30 marzo 2012

Pomelo y limón - Begoña Oro

Editorial: SM
ISBN: 9788467548082
Páginas: 288
Precio: 8,50 €

Pomelo y limón
, novela ganadora del Premio Gran Angular 2011, nos adentra en una historia de amor adolescente bajo circunstancias turbulentas. De entrada, reconozco que no le habría prestado atención porque no me gustan las obras que giran alrededor de un romance, aunque el problema no es tanto su tema central, sino la forma de abordarlo; sin ir más lejos, La mujer del viajero en el tiempo y Contra el viento del norte también hablan de relaciones y, aun así, me encantaron porque se alejan del prototipo de relato azucarado que me viene a la mente en cuanto pienso en las palabras «literatura romántica».

Tal vez ahí se encuentra el error, en tildar de romántico lo que es simplemente realista (ese es el calificativo que mejor se adecúa a Pomelo y limón, en mi opinión). En cualquier caso, ahora no voy a divagar sobre los problemas de la clasificación por géneros, digamos simplemente que mis compañeros de El Tiramilla se encargaron de hacerme saber que este libro merecía la pena (una forma fina de decir que me dieron la brasa durante meses) e incluso acabó en el segundo puesto en nuestro ranking de mejores publicaciones del pasado año (por detrás de En el corazón del sueño y por delante de Everlost, que también me gustaron mucho). Cuando una recomendación tan entusiasta viene de lectores con criterio, no me puedo resistir.

Begoña Oro

Pomelo y limón es el debut en la narrativa juvenil de la zaragozana Begoña Oro Pradera, autora que ha desarrollado toda su carrera en el sector editorial de la literatura infantil y juvenil. Tras licenciarse en Derecho en la Universidad de Zaragoza, cursó una especialización en literatura y un posgrado en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. En los años siguientes trabajó como editora del Grupo SM, donde primero se encargó de las colecciones juveniles, luego de la rama escolar y, finalmente, realizó estudios de mercado como jefa del Departamento de Investigación y Comunicación. Desde entonces se ha dedicado a diversos oficios del mundo de la edición (editora, lectora y traductora) como consultora “freelance” y ha colaborado en proyectos para el fomento de la lectura. Su nombre consta en más de doscientos títulos entre publicaciones propias y traducciones, pero el salto a lo más alto le llegó en 2011 con el Premio Gran Angular por su novela Pomelo y limón, que como os comentaré más adelante se trata de una obra muy creativa y moderna.

Sinopsis


Jorge y María son dos adolescentes que viven su particular historia de amor como tantos otros jóvenes: los cruces de miradas, las primeras conversaciones, las dudas, el primer beso… Todo sería normal si no fuera por el detalle de que las madres de ambos son famosas. Ellos no quieren saber nada de la prensa, pero la prensa se interesa por ellos y los rumores de los programas del corazón los obligan a estar separados, al menos hasta que pase la marea. «¿Por qué tienen que apuntarme con la cámara como si fuera un arma? ¿No ven que me siento encañonada?» (pág. 10). Así pues, en estos momentos solo están en contacto gracias a los mensajes que se intercambian a través de una amiga: las cartas de María y los dibujos de Jorge, en los que reflexionan sobre su mundo y la necesidad de gritar su verdad, porque «una mentira se parece mucho a una verdad, y solo quien la cuenta es capaz de distinguirlas.» (pág. 251).

¿Queréis conocer la verdadera historia de Jorge y María?

Comentario personal

«Esta, al contrario que todas las campañas, se ha hecho para que dejen de hablar de ella. No es una campaña de publicidad. Es una campaña de privacidad» (pág. 13). Toda una declaración de intenciones que refleja a la perfección el espíritu del libro: Pomelo y limón no es solo la historia de dos jóvenes que se quieren, sino una muestra de cómo se puede llegar a distorsionar una realidad inocente y común. Tampoco se trata de un ataque explícito a la prensa rosa: pese a tener su parte crítica, la novela es muy rica en contenidos y no se limita a hablar de un solo tema. Os invito a dejar vuestros prejuicios a un lado para descubrir una historia que seguro que os sorprenderá.

Lo primero que llama la atención al abrir el libro es la variedad de textos que se emplean en él (narración en tercera persona, cartas, correos…). Begoña Oro utiliza la táctica de empezar el relato con la acción comenzada (cuando María y Jorge no pueden verse por las circunstancias) para seguidamente hacer un salto hacia atrás y reconstruir su relación desde su inicio. Ambos hilos se alternan e incluyen breves reflexiones que nos dan una estructura del tipo: anticipación, digresión, anticipación, digresión, hasta que confluyen en la recta final. Al adelantarnos lo que sucederá a los protagonistas, consigue captar el interés del lector en las dos tramas: en una, porque quieres saber qué los llevó a estar separados, y en esta, para averiguar cómo terminará todo.

En general, Pomelo y limón es una novela de dos personajes: María, hija de una ministra, con una situación familiar en la que cuesta hablar abiertamente de los sentimientos; y Jorge, cuya madre es una reconocida actriz y su padre un periodista con el que se mantiene en contacto mediante el correo electrónico. Begoña Oro no ha necesitado recurrir a largas descripciones para reflejar su forma de ser; lo hace de forma sutil, con los diálogos y los pensamientos de las cartas de María. Con respecto a su relación, son dos adolescentes con mucha complicidad y su historia evoluciona de forma realista, con naturalidad. En los secundarios no se profundiza tanto, pero tienen algo que valoro mucho: desprenden vitalidad, los he visualizado perfectamente. Ah, ¡Clara y Edgar son geniales!

La historia, como se puede suponer, es típica y original al mismo tiempo: típica porque arranca con dos adolescentes que no pueden estar juntos, como Tristán e Iseo, como Romeo y Julieta; original porque se sitúa en pleno siglo XXI y contiene un sinfín de reflexiones y juegos de palabras que le dan un estilo muy personal. Su final es maravilloso. Además, hay una trama secundaria (una chica desconocida que lee el blog de María) que no está ligada directamente a la principal pero sirve para mostrar hasta qué punto llega lo ocurrido y cómo cambian nuestras impresiones sobre alguien según la forma en la que este se nos presente. Me pareció un buen detalle que hace más completa (aún) esta novela.

Volviendo a los elementos característicos de Pomelo y limón, las reflexiones ocupan sin duda un puesto importante: desde referencias literarias bien conectadas con la trama a comentarios sobre temas universales, como el modo en el que la elección de las palabras marca el sentido que queremos dar a una historia (ya lo dijo Gabriel García Márquez: «La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla»). María y el narrador en tercera persona son curiosos y enseguida consiguen hilar una idea con la narración; todos estos razonamientos me han parecido acertadísimos y he tomado nota de unos cuantos.

Por otro lado, resulta evidente que se habla de la importancia de la privacidad y el lado negativo de la popularidad, así como de los miedos habituales cuando se empieza una relación. Los adolescentes, público potencial de esta obra, se sentirán identificados con Jorge y María y al mismo tiempo utilizarán el cerebro con las inteligentes observaciones que se hacen. En este punto de mi reseña me apetece retomar lo que dije en la introducción: como se puede ver, Pomelo y limón va más allá de lo sentimental y abarca una gran cantidad de cuestiones. Trasciende los límites del género romántico juvenil, en el que últimamente la perspicacia y el realismo brillan por su ausencia.

Todo esto no sería posible sin la prosa excepcional de Begoña Oro: su estilo está cargado de personalidad, escribe muy bien y a menudo nos habla de tú a tú para hacernos partícipes del relato. Si leéis su blog entenderéis a lo que me refiero; mientras, quedaos con la idea de que está muy por encima de la media (y no solo en literatura juvenil). Con respecto al gancho, me atrapó enseguida, aunque es aconsejable leerlo con calma para digerir todos esos matices y no perderse ningún detalle (tengo que confesar que yo no fui capaz: ¡me absorbió tanto que leí la segunda mitad del tirón!).

Todavía hay un recurso del que no he hablado: Internet. Las redes sociales y el correo electrónico están presentes (María tiene un blog, los amigos están en Facebook, Jorge se escribe con su padre por e-mail…), como también lo están en la vida de cualquier joven de hoy en día y, no obstante, en la literatura se aprovechan poco. Lo único malo del uso que se hace de ellos en Pomelo y limón es que me he tirado de los pelos por no tener el ordenador encendido cuando se ponía un enlace (cosa que se soluciona en la versión e-book. Una ventaja más del lector electrónico), aunque debo reconocer que son asuntos adicionales y sin consultarlos también se puede seguir la historia sin ningún problema. De hecho, a veces se plasma esta información de una forma muy bien encontrada (por ejemplo, Jorge le pasa el enlace de una canción a María, pero entonces recuerda que ella está sin Internet y le escribe el estribillo para que sepa a cuál se refiere. Me encantó este detalle).

Por último, queda claro que el contenido y la forma de esta novela son brillantes, pero todavía quiero comentar algo más: la edición. ¡Qué edición! ¡Necesitaría mil palabras más para alabarla en condiciones! Desde esa cubierta que imita a una revista del corazón —con el anuncio de una fragancia incluido— y que resulta vital para captar la esencia de la historia (imaginad que simplemente nos mostrara la imagen de una pareja: sería muy sosa y común), a las magníficas ilustraciones de Ricardo Cavolo, coloridas y llenas de detalles, una parte imprescindible de la obra (son los dibujos que Jorge le manda a María). Lo mejor es que no son adornos gratuitos, sino que todo se relaciona (y se integra) con el relato. Ha habido un gran trabajo detrás y me alegra comprobar que aún hay editoriales que en tiempos de crisis se preocupan por estos aspectos.

Conclusión

Pomelo y limón me ha llenado tanto que se lleva mi primer diez del año. Al terminarlo me enfrenté a las próximas lecturas como quien regresa al trabajo después de las vacaciones: sabes que pronto te acostumbrarás, que disfrutarás de las anécdotas cotidianas y que incluso te lo pasarás mejor que durante el verano, pero la sensación no será la misma. Ser capaz de hacer sentir algo al lector me parece fundamental, y esta novela lo consigue. Además, por el buen juicio de los temas tratados y la riqueza del conjunto, pienso que puede gustar tanto a jóvenes como a adultos, ya que carece de los tópicos que se suelen asociar a la literatura juvenil.

En definitiva, se puede decir que he conectado al cien por cien con su historia, hasta el punto de que la defino como inspiradora para los que adoramos la literatura y la escritura. Más allá del entretenimiento, Pomelo y limón contiene un sinfín de técnicas y rasgos a los que merece la pena prestar atención (y esto se ve pocas veces). Me ha llenado en todos los sentidos y lo recomiendo de corazón a todos los que os atreváis con una lectura que en sus primeras páginas puede descolocar por empezar in media res y narrarse desde dos perspectivas. Por mi parte, espero y deseo que Begoña Oro siga escribiendo: ¡quiero más libros suyos!

P. D. Si queréis saber el significado del título, tendréis que leerlo.



Mi valoración: 10/10

23 comentarios :

  1. uf ahora tengo muchos libros pendientes, pero igualmente anotaré este ya que le pones un diez...

    ResponderEliminar
  2. yo lo consegui por intercambio y tengo muchas ganas de leerlo! aver si tengo un hueco y veo que tal

    ResponderEliminar
  3. Vengo de leerte en Ciao y ya tengo la novela más que apuntada :)

    ResponderEliminar
  4. Ya sabes que la literatura juvenil no es mi género favorito, pero tienes razón en que esa portada se mete por los ojos, aunque sólo sea por lo original que es. Otro más para la lista de espera.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  5. No leo muchas novelas de este estilo pero ésta me llamó bastante la atención, sobre todo la portada y creo que me puede gustar, si puedo quizás le dé una oportunidad
    besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué buena reseña! Pero no termina de llamarme este libro. Y con todo lo que aún tengo pendiente, creo que lo dejaré pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo por leer así que a ver cuándo lo hago hueco, que tengo ganitas ^^

    Besotes =)

    ResponderEliminar
  8. @Jomateixa, @Cristi Fabre, @Matiba, @Leyna. Es cortito y con espacios, así que no os llevará mucho tiempo ;). ¡Espero que lo disfrutéis!

    @Shaka, @Tatty. La portada despierta amores y odios, pero a mí me parece increíble, todo un derroche de imaginación :D. Y lo mejor es que el interior la supera.

    @Margari. Bueno, otra vez será ;).

    ResponderEliminar
  9. Me dejas con la intriga con eso del por qué del libro.

    ResponderEliminar
  10. Vaya, un 10!! Parece interesante pero como digo siempre aún tengo varios por leer pero no pienso quitarle los ojos de encima. Bss

    ResponderEliminar
  11. Pues en esta disentimos... no sé si leíste la puntuación que dejé en el Tiramilla de esta novela, pero no me gustó. No puedo decir que sea mala, sino que no conecté con la historia/la forma/la propuesta de Begoña Oro. No me interesó lo que me explicaba ni cómo lo explicaba. No es que la encuentre mala, es que no es una historia para mí.

    Y resulta curioso, porque tampoco tengo nada malo que decir. Está bien escrita, bien estructurada, con personajes cuidados, etc., pero no me interesa. No me emocionó, ni me hizo avanzar. Nada. Frío.

    ¿A qué se deberá esto?

    Quizá algo que no me gustó fue cierto aire algo clasista que se respiraba en la novela. Me recordó a los momentos más irritantes de "La elegancia del erizo" (no sé si la has leído).

    Y para aumentar mi sensación de rara avis, la edición de la novela no me gusta. Como me gusta mucho menos las ilustraciones de Ricardo Cavolo; un ilustrador con el que no conecto ni a nivel estético ni emocional.

    Besos

    PD. Como ves, ni comento portada ni puntación.

    Más besos.

    ResponderEliminar
  12. @Jorge. ¡Eres un sol! :) Sí, recuerdo tu reseña, y lo que te ha pasado a ti con "Pomelo y limón" se parece mucho a lo que sentí con "La elegancia del erizo": buenos temas, nada malo reseñable... Pero no me convenció, no me transmitió lo que esperaba de una gran novela. Supongo que porque son historias en las que no solo importa lo evidente, sino ser capaz de conectar con ellas, y eso ocurre o no ocurre, no se puede elegir.

    ResponderEliminar
  13. El tema no me atrae para nada, y este tipo de novelas no me gusta mucho. Así que, pese a tu gran reseña y ha que te gustó bastante, la dejaré pasar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. @Pablo. Una lástima, porque trata muchos temas interesantes :).

    ResponderEliminar
  15. Me llama muchísimo la atención y con la buena reseña que has hecho es imposible no caer en la tentación. Anotado queda! Besos!!
    Por cierto, mañana voy a empezar "La nevada del cucut" que me llamó la atención mucho la reseña que hiciste sobre él. :)

    ResponderEliminar
  16. @Kristineta. Me alegro de haberte animado a caer en la tentación con los dos :P. Ya me contarás qué te parece "La nevada...", para mí fue uno de los mejores libros que leí el año pasado.

    ResponderEliminar
  17. Me has dejado anonadada con la reseña. Esperaba muy poco de esta novela, y sé que no es fácil que pongas el 10/10 en tus reseñas, así que estoy convencida de que merecerá la pena. A mi wishlist de cabeza ;)

    Hacía tiempo que no me pasaba por aquí. He dejado un poco abandonada la bloggosfera, pero he vuelto así que me verás más por tu blog :)

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  18. @Skila. Je, je, a veces las apariencias engañan :). ¡Me alegro de verte por aquí otra vez!

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  20. Hace un rato dejé un comentario en esta entrada pero acabo de mirar y lo he visto como eliminado. No sé que ha pasado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. @Elena Velarde. He borrado el comentario porque contenía un enlace a otro blog. Justo encima del recuadro de comentarios lo advierto ;).

    ResponderEliminar
  22. No pasa nada. Lo tendré en cuenta para la próxima vez.
    Espero que la lectura de esta novela me atraiga tanto como lo ha hecho la portada y la trama. Espero no sentirme rara volviendo a leer los libros de Gran Angular después de varios años. Tu reseña me ha encantado, me la voy a imprimir y la tendré en cuenta cuando reseñe "Pomelo y limón". Pondré el enlace a esta entrada. ;-)
    Espero que hayas disfrutado del partido de esta noche. Yo también pienso como tú que la literatura y la cultura es compatible con cosas más lúdicas como el fútbol, el gimnasio, los Juegos Olímpicos, verse una y otra vez los mismo capítulos de "Aquí no hay quien
    viva", etcétera.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  23. @Elena Velarde. Gracias :). Yo también retomé la colección Gran Angular después de muchos años y estoy encantada de haberlo hecho. A "Pomelo y limón" le han seguido el Premio Gran Angular de este año (que lo reseñaré pronto) y otro libro que tengo en la mesilla para leer este verano. La verdad es que me parece una colección de plena confianza, no me decepcionaba con 14 años y no lo hace ahora.

    Y sí, anoche vi el partido, aunque más que disfrutarlo, lo sufrí, ¡je, je!

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails