11 julio 2012

Leer en tiempos de crisis

Últimamente escucho a menudo que la gente no lee porque los libros son caros y en la situación actual no son un producto de primera necesidad. Si bien es cierto que en el día a día hay otras prioridades y que las novelas que se publican suelen tener un precio elevado, no compro el argumento de que se lee poco por falta de dinero. Entre otras cosas, porque tenemos la suerte de disponer de muchas alternativas para disfrutar de una buena obra sin que el bolsillo se vea perjudicado:

- Las bibliotecas. Cada vez que hablo de esta opción recibo comentarios en los que los lectores se quejan porque su centro más cercano tiene pocos libros y apenas dispone de novedades. Veamos: ¿qué es lo que importa, leer la última moda o simplemente leer? Yo creo que lo segundo. Entiendo esa frustración por no poder devorar una publicación reciente, pero, si los seguidores de este blog no mienten, hay infinidad de novelas anteriores que todavía despiertan interés. Si se pasa por un momento complicado, no cuesta nada adaptarse y buscar un título apetecible entre las estanterías de la biblioteca.

- Librerías de segunda mano. Los precios son mucho más económicos y se pueden encontrar verdaderas gangas. Si no tenéis ninguna cerca, podéis optar por algunas tiendas online que ofrecen esta modalidad, como Casa del Libro, Amazon o incluso Ebay (y si además os interesa vender en ellas, os recomiendo leer este reportaje que hice para El Tiramilla).

- Webs de intercambio de libros. Tienen el mismo problema que las bibliotecas: su oferta es limitada y cuesta encontrar novedades, pero aun así ofrecen un buen número de novelas por las que solo hay que pagar el coste de envío, como ocurre en Bookmooch, o simplemente el desplazamiento para encontrar el ejemplar que han donado, como sucede en Bookcrossing. Repito lo que he dicho antes: no resulta fácil encontrar un título en particular, pero leer, podréis leer.

- Aprovechar las ofertas. Desde colecciones de bolsillo a precios más asequibles (como las que salen en verano y Navidad a 6 €) a promociones especiales de e-books, sin olvidar las tiradas que se venden a precio de saldo (que cada vez son más). Es cuestión de buscar un poco: hay muchas novelas que pueden gustar a un gran número de lectores publicadas en estos formatos.

- Leer en inglés. Las novedades en este idioma son mucho más asequibles; yo misma he adquirido libros de tapa dura por 12 € y ediciones de bolsillo por menos de 5 €. Además, en webs como The Book Depository ni siquiera tendréis que pagar gastos de envío para España. ¡Un chollo!

- Préstamos entre amigos. Suena obvio, pero tal vez no se recurre a esta opción tanto como se debería. Si estáis acostumbrado a costearos vuestras lecturas se os puede hacer raro proponérselo a un amigo; aun así, dejadle ese libro que tanto os gustó e invitadle a hacer lo mismo. Una buena manera de comenzar.

- Participar en sorteos y concursos que se organizan en blogs y en las redes sociales de las editoriales. La mayoría son muy sencillos, por participar no se pierde nada y, en fin, ¡alguien se tiene que llevar los premios!

- Releer. Puede que no sea la opción más atractiva, sobre todo para los que no lo hacen nunca, pero quizá esta situación sea una ocasión idónea para volver a sumergirse en aquella novela apasionante, para recordar las lecturas de infancia o incluso para retomar ese libro que en su momento no se entendió del todo.

Quiero añadir un último apunte: si tenemos en cuenta el tiempo que empleamos en la lectura de un libro, este sale mucho más barato que unos cubatas o una cena en un restaurante, por poner algunos ejemplos. Si de verdad se tiene interés por disfrutar de la literatura, también se puede renunciar a otros caprichos, como hago yo y como hacemos muchos. A veces tengo la sensación de que se critica mucho el precio de las novelas, sin tener en cuenta lo mucho que nos aportan y que son objetos que perduran.

En definitiva, con esta entrada he querido mostrar que leer no tiene por qué ir asociado a comprar novedades. Hay maneras de leer sin necesidad de realizar un gran gasto ni recurrir a prácticas poco honestas; tan solo hace falta abrir los ojos y no obcecarse por conseguir un título en particular. Quien no lee es por pereza o desinterés, pero no por una cuestión económica.

38 comentarios :

  1. Opciones para leer sin falta de comprar los libros hay. Los que somos lectores no nos imaginamos estar sin un libro en la mano y creo que siempre tenemos una (larga) lista de libros que queremos leer: novedades o no.
    Un amigo siempre te puede prestar un libro y lo de que la biblioteca está fuera de mano... los libros se pueden reservar e intercambiar entre bibliotecas.
    Quien quiere leer, lee sin problemas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. @Manderly. Exacto, existe el préstamo interbibliotecario. Yo vivo en un pueblo y sé muy bien lo que es una biblioteca pequeña, a la que apenas llegan novedades, pero aun así tiene suficientes libros para saciar a lectores muy diversos.

    ResponderEliminar
  3. Además, muchas bibliotecas tiene buen fondo para desideratas, en las que puede pedir novedades. Yo antes de trabajar tiraba muchisimo de biblioteca (durante la adolescencia, a dos o tres libros por semana) y luego con bookcrossing se me dio la oportunidad de leer muchas cosas que me apetecian. Al final, siempre hay maneras de leer sin necesidad de gastar mucho dinero. Besos

    ResponderEliminar
  4. Yo echo mano del kindle y comprar en formato digital que es mas baratito...aqui la biblioteca lleva cerrada casi cuatro años...y no creo que abra ahora en estos tiempos de crisis...asi vamos...

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo el problema de los precios todo el año, y es que en Chile son carísimos. Pero me he sabido adaptar y aprovecho ofertas, ferias de libros y librerías pequeñas. También está siempre la opción de releer, y a veces es hasta necesario, porque no se capta el sentido del libro totalmente en la primera lectura. De cualquier manera, creo que no hay excusas para no leer, ¿cierto?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Rusta!

    Fantástica la reflexión como siempre y comparto al cien por cien la última frase. Yo soy de las que compro libros de bolsillo o si tengo un interés especial por alguno en concreto pido que lo regalen. También intercambié libros con una amiga cuando estábamos en Secundaria.

    A mí tampoco me sirve la excusa económica para nada relacionado con la cultura y lo poco valorada que está en la sociedad actual donde interesa más el tener que el ser y que es consumista y superficial. Por último, seamos realistas ninguno de nosotros llegaremos a renunciar del todo a salir a tomar un café, unas cervezas, unas tapas, unas copas, etc en compañía de amigos, pareja...

    Besos de una historiadora. ;-)

    ResponderEliminar
  7. Como viene siendo habitual, estoy totalmente de acuerdo, el que no lee es porque no quiere. Todas las opciones me parecen estupendas, en la biblioteca no va a haber la novedad que ha salido la semana pasada, pero vamos que yo ahora mismo estoy leyendo un libro que me he comprado y ha salido hace un año y tan contenta...
    Y recienteme he descubierto las webs de intercambio de libro, concretamente Libros compartidos y son un chollo. Yo ya me he llevado 3 libros a casa como recién salidos de la librería y por 5€, la verdad es que da gusto. Y por supuesto la opción de pedir prestado siempre está ahí, yo personalmente si sé que la persona a la que se lo dejo lo va a cuidar se lo presto encantada, y normalmente a la que le gusta leer es cuidadosa con los libros.
    Y para finalizar, otro punto en el que coincido totalmente, hay que apretarse el cinturón pero cada uno se le aprieta con lo que quiere, al que le encante leer se lo quitara de otra cosa, y al que no, pues se lo quitara de los libros:)
    1beso

    ResponderEliminar
  8. Menos ir a bibliotecas y leer en inglés, hago todo lo que propones. Casi todos los libros los compro en librerías de el viejo. Que por cierto me encantan. Soy muy adepta a novelas clásicas así que para mi no hay problema. Por supuesto me gustan las novedades pero no por no poder costearlas dejo de leer.
    Besitos y gracias por la info.

    ResponderEliminar
  9. "Veamos: ¿qué es lo que importa, leer la última moda o simplemente leer? Yo creo que lo segundo."
    Pues no estoy de acuerdo. Es muy probable que a mucha gente le guste o le atraiga leer cosas modernas, no por ser la última novela publicada sino porque los escenarios probablemente resulten más cercanos... Y no hay nada malo en reconocer que no todo nos atrae igual, y que hay lecturas que no nos atraen en absoluto.

    Con lo del préstamo entre amigos sí que estoy de acuerdo, ha quedado un poco olvidado. Este año he empezado a prestar libros y me siento muy realizada, y además puedo hablar con gente en persona sobre libros, cosa que hasta ahora no había podido hacer (sin contar mi madre y ya).

    ResponderEliminar
  10. El año pasado retomé mi afición lectora y coincidió con el azote de la crisis. Sin apenas recursos económicos leí por un tubo con las alternativas que dices: bibliotecas, tiendas de segunda mano y sorteos. La gente que dice que no lee porque sale caro, miente. Y bueno, no hace falta leer las novedades, que hay infinidad de libros de otras épocas y que son igual de interesantes. Yo,la verdad, que tengo suerte con las bibliotecas de mi ciudad ya que admiten sugerencias y compran todas las novedades. Y eso que no es un ayutamiento precisamente socialista, que a priori, son los que más respetan al ciudadano. Es de esperar que siga así.

    ResponderEliminar
  11. Yo no podría vivir sin la biblioteca, qué hacía yo antes de que abriese... hará un par de años más o menos... gastarme un dineral en libros!

    ResponderEliminar
  12. @Xula. Gracias por contarnos tu experiencia. Al ritmo que leías, se demuestra que en la biblioteca tienen mucho "alimento" para los lectores.

    @Cartafol. ¡Qué lástima me da que se cierren instituciones culturales abiertas a todo el mundo! En fin, algún día las cosas cambiarán, esperemos.

    @Pablo. Haces muy bien en aprovechar ofertas y ferias. Al final, comprar libros es como comprar cualquier otro producto: hay que moverse, informarse de los precios, conocer dónde están más baratos, si vale la pena hacerse socio de una librería, etc. Hay maneras de ahorrar.

    @Elena Velarde. Yo también suelo aprovechar mi cumpleaños y Navidad para pedir que me regalen libros, así consigo títulos que me apetecen mucho pero que todavía no se han publicado en edición de bolsillo. Por lo demás, no digo que dejemos de salir, pero a veces se puede optar por tomar algo más barato, y poco a poco se tiene que notar la diferencia.

    @Elena:). Gracias por contarnos tu experiencia con Libros compartidos, yo no he participado en esta web pero por lo que veo también vale mucho la pena. Por otro lado, tienes mucha razón en lo último que dices, los que adoramos la lectura siempre encontraremos la forma de seguir leyendo, aunque tengamos que renunciar a otras cosas.

    @InésM. Si te gustan los clásicos, te debe de ir de maravilla comprar en esas librerías (hay ediciones antiguas bastante especiales, y seguro que además encuentras muchos descatalogados).

    @Anónimo. No me refería a leer únicamente clásicos, sino a novelas que se publicaron hace tres, cinco, diez años. Siguen resultando muy cercanas para el lector, pero con la diferencia de que resulta más fácil encontrarlas en edición de bolsillo o en la biblioteca ;).

    @Leira. Tienes suerte con tus bibliotecas, porque en muchas ya no pueden comprar tantas novedades como antes. Espero que quien te lea se anime a participar en sorteos y demás, porque a la vista está que estas alternativas funcionan.

    @Matiba. Me imagino el cambio que has notado :). Yo nunca he sido de coger libros de la biblioteca, aunque sí que compro mucho de bolsillo y en inglés, y también he participado en webs de intercambio. De todas formas, si no me quedara otro remedio recorrería a la biblioteca, sin duda.

    ResponderEliminar
  13. Completamente de acuerdo contigo. Sobran las opciones ante la crisis. Yo recurro al préstamo entre amigos. Tengo la suerte de conocer a una chica que tiene una extensa biblioteca, que si bien no tiene lo último en libros, son títulos que no tienen nada que envidiarle a las novedades.

    Muy buena la reflexión. (;

    ResponderEliminar
  14. @Carla Villalba. Y además seguro que puede recomendarte los que más le han gustado a ella o los que cree que te pueden gustar a ti :).

    ResponderEliminar
  15. Hola, guapa. Cuánto tiempo sin pasarme por aquí.

    Como casi siempre, estoy totalmente de acuerdo contigo, sobre todo en la cuestión del préstamo a amigos. Yo tengo complejo de biblioteca, siempre voy cargada de libros para prestar y, a cambio, recibo otros que a su propietario le gustaron, y todo delante de un cafelito, que parece que sabe mejor :)

    Yo no he utilizado bookdepository ni páginas de intercambio de libros, tengo que informarme mejor del tema, lo que sí hago es visitar mucho las librerías de viejo, ayer mismo compré tres libros por 12 € en una de ellas que estaba en promoción de 3x2, no veas la alegría que me llevé cuando vi "Espía de Dios" de Juan Gómez Jurado en tapa dura por 6 €, después de tanto tiempo buscándolo.

    Lo malo del libro electrónico es tener que comprar el lector, con la que está cayendo, no todo el mundo puede permitirse distraer 100 € de la nómina para adquirirlo, por mucho que a la larga compense, y lo de leer en el portátil (puedes descargar gratis un programa desde Amazon) yo personalmente lo llevo fatal, he leído varias novelas en PDF enviadas por sus autores y lo que debería acabar en un par de días me lleva una semana :(.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  16. Genial entrada guapa, me ha encantado!
    Opino igual que tú, para mí lo importante es leer, y lo haría como fuera, no me imagino una vida sin hacer lo que me apasiona, leer.
    Además eso de que en las bibliotecas no hay muchas novelas nuevas, a mí me ha pasado que me he dado unas vueltas y he descubierto novelas que no conocía y totalmente interesantes y que me han encantado.
    Así que está claro que quién quiere leer puede hacerlo jeje.

    Muchas gracias por esta entrada guapi!

    Un besote enormee

    ResponderEliminar
  17. a mi me encanta releer.
    La reflexión es fantástica dicho sea lo primero, y en cuanto a precios... 6 euros son 3 coca colas, y en mi caso lo tengo bastante claro. De todos modos librerías, cafes literarios... opciones hay cuando se tiene interes
    Besos

    ResponderEliminar
  18. @Shaka. Me alegro mucho de verte otra vez por aquí :). Qué suerte tuviste con esa promoción, con estos precios hay lectura para rato. Casualmente el libro de Gómez-Jurado es uno que conseguí en Bookmooch hace unos años (también en tapa dura) y lo volví a dar cuando lo terminé (no me pareció gran cosa; espero que tú lo disfrutes más).

    En cuanto al lector electrónico, estoy totalmente de acuerdo contigo: siempre hay quejas sobre el precio de los e-books, pero yo no puedo ni plantearme comprar el aparato. Sé que a la larga lo amortizaría, pero gastar ese dinero de golpe es difícil para alguien que no tiene trabajo o tiene otros gastos ineludibles.

    @Tatyana. A mí me ha ocurrido lo mismo en Bookmooch, una web de intercambio de libros: me ha servido para encontrar muchas novelas que desconocía. Algunas me gustaron, otras no; exactamente igual que puede ocurrir con las novedades y otros títulos más "llamativos".

    ResponderEliminar
  19. @Mientrasleo. Exacto, lo principal es tener interés. Hay opciones para leer cinco libros al mes sin gastar 100 €.

    ResponderEliminar
  20. Estoy de acuerdo contigo. En mi caso, al seguir estudiando no tengo ingresos pero lo soluciono leyendo casi siempre libros de bolsillo. No estarás leyendo las grandes novedades, pero un buen libro hoy seguirá siendo bueno pasado mañana.
    Cuando ni siquiera puedo permitirme los de bolsillo, acudo a una tía mía que tiene siempre un montón y coincidimos mucho en los gustos. Esta última opción he de decir que no me emociona porque a pesar de mis limitaciones económicas siempre me ha gustado que los libros fueran míos. No se explicarlo pero me gusta mirarlos ahí en su estantería, ponerme nerviosa porque ya no me queda espacio y tengo que pensar dibde reubicarlos... Esas cosillas.. Pero como las ganas de leer me pueden si tengo que cojer alguno prestado pues allá que voy. Vendrán tiempos mejores ( de libros de tapa dura que digo yo).
    Besos

    ResponderEliminar
  21. @Carax. Haces exactamente lo mismo que hacía yo hace algunos años, ¡je, je!, (y que en parte todavía hago). También te entiendo con lo de querer conservar los libros porque a mí me ocurre igual. De todas formas, así puedes leerlos primero y ver si realmente merecen la pena que te los compres, porque al menos a mí no me aporta nada guardar los que no me han gustado.

    ResponderEliminar
  22. ¡Buenos días!

    Yo también soy como tú de las que intento ahorrar en mis salidas. jejeje Hablando de libros de ficción, no soy de las que me dejo llevar por el año de edición de un libro, sino por el argumento y por el hecho de si el autor trata de un tema contemporáneo para él, ya sea finales del siglo XV ("La Celestina"), mediados del siglo XIX ("Anna Karenina") o la actualidad ("Perdona si te llamo amor").

    Otra idea para ahorrar en libros es fotocopiarlos o conseguirlos en formato PDF aunque esto no es una buena opción para la ficción. Con los de no ficción es una opción muy buena, junto a las de leerlos en la biblioteca o sacarlos en préstamo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Fe de erratas:

    Es "no sé si es una buena opción en los libros de ficción" y no la que he escrito.

    ResponderEliminar
  24. @Elena Velarde. Sí, yo suelo coger los de no ficción de la biblioteca. Hay algunos muy interesantes que no se vuelven a editar, y es una buena forma de conseguirlos.

    ResponderEliminar
  25. Yo creo que he utilizado todas las opciones que comentas. Y sobre todo soy muy asidua a las bibliotecas, es verdad que tienes que esperar para las novedades pero...hay tantos libros interesantes por leer.

    ResponderEliminar
  26. @Masteatro. ¡Claro que sí! Las novedades son muy tentadoras en el momento, pero no pasa nada por leer novelas anteriores.

    ResponderEliminar
  27. Desde que descubrí las tiendas de segunda mano, mi biblioteca está llenísima de libros.
    Al menos yo, recomiendo este método para conseguir buenos y muchos libros.
    ¡Me encantó la entrada! Las personas deberían apreciar más la lectura

    ResponderEliminar
  28. @Shanny. Pues sí, me da mucha pena leer ciertos comentarios; leer y comprar novedades no tiene por qué ir unido. Gracias por contarnos tu experiencia con las tiendas de segunda mano :).

    ResponderEliminar
  29. Lo primero que hice cuando me quedé en paro fue sacarme el carnet de la biblioteca, tienen poco material porque es una biblioteca de barrio pero aún así hay títulos lamar de interesantes. Quitando lo de leer en inglés creo que todos tus consejos ya los he puesto en práctica. Vamos, que lectura no me falta, mas bien me sobra entre todo eso y la infinidad de clásicos y de obras en digital que se ofrecen de forma gratuita en la red, ¡que hay muchísimas!

    PD: lo de los cubatas depende de donde te los tomes, en mi pueblo son más baratos que cualquier libro XD

    ResponderEliminar
  30. @Laura S. B. Ja, ja, también depende de cuántos se tome cada uno xD.

    En fin, eres un buen ejemplo. Y sí, hay muchos e-books libres de derechos que se pueden descargar gratis, los que tenéis lector lo podéis aprovechar :).

    ResponderEliminar
  31. Estoy de acuerdo, si lo que quieres es leer hay miles de opciones para ello. A los que realmente somos amantes de la lectura nos da igual leer un libro de hace tiempo que las últimas novedades. Lo importante es LEER.

    ResponderEliminar
  32. @Anónimo. Exacto, lo que importa es leer. Hay muchísimas opciones...

    ResponderEliminar
  33. Vaya recopilación de recursos, ¡muchas gracias! Coincido contigo en que es muy fácil leer barato o gratis. Yo suelo tirar bastante de la biblioteca aunque, como bien apuntas, no hay libros recientes y los más nuevos suelen estar cogidos constantemente y es difícil pillarlos. Aún así, como digo, saco bastante libros al año porque buscando siempre encuentro algo que me apetece leer. Aprovecho para felicitarte por el blog, te seguiré leyendo ;)

    ResponderEliminar
  34. @Laura. Gracias :). Si se busca, siempre se encuentra, sea en una biblioteca, en una tienda de e-books a buen precio, en ediciones de bolsillo...

    ResponderEliminar
  35. Hola!! ^^

    Hace días vino un pensamiento a mi cabeza mientras pensaba en el libro del que se está hablando mucho últimamente, 50 sombras de Grey...

    Tengo muchas ganas de leerlo al igual que los libros que están a la última novedad. Mi pensamiento fue: Tengo la mala sensación de que cuando un libro sale a la venta en un mes en concreto medio blogger leen el libro en ese mes y ya al siguiente se acaba todo, vuelve otro libro y así sucesivamente.

    Entiendo que muchas de ellas están "protegidas" por el efecto Editoriales pero ¿qué pueden hacer las que no están en esa situación?. Al principio me quejaba de que hay muchas personas que están a la última con las novedades Literarias pero me doy cuenta de que la calidad es lo que vale. Tengo la suerte de que la biblioteca a la que voy tiene muchos libros, tanto libros famosos como no tan famosos y me gusta eso, porque me da la oportunidad de conocer de su historia y de sus autores. Es cierto que con esta crisis apenas da para comprar un libro pero si el libro lo vale no queda de otra que, o esperar o esperar :)

    Muchas gracias por las otras opciones que has puesto en esta entrada. Se me hace complicado buscar lugares y páginas en donde intercambiar o comprar un libro.

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  36. @Erika. Estoy de acuerdo contigo: todos los meses se publican novedades apetecibles pero que luego se olvidan rápido. Al final lo que valoramos los lectores es que los libros nos aporten algo, y eso pueden conseguirlo tanto las obras recientes como las que llevan un tiempo en el mercado (de hecho, con las que se han seguido reeditando con los años al menos tenemos la seguridad de que en su momento gustaron lo suficiente para que ahora sigan a la venta).

    ResponderEliminar
  37. Francamente a mi me cuesta creer que quien quiere leer no encuentra el modo de hacerlo. Por si hubiera alguien falto de ideas este post, supongo, le ayudará mucho y ya no tendrá esa excusa. La de tiempo que he estado, y aun ahora en alguna ocasión lo hago, leyendo de prestado. Cuando de verdad se quiere leer uno se busca las mañanas. Buen post.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. @Concha Fernández. Totalmente de acuerdo. Ser aficionado a la lectura no es lo mismo que ser aficionado a los bolsos de marca; el dinero nunca es un problema para leer.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails