12 noviembre 2012

El pequeño teatro de Rébecca - Rébecca Dautremer



Edición: Edelvives, 2012
Páginas: 186
ISBN: 9788426386106
Precio: 33 €

Cada vez somos más los adultos que nos deleitamos con un bello álbum ilustrado: hace tiempo que los dibujos han dejado de asociarse de forma exclusiva a los niños y a menudo hay en ellos tanto arte o más que en las obras en prosa. En esta ocasión he disfrutado de la última propuesta de la ilustradora francesa Rébecca Dautremer (Gap, Altos Alpes, 1971), que tiene en su haber cerca de treinta publicaciones, entre las que destacan títulos como Cyrano, Alicia en el País de las Maravillas, Enamorados y Princesas olvidadas o desconocidas. En El pequeño teatro de Rébecca rinde un homenaje a todos ellos, y enseguida sabréis por qué.

A diferencia de los álbumes convencionales, El pequeño teatro de Rébecca no narra un cuento con orden lineal, sino que consiste en una serie de intervenciones de noventa personajes extraídos de los otros libros de Dautremer: Cyrano, la Reina de Corazones, algunas princesas… Cada uno hace su intervención en este particular «teatro» y dice una frase que los lectores que hayan leído previamente a la autora reconocerán,  y que resultará simpática tanto para ellos como para los que la descubran por primera vez.

Por otro lado, el gran atractivo de este álbum reside en el hecho de estar compuesto por numerosos troqueles, es decir, capas de ilustraciones que se superponen las unas a las otras y que a medida que pasan las páginas descubren nuevos individuos y rincones del escenario creado por Rébecca Dautremer. Por si alguien tenía dudas del talento de esta ilustradora, con esta obra ha dejado claro que su creatividad va mucho más allá del dibujo en sí, puesto que realizar un libro que recoja sus personajes estelares con un montaje tan espectacular tiene mucho mérito.

El álbum tiene unas medidas aproximadas de 20 x 24 cm y en su interior las ilustraciones aparecen en un recuadro (el escenario del teatro) sobre el fondo blanco, acompañadas de una breve frase al final de la página. Los personajes y otros detalles del paisaje son pequeños y siguen en la línea de Dautremer: pintura gouache en tonos cálidos, siluetas entrañables (personajes cabezones, animales vestidos y mucho, mucho más) y unos rostros bastante expresivos. No entiendo de ilustración, pero estoy segura de que las creaciones de esta autora gustan con facilidad, en el sentido de que no experimenta con estilos destinados a un público reducido ni trata temas difíciles de entender. 

No hay duda de que Dautremer es una gran ilustradora, pero a mi parecer en este álbum destaca su faceta como artista en general: más que el hecho de recrearse al contemplar una imagen, esta obra provoca admiración y sorpresa por el cuidado que la autora ha puesto en los detalles, tanto en relación con los troqueles más delicados como en la manera de superponer los dibujos. Quien solo busque ilustraciones bonitas debería decantarse por cualquier otro de sus álbumes, dado que en ellos aparecen en gran tamaño; El pequeño teatro de Rébecca es para quienes sepan apreciar la originalidad y el toque curioso.

Desde mi punto de vista, el mayor mérito de este libro es precisamente lo que tiene de particular con respecto a otros álbumes, ese poder decir «Soy una gran ilustradora y me permito el lujo de montar un teatro con mis “hijos” para seguir experimentando en este campo y hacer un bonito regalo a mis seguidores» (nota: desconozco si la iniciativa fue de la propia autora o de su editor). Bravo por el atrevimiento, por el rigor que caracteriza a Dautremer y por haber completado con éxito este proyecto. Como amante de los productos diferentes y la innovación en general solo puedo dar las gracias por haber podido disfrutar de esta obra.

No obstante, tengo que hacerle una crítica, y para ello rescato lo que he comentado al principio: este álbum es un homenaje a todas las creaciones de la autora y, por ende, gustará sobre todo a los lectores que ya conocen su obra y pueden relacionar las frases y los personajes del teatro con la historia a la que pertenecen. El lector que se acerca a este álbum sin descubrir previamente a Dautremer disfrutará de los troqueles y el estilo de las ilustraciones, pero desconocerá a muchos de sus protagonistas y no captará gran parte de los guiños que se hacen.

Aquí es donde viene el problema: el álbum me parece una maravilla, pero lo veo poco adecuado para esa parte del público que desconoce a la autora y, además, no está versado en ilustración. Un entendido del tema puede  saborear las imágenes por sí solas; sin embargo, los lectores comunes (entre los que me incluyo) a menudo necesitan que estas se apoyen en el texto para percibir la composición en conjunto. Las palabras de El pequeño teatro de Rébecca no cuentan una historia, sino que se limitan a dar voz a ese coro que se sube al escenario; el único hilo argumental es el hecho de que en cada escena aparece alguien nuevo que hace su aportación. Personalmente, me habría parecido más acertado emplear un número menor de personajes y construir una trama con ellos; en definitiva, hacer más un relato que una exposición.

Rébecca Dautremer
Simpático, creativo y con unos troqueles espectaculares, El pequeño teatro de Rébecca es un álbum ilustrado imprescindible para los seguidores de la autora y para los amantes del dibujo y el arte en general. Aunque sus hermosas imágenes y su original montaje también pueden atraer a otros lectores, en mi opinión esta obra no es la mejor opción para descubrir a Dautremer porque la ausencia de argumento lineal al uso puede hacer que resulte un tanto soso o vacío. Por ese mismo motivo tampoco lo recomiendo para niños; creo que los libros de esta ilustradora se dirigen sobre todo a los adultos, y en este caso lo veo todavía más claro. De todas formas, si creéis que estáis entre su público potencial, os llevaréis a casa un pequeño gran regalo de los que no aparecen todos los días.

14 comentarios :

  1. Está más que fichado, aunque no sé si esperar a leer otros de la autora. Hace poquito leí "El ruiseñor" de Lacombre y me enamoré. ¡Qué ediciones tan cuidadas y qué ilustraciones tan preciosas! Son obras de "mírame pero no me toques". Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tengo que admitir que me encantan los álbumes ilustrados, aunque soy una gran desconocedora. Una entrada sobre los mismos, sus autores, estilos y demás (igual ya la tienes hecha) estaría bien Gracias por la presentación.
    besos

    ResponderEliminar
  3. No tengo nada de ella pero creo que me va a encantar, soy muy aficionada a los ilustradores, pintores...
    Me ha gustado mucho todo lo que has contado sobre el modo en el que se van sucediendo los personajes. Intentaré hacerme con él :)

    Muchas gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  4. El ebook nunca permitirá llegar a libros como este, que son mucho más que libros, son pequeñas obras de arte en papel

    ResponderEliminar
  5. Soy una enamorada de estos libros, así que tarde o temprano me tendré que hacer con éste, que me has dejado con unas ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. @Marina García. Tanto Dautremer como Lacombe tienen álbumes preciosos; me encanta el estilo de sus ilustraciones.

    @Carax. No creas que yo sé mucho del tema, pero tomo nota de la idea igualmente ;).

    @Ana. Sí, es muy original que los personajes se vayan subiendo al escenario, y la forma en la que se superponen las imágenes está muy trabajada. Si te gustan este tipo de álbumes, seguro que no te defraudará.

    @Pedro. Tienes toda la razón. He leído sobre lectores digitales que intentan producir sensaciones parecidas, pero los troqueles de este álbum son inimitables en digital.

    @Margari. Si te gustan este tipo de libros, este te va encantar. Dautremer es una gran ilustradora y el tipo de álbum es diferente a lo que estamos acostumbrados.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan los libros ilustrados, tienen muchísimo encanto y hay ilustradores por ahí con muchísimo talento. Tomo nota de este libro, aunque creo que comenzaré con algún otro álbum de la autora, que tenga un argumento más lineal.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  8. @Shaka. Estoy segura de que no te arrepentirás de descubrir a esta ilustradora, sea con el libro que sea ;).

    ResponderEliminar
  9. Me encantan todos estos libros de Edelvives, son obras de arte. Besos.

    ResponderEliminar
  10. @Todos mis libros. Sí, Edelvives está haciendo un gran trabajo para ofrecernos álbumes ilustrados preciosos.

    ResponderEliminar
  11. Oooooooooooooohhhh!!!
    Apuntadísimo queda!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Es cierto, esa manía de asociar los cuentos o los libros ilustrados a los niños ya ha pasado de moda, del mismo modo que no pasa nada por ir al cine a ver una de dibujos sin llevar pegado a ti un niño. ¡Cómo si los mayores no pudiéramos disfrutar de estas cosas!
    Yo soy una amante confesa de esta ilustradora y ya hace unos años que por Navidad me reservo siempre algún álbum de este estilo para auto-regalármelo. Este tiene muchas papeletas para llegar a casa, lo que no sé es si me aguantaré hasta las Fiestas porque ya he tenido el gusto de verlo en directo y me ha encantado, la verdad. Supongo que habrá personajes que no conozca (no creo haber leído todo lo de la autora), pero seguro que me dará igual.
    Benjamin Lacombe también me encanta y es que es un placer disfrutar de ilustraciones tan detalladas y trabajadas. De hecho diría que un adulto las disfruta más que un niño. Son libros que tiendo a acariciar mientras los leo o simplemente veo. Es cierto que resultan ser un poquito caros pero es que normalmente las ediciones son magníficas. Son libros que hay que pedir aprovechando algún aniversario, un cumpleaños o unas fechas como las que se aproximan o simplemente auto-regalarse uno mismo cuando la ocasión lo merezca.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Reconozco que es una preciosidad, pero no iría a librería a comprarlo, yo lo encuentro más un libro para regalar.

    ResponderEliminar
  14. @Shorby. Me alegra que te haya interesado :).

    @Bookworm. Recuerdo que tu blog fue uno de los lugares donde oí hablar por primera vez de esta ilustradora. Yo también creo que este tipo de libros son más apreciados por los adultos que por los niños, tal vez porque nos fijamos más en el estilo de las ilustraciones. Lacombe es otro de mis favoritos, los personajes que dibuja tienen una delicadeza que me fascina. En fin, "El pequeño teatro..." te va a encantar, y más si ya has leído otros libros de Dautremer.

    Por cierto, me alegro muchísimo de verte de nuevo por la blogosfera :).

    @Concha Fernández. Sí, es una opción estupenda para regalar.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails