16 enero 2013

The Golden Lily (Bloodlines II) - Richelle Mead



Edición: Razorbill, 2012
ISBN: 9780141337142
Páginas: 432
Precio: 8,50 €
Libro en inglés no traducido al castellano.

Richelle Mead
Desde hace tiempo leo menos literatura juvenil que antes por una cuestión de querer ampliar mis horizontes literarios y dedicar mi tiempo a las lecturas más adultas. Aun así, hay autores de libros para adolescentes que me entusiasman y por eso no me importa nada hacer una excepción para leerlos. Richelle Mead (Michigan, 1976) es una de ellos, y en esta ocasión he disfrutado de su última novela, The Golden Lily (en castellano La lila dorada, en referencia al tatuaje de la protagonista), la segunda parte de su saga Bloodlines, que como bien saben sus seguidores se trata de un spin-off de Vampire Academy protagonizado y narrado por la joven alquimista Sydney Sage, que era un personaje secundario en la serie que dio fama a la autora. Era muy complicado que Mead lograra mantener el listón con su segunda saga juvenil, pero Bloodlines me gustó y confiaba en que las aventuras de Sydney lograrían estar a la altura. ¿Sigo pensando lo mismo después de leer The Golden Lily? Tendréis que continuar leyendo para saberlo.

En este segundo volumen de la serie, Sydney y sus compañeros se centran en analizar el desenlace de la primera parte, aunque también hay un lugar para las escenas del instituto en el que ella, Jill, Eddie y la persona que apareció al final de Bloodlines estudian. Los primeros capítulos hacen un repaso a todo lo ocurrido anteriormente para refrescar la memoria al lector y situar a aquellos que se estrenen con la autora (aunque aun así es mejor empezar la saga por el principio), como sucede en todos los libros de la autora. El estilo de Mead sigue tan ágil y fresco como de costumbre, me atrapó desde la primera página y hubo diálogos que me hicieron reír a carcajadas.

En general, me parece que The Golden Lily se caracteriza por tener un ritmo bastante más tranquilo que otros libros de la autora, sobre todo durante la primera mitad: la acción se desarrolla en escenas cotidianas, no hay un hilo argumental tan definido como otras veces (salvo en la recta final); apenas se tiene la sensación de estar leyendo una novela de género fantástico. Tengo la impresión de que Mead ha utilizado esta obra como puente entre la primera y la tercera, es decir, resulta una parte útil para profundizar en la psicología de los personajes y las relaciones entre ellos, pero con respecto al misterio y las aventuras está muy lejos del nivel de Vampire Academy. Sé que esta saga empezó a sobresalir a partir del tercer volumen, pero incluso así los dos primeros tienen más vitalidad que The Golden Lily. En este sentido, lo considero el peor libro de Mead que he leído hasta el momento, aunque en ella esta descripción no significa que se trate de una mala novela, ni mucho menos.

De hecho, The Golden Lily tiene unas cuantas cosas interesantes, lo que ocurre es que en conjunto no es tan espectacular y pierde puntos por ese síndrome de libro de puente. Entre lo más destacable me quedo con la evolución de Sydney, que empieza a tener vida social: queda con un chico (o con más de uno, ejem), no está tan pendiente de Jill…; a pesar de ser una chica responsable y madura, necesitaba salir del cascarón. Además, comienza a ser consciente de que los malvados también pueden ser los seres humanos, no necesariamente los vampiros a los que tanto le cuesta aceptar. No obstante, hay un detalle de su trayectoria que no me gustó (pequeño spoiler): ¿de verdad era necesario que acudiera a clases de defensa personal y que aprendiera hechizos? ¿No se puede ser protagonista siendo solamente una alquimista, con los rasgos propios de los alquimistas? Me ha parecido que aquí se ha intentado hacerla un poco parecida a Rose, la gran protagonista de Vampire Academy, e incluso la magia se puede relacionar con Lissa. En su momento disfruté mucho de estos temas, pero ahora los he aborrecido; esperaba que la autora  fuera capaz de presentarnos una historia que tuviera valor por sí misma, sin recurrir a los recursos que le funcionaron antes.

Por otro lado, tal y como Mead prometió a sus seguidores, The Golden Lily tiene más romance, aunque no os voy a decir de quién con quién, sino simplemente que va en la línea de la autora y resulta creíble: se conocen poco a poco, hay dudas e inseguridades… Nada del amor a primera vista del que adolecen tantas novelas de este género. Aun así, reconozco que me ha cansado que se diera tanto peso a esta trama. En primer lugar, porque se venía venir, y en segundo lugar, porque pienso que podría haber habido un equilibrio mejor entre el romance y las otras cuestiones. Soy consciente de que en esto soy un bicho raro, que los lectores potenciales de este género suelen adorar el contenido amoroso, pero incluso con eso considero que la autora lo podría haber hecho mejor. Sin ir más lejos, en Vampire Academy nunca tuve una sensación de hastío similar, y no será porque le falte romance.

Cambiando de tercio, el regreso de tres personajes de Vampire Academy me parece un acierto: todos están bien aprovechados y dan aire fresco a la obra: los dos adultos permiten avanzar en las investigaciones sobre el final de Bloodlines, y el que acude al colegio pone la nota de humor, tal y como esperaba. El final promete que en el tercer volumen entrará en juego alguien nuevo e interesante; solo espero que su papel no sea tan previsible como parece. Con respecto a los secundarios que ya aparecieron en la primera parte, Jill pierde protagonismo y Adrian lo gana. A propósito del tema, me parece que las cubiertas de los dos libros se deberían intercambiar: el primer libro es mucho más de Sydney y Jill, de cómo las dos chicas se empiezan a conocer, mientras que el segundo gira en torno a…, en fin, no he podido decirlo más claro. Supongo que pusieron a Adrian en la cubierta del primer libro para vender más entre las chicas sedientas de romance; no es la primera saga en la que la imagen del chico llama más la atención (pensad en Hush, hush, por ejemplo).

En conclusión, The Golden Lily no me ha entusiasmado tanto como Vampire Academy o Bloodlines porque le falta acción trepidante, le sobra romance y en general la trama no está tan bien definida. ¿Significa esto que no me haya gustado? No, la autora no ha perdido su talento e incluso en este planteamiento más cotidiano y tranquilo tiene momentos brillantes. Aun así, espero que esto no se convierta en lo normal y sirva como base para recuperar esa enorme capacidad para el buen misterio y las escenas memorables que nos regaló en Bendecida por la sombra, Promesa de sangre y Spirit bound, entre otros. Lo sabremos pronto: The Indigo Spell, tercera parte de Bloodlines, se publica el próximo 12 de febrero.

7 comentarios :

  1. Yo no he leido la reseña porque todavía voy por Vampire Academy, sigo el ritmo de publicación en español (con lo lentos que van, me haré vieja leyendo la saga). Me encanta VA y el estilo de Richelle Mead, me encantaría leer también bloodlines, pero el inglés y yo no nos llevamos muy bien XD

    ResponderEliminar
  2. @Paty. Es verdad, al ritmo que van en España publicarán "Bloodlines" cuando estemos jubiladas, ¡je, je! Es una pena que no se haya apoyado más a esta autora, porque sus libros están muy bien y me he encontrado con muy pocos lectores que se hayan sentido defraudados con ella. En fin, espero que sigas disfrutando de VA (el quinto libro es uno de mis favoritos).

    ResponderEliminar
  3. Si no lo traducen al castellano no creo que me vea capaz de leerlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Leer esta reseña sin haber terminado VA todavía es como masticar barro. Madre mía, pero qué pintorra...

    ResponderEliminar
  5. Si algo no me gusta de la literatura juvenil es justamente eso de amor a primera vista que comentas, por lo que me alegra conocer este libro, por lo menos es diferente en eso. Esta autora me suele gustar mucho, así que lo buscaré. Bicos.

    ResponderEliminar
  6. @Kristineta. Si te interesa la autora siempre puedes leer su saga "Vampire Academy". Los cuatro primeros libros están traducidos al castellano.

    @Alba Úriz. Je, je, ¡¡¡tienes que terminar VA!!! Quiero poder comentar estos libros con alguien :P.

    @Laura Fernández. Bueno, no es exactamente amor a primera vista, de hecho se conocen poco a poco. Lo que no me ha gustado del libro es que la trama amorosa tiene mucho peso, y personalmente hay temas que me gustan más.

    ResponderEliminar
  7. Uy, no nos llama mucho ninguna de las sagas.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails