21 enero 2013

Por qué no me gustan las reseñas de álbumes ilustrados


Hace tiempo leí un artículo (lo siento, no guardé el enlace) que explicaba que el libro-álbum dirigido a niños puede tener efectos negativos en lo relativo a potenciar su capacidad de aprendizaje. En otras palabras: leerlos requiere un esfuerzo menor que un cuento con más texto, y el hecho de poner tanto esmero en la edición y las ilustraciones hace que la atención se desvíe hacia estos aspectos en detrimento de las palabras. Yo no voy a hablar de este tema porque desconozco el ámbito de la literatura infantil, pero sí que quiero opinar de algo relacionado con ello: las reseñas que los adultos hacen de los álbumes ilustrados (no necesariamente dirigidos a niños).

Si en las novelas a menudo cuesta encontrar lectores con espíritu crítico y habilidad para el análisis, se puede decir que cuando se trata de hacer crítica de álbumes ilustrados esas cualidades desaparecen por completo: las reseñas se llenan de adjetivos como «bellísimo», «precioso» o «bonito», todo el comentario está dedicado a alabar las ilustraciones y parece que mientras las imágenes sean hermosas (una cuestión bastante relativa) es suficiente para que el álbum se considere bueno y merezca la pena gastarse el dinero en él. Entre los blogueros estas opiniones se pueden entender; lo preocupante es que en las webs y publicaciones escritas por profesionales del periodismo y la literatura suele ocurrir lo mismo. ¿Dónde ha quedado la crítica?

Entiendo que, en general, la mayoría de lectores (entre los que me incluyo) no entiende de ilustración y le resulta difícil expresar una apreciación sobre unos dibujos que vaya más allá del elogio o la descripción evidente. No obstante, un álbum ilustrado contiene algo más que imágenes, y en eso (la edición, el texto) sí que se puede ejercer la crítica: ¿el texto está bien integrado en las ilustraciones?, ¿la gama cromática es adecuada para el tema del relato?, ¿es demasiado breve?, ¿el tamaño del álbum resulta apropiado?, ¿tiene detalles curiosos o se limita a narrar un cuento?, ¿se repite demasiado una misma imagen?, ¿qué tiene este álbum que no tengan otros?, ¿el estilo del autor se parece al de algún otro ilustrador?, ¿se podría haber sacado más partido a la obra?

Esto son solo algunos ejemplos de lo que debería preguntarse el reseñador a la hora de comentar un álbum. Todos podemos ver que unas ilustraciones son «bonitas», pero el lector necesita saber qué tiene cada libro en particular, por qué ha gustado tanto, para decidir comprar uno en lugar de otro. A medida que se leen más álbumes y se puede comparar resulta más fácil analizarlos y redactar una buena reseña. Por mi parte, siempre que he opinado de este tipo de obras he procurado ir más allá de la apreciación fácil, y espero que esto sirva para orientar mejor a los futuros compradores.

En la imagen: álbumes e ilustración de Rébecca Dautremer.

12 comentarios :

  1. De acuerdo en general con lo que comentas, muchas veces en los libros ilustrados (no solo en álbumes), la opinión se centra en las ilustraciones, dejando de lado tanto la edición como el contenido (esto es, el texto en sí).

    ResponderEliminar
  2. Puede ser que hayas leído pocas reseñas o críticas de álbumes ilustrados.
    Todas esas preguntas que planteas las he visto bastante veces reflejadas en las reseñas que he leído en este tipo de álbumes que comentas (más bien dirigidos a adultos, que de niños miro muy pocos por no decir ninguno).
    Es más, si me encuentro con una "reseña" que sólo me dice lo bonitas que son las ilustraciones ni lo cuento como crítica leída, ya que no me aporta nada que no haya podido yo ver directamente.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hay libros que no me siento capaz de reseñar y entre ellos se encuentran los ilustrados. Besos.

    ResponderEliminar
  4. De este tipo de libros ahora mismo estoy desconectado

    ResponderEliminar
  5. Nunca he reseñado un libro ilustrado, aunque en breve me veré obligada a ello porque participo en el reto de Cinco libros ilustrados de Omeu Cartafol, así que tomo nota de tus comentarios... Y espero estar a la altura... O acercarme a ello! Jijijiji
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Para mí suele ser más complicado reseñar este tipo de libros, aunque he intentado hacerlo lo mejor posible siempre que he reseñado uno y como estoy en el Reto de O meu Cartafol intentaré mejorar.
    ¿Sabes también qué me pasa? Que no varío mucho en cuanto a ilustradores, así que muchos libros no los reseño porque siento que me repito un poco. Voy a ver si reseño este año a algún autor con el que todavía no me haya estrenado. Para empezar tengo que comprar el de "Abuelas de la A a la Z", que me apetece mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues yo no estoy de acuerdo en lo primero que comentas, eso que dicen que pueden llegar a ser negativos para los niños. La cuestión siempre es hacerle todo muy atractivo a un niño, tú puedes darle el mejor cuento y él puede no valorarlo si tú no se lo empiezas a hacer llamativo. Un libro álbum es ideal, sobre todo para hacer lectura de cuentos, para que a los niños les empiece a llamar la atención la lectura y para que se interesen por las artes plásticas, para desarrollar su imaginación y su creatividad. De todos modos voy a ver si encuentro ese texto y lo leo, que me interesa, aunque no esté de acuerdo.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, la mayoría caemos en hacer ese tipo de descripciones. En mi caso creo que siempre que los he reseñado he intentado no quedarme sólo en las imágenes porque la historia es una parte muy importante del album.

    Tendré en cuenta lo que has dicho la próxima vez que vaya a hacer una reseña :-)

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. @Narayani. Me alegra que te haya resultado útil :).

    ResponderEliminar
  10. HAce unos días justamente comentaba con mi marido que si bien me fascinan las novelas gráficas, me cuesta mucho hacer reseñas de las mismas, justamente porque no tengo herramientas teóricas en materia de artes gráficas. Las disfruto de una manera mas bien intuitiva. POr suerte para el aspecto literario de las mismas sí que tengo mas idea, de modo que creo que puedo decir algo interesantes sobre las novelas gráficas que leo!! saludos

    ResponderEliminar
  11. @Valeria. Sí, ya que no tenemos conocimientos de dibujo, al menos podemos hablar de la construcción de la historia. Lo importante es intentar sacar un poco de jugo a las reseñas :).

    ResponderEliminar
  12. Los albumes ilustrados, sea bien que solo tienen ilustración o que combinan ambas cosas(letra e ilustración) que están dirigidos a los primeros lectores (0-6 años), periodo en el cual los niños no saben leer son beneficiosos para ellos, dado que toda la historia se cuenta a través de la imagen, por ello se ven obligados a prestar más atención a estas y así iniciarse en el hábito de tomar los libros como disfrute. Posteriormente, cuando el niño comienza a leer, deben ser los padres los que le animen a intentar leer libros que combinen ambas cosas y no permitir a niños que ya saben leer que SOLAMENTE lean libros ilustrados.

    Respecto a lo que dices de las reseñas, está claro que la historia debe verse por las imágenes y no solamente prima la belleza de las imágenes, aunque si el libro es infantil si es verdad que toma un papel importante aunque no sea el más importante.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails