28 enero 2013

Abuelas de la A a la Z - Raquel Díaz Reguera



Edición: Lumen, 2012
Páginas: 80
ISBN: 9788448834722
Precio: 19,95 €

La abuela lunática, la abuela jardinera y la abuela repostera son solo tres ejemplos de los veintinueve tipos de abuelas que se pasean por las páginas de Abuelas de la A a la Z, un tierno álbum escrito e ilustrado por la sevillana Raquel Díaz Reguera (1974), que tiene a sus espaldas cerca de diez publicaciones y además es compositora, un perfil idóneo para llevar a cabo un proyecto como este: una recopilación de prototipos de abuelas (unos realistas y otros más imaginativos) acompañada de textos simpáticos y muchos detalles curiosos. Conocí su trabajo con Un día de pasos alegres y con esta nueva publicación ha demostrado que también es capaz de sacar adelante con éxito proyectos de mayor envergadura.

Abuela reina.
Las ilustraciones de Raquel Díaz Reguera llaman la atención por la viveza de los colores y el efecto collage, como si los vestidos y complementos de las señoras fueran fragmentos de figuras geométricas añadidos al rostro: las caras son en general redondas y el cuerpo suele tener una forma triangular; el resultado es un estilo muy original y creativo que enseguida se identifica con la autora. Además, el semblante de las abuelas tiene una gran expresividad y valoro el hecho de que se haya dedicado un álbum a personas ancianas (lo habitual es que se dibuje a niños); incluso las más temibles transmiten ese carácter apacible tan asociado a este miembro de la familia.

Por otro lado, la variedad de señoras que se recogen me parece más que suficiente: veintinueve tipos de abuelas que llevan al extremo algunos rasgos inconfundibles basados en profesiones o aficiones (la costurera, la repostera, la arreglacosas), en algún aspecto de su personalidad (la regalona, la melancólica, la supersticiosa) o incluso de su imagen (la de negro, la rosa). La intención no es hacer retratos verosímiles, sino destacar la simpatía de las abuelas con ilustraciones de cada una de ellas acompañadas de una breve descripción y algunos objetos que asociados a su rasgo particular. Es un álbum entrañable que hace sonreír al lector.

Abuela por carta.
Con respecto al texto, como ya pude comprobar en Un día de pasos alegres, Raquel Díaz Reguera tiene mucha imaginación y logra sacar partido de la descripción de cada abuela con un lenguaje comprensible para los niños que también pueden saborear los adultos. Sus palabras son amables y cariñosas, en la línea del resto del álbum. Además, no todo es información sobre las ancianas: también hay detalles curiosos (los objetos de las abuelas y otras cosas que vuelan por las páginas) y apartados especiales (los dormitorios de las abuelas, los besos, los recuerdos…) que evitan que el libro caiga en la monotonía. Todo está cuidado hasta el más mínimo detalle y me parece un hermoso homenaje a las abuelas.

El libro sigue el mismo enfoque que Besos que fueron y no fueron, un álbum precioso con el que la editorial estrenó una colección de títulos de autores e ilustradores españoles que van más allá del simple cuento y realizan una auténtica obra de arte perfecta para regalar y releer. No obstante, el tamaño del álbum que comento esta vez es más pequeño (28,7 x 24,6 cm), cosa que me parece un acierto porque Besos que fueron y no fueron permitía un (todavía) mayor despliegue de creatividad (no era un simple recopilatorio de besos) y, en cambio, las Abuelas de la A a la Z son ante todo una lista de abuelas, de modo que estas medidas hacen que sea más manejable.

Abuela coleccionista.
Por lo demás, la edición está muy cuidada, se utiliza papel de calidad y la extensión de 80 páginas justifica su precio. El texto está bien integrado en las ilustraciones: por lo general, se repite el esquema de utilizar una página para el dibujo de la abuela y dedicar la lateral a describirla y presentar algunos objetos suyos, con la tipografía de un estilo claro y el fondo de una tonalidad a juego con la imagen. No hay espacios en blanco; todo se aprovecha al máximo.

La pregunta del millón: ¿a quién va dirigido? La editorial lo sitúa en el rango de entre 6 y 9 años, pero con los álbumes ilustrados siempre ocurre lo mismo: pueden gustar a lectores de todas las edades y de hecho pienso que a menudo son más apreciados por los adultos que por los más pequeños. Este en concreto me lo imagino en manos de adultos amantes de este tipo de obras que tengan ganas de recordar los momentos entrañables de la infancia junto a sus abuelas, y también de niños que lean con sus padres al lado, pues al centrarse en las abuelas resulta más cercano para ellos que otros álbumes que he leído, como el citado Besos que fueron y no fueron o El pequeño teatro de Rébecca, dos títulos que yo no regalaría a un niño de esa franja de edad.

En definitiva, Abuelas de la A a la Z es un álbum ilustrado simpático y tierno, con imágenes muy coloridas y unos prototipos de abuela a los que dan ganas de abrazar. Me parece el ejemplo de cómo debe ser una publicación de estas características, con una extensión que justifica su coste y un contenido que abarca muchos dibujos y detalles bonitos. Sin duda, una opción perfecta para regalar a personas con la sensibilidad suficiente para disfrutar de este tipo de obras. Solo me queda una pregunta: ¿para cuándo una versión sobre los abuelos?

Enlace de interés:
Lo que la autora dice de este álbum en su blog.

12 comentarios :

  1. Vaya vaya vaya... me ha encantado! Me lo anoto en la wishlist *^__^* Seguro que en esa lista de abuela encuentro alguna que me resulte familiar... Jejejejeje

    Por cierto, pásate por mi blog. He recibido mi primer premio y he decidido incluirte en mi lista de blogs estupendos :)

    http://leyendobajoelarcoiris.blogspot.com.es/2013/01/premio-blogger-stupendous-blog-award.html

    Besitos wapa!

    ResponderEliminar
  2. Apuntado de cabeza.
    De esta autora he leído Catálogo de besos y me encantó!

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonito se ve! Y por lo que cuentas me parece que sí, que me va a gustar más a mí que a mi pequeñaja...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Ilustraciones al margen, parece un libro curioso y entretenido

    ResponderEliminar
  5. Qué preciosidad! los dibujos me parecen de lo más tiernos. Bss

    ResponderEliminar
  6. Me gusta este tipo de libros con esas ilustraciones tan originales.

    ResponderEliminar
  7. @AzulDeLuna. Seguro, seguro ;). De hecho, el álbum nos propone el juego de adivinar en cuál encaja la nuestra, ¡je, je! Muchísimas gracias por ese premio, no los anuncio aquí, pero me hace mucha ilusión que te hayas acordado de mi blog.

    @Shorby. No conocía ese álbum, pero solo con el título ya veo que también me va a gustar.

    @Margari. Sí, es que tenemos la mala costumbre de asociar los dibujos a los niños, pero estos álbumes tan cuidados, con tantos detalles, también nos pueden encantar a nosotros.

    @Pedro. Sin duda. Me parece que la editorial ha tenido una gran idea al dedicar un álbum a las abuelas.

    @Matiba. Y estos son solo unos pocos ;). En el álbum hay muchísimas ilustraciones preciosas.

    @Leira. A mí también, creo que es muy bueno que tengamos a nuestro alcance álbumes ilustrados de estilos tan variados. Y el de Raquel Díaz Reguera es muy original.

    ResponderEliminar
  8. ¡Sería divertido leer un libro de abuelitas! Me gustó la imagen de la abuelita coleccionista... Me pregunto si había un dibujo de una abuelita lectora.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  9. Que entretenido el tema de fondo, será interesante leer sobre abuelitas, bellas las ilustraciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. @Shanny. No hay ninguna lectora, pero sí una que cuenta historias ;).

    @FabiolaCristina. Sí, es un libro que está muy bien para leer en ratos cortos.

    ResponderEliminar
  11. Suena interesante, un libro sobre los tipos de abuelitas,jeje.

    ResponderEliminar
  12. @Ariadna Robles García. Sí, es muy original :).

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails