03 febrero 2012

El vino de la soledad - Irène Némirovsky

Editorial: Salamandra
Páginas: 224
ISBN: 9788498384031
Precio: 15 €

Sinopsis

Elena Karol nace en Ucrania a principios del siglo XX. Hija de un judío y una bella mujer de origen noble, desde pequeña le toca presenciar la actitud frívola de su madre, que desprecia continuamente a su marido y a su hija. Elena se refugia en su bondadosa institutriz francesa, la única persona en la que confía de verdad, mientras por dentro acumula un odio intenso hacia su madre y el amante de esta, mucho más joven que ella. Por otro lado, las circunstancias políticas y económicas obligan a la familia a trasladarse, primero a Rusia, luego a Finlandia y finalmente a Francia, el destino anhelado por la protagonista. En medio de este recorrido por una vida marcada por la soledad, Elena encuentra la forma de vengarse de su progenitora por todo ese dolor acumulado.

Comentario personal

Publicada por primera vez en 1935, El vino de la soledad se nos presenta como la novela más personal y autobiográfica de Irène Némirovsky (basta comparar la sinopsis con la vida de la autora para reconocer las similitudes), aunque no por ello pierde los rasgos característicos del resto de su obra. De hecho, pienso que su lectura puede ayudar mucho a entender mejor cualquier libro de la autora: por qué ese interés por los amores furtivos, por qué el contexto siempre es parecido, por qué predomina un ambiente triste. Aunque de su biografía lo que más llame la atención sea su trágico final en Auschwitz y el sorprendente éxito de Suite francesa muchas décadas después, toda su existencia fue impactante por el momento y el lugar en el que nació. Creo que los que hemos tenido la suerte de nacer en una época estable políticamente nunca comprenderemos del todo esa forma tan intensa de ver y vivir la vida.

Pero no nos desviemos. Como os decía, en esta historia conocemos a fondo sus raíces, desde la infancia hasta los veintiún años: unas memorias amargas, con una protagonista torturada por la vida. A diferencia de otros libros que recrean una niñez difícil, como Las cenizas de Ángela o Un árbol crece en Brooklyn, aquí el problema no es la pobreza sino la falta de cariño por parte de esa madre que la menosprecia continuamente. Como consecuencia, no se adopta un tono optimista ni tampoco trata de vencer las adversidades: Elena Karol se resigna ante lo que hay, se siente vieja cuando todavía es una niña y crece marcada por ese rechazo. Quiere a su padre, pero él tiene su propia historia y la única que de verdad le presta atención es la institutriz.

Se arriesga con el tema principal: el odio hacia una madre, sin moralinas ni perdones forzados. Personalmente, opino que el amor a los padres no tiene por qué ser siempre incondicional: ellos también deben ejercer como tales y, por mucho que suene duro, la mujer que trajo al mundo a la protagonista de esta novela no lo hace, es como si nunca hubiera aceptado del todo lo que implica tener un hijo. El hilo argumental gira en torno a este asunto; no obstante, también hay espacio para un primer amor peculiar, la relación con el padre y alguna escena relacionada con las circunstancias políticas.

Tal y como os comentaba al principio, la novela está impregnada de rasgos que caracterizan toda la obra de Némirovsky, en especial cuestiones como pasiones, emociones desgarradoras, amores furtivos; la autora es una auténtica especialista en ellos. No la confundáis con una historia romántica, puesto que el adjetivo que mejor le queda es el de intimista: más que en los hechos cotidianos, el peso recae en el modo de vivirlos, de sentirlos, de Elena Karol. Esta presencia del componente apasionado también la encontré en El ardor de la sangre y Los perros y los lobos, aunque en cada caso se aplica en un contexto distinto. A propósito de estos dos libros, el desenlace de El vino de la soledad me ha recordado al de Los perros y los lobos: son diferentes porque los argumentos no tienen nada que ver, pero al mismo tiempo transmiten un sentimiento parecido (que me encanta).

Por otro lado, una vez más la autora demuestra que no hace falta llenar ochocientas páginas para narrar una vida (al menos una parte de ella) y plasmar una atmósfera apesadumbrada sin olvidar ningún detalle esencial. Se trata de doscientas veinte páginas muy bien aprovechadas, en las que hay numerosos pasajes que invitan a comentar, por lo que creo que daría bastante juego para un club de lectura. En general, me parece una obra muy interesante, me hizo pensar mientras leía (no en el sentido de darme una lección, sino que el simple transcurrir de la trama me inspiraba, me llegaba) y sé que hay escenas que recordaré con el tiempo.

Así pues, si me ha maravillado tanto, ¿por qué no le he puesto la valoración máxima? Pienso que El vino de la soledad es probablemente el mejor libro de Némirovsky de los tres que he leído, tiene una gran riqueza de contenidos y una escritura impecable. Sin embargo, esto último me ha supuesto un pequeño problema: durante la primera mitad la prosa me resultó demasiado densa y descriptiva, a ratos me costó avanzar por la complejidad del texto y el tono duro del relato; ahora bien, en las dos últimas partes me pareció mucho más amena (sin ser tampoco ligera). Aun así, reconozco que hay fragmentos de diálogo interior bellísimos, de esos que me hacen sentir asombro por lo bien que están, tanto por lo que expresan como por la manera de hacerlo.

En definitiva, si sois amantes de la buena literatura estoy segura de que lo disfrutaréis. De todos modos, si todavía no habéis descubierto a la autora, os recomendaría empezar por otra de sus novelas, como por ejemplo las dos que leí yo: El ardor de la sangre y Los perros y los lobos, ambas preciosas y llenas de sentimientos. El vino de la soledad es magistral, pero por su complejidad (y por el componente autobiográfico) quizá lo veo más adecuado para lectores que ya han leído previamente a Némirovsky, saben cómo teje sus historias y les gusta su forma de escribir.

Conclusión

Irène Némirovsky
A través de una niña que se siente sola en el núcleo familiar y está obsesionada con su madre y el amante de esta, Irène Némirovsky construye una historia dura y llena de emociones que no deja indiferente al lector. El intimismo predomina sobre la acción y la belleza del estilo narrativo hace lo propio sobre el ritmo trepidante, de modo que, a pesar de sus muchas virtudes, no lo considero un libro recomendable para todo el mundo. Eso sí, si creéis que estáis entre su público potencial, os aseguro de que no os arrepentiréis en absoluto de dar una oportunidad a esta joya de la literatura.



Mi valoración: 8,5/10

19 comentarios :

  1. Nunca he leído nada de la autora, per me llama, así que algún día caerá algo seguro!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a esta entrada me he interesado por esta autora y en especial por este libro, no he leído nada de ella, así que cuando tenga tiempo leeré este a ver que tal.
    ¡Gracias por tu trabajo!

    ResponderEliminar
  3. Pufff no me apetecen nada ahora mismo dramones... Quizás en otra ocasión! Un besote!

    ResponderEliminar
  4. No conocía de nada a esta autora, pero como te dice la compañera anterior ahora mismo no tengo el cuerpo para dramones, creo que tendrá que esperar.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  5. No me sonaba este título, pero viniendo de esta autora, me lo apunto sin dudar. Y por lo que cuentas, creo que me va a gustar mucho, como todo lo de esta autora.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  6. Me ha llamado la atención, tengo ganas de leer algo de esta autora y no me importaría empezar por este a pesar de esa primera parte más densa
    un beso!

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco he leído nada de la autora, pero la verdad es que me has intrigado bastante con tu reseña, que por cierto me ha gustado mucho. Me apunto a la autora y a ver si este año cae. Besos!

    ResponderEliminar
  8. @Cartafol. Seguro que no te arrepentirás, es muy buena.

    @TAS Yeah. Me alegro mucho de que mi reseña haya tenido efecto :). Irène Némirovsky es una autora que se debe recomendar por muchas razones, merece la pena descubrir su obra e interesarse por la vida que tuvo.

    @Eterna Lolita, @Shaka. Aunque la autora me encanta, también reconozco que hay que leerla con un poco de prediposición porque sus libros no son las típicas historias entretenidas (y "El vino de la soledad" menos todavía).

    @Margari. Lo reeditó Salamandra en noviembre o diciembre. Si has leído más libros suyos, seguro que este te va a encantar.

    @Tatty. Me alegro de leer eso :). Yo, a pesar de haber tenido esas dificultades, no me arrepiento en absoluto de haberlo leído porque al mismo tiempo me ha hecho disfrutar muchísimo. Y no todos los días se encuentran joyas como esta...

    @Blair. Qué bien, pues ya me contarás con qué libro vas a descubrirla :).

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho esta autora, escribe muy bien y sus libros no dejan indiferente a nadie, sobre todo los más autobiográficos, como éste, porque esta mujer tuvo una vida muy difícil pero también muy interesante.

    ResponderEliminar
  10. @Rebeca de Winter. Coincido totalmente con lo que has dicho, esta autora es interesante en todas sus facetas.

    ResponderEliminar
  11. Tengo muchas ganas de leer algo de esta autora, hablan maravillas de su obra en todos los blogs donde leo alguna reseña =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. No conocia la obra de esta autora, pero este libro me ha convecido, algo tan profundo, una mujer asi es sinceramente interesante, este libro va a mi lista :D

    ResponderEliminar
  13. @Shorby. Sí, todas las reseñas le dan de tres estrellas en adelante. La verdad es que da mil vueltas a muchos autores actuales...

    @Yelly Efron. Pues sí, es realmente interesante :). ¡Que lo disfrutes!

    ResponderEliminar
  14. Muy buena la reseña. Leí a Némirovsky hace no mucho, el primero fué El Baile, lueg compré El Ardor de la Sangre. Me gustaron tanto que fui a comprar otro y compre David Golder, y no me gustó nada de nada, quizás no lo entendí... Después compré Los Perros y los Lobos, y me gusto. Justo vi en la librería El Vino de la Soledad, viendo que es el que mas te gusto, lo voy a leer. Luego les cuento...

    ResponderEliminar
  15. @Florencia. Me alegro de encontrar a otra admiradora de Némirovsky por aquí :). "El vino de la soledad" me gustó mucho, aunque también tengo que decir que solo he leído tres libros de la autora y me faltan dos de los más famosos ("El baile" y "Suite francesa"), así que no sé si cuando los lea seguiré considerando que "El vino de la soledad" es el mejor. Ya me contarás qué te parece.

    ResponderEliminar
  16. Me he leido el vino de la soledad y creo qe es una obra estupenda que refleja dura infancia que marco a la autorasin duda esta es unade sus mejoras obras

    ResponderEliminar
  17. @Anónimo. Totalmente de acuerdo contigo ;).

    ResponderEliminar
  18. Es muy buena ,La recomiendo y voy a seguir leyendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que estemos de acuerdo. Es una excelente escritora.

      Eliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails