poder disfrutar con cada cosa en su momento y medida adecuados.
    Por cierto, acabo de terminar el libro "mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea" y no podía parar de llorar!!!!Ya he leído tu post sobre él y estoy de acuerdo en lo d que las últimas 40 páginas son de matrícula de honor (ains..siento haber colado este comentario en esta entrada)

    ResponderEliminar
  22. Pues yo debo ser de entre las raras, la más de todas, porque hay ediciones que me chupo hasta los resúmenes y otras que no veo ni un sólo programa... depende del tiempo libre de que disponga y cómo lo quiera emplear!
    Pero vamos, que el caso es buscar en lo que nos parecemos y no lo que nos diferencia: que nos gustan estos programas, comentemos GH, que preferimos leer, cuentame cúal ha sido tu última lectura, que ni aún así, hablemos del tiempo... será por temas ¡digo yo!
    Pero sobre todo, darnos cuenta que las rarezas ajenas siempre nos parecen más raras que las nuestras.
    Tolerancia y respeto, no hay más.
    Irene Maeztu

    ResponderEliminar
  23. De bicho raro nada. A mí me encanta leer, la música y las buenas películas, pero también a veces para desconectar ver programas como Sálvame y otros que tachan de telebasura. Es verdad que hay quien no entiende que "pierda" mi tiempo con esas cosas, pero para gustos... Ante todo respeto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Totalmente deacuerdo.
    Cada cual tiene sus aficciones y los demás deben respetarlas, independientemente de si las comparten o no.
    Un saludo y enhorabuena por esta entrada.

    ResponderEliminar
  25. totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho. No suelo ver tele por falta de tiempo, pero también te digo que cuando la veo, esos son los programas que pongo. No soy mucho de documentales o canales de historia, y como tu dices a mi también me encanta leer. Siempre me verás con un libro en la mano y de vez en cuando el mando en la otra. jejejeje... Y aqui tienes una nueva seguidora.

    ResponderEliminar
  26. Estoy con Rebeca de Winter, a mi tampoco me gustan ni el fútbol ni los reality pero se trata de respeto, seguro que algunos opinan de mi que soy una petarda siempre con los libros, no? Cada uno que dedique su tiempo a lo que mas le guste.

    ResponderEliminar
  27. @Todos. Me hace mucha ilusión que las entradas tengan buena aceptación y seáis tantos los que os animéis a comentar. Veo que todos coincidimos en que el respeto debe estar por encima de todo, ¡claro que sí!

    @Francisco. Dice mucho de ti que reconozcas que a veces has criticado este tipo de aficiones :). Yo hace años también caía en este error, no por los reality-shows (los he seguido siempre), sino por los programas del corazón. Tenía muy mal concepto de ellos hasta que yo también me enganché un poco...

    Con respecto a lo que comentas sobre Belén Esteban, yo matizaría un poco lo de "valores". No transmite valores de tipo intelectual, pero sus historias (y las de muchos otros famosos), juegan con el lado emocional, implican a los espectadores e incluso pueden hacer que se sientan identificados con ella. Creo que eso es lo que justifica su éxito en la tele, incluso más que la gracia que puedan tener sus frases o el entretenimiento por los rumores por si ha hecho esto o lo otro.

    @Jesús. Por supuesto. Y me encanta que gente como tú, que tiene sus estudios, se atreva a reconocerlo abiertamente. Me da mucha pena que haya tanta gente que se avergüence de verlos (los que dicen que no los ven nunca pero luego se lo saben todo...).

    @Kristineta. Opino exactamente igual que tú: cuando algo no me gusta, lo aparto y punto, no me pongo a criticarlo. Me ha gustado que lo compares con los blogs, porque a los que hablamos de novelas de corte comercial también se nos suele tachar de incultos y demás.

    @Laura. Muchas gracias, me alegra que te guste el blog :). Con respecto a lo otro, bueno, ahí ya entra la forma de verlo de cada uno. Es cierto que estos programas también tienen muchos defectos (¡como todo!), pero los que los vemos ya somos conscientes de ellos, sabemos que habrá cosas que chirriarán (en el caso de los realities, por ejemplo, casi siempre hay alguna expulsión sospechosa...), pero aun así decidimos verlos porque nos entretienen y nos hacen reír.

    @Inmish. No lo sientas, estoy encantada de que coincidamos en nuestras impresiones sobre el libro :). Esta novela ha sido uno de los éxitos de 2011.

    @Irene Maeztu. Me ha encantado eso de "buscar en lo que nos parecemos y no lo que nos diferencia". Muy cierto.

    ResponderEliminar
  28. Llevo en casa ya unos cuantos años sin trabajar por varios motivos. Al principio leía mucho, luego leía mucho y cocinaba todavía más, todavía me sobraba tiempo y empecé a tragarme programas que misteriosamiente nadie mira pero todo el mundo habla de ellos... Y lo digo con la cabeza bien alta.

    Me he tragado Sálvame muchas tardes, me he enganchado a algunas ediciones de Gran Hermano y a otras cosas que ya te digo, la gente dice no no yo no lo miro, pero les cuentas algo de un personaje y te dice ah si ese es que tal o cual...

    Ahora me he cansado de este tipo de programas, pero si un día llego allí haciendo zaping tampoco siento ninguna vergüenza. No es lo que más me gusta pero a veces me ha distraido muchísimo.

    Y me parece genial que hables de tu vida así mira sabemos algo más de ti.

    Voy a darme una vuelta por tu blog que no lo conocía :) Y felicidades por los dos años!


    365 contes
    Terra de llibres

    ResponderEliminar
  29. Hola!
    Reconozco que yo critico ciertos programas y eso que fui una devota de GH1.
    Pero conozco a mucha gente que los veo y son mis amigos y muchos no dejan de ser más o menos inteligentes.

    Lo que yo siempre critico, es la gente que se obsesiona con, por ejemplo, el fútbol y se pinta la cara, lleva camiseta, bufanda y toda la parafernalia, pero luego se ríen de ti si tu haces lo mismo por una película o un libro. Hay temas que están más socialmente aceptados y es lo que me cabrea.
    Que lo primero sea normal y lo segundo no.

    Aunque supongo que ahí entra en juego la gente inteligente para saberlo razonar.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  30. @Bajoqueta. Muchas gracias :). Una cosa: te tengo que pedir que en tus comentarios no incluyas enlaces a otros blogs. Esta vez te los dejo, pero la próxima los borraré porque no me gusta que esto se llene de publicidad de otras páginas.

    @La hechicera del narguile. Es verdad, no estamos tan acostumbrados a ver el fenómeno fan con los libros (o sí, pero se lleva de otro modo, es una afición introvertida). De todos modos, yo creo que las obsesiones, el fanatismo, nunca es bueno...

    ResponderEliminar
  31. Aquí una fan de GH (bueno, de algunas ediciones, de las que no gritan mucho, jeje), del fútbol a veces, del cine, de salir hasta las mil, de disfrazarme sin venir a cuento, de amanecer en casa ajena, de pintarme el pelo de azul porque sí ... y además ¡leo! Lo mismo según qué gente debería ir al médico a que me lo miren ¿no?, jeje.

    bsos!

    ResponderEliminar
  32. @Rosalía. Sí, no les vendría mal una "vacuna contra los prejuicios" :P.

    ResponderEliminar
  33. Yo lo cierto es que no soy muy fan del fútbol y los programas de Telecinco; sin embargo, respeto todos los gustos, pues yo también soy un bicho raro en otros aspectos, por ejemplo en la música, porque siempre escucho que la gente dice "el metal es ruido", y es bastante más evolucionado que otros estilos que hoy en día están más de moda. Sólo por decir que me gusta Nightwish ya me miran raro, jeje.
    Bueno, saludos :)

    ResponderEliminar
  34. @Enrique. Je, je, te entiendo, a mí también me gusta el metal y rara vez he tenido gente en mi entorno que también disfrutaran de esta música :).

    ResponderEliminar
  35. Bueno a mi personalmente los realityshows poco me gustan (exceptuándo pekin express, hermano mayor y etc...)
    Pero veo y leo otras cosas que también son criticadas, como series estilo CCAVM,Malcolm, Dexter etc...
    O leo muchísimas literatura juvenil...
    Buff...yo es que me guío simplemente por lo que me hace sentir y fuera.
    A quien no guste que no mire xD
    Un saludo y muy buena entrada!

    ResponderEliminar
  36. De bicho raro nada! Me encantó esta entrada.

    Por ejemplo, a mí nunca me ha gustado que se me considere más inteligente por leer. Siempre le digo a la gente: yo leo con el mismo placer con el que tu ves películas o haces dibujos.

    Es decir, no leo para culturizarme: sino porque me divierto. La paso bien con eso.

    Admito que a mi la TV, en general, no me gusta. Pero no desdeño a la gente que si es fan de la farandula o los programas de TV. Al fin y al cabo, son otro tipo de entretención, así como el libro lo es también.

    Y me ha hecho gracia eso de "algunos que solo leen clásicos o escritores muertos" XD Si hay algo que siempre he despreciado en la lieratura es el elitismo intelectual.

    En fin, buena entrada. Saludos ^^

    ResponderEliminar
  37. @Lesincele. Claro que sí, tenemos que guiarnos por lo que nos gusta a nosotros.

    @El lector indiscreto. Es que eso de ser más inteligente por leer es una tontería. Puede ayudarte a mejorar tu expresión escrita y a desarrollar la imaginación, pero ¿inteligencia? Hay gente con una gran capacidad que jamás abre una novela.

    De todos modos, para leer ciertos tipos de libros y entenderlos, sí que hace falta pensar más, pero mi sensación es que actualmente el mercado (y la gente) se decanta más por obras de entretenimiento puro.

    ResponderEliminar
  38. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  39. La reflexión me ha parecido interesante. Pero transmites desprecio por los que no comparten tu punto de vista, hasta el punto de considerar no bienvenidos a los que se hayan sentido decepcionados por tu opinión. Dudosa empatía.

    ResponderEliminar
  40. @Anónimo. No puedo sentir empatía por gente que considera inferiores a los demás solamente por tener otro tipo de afición :).

    ResponderEliminar
  41. Se puede tener una opinión distinta sobre determinados temas, como el fútbol y determinados programas de televisión que mencionas, incluso tener una opinión negativa al respecto, sin que ello implique considerar "inferiores" a los que los siguen. Tan licito es estar a favor como en contra, ver sus posibles virtudes como alertar sobre sus posibles defectos, como ambas cosas a la vez con todos sus matices. El intercambio abierto y generoso de pareceres es lo que nos enriquece. Excluir al que piensa distinto empobrece.
    (Cierras tu articulo considerando "no bienvenido" no a quien te considere inferior por razón de tus aficiones, sino a quien se haya sentido decepcionado por tu reflexión)

    ResponderEliminar
  42. @Anónimo. Bueno, creo que si alguien se tiene que "decepcionar" por mi reflexión sin duda se trata de una persona que se ve reflejada en mi crítica, es decir, que efectivamente considera inferiores a los que tienen unas determinadas aficiones.

    Con respecto a lo demás, en mi reflexión no me refiero a quienes no gustan del fútbol o la televisión (totalmente respetable), sino a quienes consideran incultos y otras lindezas a los que sí disfrutan de estas aficiones, como así demuestran en sus comentarios.

    ResponderEliminar
  43. Respecto a lo primero, no estoy en absoluto de acuerdo. Uno se puede sentir "decepcionado" (expresión a mi parecer desafortunada) ante un planteamiento cerrado y excluyente, sin sentirse por ello aludido por su contenido ni considerar a nadie inferior en nada.

    En tu artículo criticas a los que desprecian a los que tienen aficiones "no culturales".

    Por un lado, asimilas tener "aficiones no culturales" a ver fútbol y tele basura. Hay muchas aficiones "no culturales" a parte de esas dos (pescar, hacer deporte, cultivar flores y plantas, coleccionar sellos, volar en aeroplano, conversar...). Las habrá de buenas, de malas y de neutras para el individuo y/o para la sociedad, a criterio de cada uno. Ser "no cultural" no es garantía de nada, y las habrá que mecerán ser "ninguneadas" con razón. Decir que quien desprecia a los que defienden la tele basura desprecia a los que tienen aficiones no culturales me parece que es hacer trampas. Desprecia a los que defienden la tele basura, y sólo a esos. Si lo hace con argumentos, son esos los que se deben rebatir. Hubiese sido interesante saber, en este sentido, cual es tu opinión respecto a la tele basura y a los dilemas éticos que sin duda la rodean con el fin de contraponerlos a la de aquellos que la critican.

    Por otro lado, criticas la actitud de desprecio, crítica que comparto. Pero tu artículo está también lleno de desprecio. "Qué mal me caen...", "...tienen un problema...", "...lo que me repugna es la postura radical de algunos..." (naturalmente, de los que consideran que la tele basura es más mala que buena para la sociedad, lo cual no se debe de poder opinar si no se quiere ofender a sus no radicales seguidores, porque la postura de los que la consideran "maravillosa" no es radical ni repugna), esos "algunos" a los que además tildas (a todos ellos) de esnobs e ignorantes respecto a la literatura de autores vivos españoles, así sin más. No sé qué tiene que ver una cosa con la otra, pero tu te consideras autorizada desde tu atalaya (porque "tienes una visión más amplia" y te organizas mucho mejor el tiempo) a llamarlos ignorantes en bloque.

    Insisto, comparto la crítica al desprecio. Despreciar es "tener en poco" y, por tanto, tratar de inferior. Pero lo es en ambos casos. No se puede acusar al pecador pecando. Se pierde credibilidad. De ahí la decepción.

    En todo caso, gracias por tus respuestas y felicidades por tu blog.

    ResponderEliminar
  44. @Anónimo. Gracias. No era mi intención dar la sensación de que me defiendo atacando: mi "defensa" consiste en explicar que es compatible leer y hacer otras cosas. Los comentarios que citas están escritos en tono de broma, sin ánimo de menospreciar a nadie, y los relaciono con lo demás porque he comprobado que muchas veces estas personas comparten ambas cosas: el desprecio a los que tienen otras aficiones y la defensa apasionada de clásicos y autores extranjeros.

    Por lo demás, sé perfectamente que la telebasura y el fútbol no son las únicas aficiones que no requieren un esfuerzo intelectual, pero aquí me centré solo en ellas porque son las que reciben críticas y las que me afectan de forma directa a mí.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails