11 febrero 2013

Maravillas - Brian Selznick



Edición: SM, 2012
Páginas: 640 (nota: más de 460 son ilustraciones)
ISBN: 9788467557022
Precio: 19,95 €

Me gustan los escritores valientes que se atreven a ir más allá de los parámetros preestablecidos y proponen obras novedosas tanto en la forma como en el contenido. Creo con firmeza en la innovación en la literatura, por eso en cuanto conocí la existencia de Maravillas, una novela narrada con ilustraciones y texto, no me pude resistir y me dejé llevar por una corazonada. El autor, Brian Selznick (Nueva Jersey, 1966), ya puso en práctica esta técnica en su aclamado La invención de Hugo Cabret, libro con el que ganó diversos premios y cuya adaptación al cine en 2011 también logró un gran reconocimiento. En realidad, el hecho de narrar una historia con imágenes no es nuevo: se hace en las artes pictóricas desde hace siglos, se hace en el cine y la televisión todos los días. No obstante, sí que resulta original incorporar este recurso en una obra literaria actual, porque hay que tener en cuenta que los dibujos no se limitan a ilustrar el texto, sino que narran una trama por ellos mismos, como una película en papel.

La comparación con el cine no es en vano: como ya demostró en La invención de Hugo Cabret, Brian Selznick conoce muy bien el sector y las ilustraciones están cargadas de movimiento, consigue ese efecto de acercamiento característico de la cámara para focalizar el interés del lector en los elementos importantes. Además, los rostros son muy expresivos, hace un buen uso de las sombras (en especial en el cielo, con la tormenta y las estrellas) y sus dibujos son tiernos, hermosos, adecuados para el público infantil; resulta imposible no encariñarse con los personajes que retrata. Las imágenes están hechas a lápiz, por lo que estamos ante escenas en blanco y negro que de nuevo nos recuerdan al cine antiguo y encajan perfectamente con el ambiente pasado que plasman.

Pero ¿de qué va la novela? La trama contada con palabras se centra en Ben, un niño sordo de un oído que una noche de tormenta de 1977 encuentra un extraño libro en casa de su madre en el que hay un marcapáginas que contiene los datos de su posible padre. La madre de Ben murió hace unos meses y ahora él emprende un viaje para intentar conocer a su progenitor, un camino que lo llevará al Museo de Historia Natural de Nueva York y otros rincones llenos de maravillas. De forma paralela, las ilustraciones narran la historia de Rose, una niña sorda que en 1927 escapa de su hogar para ir a ver una película protagonizada por una actriz de la que colecciona noticias. Además de su deficiencias auditivas, Ben y Rose tienen en común la necesidad de encontrar su lugar en el mundo a través de una búsqueda en la que sus tramas convergen y les descubren que, después de todo, no están tan solos como creen.

La historia me ha parecido preciosa, un relato escrito con sencillez que rebosa emociones sin caer en el sentimentalismo, como un bonito cuento que con su aparente candidez consigue conmover al lector. Las tramas personales hablan de la soledad, de la búsqueda de un lugar en el que uno se sienta cómodo, que en el caso de los niños protagonistas se complica todavía más por su discapacidad. En cualquier caso, es una novela que trata temas universales que todos podemos entender, aunque al mismo tiempo tiene un toque curioso que va un poco más allá de lo de siempre y propone contenidos interesantes que permiten instruir al lector mientras disfruta de la lectura.

Entre sus temas estrella, me ha encantado que se tratara el de la discapacidad auditiva: el autor no pretende dar lecciones de moral y ensalzar el esfuerzo que llevan a cabo las personas que la sufren (una visión demasiado habitual en ciertas novelas, me temo), sino que habla del asunto con naturalidad, plasma la incomprensión que sufren los protagonistas de una forma creíble, sin recrearse en ello y sin despertar compasión. En definitiva, los niños son mucho más que su discapacidad. Como explica en el epílogo, Selznick conoce bien esta situación porque su hermano padece el mismo problema que Ben y además se ha documentado de forma amplia para reflejar con verosimilitud las sensaciones que experimenta una persona sorda (a propósito, qué delicia de prólogo para los que nos gusta saber cosas sobre el proceso que siguió el autor).

El otro gran atractivo de Maravillas es el lugar de destino de los personajes: el Museo de Historia Natural de Nueva York, y en este punto se agradece mucho que el autor haya optado por escribir y dibujar, puesto que las ilustraciones de las exposiciones aumentan todavía más su carácter fascinante y esto, en las manos de un niño, puede despertar su curiosidad por ellos. Selznick recorre las salas principales del edificio y conecta con gran acierto las tramas personales con algunos objetos que se muestran; un planteamiento original que rinde homenaje a las maravillas que almacenan las colecciones de arte. Además, como buen cinéfilo, el autor no deja de lado las referencias al cine y, en concreto, cómo afectó la introducción del sonido en la gran pantalla; hasta este momento nunca me había parado a pensar en el hecho de que esto excluyó de algún modo al público con discapacidad auditiva. Los temas que Selznick ha elegido no son meros decorados; todo se relaciona, no hay nada gratuito.

En esta perfecta integración también se incluyen las imágenes, claro. Ilustraciones y texto están acoplados y, aunque en un principio parecen tramas totalmente independientes, en algunas escenas se complementan de forma mutua, incluso antes del momento en el que ambas convergen en una. Los dibujos narran la segunda historia y llegan donde las palabras no pueden llegar; un recurso que nos recuerda que no se deben menospreciar los recursos visuales, ni siquiera en un libro.

Brian Selznick.
La recta final de Maravillas me pareció especialmente hermosa; terminé la novela con los ojos húmedos y con una sensación muy gratificante en mi interior. Sabía que encontraría una historia original, pero en la práctica ha resultado ser mucho más, un proyecto bien planificado y ejecutado que incorpora temas tan interesantes como la museología y la discapacidad auditiva sin pretensiones adoctrinadoras y con muchas posibilidades de llegar al lector. No por incluir imágenes se pierde el encanto de la literatura de siempre; al contrario, su atractivo aumenta por todo lo que aportan las tiernas ilustraciones de Selznick. Ahora, la gran pregunta: ¿para quién lo recomiendo? Bookworm, que de literatura infantil entiende más que yo, lo aconseja para niños a partir de 10-11 años con hábito lector (más que nada para que no se asusten al ver sus dimensiones). De todos modos, Maravillas es un magnífico ejemplo de libro que puede gustar a lectores de todas las edades, así que si sois adultos sin prejuicios no lo dejéis caer en el olvido y saboread estas páginas con el mismo encanto con el que lo he hecho yo.

Si os ha llamado la atención, podéis empezar a leerlo aquí.

8 comentarios :

  1. Ya dije yo en su momento que leer "Maravillas" me había parecido eso, una maravilla. Lo leí todo de tirón, aunque bueno, sé que tampoco tiene tanto mérito porque el texto en sí no es muy largo, pero es que quedé atrapada en la historia y en esas fantásticas imágenes.

    Yo creo que este hombre es un mago creando esos dibujos, consigue una profundidad increíble y dota a los personajes de emociones en sus rostros como pocos. Si "La invención de Hugo Cabret" me pareció precioso, de este libro no puedo decir menos. Que te guste la historia más o menos que la de Hugo Cabret es solamente una cuestión de gustos, pero lo que está claro es que en ilustraciones ambos son magníficos.

    Sobre la edad de lectura, pues bueno, yo me baso en lo que lee mi hijo que ahora tiene 12 años. Es cierto que el volumen del libro “impresiona” pero la verdad es que una vez que lo empiezas es muy fácil de seguir y por supuesto no es una lectura exclusivamente infantil-juveni. Ya sé que tú eres bastante más joven que yo, que tengo 42 años y está clarísimo que también lo has disfrutado, lo que viene a confirmar que es un libro que puede gustar a todo el mundo. Para mí tanto “Hugo” como “Maravillas” se han convertido en dos de las “joyitas” de mi biblioteca.

    Desde luego Selznick tiene en mí una lectura segura cuando se anime con su próximo libro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me encanto el lblog y en especial esta entrada. Amo leer y aqui encuentro siempre lo que necesito.

    ResponderEliminar
  3. Hola, suelo leer muchos blogs, pero casi nunca escribo ningún comentario, sin embargo hay un libro que intento recomendar a mucha gente ya que, a mi parecer es precioso y engancha con facilidad y además tiene una calidad excelente, pero no puedo recomendarlo a todos porque está escrito en catalán, más bien en mallorquín y no he encontrado traducciones. Pero quizás tú misma o alguno de tus lectores pueda disfrutarlo tanto como yo misma he hecho una y otra vez.

    Se trata de Joana E. y creo que es mejor no decir nada sobre el mismo para no desvelar ningún secreto.

    Espero que os animéis a leerlo no os arrepentiréis.

    ResponderEliminar
  4. No conocía este libro. Me lo apunto. Enhorabuena por la reseña. ¡Gracias por la recomendación!

    Saludos.

    Ana

    ResponderEliminar
  5. Las ilustraciones se ven muy bonitas pero, sinceramente, prefiero que tenga más texto.

    ResponderEliminar
  6. @Bookworm. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Brian Selznick me ha parecido un ilustrador magnífico y la historia que narra es preciosa, muy adecuada para gustar a lectores de diversas edades. Ojalá hubiera más gente que se animara a descubrir este tipo de libros, con imágenes y texto. Yo ya me he apuntado el de Hugo para futuras compras.

    @Quiero tener una niña. ¡Gracias!

    @Majo. Gracias por la recomendación. No conocía el libro, pero investigaré ;).

    @Ana Parrilla Santoyo. Espero que lo disfrutes.

    @Al rico libro. Bueno, cada uno tiene sus gustos :). Y sí, las ilustraciones son bellísimas.

    ResponderEliminar
  7. Qué ganas tengo de leerlo!!!
    Aunque voy a empezar con el primero del autor, que es el que tengo en casa =P

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. @Shorby. Pues ya me contarás qué te parecen. Dicen que también es una maravilla.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails