22 marzo 2013

Descargas de e-books: ¿ventas o lecturas?



Nunca he entendido ese afán por acumular libros sin ton ni son en el lector digital. Bueno, los aludidos me dirán que no es «sin ton ni son», que los almacenan porque sienten un interés real por ellos y, total, en el aparato no abultan. No obstante, tengo la sensación de que, cuando la novela se puede adquirir gratis o a un coste muy bajo, son descargas que se hacen sin meditar demasiado, como quien se va de compras durante las segundas rebajas y acaba llevándose prendas que en un principio no pensaba comprar porque «son un chollo». Con la ropa y otro tipo de productos de uso inmediato puedo llegar a comprender ese consumismo, pero con los libros, con unos artículos a los que hay que dedicar horas y para los que mucha gente alega no disponer de suficiente tiempo, no lo entiendo. 

Aunque el nombre de mi blog pueda confundir, en realidad no devoro todo lo que se me pone por delante, sino que elijo mis lecturas con mucho cuidado y medito bien qué obras se merecen que haga una pequeña inversión en ellas. Al igual que muchos lectores, tengo una lista larguísima de títulos que me gustaría leer; sin embargo, no pretendo adquirirlos todos de golpe, entre otras cosas porque me sería imposible leerlos pronto. Además, todos los meses se publican nuevos libros que me interesan, nacen editoriales con propuestas atractivas y descubro a autores que ya llevan un tiempo en el mercado que probablemente me pueden gustar. La abundancia de novelas hace que el proceso de selección sea todavía más complicado, por eso mismo el escritor que vende aún debería sentirse más afortunado de que haya personas que se gasten entre quince y veinticuatro euros (imaginemos que se trata de una novedad) en su obra. 

Pero ¿qué mérito tiene conseguir descargas de un libro que se compra sin pensar, porque es gratis o se vende a un precio muy barato y los lectores piensan «Anda, pues no tiene mala pinta»? El método es útil para colocar una novela entre los e-books más vendidos con relativa facilidad, pero dudo mucho que resulte eficaz para conseguir lecturas. Todos los días tengo la oportunidad de leer infinidad de libros gratis, bien porque me los ofrecen a través del blog, bien porque no cuestan nada en Amazon. Aun así, ignoro por completo estas propuestas porque por lo general no me interesan; prefiero comprar aquellas novelas que de verdad me apetecen o buscarlas en la biblioteca antes que leer cualquier cosa solo porque es gratis. Y no, no soy rica (de hecho, compro menos de lo que me gustaría), pero precisamente por eso pienso mucho en qué me gasto el dinero y opto por invertir veinte euros en un libro que de verdad me atrae en lugar de descargar veinte libros de los que solo soy capaz de decir «No tienen mala pinta»

Sé que hay gente que no opina como yo y que está abierta a todo tipo de lecturas; no obstante, con esta reflexión pretendo ir un poco más allá de eso: independientemente de que nos guste leer de todo o no, leer un libro implica dedicarle unas horas preciosas, y creo que incluso la persona más receptiva del mundo reconoce que hay títulos que le llaman más la atención que otros y que resulta necesario filtrar porque es imposible leerlo todo. Si antes la relación entre número de ventas y número de lecturas ya era dudosa, con los e-books a muy bajo coste de Amazon (y las trampas de algunos autores: descargas de sus propias obras, opiniones falsas…) todavía se complica más el hecho de saber qué libros realmente están cautivando a la gente. Lo único que tengo claro es que «ventas» no significa necesariamente «lecturas» y que para mí sigue teniendo mucho más mérito vender quinientos ejemplares en papel que tres mil en e-book a un euro.

18 comentarios :

  1. Creo que todo lector hace un alto en el camino. De repente. Un día. Porque se da cuenta de la barbaridad de lecturas pendientes que tiene, de los muchísimos libros que se publican, de la gran cantidad de cosas que quiere leer...

    Lo de "ventas no significa lecturas" me parece un eslogan estupendo :).

    ResponderEliminar
  2. Directamente a mí no me gusta leer en ereader. Soy mas tradicional y me gusta leerlo en papel y sobre todo, poder ponerlo en mi estanteria y ver como va creciendo :-)
    Tengo que decir que soy una compradora compulsiva de libros, y como más de lo que puedo leer (por falta de tiempo, claro) pero sé que tarde o temprano los leeré.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo no leo en lector electrónico pero aún así intento seleccionar bastante mis lecturas por el tema de que cada mes salen muchísimas novedades que también me interesan. De hecho no suelo ser compulsiva (alguna vez sí que cae alguno de esta forma pero muy poco), porque ya tengo libros acumulados así que no es cuestión de tener una pila eterna.

    ResponderEliminar
  4. Empiezo por tu último comentario: “para mí sigue teniendo mucho más mérito vender quinientos ejemplares en papel que tres mil en e-book a un euro”. Pues no sé si tiene más mérito o no, pero desde un punto de vista de negocio para el autor, es mucho mejor lo segundo: si hablamos de autopublicación en Amazon, el autor se lleva el 70% del precio de venta, así que se saca 2100 € con esos tres mil libros; en cambio, con 500 en papel, a un precio digamos de 15 €, del cual se lleva un 10%, sólo le saca 750 €. Económicamente, es mucho mejor lo segundo (para el autor; para la editorial el análisis ya no es tan sencillo).

    Yendo ahora a tu idea principal, creo que hay una razón de bastante peso para este ansia generalizada por descargar libros electrónicos gratis o muy baratos, y es la no disponibilidad en nuestro país de bibliotecas públicas online o tarifas planas de lectura (ambas posibilidades sí existen en EE.UU.). Si existiera eso, sabrías que siempre tendrías la posibilidad de leer prácticamente cualquier libro sin coste (o a un coste bajo); pero como no existe, creo que muchos aprovechan para hacer acopio “por si acaso”. Probablemente, como dices, nunca se lean, pero muchos piensan (o pensamos), “¿y si dentro de unos años me apetece leerlo?”, o a los hijos, o quién sabe… Es esa sensación de “aprovecha ahora, que mañana quizás no puedas”. Creo que eso influye mucho.

    Por lo demás, estoy de acuerdo contigo: yo también soy bastante selectivo en mis lecturas; hay tanto por leer y tan poco tiempo… Pero el “coleccionismo” o incluso “síndrome de Diógenes digital” es otra cosa… :-)

    ResponderEliminar
  5. El mundo del ebook es una locura, al contrario de lo que tú dices que le pasa a la gente con esas descargas tan baratas, a mí me cuesta encontrar los libros que me interesan a precios razonables (siempre he dicho que es ridículo que te cobren por un archivo más dinero del que pagarías por una edición de bolsillo, y lamentablemente esto suele ser así). Conclusión: termino comprándolos en papel, pago un par de euros más y se lo puedo dejar a quien quiera.
    Por otra parte creo que hay un factor que no has nombrado (porque da cosa) y que influye entre la supuesta relación de ventas y lecturas, y son las descargas en plan ilegal, ejem ejem... el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Y eso también es un problema porque no cuenta como lectura, más que nada porque a pesar de las absurdas afirmaciones de Lucía Etxebarria, no existe ningún contador de lo que uno se descarga por la cara.
    Perdón por la parrafada, pero me ha parecido muy interesante el tema y también el blog. Un saludo :)

    ResponderEliminar

  6. Bueno umm a ver si es verdad lo que dice y dicen los comentarios posiblemente yo soy de esas que me he bajado los libros gratuitos de amazon pero porque me gusta la sipnosis alguna vez han puesto libros que no me interesaba, y no los he descargado, ultimamente me he encontrado algunos libros buenos que me han gustado, asi que seguire si me regalan libro y me gustan banjarlo, por que ahora medianamente puedo comprar de vez en cuando pero si no puedo y como sigue el pais no vamos a poder comprar nada, y siempre es bueno tener algo, nunca se sabe,, saludos y sigue asi me encantan tus post.

    ResponderEliminar
  7. Lo admito, soy uno de esos que tiene más de una veintena de libros al lado de la cama y otros tantos en su ereader. En mi favor diré que los leo todos, pero aún así entiendo que muchas personas los descargan simplemente porque son baratos (o gratis) y al final no los leen y simplemente los tienen ahí cogiendo polvo (aunque sea electrónico). Los ebooks, como sus parientes en papel, no dejan de ser parte de un negocio, y ser el que más descargas tiene de un título es parte del marketing que se ha montado a su alrededor. Si lo miramos desde ese punto de vista, sí que es malo, pues la gente "tira" hacia lo que es gratis por defecto, sin importarle si está bien o mal, inflando las "ventas" de títulos que de otro modo quizás no hubieran llegado a ningún sitio. Ahora bien, por toda cara siempre hay una cruz, y yo mismo le he dado oportunidades a libros (tanto en papel como en formato electrónico) que no me he arrepentido de comprar más tarde, convirtiéndome en un auténtico seguidor del autor o de esa obra en particular. Tal y como dices, hay que tener un poco de cabeza a la hora de elegir, pero también es conveniente dejarse llevar de vez en cuando y abrir un poco (aunque no simplemente guiados por el "es gratis").

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. Tengo una barbaridad de libros por leer y cada mes me apetecen las novedades y sigo acumulando, en una cosa tienes razón, es que a un libro le dedicamos un tiempo que es oro, que muchas veces no disponemos y lo vamos arañando de otras cosas así que al final se hace indispensable elegir y hacerlo además bien. En cuanto a las descargas, lo bueno de haberme acostumbrado al e reader y que este no sea un kindle es que este apartado lo llevo mucho más controlado, aunque tengo algún que otro esperando turno

    ResponderEliminar
  9. No sabía que las personas bajaran ebooks sólo porque eran gratis o baratos, pero si lo hacen a mi me va y me viene, me enfoco en lo que yo hago y trato de no juzgar nada que no sea mi persona, el tiempo no me da para eso. Por otra parte leer ebooks me parece ahora en mi vida más factible, no se si les pase a los demás, pero cuando me topo con un párrafo que me guste, lo anoto en una libreta, bueno eso es lo que hacía, y en algunos libros era tanto lo que me gustaba que avanzaba muy lento en la lectura por hacer anotaciones, por ello el libro digital me permite hacer un copy paste, y continuar con mi lectura en segundos. Otra cuestión es que hay muchos libros que no me puedo topar en físico ya sea porque son muy viejos o descontinuados, y mandarlos pedir me sale muy caro, por ellos prefiero conseguirlos digitales, otra cuestión es el espacio, ya no cabe nada en mi librero, además leo tanto que o como o compro libros.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Buenas tardes, Rusta!

    Yo aún soy de las que les gusta leer en papel. Aún no me resisto a los e-books y sigo siendo de las que prefiero pasarme horas en una librería eligiendo libros que puedan interesar. Igual que tú no soy rica y miro mucho lo que cuesta un libro aunque sé que no es lo mismo una novela de bolsillo, una juvenil, una novedad editorial o uno técnica de nuestras respectivas especializadas. Al igual que tú, yo también tengo una larga lista de libros que quiero leer y que poco a poco voy adquiriendo.

    ¡Feliz Semana Santa!

    ResponderEliminar
  11. yo acumulo, por si acaso, y de paso descarto. Descargo gratis sí, antes iba a la biblioteca con mucha asiduidad hasta que me tuve a mis hijos con 2 años y 4 meses de diferencia y leer no es que fuese complicado, lo complicado era ir a la biblioteca a sacar libros. Ha sido el único hobbie que he ido manteniendo (ahora que están más creciditos puedo hacer más cosas) porque saco ratitos para leer. Con el ereader pude seguir leyendo, de hecho llegó casi al mismo tiempo que mi hija pequeña. También me ha permitido no tragarme rollos, y no me refiero a los que se venden por un euro en determinada web (que de esos se salvan algunos buenos) por aquello de ya que me lo compré, ya que lo saqué de la biblioteca... SE publica auténtica basura en todos los idiomas, y muchos disfrazados de bestseller a precios inasequibles. También me ha permitido descubrir otros géneros que antes rechazaba enseguida, la novela negra o la policíaca pues me encanta, y no me refiero a la novela nórdica que la tengo aborrecida, hay autores como Kate Atkinson que ya has descubierto por ti misma. O Benjamin Black te lo recomiendo. Sin embargo pues antes ni me hubiera parado a leerlo por ser autor de un género que años atras ni fu ni fa. En mi caso me ha servido para leer más y ampliar horizontes :)

    ResponderEliminar
  12. @Alba Úriz. No sé yo si todos llegan a hacer esa reflexión, aunque yo creo que es muy recomendable. Si nos paramos a pensar en los libros que se pueden leer a lo largo de una vida, seguro que nos arrepentiríamos de haber dedicado tiempo a algunos que no lo merecían.

    @Kristineta. Te entiendo, yo también tengo muchos libros pendientes, aunque desde hace un tiempo compro menos.

    @Samira. Eso pienso yo, hay muchísimos libros que nos interesan pero es imposible abarcarlo todo. Cada vez soy más selectiva.

    @Javier Casado Pérez. Bueno, es que no lo dije pensando en el beneficio económico para el autor, sino en el hecho en sí de conseguir esa cifra de ventas, por todo lo de que la gente se lo piensa más cuando tiene que gastarse 20 € que cuando solo es 1 €.

    Me parece interesante lo que comentas de las bibliotecas públicas online y las tarifas de lectura. Desconocía este sistema, pero creo que puede ser interesante. Quizá con el tiempo se acabe haciendo algo parecido.

    @Eliza Qwerty. Estoy de acuerdo en que no todas las descargas ilegales se pueden considerar lecturas. Ni siquiera pérdidas de ventas, porque algunos (o muchos) de los que descargan tal vez no tenían pensado comprar el libro de todas formas. Hace tiempo hablé de la polémica que hubo con Lucía Etxebarria, es el artículo "Las descargas ilegales de e-books" del apartado "Reflexiones" (el segundo de la lista).

    @Esther Borrero. Sí, si te interesan haces bien en descargarlos :).

    @Efraim Suárez. Estoy de acuerdo, a veces también es bueno dejarse llevar. Yo también he descubierto a autores que me han gustado mucho con libros de los que esperaba poco o nada.

    @Carmina. Es verdad, me imagino que con los lectores diferentes del Kindle el tema está más controlado (de momento, al menos).

    @Francisco Guillermo. Yo también copio los fragmentos que me gustan, pero lo que hago es doblar la esquina de la página en la que están y apuntarlos todos al final, así no tengo que interrumpir la lectura :). De todas formas, es verdad que con el lector esto tiene que ser mucho más cómodo.

    @Elena Velarde. Estoy totalmente de acuerdo contigo. De momento no me paso al e-book, me gusta demasiado el libro tradicional :).

    @Conxi. Es muy interesante lo que comentas, ya lo apuntaba Efraim más arriba. La verdad es que no me había parado a pensar en la ventaja que los e-books baratos son útiles para descubrir libros a los que de entrada no habríamos prestado atención. Supongo que mi visión está muy influida por el hecho de comprar solamente en papel :).

    ResponderEliminar
  13. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo también escojo muy cuidadosamente lo que quiero leer y cuando lo quiero leer. Invierto mi tiempo y mi dinero en lecturas que merecen la pena, ya sean gratuitas, de bajo coste o a precio estándar. No le veo sentido a acumular (papel o ebook), aunque creo que todos, a lo largo de nuestra vida, lo hemos hecho (en mayor o menor medida).

    ResponderEliminar
  14. Tengo e-reader desde hace un mes (más o menos) y me va bien para la lectura de libros descatalogados/agotados. Sobre todo de ciencia ficción española (esas lecturas que te comentaba en otra parte...).

    Sobre los precios baratos y la acumulación y etc., soy terriblemente selectivo. No descargo nada que no sea para leer. Por suerte no he entrado en una fiebre acumulativa.

    Lecturas pendientes, muchas. Muchísimas. Pilas y pilas de hermosos libros de papel que me esperan.

    Y como preferencia lectora, reconozco todas las ventajas de un e-reader, pero prefiero el peso del libro de siempre.

    ResponderEliminar
  15. @AzulDeLuna. Sí, en algunos momentos yo también he acumulado libros, aunque cada vez soy más selectiva e intento que no entren más libros en casa de los que puedo leer.

    @Jorge. Estoy contigo, el lector tiene muchas ventajas, pero me quedo con el libro de siempre. Creo que solo me plantearía tener un lector para leer por trabajo, porque para los descatalogados a menudo puedo intentar leer la versión original.

    ResponderEliminar
  16. A ver. Unas ideillas sobre tu post. Yo, que si no lo tuvieras tú me apropiaría el título de tu blog para mi persona, soy lectora empedernida y fui y sigo siendo aún compradora casi compulsiva de libros en todos los formatos.
    Me encanta leer en papel pero agradezco a quien lo inventara que haya creado el e-reader (si bien tendría muchas sugerencias para su mejora).
    Ni las ventas de libros equivalían ni equivalen a su lectura ni las descargas en e-book tampoco. Mucha gente compraba y compra libros para regalar a alguien que no nos lee nunca o para poner en la estantería que, como decía la dueña del pub de mi pueblo, quedan "mu rebién".
    Reconozco que me descargo más libros de los que puedo leer igual que me compro muchos libros que voy a tardar en leer pero el lector electrónico ha posibilitado el acceso ilimitado a títulos que resulta muy difícil encontrar ya en papel y permite una pausada selección como el papel, tanto como se quiera.
    Que me siguen pareciendo más digamos "entrañables" los libros en papel y que de momento el tacto, el olor, la tipografía, las imágenes, las notas, el doblar la página, el acabar coleccionando marcapáginas... muchísimas cosas me siguen enamorando de los libros en papel y no lo aporta ningún ebook ello no implica que mi lector me permita un más amplio espectro de lecturas, una posibilidad de desechar un libro que no me gusta, cosa que cuando te has gastado una pasta no haces... no se, yo que leo y leo hasta las etiquetas de los botellines (aunque ya sin gafas veo menos que un gato de escayola) me gustan los libros y leo muchísimo en el ebook.
    No creo que haya que descartar nada. Sí pedir que mejoren y sigan investigando que me parece que han optado por el standard básico para que todo el mundo los compre y no piensan que mucha gente necesitamos subrayar, poner notitas, utilizar diccionarios, calidez en el fondo...
    En fin, que para gustos están los colores y felicitarte nuevamente por tu blog. Por cierto ¿cuántas horas lees al día?

    ResponderEliminar
  17. Es algo peliagudo ciertamente. Solo puedo hablar de mi caso, como lectora siempre fui una compradora compulsiva de libros en papel, tengo unos 2000 libros o más. Siempre me poseía el ansia de tener y leer, no compraba cualquier cosa, sino los que pensaba que iba a leer, y eran tantos. Por supuesto muchos con el tiempo no los he leído y ya no me interesan, en su día cuando los compré sí, ahora no.
    Compré un kindle por varias razones, una fue la falta de espacio, al mudarme a un apartamento más pequeño tuve que dejar gran parte de mi biblioteca en casa de mi madre, y la que más peso tuvo fue que de pronto desarrollé una importante alergia al polvo. Así que de ir a librerías de viejo, que eran como mi segunda casa ni hablar, los ojos se me enrrojecen, las manos me pican y a veces hasta me ahogaba. El kindle me permite seleccionar bastante lo que leo, no voy a negar que he bajado libros piratamente, pero también he comprado bastantes a través de amazon, libros que deseo leer, no tener por tener.
    Creo que los lectores de verdad, como decía algún comentario por aquí, llega un momento en que paran, ya sea bajando libros piratamente o commprando indiscriminadamente y se da cuenta de que una vida no da para leerlo todo y que hay que bajar el ritmo de compra y adquisición porque es tontería, y realmente nos hacemos, ya sea en papel o en ebook, con los libros que deseamos leer.

    ResponderEliminar
  18. @Marinieves. Muchas gracias por dar tu opinión. No me había parado a pensar que en el hecho de poder desechar lecturas que no nos convencen el lector resulta mucho más cómodo porque se ha gastado menos dinero en el e-book. También coincido contigo en que el modelo de lector debe perfeccionarse; me he encontrado con mucha gente que echa de menos las mismas cosas que tú.

    Con respecto a lo que me preguntas, no sé exactamente cuánto leo al día, pero como mínimo una hora. Hay días en los que leo dos, tres..., depende de las otras cosas que tenga que hacer.

    @Becky Sharp. Esa alergia, para alguien tan amante de los libros, debe de ser un auténtico fastidio. Entiendo que el lector electrónico te resulte cómodo. En fin, muchas gracias por contarnos tu experiencia :).

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails