25 febrero 2013

Carlos, Paula y compañía - Fernando Alcalá



Edición: HQÑ, 2013
Páginas: 339
ISBN: 9788468731339
Precio: 2,99 € (solo disponible en e-book)

Hay cosas que un hombre jamás debería consentir. No debería permitir que se le cayera el pelo antes de los treinta, que dejaran de echar el fútbol por la tele, que una chica le ganara a los videojuegos, que alguien comprara su ejemplar reservado de la revista Playboy en el kiosco de la esquina o que, de pronto, su madre se negara a hacerle la colada. Está claro que esto es completamente inaceptable; pero, aun así, por encima de estas cosas, aún hay algo que un hombre no debería pasar por alto. Nunca, jamás en la vida, bajo ningún concepto, en ninguna ocasión, cualquier hombre que se vistiera por los pies debe aceptar que su novia y su mejor amigo más guapo, más listo y con más éxito que él se conozcan. Mucho menos que hablen a escondidas. Y mucho, muchísimo menos, que acaben acostándose.

Con estas palabras arranca Carlos, Paula y compañía, una comedia romántica fresca y actual que tiene una particularidad muy interesante: está escrita por un hombre y contada desde el punto de vista del chico que la protagoniza. Es lo que se considera una novela de dick-lit o lad-lit, la versión masculina del género chick-lit. Su autor, Fernando Alcalá (Cáceres, 1980), es profesor de secundaria y ha publicado previamente una novela juvenil (Ne obliviscaris) y una infantil (Tormenta de verano). Con su nuevo libro no solo demuestra que no quiere encasillarse en la literatura para niños y jóvenes, sino que además deja claro que es un autor versátil al que no se le caen los anillos por narrar un tipo de historia que, en principio, siempre se ha asociado más a las mujeres. La obra ha sido primera finalista del Premio HQÑ Digital de novela romántica, una iniciativa de Harlequin Ibérica para promover a los autores de habla hispana gracias a la publicación de sus títulos en formato digital.

En general, Carlos, Paula y compañía narra el chico conoce a chica que todos conocemos. Él es Carlos, torpe, obstinado y espontáneo; y ella es Paula, dulce, inteligente y atenta. Les acompañan Óscar, Rey y Marcos, tres secundarios de lujo que ponen la nota de humor (y de perversidad) a la historia. El más completo me parece, sin duda, Carlos, un narrador tan normal y cercano que enseguida inspira simpatía. El fragmento citado al principio solo es una pequeña muestra: toda la novela está escrita con el mismo estilo ágil y divertido, con muchos diálogos que le dan fluidez. En los demás personajes se podría haber profundizado más, en especial en Paula, aunque comprendo que vista a través de los ojos de Carlos resulta lógico que parezca una joven demasiado perfecta. En cualquier caso, esta cuestión es bastante habitual en el género, puesto que cuando el relato está narrado desde la perspectiva de la chica ocurre lo mismo con su visión del enamorado.

Por otro lado, la trama engancha desde el principio y mantiene al lector con una sonrisa en los labios; es un libro para pasárselo bien leyendo y desconectar de la rutina. Tiene sus momentos de chicos contra chicas y viceversa, y por supuesto algunos más exclusivos de los hombres, lo que supone una novedad muy atractiva. A propósito del tema, el hecho de estar narrada por un chico no implica que sea una lectura exclusiva para chicos: yo he disfrutado tanto como cuando son ellas las protagonistas, pero, además, creo que también puede gustarles a ellos porque carece de todos esos detalles típicamente femeninos que abundan en el chick-lit (salidas de compras, cotilleos entre amigas, anotaciones de diario a lo Bridget Jones…). Aunque de entrada el planteamiento pueda parecer previsible, tiene algún giro argumental bien traído y su final es uno de los más bonitos que recuerdo de las novelas de este tipo.

Por si fuera poco —y este es con probabilidad uno de sus rasgos más característicos—, está ambientada aquí, en nuestra tierra, y tiene todo el sabor español para que nos resulte próxima (sin caer en los tópicos de la España profunda ni pretender hacernos una ruta turística por los edificios más emblemáticos de la zona). Sí, señores: no hace falta buscar en el mercado anglosajón para leer una buena comedia romántica. Carlos, Paula y compañía aprovecha el material autóctono para hacernos disfrutar con bromas, refranes y expresiones que cualquier persona de la edad de los personajes emplea a menudo. Utiliza un vocabulario actual, cercano y natural, un tono simpático sin pretensiones que enseguida conquista al lector por su franqueza.
Fernando Alcalá.

Seas hombre o mujer, si buscas una lectura para divertirte y pasar un buen rato no te pierdas Carlos, Paula y compañía, una novela en clave de humor sobre las relaciones chico-chica muy afín a la realidad de la calle y sin más pretensiones que entretener. Fernando Alcalá sabe lo que se hace y ha logrado escribir esta obra desde una perspectiva sincera y espontánea que no cae en las estridencias ni en el lenguaje soez. En definitiva, una historia simpática, fresca y adictiva que demuestra que no hace falta buscar en el mercado anglosajón para leer una buena comedia romántica.


Enlaces de interés:
Página de Facebook de Carlos, Paula y compañía.
Lista de tiendas online donde comprar el libro.

18 comentarios :

  1. Me gusta mucho el chick Lit, y esta novela tiene muy buena pinta, además no conocía al autor de nada, hasta tu reseña no había oído hablar de él, me apunto tu propuesta. BSs

    ResponderEliminar
  2. La tendré en cuenta para cuando tenga un hueco y me apetezca un rato de entretenimiento. Muchas gracias por tu opinión! Besos

    ResponderEliminar
  3. @Matiba. Hace poco que el autor consiguió publicar, así que es normal que no te suene. Esta novela puede ser una buena forma de descubrirlo.

    @Cristina_Roes. Sí, el libro es perfecto para esos ratos :).

    ResponderEliminar
  4. De vez en cuando me gustan este tipo de lecturas, la tendré en cuenta. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. No me termina de llamar en esta ocasión así que la dejaré pasar. Gracias por la reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Me has convencido :). Ando escasa de divertimento últimamente así que está en mi lista de futuribles y eso que el chick lit no es un género que lea yo muy amenudo. Sin embargo, me produce curiosidad ver como enfoca este tema un hombre.... A ver que tal!

    ResponderEliminar
  7. No me va el chcik-lit y no creo que me pase a su lado masculino

    ResponderEliminar
  8. @Concha Fernández. A mí también me gustan para leerlas de vez en cuando. Espero que la disfrutes.

    @Margari. Bueno, a ver si el próximo libro que reseñe te apetece más ;).

    @Mariuca. Entonces te vendrá muy bien para sonreír un rato :). A mí el punto de vista masculino me gustó mucho: después de tantas comedias románticas cortadas por el mismo patrón, al menos esta tiene una novedad agradable.

    @Pedro. No, creo que no es para ti...

    ResponderEliminar
  9. No sabía que había un término para el chick-lit masculino ¡ja,ja! La verdad es que me llama mucho la atención. Parece una novedad refrescante dentro de este género que me gusta, pero que no "consumo" tanto, así que me lo anoto.
    Yo acabo de terminar "Mañana lo dejo". La historia está narrada en primera persona por una chica, pero el escritor es un hombre y debo decir que me ha gustado mucho, la verdad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Si no recuerdo mal es la primera vez que veo una historia así contada por un hombre, parece interesante!!
    No me gusta leer en formato digital, en ese sentido soy bastante tradicional, así que esperaré a ver si se lanza en papel para poder leerlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. @Bookworm. Me temo que el dick-lit no tiene tanto tirón como el chick-lit, al menos en España. Yo también suelo acercarme a este género solo de vez en cuando, y este libro me pareció una lectura muy agradable.

    No conozco la novela de la que hablas, pero yo también he disfrutado mucho de algunas novelas escritas por hombres y narradas desde el punto de vista de una mujer. La que me viene a la cabeza ahora mismo es "La mujer de papel", de Rabih Alameddine, que hasta sorprende que esté escrita por un hombre.

    @Kristineta. Ya, las historias de este tipo contadas por hombres no abundan demasiado. Creo que no está previsto que se publique en papel, pero si se da el caso ya actualizaré la reseña con los datos.

    ResponderEliminar
  12. Vamos, que lo único malo de la novela es su cubierta :D.

    ResponderEliminar
  13. @Alba Úriz. Ya, no se han esmerado mucho, no xD.

    ResponderEliminar
  14. Pinta muy bien y me gusta este género, será una de mis próximas lecturas.

    ResponderEliminar
  15. @Anónimo. Qué bien, espero que lo disfrutes :).

    ResponderEliminar
  16. Me la apunto, tiene buena pinta. Y como acabo de leer la última trilogía chick lit de Elísabet Benavent, también ambientada en España y escrita con mucha gracia, la verdad, voy a ver si la comparo con esta otra, de perspectiva masculina.
    Gracias, como siempre, por tus reseñas.

    ResponderEliminar
  17. ¡Enhorabuena Fernando! Que buena reseña, nos presenta al autor y hace un buen análisis del argumento de la novela, su estilo y su vocabulario.
    Se muestra como una lectura muy apetecible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mayelen. Es, en efecto, una lectura muy apetecible, sobre todo para esta época.

      Eliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails