20 febrero 2013

Ensueños - Conrad Roset y David Aceituno



Edición: Lumen, 2012
Páginas: 96
ISBN: 9788448833800
Precio: 21,95 €

Leer, soñar, imaginar. Evadirse de la realidad para adentrarse en un mundo mágico de colores suaves y acogedores, donde habitan los personajes más variopintos de la literatura universal y podemos navegar junto a ellos en un barco pirata, acudir al baile con Cenicienta o escondernos en el zapato en el que la Princesa Minúscula duerme plácidamente. Son lugares de ensueño, lugares de los que nadie querría escapar, pero también es posible caer en las garras de una pesadilla oscura, protagonizada por un ser malvado que pretende hacernos daño. Cuando ocurre eso, despertar del sueño no parece tan mala idea.

El álbum Ensueños, ilustrado por Conrad Roset (Terrassa, 1984) y con textos de David Aceituno (Badalona, 1977), nos invita a entrar en el extraordinario mundo de los sueños, un universo de tonos pastel lleno de poesía que ha sido cuidado al detalle para cautivar a los lectores tanto como su predecesor en la colección, esa pequeña joya llamada Besos que fueron y no fueron con la que tiene mucho en común y que ningún amante de los álbumes ilustrados debería perderse. Ensueños mantiene al autor de los textos y cambia de ilustrador —cosa que me parece un acierto porque, aunque adoro los dibujos de Roger Olmos, de este modo el público puede conocer técnicas de ilustración diferentes—; por encima de todo, desprende ese encanto y esa demostración de trabajo bien hecho que ya me cautivó hace un año.

Los textos de Ensueños están en la línea de Besos que fueron y no fueron: fragmentos breves, poéticos, algunos sentimentales, muchos simpáticos, que no siguen un orden lineal y son perfectos para leer al azar durante una tarde melancólica de domingo. Este tipo de álbum me encanta porque tiene una extensión que justifica su precio y además permite desplegar un amplio abanico de temas; no es un simple cuento. Por ejemplo, hay abundantes guiños a diversos personajes de los clásicos de la literatura infantil (princesas, Peter Pan, El mago de Oz…), para los que David Aceituno imagina posibles sueños, y también hay páginas especiales con juegos divertidos. Todo en él rebosa imaginación, ternura y cuidado de los detalles, las palabras se integran en las imágenes y se nota que ha habido una gran labor de edición detrás para que todas las piezas encajen.

Con respecto a las ilustraciones, no soy (ni mucho menos) una especialista en el asunto, pero desde mi ignorancia puedo deciros que tienen un efecto «aguado» que en mi opinión potencia todavía más ese carácter efímero de los sueños. La mayoría tienen tonalidades suaves, como la de la cubierta, un mundo de nubes de algodón de lo más dulce y entrañable, aunque hay algunas de colores vivos, adecuadas para reflejar la personalidad de los personajes y escenarios que representan. Son dibujos en los que prima el color sobre el detalle, la forma en la que la pintura se distribuye para lograr crear estos efectos. Personalmente, me gustaron más las ilustraciones de Roger Olmos en Besos que fueron y no fueron, sobre todo por la expresividad de sus rostros y su enorme dulzura, pero las de Conrad Roset también son muy bonitas y a mi parecer encajan perfectamente en Ensueños.

Cambiando de tercio, lo que más me cautiva de este tipo de álbumes no es solo su riqueza de contenidos y la belleza de sus imágenes, sino su capacidad para sacarme una sonrisa y sorprenderme página tras página: lo abro, leo el texto, miro la ilustración que lo acompaña, me lleno de su sentimiento. Ensueños ha conseguido hacerme sonreír y me ha maravillado por la poderosa imaginación que demuestran los textos (¡nunca el tema onírico había dado tanto de sí!). Tanto por esto como por su formato —está publicado en papel de calidad y sus dimensiones son de 27 x 30 cm, es decir, estamos ante un álbum de gran tamaño—, lo considero un ideal para regalar a lectores de todas las edades, porque, aunque los personajes de la literatura infantil y el tono simpático de la narración puedan asociarse a los niños, la realidad muestra que este tipo de obras también gustan (y mucho) a los adultos.

En definitiva, estamos ante un álbum ilustrado muy tierno, con imágenes que brillan por su maravilloso uso del color y hacen un gran despliegue de personajes que tienen algo que contarnos sobre sus sueños. Se repite la fórmula de Besos que fueron y no fueron, pero con otro ilustrador para que los lectores no nos cansemos del mismo estilo y conozcamos otras posibilidades del dibujo. Si os gustó aquel álbum de los besos, no os podéis perder Ensueños; y si no conocéis ninguno de los dos, tenedlos en cuenta como idea de regalo (o autorregalo), porque quedaréis divinamente y os pueden salvar en aquellas ocasiones comprometidas en las que se quiere regalar algo especial y no se sabe el qué. Por mi parte, solo me queda añadir que espero que la editorial continúe trabajando en esta línea, con álbumes completos y creativos que, por si fuera poco, apuestan por el talento de los autores autóctonos. ¿Qué más se puede pedir?

17 comentarios :

  1. Hace poquito me compré "Besos que fueron y no fueron" porque lo ví en Círculo y me acordé de tu entrada. Lo he estado ojeando y lo que he visto me gusta, aunque tengo que leerlo más detenidamente. Me apunto éste porque me están empezando a llamar mucho los álbumes ilustrados :-)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Oh! Que bonita tentación! No lo conocía, así que muchas gracias por acercarme a este álbum ilustrado porque aún estoy pendiente de hacerme con tres más para el reto organizado por Omeu Cartafol.
    Gracias por tu reseña! :)

    ResponderEliminar
  3. Jolín, lo tuve en la mano el otro día en La Casa del Libro, pero todos los ejemplares tenían un plástico y no había ninguno que pudiera hojear, así que al final y por si acaso no lo compré (¡maldita sea!) Ya no tengo excusa, en cuanto lo vuelva a ver se viene conmigo, que también tengo "Besos que fueron y no fueron" y aunque todavía no lo he leído, me encantan sus ilustraciones.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Rusta:
    ¡Qué album ilustrado tan bonito! No voy a poder resistirme, las ilustraciones que nos muestras me parecen preciosas, ya tengo otro más en la lista de deseos.
    Ultimamente mi peque y yo hemos disfrutado con otro que no tiene nada que ver: La campeona mundial de mantenerse despierta. Es un libro que supongo que no será tan valorado por los adultos porque las ilustraciones son más sencillas y más infantiles, pero a nosotros nos ha encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Las ilustraciones me parecen una preciosidad^^

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Precioso! A éste le tengo echado el ojo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Pero qué bonito se ve! Éste no lo conocía, y me has tentado de una manera...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Me encantó Besos que fueron y no fueron y ya le había echado el ojo a este álbum. Me has recordado que tengo que comprarlo ya.

    ResponderEliminar
  9. @Kristineta. Qué bien, otra más a la lista de amantes de los álbumes ilustrados ;). Si el de "Besos" te gusta, este también te va a gustar.

    @Cristina_Roes. Por lo que veo, ese reto será una buena forma de que más gente se acerque a los álbumes ilustrados. Este es una excelente opción.

    @Bookworm. ¡Qué lástima! Bueno, ya ves que las imágenes son muy bonitas, muy dulces. Estoy segura de que no te arrepentirás de comprarlo.

    @Kristi. No conozco el libro, pero al menos lo buscaré por Internet para ver las imágenes :). ¡Que disfrutes de "Ensueños"!

    @Carmen, Ginger, Margari. Sí, es realmente precioso. Merece la pena que no os olvidéis de él :).

    @Cris. Pues ya me contarás qué te parece. Yo creo que si te gustó el otro, este también te gustará, son del mismo estilo.

    ResponderEliminar
  10. A mi me encantan este tipo de libros y si estuviera en mi país disponible seguro que lo compraría porque se ve muy lindo *.*

    Besos

    ResponderEliminar
  11. @Karla Cruz. A ver si hay suerte y llega a tu país :).

    ResponderEliminar
  12. Precioso. Podría ser un buen, buen, buen regalo :). Y esos gatitos de las ilustraciones...

    ResponderEliminar
  13. @Alba Úriz. Sí, es un regalo precioso :).

    ResponderEliminar
  14. Este libro me tocó en un sorteo y no he acabado de pillarle el punto. Demasiado poético, demasiado abstracto para mi gusto. Sin embargo, me quedo con esta frase tuya: «fragmentos breves, […] perfectos para leer al azar durante una tarde melancólica de domingo». Volveré a darle una oportunidad. Las ilustraciones, eso sí, me parecen preciosas. Lo que no sé es hasta qué punto este libro es para niños. ¿Quizá para los más mayores? Lo probaré con mi hija, de cuatro años y medio, a ver... :) ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  15. @Halcombe. Me parece que para tu hija todavía no será el libro más adecuado, ¡je, je! :) No soy ninguna entendida en literatura infantil, pero de entrada lo recomendaría para los mayores.

    ResponderEliminar
  16. Mañana voy a ir a la biblioteca infantil a sacar este álbum y/o el de las abuelas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquiera es una excelente opción :). Por cierto, creo que ahora hay por ahí uno de madres.

      Eliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails