30 enero 2013

Bajo la misma estrella - John Green



Edición: Nube de tinta, 2012
Páginas: 304
ISBN: 9788415594017
Precio: 15,95 € (e-book: 10,99 €)

¿Con qué estoy en guerra? Con mi cáncer. ¿Y qué es mi cáncer? Mi cáncer soy yo. Los tumores forman parte de mí. Sin duda forman parte de mí tanto como mi cerebro y mi corazón. Es una guerra civil, […], y ya sabemos quién la ganará (pág. 210).

Puedo afirmar sin temor a equivocarme que Bajo la misma estrella es uno de los libros que más dio que hablar el año pasado (al menos en la blogosfera). Se trata de la carta de presentación de Nube de tinta, el nuevo sello de Random House Mondadori que pretende llegar a jóvenes y adultos con propuestas fáciles de leer que transmitan sentimientos y buenos valores. El género que trata no es nuevo (es el mismo que títulos de éxito como Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea o El niño con el pijama de rayas; de hecho, hay una novela del autor de este último en su catálogo); aunque sí lo es el hecho de apostar en exclusiva por él. De momento está teniendo buena acogida entre los lectores; veremos qué ocurre en el futuro.

Bajo la misma estrella es la sexta novela del estadounidense John Green (Indianápolis, 1977), la que le ha catapultado a lo más alto de las listas de ventas y ha lanzado su obra al mercado internacional. Sus libros anteriores, entre los que se encuentra uno escrito junto a David Levithan, ganaron varios premios y el autor cuenta con un buen número de seguidores en su país. Con la buena acogida que ha tenido en España, estoy segura de que la editorial no tardará en rescatar otros títulos suyos para aprovechar el tirón.

Entrando en materia, Bajo la misma estrella forma parte de ese nutrido grupo de libros sobre adolescentes con cáncer, como el best-seller de Nicholas Sparks Un paseo para recordar, también adaptado al cine, o el más reciente Promise. ¿Crees en los milagros?, de Wendy Wunder. Todos nos cuentan la misma historia y corren el peligro de caer en el manido melodrama de sobremesa; no obstante, es ahí donde debe brillar la habilidad del autor para demostrar que no manipula las emociones del lector y aporta aire fresco al tema. ¿Lo consigue John Green? En parte, sí.

La novela está narrada en primera persona por Hazel Grace, una chica de dieciséis años con un cáncer de tiroides que después se extendió a los pulmones y actualmente se encuentra controlado gracias a un medicamento de la invención del autor. Hazel acude a un colectivo de apoyo, donde conoce a Augustus Waters, un chico atractivo y simpático que perdió una pierna por la enfermedad y ahora parece que se está recuperando. Los dos conectan enseguida y, gracias a la complicidad que les da haber pasado por el mismo trance, Hazel le habla de un libro que la tiene especialmente obsesionada. Todo lo que ocurre después lo dejo a vuestra imaginación.

En esencia, la historia es lo mismo de siempre: adolescentes enfermos y sus dificultades, una trama previsible con momentos para sonreír y para llorar. ¿Dónde está, pues, el truco de John Green? Tiene varios. El primero, el sentido del humor: la narración es muy amena y está llena de escenas que transmiten buen rollo a pesar de las circunstancias. Parece que este es el rumbo que está tomando la novela sobre enfermedades terminales: hablar del cáncer con humor y sin tapujos, puesto que también es una de las bazas de Promise. ¿Crees en los milagros?, que pasó mucho más desapercibida aunque su protagonista tiene bastante carisma. Se puede decir que se ha progresado con respecto a los libros de Nicholas Sparks, un auténtico especialista en dramones al que se puede aplicar aquello de «leído uno, leídos todos» (una servidora tuvo que leer cuatro para darse cuenta)

La gente habla del coraje de los enfermos de cáncer, y no niego que lo tengamos. Me habían pinchado, acuchillado y envenenado durante años, y todavía seguían haciéndolo. Pero no os equivoquéis. En aquel momento me habría gustado mucho, mucho, morirme (pág. 109).

En segundo lugar, los personajes están bastante bien caracterizados y resulta fácil sentir simpatía por ellos, en especial Hazel, tan inteligente y divertida, y Augustus, uno de los guaperas más adorables que he encontrado en la literatura juvenil. Sus diálogos distan mucho de parecerse a las conversaciones que tendrían dos adolescentes corrientes, hacen metáforas sobre la vida y en algunos aspectos son más «profundos», pero se comprende porque han pasado por una situación muy dura y aun así eso no resta frescura a sus voces. Los secundarios también merecen una mención, sobre todo los padres de ambos, que encarnan un papel complicado, y un amigo de los chicos, Isaac. Me gusta la naturalidad y el respeto con el que se trata la enfermedad, y me he creído las situaciones que viven los protagonistas: la imposibilidad de Hazel de hacer una vida normal, el hecho de sentir que la gente la mira cuando acude a algún sitio, el fastidio de algunos momentos en el grupo de apoyo, las dificultades de los amigos sanos para relacionarse con ellos…

Por otro lado, el tema de fondo de este tipo de libros suele ser el carpe diem, pero en esto John Green propone una alternativa: aquello que se deja atrás después de morir. Augustus está obsesionado con el legado, sufre al pensar que solo se recuerda a los héroes y no a los niños que murieron de cáncer, y Hazel se preocupa por sus padres, por el daño que les hará algún día. Se establece un paralelismo entre su angustia y la novela que Hazel lee una y otra vez, Un dolor imperial: la trama relativa a este libro resulta eficaz para reflexionar sobre la pérdida desde diversos puntos de vista y ofrece una visión interesante del escritor como ídolo y el escritor como persona.

No puedes elegir si van a hacerte daño en este mundo, pero sí eliges quién te lo hace. Me gustan mis elecciones (pág. 300).

Hasta aquí, todo bien: el libro utiliza bien sus armas, no cae en el melodrama facilón y tiene detalles interesantes. Sin embargo, no puedo decir que me haya entusiasmado. Mi principal problema para disfrutarlo se debe al hecho de que he leído muchos libros parecidos y cuando se tiene esta herencia lectora resulta difícil conmoverse como la primera vez. Leo reseñas de lectores que prácticamente han tenido una revelación después adentrarse en las páginas de Bajo la misma estrella y no puedo evitar pensar que yo lo que habría disfrutado mucho durante mi adolescencia, cuando todavía me emocionaba con Marc Levy y Nicholas Sparks, pero que ahora me sabe a poco y echo de menos algo más de sustancia en su elaboración. Hay que tener presente que aunque la editorial diga que se dirige a lectores de todas las edades, todos los títulos que ha publicado hasta el momento se consideran juveniles en la versión original y creo que esto influye a la hora de disfrutarlos. Sé que también hay adultos fascinados con Bajo la misma estrella, pero digamos que yo lo recomendaría antes a una persona joven.

Además, me hace gracia que muchas reseñas califiquen esta novela de «realista». Yo soy una amante del realismo y crecí con lecturas de este género, pero si ahora tuviera que hacer una lista de libros realistas os aseguro que este no sería el primero que se me ocurriría. Sí, es realista en el hecho de tratar una enfermedad terminal, pero también bebe del humor de la comedia romántica y tiene un elemento que se carga todo el realismo que podía tener: el medicamento «milagroso» que toma Hazel, algo que le va de perlas al autor para plasmar lo que quería, pero que real no es. No me parece realista puro; lo considero un libro sentimental sobre un tema difícil que transmite emociones bonitas, un subgrupo que hoy en día tiene su propio género.
John Green

En conclusión, Bajo la misma estrella me parece una novela agradable, fresca y con un enfoque diferente a un tema muy manido. No se recrea en el morbo, consigue llegar al lector mediante un acertado equilibrio entre escenas amenas y momentos duros. Está bien dentro de su género, me ha gustado y la recordaré con cariño, pero no me ha cautivado tanto como a otras personas porque no deja de ser una historia que he leído muchas veces y no la considero de diez. La recomiendo a los lectores que busquen una lectura sencilla y con sentimientos.

Creo que en este mundo tienes que elegir cómo cuentas las historias tristes, y nosotros elegimos la versión divertida (pág. 203).

Nota: las fotografías están sacadas de una página que recopila imágenes inspiradas en el libro.

26 comentarios :

  1. Ya sabes muy bien lo que opino del libro y estoy muy de acuerdo con lo que comentas. Lo "realista" no va conmigo y lo del medicamento milagroso me suena más a trampa narrativa que a habilidad. Y eso me molesta bastante porque no juega limpio con e presunto realismo al que aspira la novela.

    Pero, bueno, esto queda casi redimido por el humor que destila, el carisma de los personajes y la subtrama del encuentro con el escritor y la profunda decepción... los escritores son humanos.

    ResponderEliminar
  2. A priori no me llama demasiado la atención, la verdad...

    ResponderEliminar
  3. Hoy he leído una reseña que lo dejaba por las nubes y por eso lo he añadido a mi lista jeje

    Después de leer la tuya creo que, cuando lo coja, lo empezaré con menos expectativas, a ver si no me decepciona.

    Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  4. Yo ahora mismo lo estoy leyendo precisamente. Por ahora me está gustando pero se que tampoco me va a encantar porque este no es mi tipo de lecturas. Si soy sincera, me da envidia la gente a la que este tipo de libros les emociona, me gustaría sentirme así con algún libro de estos, pero no lo logro XD. También me compré En el camino de Jellicoe, por tu recomendación, a ver que tal está :)

    ResponderEliminar
  5. @Jorge. Sí, tiene cosas buenas, aunque cada vez que pienso en esa "trampa" me chirría más y más que se considere un libro realista. Es un elemento que va muy bien para la trama de Hazel, pero aun así...

    @Matiba. Te lo puedes saltar tranquilamente. No me parece un imprescindible.

    @Cristina Velvet. Sí, mejor leerlo con menos expectativas. Yo también tenía la idea de que sería una maravilla, y bueno, está bien, pero no creo que sea para tanto.

    @Paty. Es que a veces lo de emocionarse con un libro depende más del tipo de novelas que solemos leer que de cada libro en concreto. A mí hay algunos que sin tener nada de lacrimógeno me han llegado mucho, y en cambio otros mucho más emotivos me han dejado fría. El final de "Bajo la misma estrella" me llegó, pero había leído tanto entusiasmo que me esperaba más.

    "En el camino de Jellicoe" es bastante diferente, más profundo y escrito con una muy buena prosa. También tiene su lado triste, aunque la trama no es tan evidente como la de este. El comienzo puede ser un poco confuso, pero vale la pena seguir. En fin, me encanta Melina Marchetta, ya me contarás qué te parece a ti :).

    ResponderEliminar
  6. En esta misma línea (aunque cae fuera de la literatura juvenil), me gustaría recomendarte "Un matrimonio feliz" de Yglesias. ¿Lo has leído? Creo que cuando se lee una y otra queda bien patente la imprecisión de clasificar "Bajo la misma estrella" como novela realista. Slds,

    ResponderEliminar
  7. Hace un tiempo que leí este libro y, como señalas al principio, me recordó mucho a 'Un paseo para recordar' de Nicholas Sparks. Aunque estoy de acuerdo contigo en que no le encuentro esa 'absoluta genialidad' de la que hablan, porque a pesar de ser una novela interesante, no deja de ser un tema visto muchas veces, si bien tratado de un modo totalmente diferente. Muy de acuerdo con tu reseña. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Hay temáticas que o el libro es perfecto, o no me apetece leerlas. Y este libro no parece perfecto como para que me anime con él

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por tu recomendación! Siempre hay algún momento en que necesito una lectura más sencilla y ágil para disfrutar en un hueco...
    Muchas gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Se ve una lectura ideal para cuando la cabeza nos demanda lecturas más sencillas y entretenidas. A ver si logro hacerme con ella.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. @Offuscatio. No, no lo he leído, aunque recuerdo que cuando se publicó me llamó la atención (¡gracias por recordármelo!). Me alegro de no ser la única que no acaba de ver claro que "Bajo la misma estrella" se pueda considerar realista.

    @Yolanda. El final es digno de Nicholas Sparks, desde luego. Me alegra ver que ya somos varios los que hemos comentado que este libro no nos entusiasmó tanto; empezaba a sentirme un bicho raro :).

    @Pedro. Te entiendo. A mí este tipo de libros también me dan un poco de pereza (por aquello de que hace años ya leí bastantes) y si me animé con este fue porque parecía que era una cosa extraordinaria. Te lo puedes ahorrar tranquilamente.

    ResponderEliminar
  12. @Cristina_Roes. Entonces puede ser un buen libro para esos momentos :).

    @Margari. Sí, se lee con mucha facilidad. No es la típica novela de acción, pero engancha y es de las que se devoran rápido.

    ResponderEliminar
  13. Recuerdo cuando me leí "ojalá sea cierto", mejor dicho cuando me compré en el círculo de lectores hace un millón de años este título. Que decepción y eso que tenía veintipocos años... Este que acabas de reseñar lo empecé a leer y lo he dejado por las razones que tu cuentas. Son ñoños...

    ResponderEliminar
  14. @Conxi. A mí "Ojalá fuera cierto" sí que me gustó, pero luego fui leyendo más libros del autor y cada vez me fue gustando menos: siempre intenta repetir la fórmula, pero ya me había sorprendido una vez, luego ya no convence y ahora ese estilo no me interesa para nada. Me alegro de no ser la única que opina así.

    ResponderEliminar
  15. No termina de despertar mi interés así que ésta no pasa a engrosar mi lista de pendientes.

    ResponderEliminar
  16. Yo me lo lei hace un tiempo y se me hizo lindo y toda la cosa, pero pues me llegue a deprimir... soy algo sentimental.

    ResponderEliminar
  17. @Mor. Me alegro de que te gustara :). A mí en la recta final también me transmitió mucho.

    ResponderEliminar
  18. Yo lo tenía apuntado desde hace un tiempo, pero no me acababa de fiar de las opiniones que había leído, demasiado perfecto parecía todo. Me ha gustado leer la tuya, con los pros y los contras perfectamente reflejados, como siempre. Y me he decidido a leerla, porque al contrario que tú, sobre el tema del cáncer no he leído ningún libro, así que por lo que dices me parece una buena opción.
    1beso:)

    ResponderEliminar
  19. @Elena:). Siempre va bien conocer opiniones de todo tipo, y en el caso de este libro en particular creo que resulta útil para no crearse unas expectativas demasiado altas. ¡Que lo disfrutes!

    ResponderEliminar
  20. Yo espero leerlo pronto. Así que voy a ver si me gusta o no.
    Gracias por tu reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. @Directangel. Ya me contarás qué te parece :). ¡Que lo disfrutes!

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola! Yo me quedé con la misma sensación que tú. Sí, la historia estaba bien, conjugaba adecuadamente el sentido del humor con los momentos más crudos, pero para mi gusto le faltaba algo para que fuera una novela redonda. No sé si has leído "Un monstruo viene a verme". Toca un tema parecido, pero con una sensibilidad y una originalidad tremendas. Te lo recomiendo. Besos.

    ResponderEliminar
  23. @Halcombe. Lo tengo por aquí. A ver si este verano le hago un hueco :).

    ResponderEliminar
  24. El final está hecho para llorar, aunque sea bastante predecible. La verdad es que paso de leerlo; esos libros de romántica adolescente me aburren, y si encima abusan del drama...

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails