25 mayo 2012

22 Britannia Road - Amanda Hodgkinson

Edición: Bruguera, 2012
ISBN: 9788402421005
Páginas: 368
Precio: 19 €

A pesar de la cantidad de libros que se han escrito sobre la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias, día a día compruebo que todavía se pueden ofrecer nuevas perspectivas sobre el conflicto y las vivencias de la gente que lo sufrió. No comparto en absoluto las opiniones que dicen que este tema está demasiado trillado en la oferta actual: personalmente, pensar hay demasiadas novelas sobre guerras me parece igual que decir que hay excesivas novelas de amor, de médicos o de códices secretos. Puede que abunden, no lo niego, pero cada una aporta algo distinto porque la magia de la literatura es esta, crear y construir un buen relato a partir de una idea que el autor desarrolla con su sello personal. Además, no se puede negar que la primera mitad del siglo XX marcó un antes y un después en la historia mundial, de modo que es lógico que se hable de estos hechos.

De todos modos, la intención de esta reseña no es defender el género bélico, sino ahondar en mi última lectura: 22 Britannia Road, obra de una escritora novel que ha conquistado a la crítica y los libreros de Inglaterra. Me llamó la atención en cuanto la vi entre las novedades, apenas necesité leer reseñas de los anglosajones para convencerme de que tenía que leerla. Y no me arrepiento de haberlo hecho.

Amanda Hodgkinson

La autora de esta novela es Amanda Hodgkinson, una inglesa nacida en Somerset en la década de los sesenta que se declara una gran cinéfila. Cuando tenía diez años, sus padres abrieron una tienda de libros de segunda mano y entonces nació su amor por la literatura: mientras sus hermanos miraban la tele y tocaban la guitarra, ella pasaba horas y horas entretenida con la lectura; seguramente fue entonces cuando decidió que quería dedicarse a escribir. Años más tarde, cuando ya era madre de dos hijos y tenía una larga lista de empleos a sus espaldas, decidió hacer realidad su sueño y estudió Escritura Creativa en la Universidad de East Anglia. Poco después se trasladó al sur de Francia con su familia, donde terminó de escribir 22 Britannia Road (2011), su primera novela, que ha tenido una gran acogida en su país de origen.

22 Britannia Road

Londres, 1946. La guerra ha terminado y es la hora de los reencuentros: Janusz y Silvana, un joven matrimonio polaco, se vuelven a ver después de seis años de separación obligada. Él tuvo que marcharse para defender a su país, aunque las cosas no siguieron el rumbo previsto y acabó en Inglaterra, donde ha comprado una casa para su familia en el número 22 de Britannia Road. Ella, por su parte, pasó una larga temporada en el bosque con su hijo Aurek, un niño de carácter retraído que no se separa de su madre. Precisamente él es el primer obstáculo para la adaptación en su nuevo hogar: el pequeño se muestra huraño con su padre y Silvana se resigna a su actitud, mientras que Janusz se desespera al comprobar lo difícil que le resulta ganarse su confianza.

Sin embargo, Aurek no es la única dificultad que debe superar la pareja. Los dos han cambiado y esconden secretos que todavía los distancian más: Janusz tuvo un amor y Silvana está profundamente marcada por la relación que mantuvo con su hijo durante el conflicto. Él pone todo su empeño en cultivar su perfecto jardín inglés y ella se esfuerza en ser una buena ama de casa, pero lo que ocultan golpea su interior y tarde o temprano tiene que salir a la luz… si es que son capaces de afrontarlo.

Comentario personal

En 22 Britannia Road hay tres historias en una: Janusz en la guerra, Silvana con su hijo en plena lucha por sobrevivir y el reencuentro en el que Aurek es el gran protagonista. El que haya variedad de temas y algunos se centren más en los sentimientos que en el conflicto armado puede hacerlo atractivo para un sector más amplio de lectores. Por otra parte, escribir una historia que alterna dos tramas (presente y pasado) no es tan simple como plantear dos tramas e intercalar sus capítulos; también hay que saber encajar ambas para que las grandes revelaciones vayan a la par. Amanda Hodgkinson lo sabe y por eso su novela contiene grandes dosis de emoción, lo que unido a su habilidad para cerrar los capítulos con mucha intriga, invita a seguir leyendo en todo momento.

Su forma de escribir es meticulosa, gusta de detenerse en los detalles y en general desprende mucha delicadeza y calidez. Emplea la tercera persona, aunque se centra bastante en la figura de Silvana (salvo en los fragmentos dedicados a las vivencias de Janusz en el pasado). Destaco su habilidad para plasmar la evolución psicológica de los personajes sin necesidad de emplear largas descripciones: lo transmite todo a través de los hechos, como debe ser. Por lo demás, los capítulos son breves y el ritmo más bien pausado; es un relato para saborear con calma, sin perder de vista sus muchas cualidades.

Cambiando de tercio, el tema central me parece muy atrayente: una familia se vuelve a encontrar y desea salir adelante, pero todos sus miembros son conscientes de que han cambiado y nada es lo mismo. «La guerra había sido un invierno continuo, una sucesión de diciembres y eneros. Por eso la paz tenía que ser el verano. Y creyó que éste por fin había llegado cuando empezó a vivir en esta casa, cuando dio comienzo a esta vida en este pueblo de Inglaterra, con su mujer y su hijo» (pág. 302). El flash-back para averiguar qué les sucedió también despierta mucho interés y resulta imprescindible para entender lo que sienten los protagonistas en 1946: «Los recuerdos se encogen. Igual que una pastilla de jabón que se usa repetidamente, empiezan a deformarse, van perdiendo el aroma, se vuelven demasiado livianos y resbaladizos» (pág. 340-341).

Además de las profundas transformaciones que provoca una guerra en quienes la viven, la novela invita a reflexionar sobre hasta qué punto los secretos pueden destruir una relación y una vida (y no hace falta ser amante del género bélico para entender esto). Las páginas están cargadas de tensión y miedo, pero sobre todo de dolor, mucho dolor por el daño que esas verdades ocultas les hacen a ellos mismos, en especial a Silvana. Por otro lado, el simbolismo del jardín merece una mención aparte: Janusz y Silvana trabajan para tener un perfecto jardín inglés, pero a la vez este patio se convierte en el reflejo de las mentiras de su relación. Me pareció un elemento curioso, un detalle inteligente que da más valor a la historia. El desenlace va acorde con el planteamiento, resulta coherente con los hechos y, al mismo tiempo, bonito. Me ha dejado con la sensación de que la autora lo tenía todo bien atado, y eso me gusta.

En relación con los personajes, Aurek me cautivó de inmediato: un niño de carácter difícil absolutamente apegado a su madre. La cubierta lo refleja muy bien: el pequeño escondido detrás de ella con expresión de recelo. Silvana también está muy bien caracterizada, debe adaptarse a la rutina de Londres y aprender a ser una buena ama de casa inglesa, una cuestión que obsesiona a su marido. En mi opinión, la relación entre madre e hijo es el tema más importante de la obra, tanto por lo que vivieron en el bosque (unas escenas llenas de espíritu de lucha y supervivencia) como por la etapa actual; el libro habría sido digno de figurar en mi selección de novelas sobre la maternidad en la literatura. «Así es como se presenta Silvana, como un soldado dispuesto a matar por su país. Y el país de Silvana es su hijo» (pág. 246). Creo que gustará especialmente a quienes se emocionen con este tipo de historias.

Asimismo, las amistades que traban con los secundarios tienen un gran atractivo. Por ejemplo, la de Aurek y Peter, un niño que vive con muchas más comodidades que él (a ratos esta pareja me recordó a El niño con el pijama de rayas por el contraste entre ambos) y cuyo padre tiene un papel decisivo en el libro. El contacto entre Janusz y Silvana con sus vecinos, una mezcla de interés mutuo y cariño sincero, también da mucho de sí. Lo mismo sucede con sus camaradas durante la guerra, ya que ambos conocen a gente que deja huella en ellos, para lo bueno y para lo malo. Siempre presto mucha atención a las construcciones psicológicas y las relaciones entre personajes, y todo lo que hay aquí me ha convencido, he conectado al cien por cien con el enfoque de Amanda Hodgkinson.

Por lo demás, 22 Britannia Road es una novela llena de sentimientos, especialmente en la parte del presente. A través de los hechos, la autora muestra la realidad de tres personas en un momento en que, pese a haber superado lo peor, están muy afectados por lo ocurrido y tienen que hacer frente a un nuevo reto: el de aprender a vivir con unas heridas que no cerrarán nunca. Me impliqué en la vida de Silvana, Aurek y Janusz (en este orden); al dejar de leer seguía pensando en ellos y me preguntaba qué les ocurriría después, cómo terminaría todo. No me ha dejado indiferente, y con esto lo digo todo.

Conclusión

22 Britannia Road se suma a El puente invisible, La vendedora de huevos, Cuando Hitler robó el conejo rosa, La ladrona de libros, Un secreto bien guardado y tantas otras novelas que recrean algún aspecto de la Segunda Guerra Mundial que me han hecho disfrutar (y sentir) mucho. Esta vez no toca leer sobre campos de concentración ni bombardeos, sino sobre una mujer que se escondió en el bosque con su hijo y un hombre que encontró un nuevo amor mientras retrasaba el momento de luchar en el frente. Pero, por encima de todo, 22 Britannia Road es la historia del reencuentro de unos extraños que luchan por rehacer su vida, un tema que invita a la reflexión y está cargado de emociones que permanecen en la memoria. La recomiendo vivamente a quienes tengan la suficiente sensibilidad para adentrarse en las entrañas de estos tres personajes y recorrer este camino junto a ellos.

Nota: las fotografías están sacadas de la web de la autora.

18 comentarios :

  1. Tiene una pintaza estupenda!Y la portada me atrae muchísimo. Me lo apunto que el tema encima me encanta.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. No me había llamado mucho la atención la primera vez que lo vi, creo que en el blog de Bookworm pero después de leer tu reseña he cambiado completamente de opinión, no me imaginaba que su argumento girase en torno a la Segunda Guerra mundial que es un periodo que me atrae mucho y también los libros que mezclan dos historias, así que lo tendré en cuenta para mis futuras lecutas, creo que me gustará
    besos

    ResponderEliminar
  3. Tal y como lo cuentas, creo que este libro me va a gustar, que la temática me gusta. Y parece que además está muy bien escrito. Así que me lo dejo bien apuntadito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que leo una reseña tan positiva tuya aumenta irremediablemente mi lista de futuras lecturas, así no hay quien se ponga al día:)
    Me ha llamado muchísimo la atención y creo que me gustará.
    1beso!

    ResponderEliminar
  5. @Lesincele. Me alegra que te haya llamado la atención. ¡Que lo disfrutes!

    @Yatty. Entonces seguro que te va a gustar. Hasta ahora no había leído ningún enfoque de la Segunda Guerra Mundial parecido a este (en el sentido de esconderse en el bosque), y la trama en presente es muy atractiva. Está muy bien.

    @Margari. Sí, no es una prosa de las que me hacen decir "Quiero más libros de esta autora", pero se adapta bien a la historia y a todos sus avances. Para ser la primera novela de Amanda Hodgkinson, está muy bien.

    @Elena. Je, je, ¡me alegro! Este libro fue toda una sorpresa: no esperaba que me fuera a gustar tanto, pero a medida que avanza la historia cada vez se pone más interesante. El final me encantó.

    ResponderEliminar
  6. Me parece muy interesante que se centre en la dificultad de retomar una vida normal después de una guerra, sobre todo cuando los protagonistas viven por separado esa experiencia y resulta que ninguno es ya el que era cuando empezó, y en medio el niño que hará que las cosas resulten aún mas difíciles.
    Me apetece mucho sumergirme en esta historia. Aunque siento que el peso de mi lista de pendientes me va aplastar uno de estos días.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. @Paloma. Te entiendo porque yo también tengo una lista de libros pendientes enorme. De todas formas, creo que este merece que le hagas un hueco, es una historia que vale mucho la pena.

    ResponderEliminar
  8. Tengo el libro, pèro aún no sabía si leerlo ya o no. Ahora creo que me he decidido con tu reseña: lo leeré pronto.
    Leo mucho sobre la segunda guerra mundial, pero sigue pareciéndome que todo no está dicho aún, siempre se puede ver otro punto de vista, algo diferente.
    Y este tema, para mí, es diferente, me enteresa.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  9. @Los libros de Eva. Opino exactamente igual que tú, aunque se haya escrito mucho sobre el tema todavía se pueden aportar nuevos enfoques. El de aquí es muy bonito, seguro que te gustará :).

    ResponderEliminar
  10. Pese a que se ve interesante, no creo que lo lea. Con todo esto de los exámenes y los cursos estoy sin tiempo. Ya te imaginarás la lista de pendientes que tengo, jejeje (similar a la de todo blogger, en todo caso)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa
    Para Sant Jordi ya le eché el ojo, pero al final me decidí por otro. Es evidente que este va a caer en mis manos tarde o temprano, porque tiene una pinta estupenda. ¡Buena reseña, como siempre!
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hola Rusta,
    De nuevo un libro con una temática que me apasiona. Estoy seguro de que me gustará y no tardaré mucho en leerlo. Probablemente sea una de mis próximas lecturas, pues tu reseña así me ha invitado a hacerlo. Al igual que ocurrió con El Puente Invisible (otra novela que conocí gracias a tu blog), sé que voy a dusfrutar leyéndolo.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  13. Bueno, yo tengo la reseña programada para el miércoles, pero más o menos coincidimos en la valoración del libro. Es cierto que después de leer tantas novelas desarrolladas durante la Segunda Guerra Mundial, es de agradecer que alguien sea capaz de sorprender al lector narrando una historia desde otro punto de vista y desde luego esta novela lo consigue. No sólo está escrita estupendamente, sino que consigue que el lector sienta y sufra como los personajes. Me gustó mucho la presencia de esos personajes secundarios que también destacas y quizás lo único que yo no llegué a sentir es demasiada simpatía por Aurek, pero vaya, que la novela me ha gustado mucho y en general fue una muy grata sorpresa.

    Por cierto, ¿te sorprendió el "secreto" de Silvana? Porque yo ya lo vi venir enseguida.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. @Pablo. Te entiendo, te entiendo, ¡es imposible leerlo todo! Suerte con esos exámenes ;).

    @Sandra Valentín. No es una novedad muy conocida, pero vale la pena hacerle un hueco. Ya me contarás qué te parece, creo que puede gustarte.

    @Francisco. Me alegra que mi reseña te haya animado a leerlo. El enfoque que da a la Segunda Guerra Mundial es muy distinto al de "El puente invisible", pero quizá precisamente por eso se disfruta más, porque aporta algo nuevo. Los fragmentos sobre la guerra saciarán la curiosidad de los que tenéis debilidad por estos temas, aunque la trama en presente también tiene mucho interés. Ya me contarás qué te parece.

    @Bookworm. Con eso de "consigue que el lector sienta y sufra con los personajes" has clavado mis impresiones sobre el libro. La autora escribe con buen gusto, ha sabido plasmar muy bien las relaciones entre todos ellos. Lástima que no consiguieras empatizar con Aurek, aunque de todas formas veo que te ha gustado mucho.

    En cuanto al secreto, yo también lo supuse enseguida (de hecho, releí varias veces la escena del bombardeo por si se me escapaba algo...). De todas formas, el momento en el que sale a la luz tiene tanta tensión emocional que me impactó igualmente. Ay, lo recuerdo y me vuelvo a entusiasmar :).

    ResponderEliminar
  15. Sí que tiene pintaza!!! Yo al contrario de otros, no me gusta nada la portada, espero que saquen una nueva edición y entonces quizás me anime a comprarlo...bss

    ResponderEliminar
  16. @Anita. A mí la portada ni me gusta ni me deja de gustar, pero me parece adecuada porque refleja muy bien los temas principales del libro: la relación entre madre e hijo y el carácter huraño del niño.

    Si te llama la atención, ignora la cubierta y a por él, que lo que importa es el contenido ;).

    ResponderEliminar
  17. Hola Rusta, ¿qué tal?
    Te escribo aquí aprovechando un comentario que quiero hacerte acerca de este libro.
    En primer lugar decirte que, a pesar de no haber comentado nada últimamente, quiero que sepas que no he dejado de visitar el blog cada día. Si no he comentado es porque el tiempo me ha tenido consumido y prefería no decir nada a poner un escueto "Buena entrada. Sigue así" (por ejemplo).
    Decirte también que tienes que liberar de tu cabeza esos demonios que ya, por segunda vez desde que te conozco, te atormentan y te reducen el nivel de autoestima.
    TU BLOG ES UNO DE LOS MEJORES. Repite eso tres veces cada vez que sientas que no es así.
    En tercer lugar: sé que no lo haces con mala intención, pero no des a entender que pueda existir una relación entre "Lectores de Ken Follet - bajo nivel cultural". A pesar de ser uno de mis escritores favoritos no me di por aludido, jeje. Primero porque soy lector de K.Follet desde mucho antes de que se pusiera de moda, porque tiene obras realmente buenas, y porque muchos anti-K.Follet lo son debido a que se basan en una de sus peores novelas: "Un Mundo sin fin". Esa obra no es un claro ejemplo del resto de su bibliografía.

    Por último, pasaré a comentarte mis impresiones del libro (que leí hace algún tiempo).
    Me ha gustado mucho. es cierto que no tanto como "El Puente Invisible" (quizá he notado la historia un poco lenta) pero me ha dejado muy buen sabor de boca.
    Creo que la autora ha sabido plasmar lo sentimientos de los protagonistas. Es decir, logras llegar a entender lo infeliz que es la mujer, lo atrapado que está el marido por sus recuerdos y lo difícil que le resulta la vida en Inglaterra al niño.
    Muchas gracias por la recomendación y seguimos en contacto.
    ¡Ah! Y que pases una feliz noche, una Feliz Navidad y una estupenda entrada de año.
    Hasta pronto
    Francisco

    ResponderEliminar
  18. @Francisco. Me alegro de volver a verte por aquí. Muchas gracias -una vez más- por todo tu apoyo, últimamente he tenido algunos problemas personas y creo que por eso estoy más negativa con todo en general, pero procuraré hacer un esfuerzo para que se me pase :).

    Con respecto a lo de Ken Follet, siento mucho haber transmitido esa idea, porque no era en absoluto mi intención. He dedicado entradas a defender libros como "Crepúsculo" o el de Jorge Javier Vázquez, y lo hago precisamente porque no creo que por la lectura se pueda juzgar el nivel cultural de nadie. Sí que es verdad que hay ciertos libros (como los de Ken Follet y otros muchos autores) que son asequibles para el gran público y por eso los denomino como lectura sencilla, pero yo soy la primera que a veces disfruta de este tipo de novelas y aun así también leo otras cosas más densas.

    Por otro lado, coincido con tus impresiones de "22 Britannia Road": me gustó mucho, pero menos que "El puente invisible". Yo lo noté un poco lento al principio, pero luego cada vez se pone más interesante. En cualquier caso, me alegro de que lo hayas disfrutado.

    ¡Felices fiestas a ti también!

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails