01 octubre 2012

¿Somos demasiado benévolos con los escritores españoles?

En la blogosfera son frecuentes las campañas de apoyo a escritores españoles, sobre todo a los que empiezan y/o tienen una actividad importante en las redes sociales. Esto se traduce en reseñas llenas de halagos, hasta el punto de que a veces cuesta encontrar comentarios negativos sobre determinados autores. En cambio, da la sensación de que hablar mal de los libros extranjeros resulta más fácil porque se tiene la seguridad de que los novelistas no se enterarán.

Como curiosidad, en mis inicios publiqué una reseña no muy entusiasta de la novela de un autor muy activo en Internet y cercano a los lectores (claro que yo entonces no tenía ni idea). Una chica me comentó que le había sorprendido mi valoración -y a la vez la agradecía- porque ese escritor está tan presente en las redes que casi nadie se atreve a decir algo malo de su obra.

En parte entiendo que sea difícil ser franco en estas situaciones: somos humanos, tenemos sentimientos y apreciamos a la gente que se muestra agradable, sobre todo si se trata de alguien a quien admiramos. No queremos hacer daño ni que se molesten con nosotros, y es natural. Aun así, una benevolencia excesiva no me parece la solución: los blogueros escribimos para los lectores, no para los autores.

Además, considero un poco incoherente favorecer a los españoles y desear que triunfen en el extranjero, pero luego mostrarse más exigente con los autores traducidos. Si todo el mundo pensara de este modo, al final cada país se tendría que conformar con su producción cultural, y es una lástima, porque la literatura española no es un ente aislado, sino que da y recibe influencias constantes de la del resto del mundo.

Hay quien justifica este apoyo desmesurado por el hecho de que los escritores tienen dificultades para abrirse camino. De acuerdo, pero ¿acaso lo tiene más complicado un español que un italiano? Si tenemos que guiarnos por la lástima (no, por favor), seguro que las historias personales de los autores de países del tercer mundo nos impactarían mucho más.

En cualquier caso, como lectora me fijo en los libros y en lo que me aportan, no en su procedencia. Cuando estoy encantada con un autor español, lo digo, y cuando no, también; exactamente igual que con los extranjeros. Tenemos que cuidar y difundir las buenas obras, vengan de donde vengan.

Me parece que, en general, la blogosfera debe perder el miedo a opinar con sinceridad de los novelistas que se mueven por la red: mentir u omitir la parte negativa no ayuda a nadie; hay que encontrar el equilibrio entre el corazón y la razón, entre el aprecio que tenemos al autor y nuestras impresiones reales de la novela. Tal vez escribir con tacto, comentando lo bueno y lo malo desde el respeto, sea una buena opción para todos.

31 comentarios :

  1. Tú misma lo has dicho, se todo es cuestión de tacto. Puede darse el caso de leer una novela de un autor/a español y entiendo que si no te ha gustado no se quieraa herir los sentimientos del autor en cuestión. Pero se puede dar la opinión de muchas formas distintas... No hace falta decir "vaya truño", es mejor para todos que el bloggeros exprese que aspectos no le han gustado y porqué, teniendo siempre en cuenta que es una opinión más, y el autor no debería sentirse ni mal ni insultado cuando todo está hecho con respeto, ya que de todas las opiniones tanto buenas como malas se debe aprender, y no todo le gusta a todos. Un saludo =D

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, me encanta este debate. Estoy de acuerdo contigo en parte. Creo como tú que hay una gran cantidad de reseñas muy positivas (demasiado) sobre ciertos libros, pero no sobre ciertos autores como tú apuntas. Creo que son los libros regalados por autores y editoriales, y aquí también entran libros de autores extranjeros. Porque, ojo, es distinto un libro concreto que tú pides a la editorial (cada uno conoce sus gustos literarios, es difícil fallar ahí) que los libros que ellos están promocionando (me niego a creer que todo te guste, habrá libros que no son de tu estilo). Yo rechazo mucho de editoriales/autores, pero hay personas a las que les va bien todos los libros y todos son maravillosos, y todos están bien escritos, y, por supuestos, no tienen erratas.

    Y sinceramente creo que hacen flaco favor al escritor (y sobre todo al lector) al poner todos los libros con notas muy altas. Se publica muchas cosas mal. Muchas. Y alguien que publica una media de 10 reseñas al mes debería ser más cauto en mi opinión ...

    Pero en fin, esto es una causa perdida, esto no cambiará ...

    Gracias por el debate, Rusta.

    ResponderEliminar
  3. Antes que nada, enhorabuena por haber abierto un debate tan interesante como este.

    He de reconocer que tiendo a ser menos crítico con los autores españoles que con los foráneos y, en el fondo, es hacerles un flaco favor a los autores de aquí ya que esa falta de exigencia puede hacer que no se esfuercen en mejorar.
    Hay veces que me parece que a los autores extranjeros les exigimos que sean capaces de ganar el nóbel de literatura y que a los españoles solo les pedimos que escriban mejor que un chaval de diez años.

    Por otra parte, hacer una crítica negativa de un libro de un autor español (sobre todo si es bastante conocido) parece que es pecado mortal, y no me refiero solo a internet (recuerdo la cara de sorpresa indignada que pusieron unos amigos míos cuando les que comenté que no me gusta Ruiz Zafón y que «El juego del ángel» me parece un libro del montón).

    @Rosalía. Estoy deacuerdo en lo que comentas sobre el exceso de críticas positivas. Hay veces que pienso que la gente solo reseña los libros que les han gustado porque, la verdad sea dicha, he leído auténticos bodrios de los que solo he encontrado críticas elogiosas en la red.
    Personalmente, prefiero una crítica que me advierta de que lo que estoy pensando en leer no es precisamente una obra maestra; además de hacerme un favor me incita a seguir leyendo al autor (de la crítica) ya que una persona que realiza tanto comentarios positivos como negativos me demuestra que tiene criterio (si además ese criterio coincide con el mío mucho mejor).

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. @Hikari. Claro, hay que argumentar lo que se dice. Con respecto al autor, debería estar preparado para recibir todo tipo de críticas, así que no debería ofenderse porque un lector le diga que su libro no le ha gustado. Habrá muchos que le digan lo contrario.

    @Rosalía. Ya, hay gente que no es sincera porque tiene miedo de que la editorial o el autor en cuestión deje de enviarles libros. Es una lástima, porque creo que al leer así se pierde toda la magia de la lectura.

    Yo también rechazo muchos libros que me ofrecen porque no me interesan (de hecho, cada vez pido menos libros por mi cuenta), pero comprendo que hay lectores a los que les gusta leer de todo. Aun así, deberían ser más críticos y no decir que todo les parece bueno.

    @Mi rincón de libros. Es que yo me planteo una cosa: ¿qué importa cuando leemos: disfrutar de la lectura o el nombre del autor? Mientras me guste lo que escribe, me da igual que sea español o de la otra punta del mundo. Creo que los lectores que no reseñan en general también piensa así; hay mucha más sinceridad en las valoraciones de las webs de las librerías que en la blogosfera.

    Tienes toda la razón con lo de que parece un pecado hacer una crítica negativa de ciertos autores. Hace justo un año recuerdo que hubo bastante polémica por algunas reseñas negativas del último libro de Laura Gallego porque sus fans (o más bien fanáticos) no aceptaban que alguien pudiera decir "No me parece bueno".

    Sobre lo que comentas a Rosalía, me consta que hay blogueros que solo reseñan los libros que les han gustado y lo reconocen abiertamente. Bueno, es una forma respetable de llevar un blog, aunque yo prefiero decir tanto lo bueno como lo malo. A veces ni siquiera hace falta separar entre reseñas positivas y reseñas negativas: incluso un buen libro tiene aspectos que no convencen, y en mi opinión es necesario comentarlos.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo, aunque sea complicado, siempre se puede ser honesto y sincero en las críticas, pero siempre desde el respeto. No puedes limitarte a decir que el libro es una mi**** y ya está. Debes argumentar porqué.

    ResponderEliminar
  6. @Paty. Exacto, el ejercicio de argumentación es muy importante. Además, también es útil porque habrá lectores que compartan lo que decimos y lectores a los que no les importe leer una novela con ese punto débil. Lo que es malo para unos no tiene por qué serlo para todos.

    ResponderEliminar
  7. "Tenemos que cuidar y difundir las buenas obras, vengan de donde vengan." Es justo esto.

    Yo creo que habría tenerse más presente a la hora de escribir una reseña que estás recomendando si leer un libro o no, a alguien le va a influir tu opinión, así que es vital ser totalmente sincero. Más de una vez una reseña de un libro de uno de estos autores de los que hablas tiene más líneas dedicadas a "te admiro muchísimo y espero que tengas muchísimo éxito, laverdadesquenohedisfrutadonadacontunovela, pero que tienes un talento enorme y seguroqueconunpoquitomásdeexperiencia logras escribir grandes novelas". A mí esto es que no sé... entiendo que no vas a escribir la misma reseña si sabes que el autor la va a leer, evitas ser muy brusca, por no ofender: pero no ser brusco no significa ser mentiroso, y me parece bastante feo ver como un bloggero se empeña tanto en enmascarar su opinión y frotar y frotar para ver si le saca algo bueno al librito aunque no lo tenga.


    ¡En fin! Si yo fuese escritora, me molestaría tanto esto como me molesta como lectora. Si no somos sinceros del todo nada de esto tiene sentido: si no lo somos, los malos libros se convierten en los más vendidos solo porque nos gusta caer bien. Y luego se quejan de lo que se publica...

    Besico.

    ResponderEliminar
  8. Llevo dándole vueltas al tema desde hace un montón. Yo también creo que en el fondo no hay más que miedo y que toda esta burbuja no favorece nada al escritor de turno :(.

    ResponderEliminar
  9. @WHO? OHM! Me he reído mucho con tu comentario :P. Lo que comentas pasa, y me da rabia porque a veces en esos mismos blogs hay reseñas negativas de libros de autores extranjeros escritas con mucho menos tacto. Si se es una persona a la que le cuesta hablar de los puntos débiles, lo lógico sería que tuviera dificultades tanto con unos como con otros, pero a veces se nota demasiado que hay "miedo" a opinar porque el autor o la editorial lo verá.

    @Alba Úriz. Ya. También es posible que algunos lectores vayan con predisposición a que les guste (sobre todo si es un autor al que han leído antes), pero aun así pienso que todavía hay bastante miedo a opinar con sinceridad.

    ResponderEliminar
  10. Yo diría que se le favorece, cuando empecé también con mi blog leía muchas novelas de autores noveles españoles y era blanda, me doy cuenta ahora.

    Si fuera escritora me llevaría un palo muy grande si no me dijesen las cosas como son, hay formas de decir las cosas, pero es importante que el mensaje no cambie.

    ResponderEliminar
  11. @Feérica. Dice mucho de tu parte que reconozcas que antes eras demasiado blanda; al menos las experiencias nos sirven para aprender y tener más criterio :). Si yo fuera escritora también preferiría que fueran sinceros, debe de ser mucho más duro creer que se es bueno porque todo el mundo lo dice y luego llevarse el palo...

    ResponderEliminar
  12. Me parece muy bien tu reflexión yo también estoy de acuerdo contigo en decir la verdad, pero siempre con tacto y argumentando. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, has dado con la clave. Hay que dar las opiniones con respeto y siempre dando argumentos. No basta con decir que la novela es mala. Hay que explicar con argumentos por qué. Pero con educación y respeto. Y siempre dando razones. Porque sólo es mi valoración. No es el juicio final. Y en alguna de esas razones, aunque sean negativas, otro lector puede ver algo positivo y querer leer la novela y juzgar él también.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. Estoy completamente de acuerdo con tu opinión. Es algo en lo que llevo tiempo pensando también. Es cierto que hay gente que no se corta un pelo en criticar un libro o un autor, pero son los menos y es cierto que se agradece cuando ves una reseña sincera, que no se anda con medias tintas.

    Yo también tengo un blog y yo peco de benévola, (lo confieso) doy mi opinión pero tratando de no herir los sentimientos a nadie y por eso muchas veces no soy todo lo tajante que quizás debería ser. También es cierto que siempre encuentro un lado positivo a las lecturas así que si no me gusta una parte y la otra sí intento potenciar lo bueno. En fin, que tengo que intentar cambiar esto porque es algo que llevo tiempo pensando.

    Besos! (Perdona por la chapa, jeje)

    ResponderEliminar
  15. @Todos mis libros. Me alegro de que estemos de acuerdo :).

    @Margari. Exacto, lo has explicado muy bien. Y lo mismo se puede aplicar a los argumentos positivos: no basta con decir "es una maravilla", hay que explicar por qué nos lo parece.

    ResponderEliminar
  16. @Narayani. Nada de perdona, estoy encantada con los comentarios :).

    Está bien que al menos pienses en el tema y te plantees intentar dar tu opinión de forma más clara. A veces la sinceridad se paga en forma de insultos anónimos, pero compensa porque al menos los lectores saben que pueden fiarse de lo que contamos en el blog.

    ResponderEliminar
  17. Dejarse llevar por la pena, no, la verdad. Lo que pasa que como muchas veces leemos por compromiso y porque el autor nos ofrece su obra, luego hay una especie de chantaje emocional que no nos permite ser sinceros. En ese sentido, creo que hacemos un flaco favor a la literatura, ya que sinceridad ante todo.

    ResponderEliminar
  18. La base de todo debe ser el respeto y cualquier crítica constructiva hecha desde esa óptica no debería molestar a ningún autor, sino todo lo contrario: tomarlo como una forma más de crecer y aprender. Si se escribe sólo para recibir alabanzas mal vamos...

    ResponderEliminar
  19. @Leira. Es una pena que la blogosfera funcione así. Yo prefiero rechazar las peticiones y leer solamente aquello que me apetece.

    @Manuela. Es que en la vida no se deja de aprender nunca... A mí me parece básico que un escritor sea capaz de escuchar críticas y aprender de ellas, es la única forma de mejorar.

    ResponderEliminar
  20. Tienes mucha razón parece que hay gente a la que le da miedo mostrar su verdadera opinión.
    La verdad a mí me da igual que sea un autor de mucho renombre, si su libro no me ha gustado lo diré en mi blog (de forma respetuosa, pero lo diré). Si no lo haces no estarás siendo sincero/a con los lectores.
    A mí siempre me gusta sacar algo positivo incluso de las obras que menos me han gustado, pero claro no puedo edulcorar...

    Llevo un tiempo siguiendo tu blog y me ha gustado mucho. Tienes entradas muy interesantes, aparte de las reseñas. Besos :)

    ResponderEliminar
  21. Leyendo todos los comentarios me ha venido a la cabeza un par de reflexiones sobre las críticas a los libros y a los autores.

    En primer lugar, no es lo mismo hacer una crítica de un libro que de un autor (esto último es mucha más serio porque estás opinando sobre la calidad del conjunto de su obra) y muy amenudo tendemos a confundir ambos aspector.

    En segundo lugar, es muy diferente decir que un libro es malo y decir que no me ha gustado.
    Si decimos que un libro es malo deberíamos justificarlo, ya que estamos emitiendo un juicio sobre la calidad del libro.
    Sin embargo, si un libro no me ha gustado no me veo tan obligado a hacerlo ya que es una opinión mucho más subjetiva y que ya no depende tanto de la calidad "artística" y "técnica" de la obra y sí mucho más de los gustos personales, espectativas previas y estado de ánimo durante la lectura.

    Un ejemplo, en mi caso, sería «El libro negro de los cuentos» de A. S. Byatt; reconozco que está muy bien escrito pero a mi no me trasmitió nada cuando lo leí. ¿Significa eso que es un mal libro?. No, simplemente significa que no me ha gustado.

    Un saludo y perdón por el tocho (pero es que hoy llevo un día aburrido en el trabajo).

    ResponderEliminar
  22. @Ana. Gracias :). Yo también he publicado alguna reseña negativa de libros de autores importantes: incluso los mejores escritores tienen alguna novela menor, o simplemente una novela con la que conecto menos, pero no por ello dejo de admirarlos.

    @Mi rincón de libros. Unas reflexiones muy interesantes. Sobre la primera, creo que solo se puede hacer una crítica del autor cuando se han leído unas cuantas novelas suyas y se es capaz de analizar los rasgos que tienen en común (tanto para bien como para mal).

    Con respecto a confundir el "Es malo" con el "No me ha gustado", por desgracia es el pan de cada día en la blogosfera. Hay gente que confunde ambas cosas, y por eso se leen barbaridades como que García Márquez no tiene calidad porque es aburrido... En fin. Yo intento explicarme bien para que quede claro si un libro no me gusta porque tiene un determinado estilo que no me va o si no me gusta porque le veo aspectos flojos (tramas sin cerrar, clichés, diálogos forzados...). Son cosas muy diferentes, y en el segundo caso el libro puede resultar interesante para otros lectores, así que sería una pena transmitir una opinión negativa.

    ResponderEliminar
  23. Qué curioso, porque en Chile somos muy exigentes con los escritores, especialmente los nóveles.Ahí la razón de que no se publique tanto como en España, supongo.

    También a veces creo que esta exigencia en mi país es exagerada, porque es como si esperaran al nuevo Bolaño o Neruda xD

    Yo creo que uno simplemente debe ser sincero con la obra de alguien. SI no te gusta, o si te parece mal o bien escrita, decirlo. Es un error juzgar la obra por la personalidad de un autor.

    Yo detesto a muchos autores como personas, pero no puedo negar la grandeza de sus obras. Y viceverza.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  24. @El lector indiscreto. De los prejuicios por la personalidad del autor hablé hace tiempo, y básicamente opino como tú: me parece un error (y una lástima) dejar de leer a alguien porque te caiga mal. Creo que lo que hay que juzgar de los escritores es su trabajo.

    ResponderEliminar
  25. Elogiar en exceso intentando ayudar al escritor en cuestión o por otros motivos (de dudosa honorabilidad) a menudo suele resultar un arma de doble filo. Provoca la inseguridad al leer una reseña ya que el lector se pregunta hasta que punto es sincera y hasta que punto se encuentra influenciada por la relación del bloguero con el escritor. Las reticencias en cuanto a las reseñas de libros de españoles van en aumento y ponen en peligro la credibilidad de ambas partes.
    Una reflexión muy interesante la que nos propones. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  26. @Isa RN. Sí, es una lástima que el tema esté así. De todas formas, quiero creer que cuando se lee a menudo cada blog al final es fácil separar los fiables de los que no lo son.

    ResponderEliminar
  27. Totalmente de acuerdo contigo. Debemos ser sinceros puesto que no podemos engañar a la gente que se acerca a una reseña nuestra todo por quedar bien con el autor, la editorial o por pena de que un autor no venda por nuestra culpa. Si me ha interesado un libro aunque no tenga buenas criticas me lo he leído para opinar por mi mismo, y si no me interesaba mucho y he leído una critica donde no hablaba con entusiasmo del libro me ha servido para buscar otra cosa. Creo que hay muchos libros en esta vida y tenemos que escoger y para eso leemos y nos argumentamos. Si no te ha gustado una peli, no le dirias a tu amigo que fuera al cine sólo por no molestar al director pues con los libros pasa lo mismo.

    ResponderEliminar
  28. Vaya por delante que opino que toda crítica, tanto positiva como negativa, debe ser argumentada y en este último caso, siempre desde el respeto, teniendo además claro que como personas que somos, nuestras opiniones serán siempre subjetivas y no necesariamente habrán de coincidir con las de otros.
    Dicho lo cual, me animo a dar mi visión del asunto porque por lo que he leído hasta el momento, muchas opiniones las dais personas que habitualmente opináis en blogs en forma de reseñas.
    Yo únicamente como lectora, lo que he visto en la calle es a veces lo contrario: en ocasiones nos dejamos impresionar por libros de autores extranjeros reconocidos y/o con enorme publicidad (a veces top ventas con la etiqueta de "el libro de la temporada" o "el libro que todo el mundo comenta") a los que ya a priori hay que leer si o si.
    Y lo mismo me parece que sucede con el cine: ciertos trailers llenos de efectos especiales y venidos del otro lado del charco se llevan la mayor audiencia en contra del cine español, como si tuviéramos cierto “complejo españolito”, cuando tanto allí como aquí se hacen obras maestras, pero también auténticos bodrios.
    Claro que me no parece justo ser benevolente con un autor sólo por el hecho de ser español, pero me parece también tremendamente injusto encumbrar una obra extranjera que quizá lo que más tenga sea la suerte de contar con una buena campaña publicitaria.
    Me ha parecido este un debate muy interesante.
    Saludos,
    Irene Maeztu

    ResponderEliminar
  29. @Fesaro. Exacto, al igual que somos críticos con otras aficiones, también debemos serlo con la lectura; el hecho de estar en contacto con los autores no debe cambiarlo. Se supone que el interés de los blogs está precisamente en el intercambio de opiniones verdaderas -algo que a menudo se echa de menos en la crítica profesional, porque ahí hay otros intereses en medio-, pero cada vez se pone más en duda el criterio de los blogueros por cosas como las que comento en la entrada. Y es una lástima.

    @Irene Maeztu. Es verdad, fuera del ámbito de la blogosfera suele ocurrir lo contrario: hay gente que directamente huye de los autores españoles (sobre todo con la literatura de géneros dominados por los anglosajones, como la fantasía o la novela de intriga), y eso tampoco puede ser. Lo ideal es tratarlos a todos por igual, aunque claro, cuando un libro extranjero viene avalado por las ventas en otro país, de entrada lo tiene más fácil para hacerse un hueco aquí.

    ResponderEliminar
  30. ¡Hola, Rusta!

    Yo, como tú, prefiero la sinceridad expresada con respeto a la hipocresía que demuestra lo contrario. No sé puede ir derrochando bondad porque las personas se aprovechan de uno y al final es uno mismo el que sale perjudicado.

    Es verdad que leo a más extranjeros que españoles y soy más exigente con los segundos porque al resto los leo traducidos exceptuando a los italianos. Dentro de unos días reseñaré una novela histórica escrita por un historiador español que no me ha convencido mucho, a pesar de que puede ser una manera amena de estudiar la Guerra de la Independencia y eso lo he valorado mucho porque en ese aspecto también soy muy exigente.

    Besos,
    Elena Velarde.

    ResponderEliminar
  31. @Elena Velarde. Claro, es que aunque las novelas históricas nos enseñen algo, también hay que valorarlas por otros aspectos. No todas pueden ser buenas en todo.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails