01 febrero 2013

Fomento de la lectura: ¿adoctrinamiento o seducción?

Las palabras de Enrique Redel, editor de Impedimenta, cuando le preguntan en esta entrevista por qué es necesario fomentar la lectura (las negritas son mías):
«A mí no me gustan las campañas oficiales de fomento de la lectura. Espantan al lector de verdad. Porque la lectura es de todo menos “oficial”, “estatal”, “ministerial”. La lectura es una expresión de libertad, el que lee va a la contra, porque piensa por uno mismo. Leer no te hace mejor persona, necesariamente. Puede que te haga peor persona, puede que te inspire ideas malvadas, antisociales. Por eso la lectura es tan peligrosa para el poder. Pero, a nivel personal, la lectura aplaca, conforta, fortalece. Yo creo que más bien nos las deberíamos arreglar para seducir, no para fomentar».
Cuando leí esta respuesta se me encendió la bombilla. En la red es bastante común decir que se tiene un blog para fomentar la lectura, un mensaje que queda muy bonito en el apartado de presentación de la bitácora y que invita a los visitantes a pensar «Oh, qué maravillosa labor hace esta persona». Algo parecido ocurre en las redes sociales, donde entre perfiles de lectores asiduos son frecuentes las imágenes con frases bonitas sobre cómo leer nos hace felices, sabios y mil cosas más. Alguna vez he picado y los he compartido, cierto; pero en general esta mentalidad —la promoción de la lectura como una afición que nos hace mejores personas— me provoca un poco de rechazo.

No me entendáis mal: soy consciente de los beneficios de leer, me encantaría que se leyera más y para eso resulta necesario difundir esta actividad. No obstante, no conecto con ese tufillo adoctrinador y excesivamente benévolo que muchas veces desprenden las campañas de fomento de la lectura, tanto las oficiales como las improvisadas, como esos mensajes de las redes sociales. Como dice el editor en el fragmento que he citado, la lectura nos hace pensar por nosotros mismos, por eso me parece un poco contradictorio que a veces esta práctica se defienda casi como un mantra («Lee, que es bueno»). Creo que los que leemos lo hacemos ante todo para disfrutar, de modo que es esa sensación la que deberían transmitir los proyectos: promover la lectura como deleite, no como instrucción para la mente ni con el cansino propósito de hacernos mejores personas.

En esto último también influye qué tipo de público es el destinatario de las campañas de fomento. Los blogs de libros que creen estar haciendo una gran labor para la difusión de la lectura están muy equivocados, puesto que este tipo de propagación se debería hacer entre personas no lectoras. Quienes dedicamos nuestro a tiempo libre a navegar por blogs de libros somos lectores muy asiduos y resulta evidente que nos gusta encontrar mensajes sobre lo bueno y lo maravilloso que es leer; sin embargo, para convencer a quien no lee hay que utilizar otra táctica que deje de lado el adoctrinamiento y venda la lectura de una forma que resulte atractiva para los que piensan que leer es aburrido. No sé cómo debería ser esa campaña, no soy publicista, pero tengo claro que la moralina sobre las bondades de leer no resulta eficaz.

Además, me parece que encerrarse demasiado en ese círculo puede llegar a ser contraproducente. Una de las actitudes que más detesto de lo que yo llamo «ambiente literario» (intercambios de opiniones entre autores, profesionales del mundo del libro y blogueros en las redes sociales) es el menosprecio hacia el que no lee y la exaltación de la lectura como única actividad buena para el alma y el cerebro. Ya he hablado alguna que otra vez de lo mucho que me irritan las frases como «Mientras otros ven la televisión yo prefiero leer un buen libro»; no me gusta la lectura entendida como superioridad, nunca he presumido de leer, para mí es algo tan natural como comer. Me pongo en la piel de alguien no lector que lee ese tipo de comentarios desde la distancia y comprendo a la perfección que no sienta el menor interés por entrar a formar parte de una «élite» de gente que se cree mejor que los demás por leer (tal vez no lo creen, pero eso transmiten).

Para terminar: sí, leer es maravilloso, hay estudios que demuestran sus beneficios en el desarrollo del cerebro y todo eso. Pero ¿de veras leemos para hacernos mejores? También podríamos practicar más deporte, comer más sano, sentarnos de forma más correcta y otras mil cosas que se sabe que son buenas y sin embargo se llevan a cabo menos de lo que se debería. Yo pienso que si leemos es, ante todo, porque nos gusta, porque la ficción nos aporta sentimientos fascinantes y se convierte en un maravilloso refugio siempre que queremos huir de la realidad. Cuando se trata de transmitir el amor por la lectura, ¿no sería mejor hablar de estas sensaciones en lugar de recurrir al manido (y repelente) «Leer nos hace más sabios y mejores personas»?

19 comentarios :

  1. ¡Buenos días, Rusta!

    Estoy 100& de acuerdo tanto con Enrique Redel como contigo. En Twitter decidí seguir algunas campañas oficiales de fomento a la lectura pero al poco tiempo acabé cansada de tanto tuit doctrinario y empecé a odiarlas. Entiendo lo de las lecturas obligatorias en los colegios e institutos y en los estudios universitarios de Filología aunque de mi época escolar recuerdo muchas lecturas obligatorias que me resultaron tediosas.

    Hay que leer por placer personal, no porque uno se piense que cuanto más lea mejor persona será o más cultura tendrá. Tenemos la suerte de vivir en democracia pero todos conocemos lo que fue la censura en tiempos pretéritos e igual de devastadoras fueron las quemas de libros como las famosas quemas de brujas.

    Comparto al 100% tu idea de que encerrarse en un círculo solamente literaria es contraproducente y yo lo extendería a todos los ámbitos, ya que lo he podido comprobar en otros sectores tan importantes para mí como son la Historia y la Arqueología que están muy infravaloradas y son muy pocos respetadas. Sé que a muchas personas no les caeré bien por la particular visión que tengo al respecto pero siempre me he considerado una persona a la que le gusta llevar la contraria y me indigna mucho que historiadores, arqueólogos, etc no se molesten en acercarse al público mayoritario y piense que con lo que hacen es suficiente cuando en realidad no cambian nada, sino que fomentan aún más la imagen negativa que se tiene de determinados campos.

    A mí también me irrita esa frase que citas de la lectura y ver la televisión. ¿De verdad una persona es menos culta por qué le relaje ver la televisión?

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Pues sinceramente, yo no leo para ser más lista ni para sentirme superior a nadie que no lea. No creo que leer me convierta en mejor persona que otra que prefiere pasar su tiempo libre viendo la televisión. Es que en general se da por hecho que TODO lo que hay en televisión es basura y no es así, y aunque otra persona decidiera ver eso, solo programas basura está en su derecho y no creo que por eso sea “inferior” a mí. Eso sí, seguramente sobre nuestros hobbies poca conversación íbamos a tener.
    También confieso que a veces comparto esas bonitas imágenes sobre la lectura que aparecen en Facebook (que es la única red social que utilizo), pero sé perfectamente que solo la compartirán (si es que lo hacen) los amigos lectores, el resto casi siempre pasa de largo, pero bueno yo tampoco comparto en mi muro imágenes de amigos que hablan de las bondades del deporte, de su música favorita o de lo último en moda y maquillaje. Tengo claro que por colgar ese tipo de mensajes en Facebook no voy a convertir a nadie en lector, pero… ¡me gustan!
    No sé si las campañas oficiales que fomentan la lectura ganan algún lector al año. En mi opinión funciona mejor el boca a boca entre la gente. Un lector que ha disfrutado de un libro a veces puede llegar a “vender” ese libro mejor que cualquier tipo de campaña. Y si un lector “novato” disfruta con una historia lo más probable es que quiera volver a repetir con otra y que descubra que con “esto de los libros” también se puede disfrutar, pasar un buen rato, o uno malo, o llorar, o reír, o pasar miedo, o sufrir… ¡En fin! ¡Tantas sensaciones!
    Un beso guapa y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo con esa opinión. Si quieres que una persona lea lo último que tienes que hacer es ponerte en plan superior creyendo que "los que leemos somos guays". Si quieres que lea alguien de tu entorno lo ideal es hacerlo de una forma no impositiva, sino diciendo cosas como "creo que este libro puede gustarte".
    A veces es un solo libro el que impulsa a una persona a leer, una persona que no leía puede descubrir tal libro que le gusta mucho y pensar "quiero encontrar otro que me guste tanto" y por ahí se empieza. Pero es algo que no se puede forzar.

    ResponderEliminar
  5. Prefiero leer a ver la televisión, pero más que nada porque el nivel ha descendido demasiado y en la tele veo series bajadas exprofeso, sin anuncios y a la hora que quiero. Pero leer es mi opción personal, porque me encanta. Y es una opción que ninguna campaña puede machacar.
    Un blog no sirve para incitar a la lectura, pues de hecho solo leen estos blogs los que leen. Más bien sirve para orientar y dar a conocer libros a aquellos que ya están dispuestos a leer y que buscan información o ideas para nuevas lecturas

    ResponderEliminar
  6. Yo leo porque me gusta, eso lo primero. Si encima es bueno para mi salud mental, mejor que mejor. No sé si los no lectores se aficionarán a la lectura gracias a los blogs, pero a nivel personal digo que gracias a la blogesfera, leo mucho más y me entero de muchas novedades y de libros que de otra manera no hubiera leído. Yo creo que algo bueno hacemos, tampoco hay que menospreciarse, pero es cierto que no hay que presumir tanto. Es como si un médico o un profesor presumieran a todas horas de la finalidad de su trabajo: salvar vidas y enseñar a leer respectivamente. No siempre lo van a hacer bien y si algo es bueno, es mejor que lo digan los demás.

    ResponderEliminar
  7. Como bien reflejaba en mi entrada del pasado día 26 "En una imagen" del grande J.L. Borges...
    El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta "el modo imperativo". Yo siempre les aconsejé a mis estudiantes que si un libro les aburre lo dejen; que no lo lean porque es famoso, que no lean un libro porque es moderno, que no lean un libro porque es antiguo. La lectura debe ser una de las formas de la felicidad y no se puede obligar a nadie a ser feliz. - J. L. Borges.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo con eso de que leer no nos hace superiores! porque además si entramos dentro de ese tema...también entraríamos en el de qué tipo de libros enseñan, cuales no...bla bla...
    Yo leo porque me gusta y mantengo un blog porque quitando a mi madre nadie de mi entorno lee.
    ¿Fomentar la lectura? lo dudo porque como bien has dicho, casi todo el mundo que lee a diario blogs literarios suelen ser ya de por sí lectores.
    Un beso!

    ResponderEliminar

  9. Estoy totalmente de acuerdo.
    Según el tipo de lectura leemos para entretenernos o para aprender.
    Pero eso de que nos haga mejores es una majadería. Mira si no a Don Quijote, que se volvió tarumba de tanto leer.
    Ojo, que lo contrario también pasa. A veces parece que si no conoces al personaje de moda que sale por televisión eres un inculto.

    ResponderEliminar
  10. ¡Muchísimas gracias por esta reflexión! También leí la de La vida va en serio, y creo que has dado en el clavo.
    Yo trato de alejarme de los best sellers lo más posible, a menos que sea una historia muy interesante.
    También, voy a tomar en cuenta los puntos de vista que expresaste a la hora de pensar como un "no lector".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. @Elena Velarde. No sabía que se tiene esa imagen de los historiadores, aunque coincido contigo en que a veces me da rabia que algunos sectores intelectuales estén tan alejados de la realidad de la calle. Supongo que es normal que se dediquen a investigar su ámbito, pero sería muy bueno que algunos de estos conocimientos llegaran más al público, no solo a los especialistas.

    @Bookworm. Totalmente de acuerdo contigo. La televisión, bien empleada, puede proporcionar más conocimientos que ciertos libros; todavía se menosprecia demasiado el material audiovisual y es una pena porque para según qué temas resulta mucho más efectivo que el texto. Yo también pienso que hoy en día lo mejor es el boca a boca entre lectores, que a alguien le llegue al oído que X libro está muy bien y le entren ganas de leerlo. Sobre las campañas, es que es como si a alguien que no le gusta el deporte le hablan de las bondades de hacer ejercicio: ya las sabe, pero lo que necesita descubrir es que, además, puede divertirse con el deporte.

    @Paty. Exacto, no se puede forzar. Yo ahora mismo tengo a muchos conocidos entusiasmados con "Cincuenta sombras de Grey" y les recomiendo libros parecidos aunque a mí no me interesen en absoluto porque veo que se lo pasan bien leyendo. Esto, en gente que no suele leer, es un gran paso.

    @Pedro. Tengo la misma visión que tú de los blogs, sobre todo son útiles para recomendarnos libros entre nosotros.

    @Leira. Sí, mejor no presumir, queda mal en cualquier ámbito. De todas formas, estoy de acuerdo contigo en que gracias a los blogs y las redes sociales muchos leemos más y/o conocemos otros libros, y esto es fantástico.

    @Cristina_Roes. Magnífico. Gracias por compartir este fragmento :).

    @Lesincele. Ya, lo de que con la lectura se aprende es muy discutible. Unos critican lo que leen los otros, pero al final todos leemos porque nos gusta lo que encontramos en los libros.

    @Pepe. Je, je, buen ejemplo :). Es verdad que la literatura aporta cosas buenas, pero no es la única actividad que las proporciona.

    @Shanny. Gracias a ti por leerme :). Creo que a veces los lectores asiduos (yo incluida) tenemos tendencia a menospreciar a los que no leen o solo leen best-sellers, por eso me parece importante que intentemos ponernos en su lugar, no tienen la misma opinión de los libros que nosotros y el simple hecho de que lleguen a disfrutar de una novela ya es algo.

    ResponderEliminar
  12. ¿Y por qué existe ese interés en que otros lean? No entiendo el empeño en que la gente que no suele leer, por el motivo que sea, tenga que hacerlo. No entiendo el por qué de ese empeño en que lo hagan.

    Estamos de acuerdo con que es un hobby, que puede aportar muchas cosas (y la mayoría positivas). Pero como muchos otros.

    A nadie se le ocurre ir haciendo campaña de "ve películas" o "escucha música." Sin embargo "lee" sí.

    ResponderEliminar
  13. @Anónimo. Supongo que por tradición (la lectura siempre se ha considerado buena) y por la mala costumbre de querer que los demás hagan lo que nos gusta a nosotros. Pero es algo que debería cambiar, sí.

    ResponderEliminar
  14. Yo creo en fomentar la lectura cuando hablamos de niños, en concreto yo misma con mi hijo, más que nada porque a mí me hace feliz leer, sé que me hace más libre, pues me hace tener más tolerancia, más vivencias y pensamientos más míos. Es igual que el deportista que quiere inculcar deporte. PEro no por eso el que lee es más o menos listo que los demás, al igual que el deportista no tiene porqué ser el más sano de todos. Estoy de acuerdo que hay campañas de "fomento a la lectura" en los que incluso se menosprecia al que no lee, pero hay que saber respetar pues cada uno tiene sus aficciones y yo creo que lo sano justamente es tener alguna, no ser una persona sedentaria o física o mentalmente. Bicos.

    ResponderEliminar
  15. Yo es que veo la palabra "Fomento" y pienso en Álvarez Cascos (supongo que porque fue ministro de eso, claro), y me da mal rollo.

    Por otro lado, tener aficiones siempre es bueno, pero tomándolo como tal, porque son las actividades de las que se puede disfrutar en el tiempo libre. Sin lugar a dudas, para mi leer es una de ellas, como también lo es compartir mis impresiones en un blog. Pero poco más, porque también me gusta hacer otras cosas y pobre del que se autolimita tanto como para dedicarse a la lectura únicamente, obviando lo que la vida ofrece.

    Y si además a eso se añade el creer que por leer se es más que alguien, mal lo llevamos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Hola Rusta:
    Me ha gustado mucho la entrada de hoy. Estoy de acuerdo contigo, no me gustan ese tipo de campañas. Sin embargo hay formas interesantes de seducir o de mostrar lo placentero de la lectura, en algunos centros educativos se hacen actividades muy interesantes que pueden ser una oportunidad para que jóvenes o niños descubran otras alternativas y quizá les lleve a disfrutar de la lectura.
    Desde luego otras buenas formas de seducción son los blogs o programas como Página2, aunque dudo si se acercarán a ellos personas que no estén previamente interesadas en la lectura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. @Laura Fernández. Totalmente de acuerdo. Me gusta la definición que haces de la lectura como "libertad" y no como una forma de hacernos más listos. Yo creo que lo que nos gusta es precisamente esto, que nos hace disfrutar, nos aporta ideas, nos enriquece; pero sin que esto signifique que sea la única afición "válida".

    @Kayena. Muy divertido lo de Álvarez Cascos :). A mí también me encanta leer y encargarme del blog, pero la vida tiene otras cosas, por supuesto, y sería una pena menospreciarlas.

    @Kristi. Ya, yo pienso que solo nos interesan a los que somos lectores. Para seducir a no lectores hay que utilizar otras formas, como encontrar el libro adecuado para que una persona disfrute.

    ResponderEliminar
  18. Los blogueros literarios no creamos hábito lector, no despertamos la curiosidad en aquellos que no leen porque, como bien dices, nos movemos en un círculo en el que todos somos devoradores de libros. Si bien sí contribuimos a que ese amor por las letras vaya en aumento, no decaiga. No sé si me explico.

    En relación a aquello que comentas sobre que algunas personas se consideran mejores por ser ávidos lectores, me he acordado de Daniel Pennac y su libro "Como una novela". En él se recogen los derechos del lector. Hay "mandamientos" como el derecho a no leer, a picotear... pero todos se resumen en uno solo: el derecho a no burlarse jamás de los que no leen, si quieres que algún día lean.

    Abrazos ;)

    ResponderEliminar
  19. @Marina García. Sí, te entiendo, entre nosotros nos recomendamos libros y hacemos que tengamos ganas de leer más y más libros. Hay gente que a raíz de crearse un blog lee mucho más que antes.

    Qué interesante parece ese libro de Pennac, qué sabios esos "mandamientos". Gracias por recomendármelo, lo buscaré ;).

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails