13 marzo 2013

Diez cosas que no me gusta encontrar en un libro

1. Comienzos tediosos, recargados de detalles y sin ningún sentido del gancho. Es importante que la novela empiece de una forma atractiva para que el lector sienta ganas de seguir leyendo (y con esto no me refiero a arrancar con un hecho impactante, sino sencillamente a saber utilizar bien las palabras).

2. Demasiados personajes que aparecen de forma repentina, sin tiempo para retenerlos en la memoria. En las historias corales hay que tener cuidado porque los personajes, si no se presentan a un ritmo adecuado, pueden llegar a confundirse.

3. Largos fragmentos llenos de datos (sobre todo en novelas históricas): aburren. Por definición, novelar significa narrar un suceso con forma de novela, no de texto académico o periodístico. El autor no puede poner por escrito toda la información que ha encontrado al documentarse, sino que debe ser más sutil, conseguir reflejarla dentro de la construcción ficticia.

4. Personajes que se expresan igual, ya sea en los diálogos o en novelas narradas a más de una voz. Hay que trabajar la forma de expresarse de cada uno, del mismo modo que en la vida cada persona tiene sus dejes y sus muletillas.

5. Abuso de las casualidades, soluciones fáciles y trampas en general. La ley del mínimo esfuerzo no se puede aplicar a los libros: el autor debe pensar, repensar y planificar a fondo cada tramo del relato. Limitarse a escribir lo primero que se le ocurra y sacarse cosas de la manga insulta a la inteligencia del lector (que no es ningún crédulo).

6. Cabos sueltos. No hay nada peor que leer una novela tan poco trabajada (tanto por el autor como por el editor) que tiene cabos sueltos: tramas sin cerrar, un personaje del que no se vuelve a saber nada, detalles que tenían que aportar algo y después se olvidan... Me parecen una falta de respeto al lector.

7. Clichés. En algunas novelas pueden llegar a ser aceptables porque el género de algún modo los requiere, pero en general prefiero que no se recurra a las fórmulas de sobra conocidas y se ofrezca algo más profundo e interesante.

8. Más páginas de las necesarias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Un libro no es mejor por ser más extenso; al contrario, alargarse más de la cuenta es una de las principales causas del aburrimiento del lector. Hay que medir bien lo que se escribe, saber cuándo hay que extenderse y cuándo se debe ser conciso.

9. Historias que no saben a dónde van, es decir, tramas en las que no se ve un way-to-go, un hilo definido que anime a seguir leyendo. Se nota cuando se narran demasiadas escenas cotidianas en una novela de acción, cuando un personaje se entretiene en sus divagaciones... Momentos de punto muerto que pueden cargarse todo lo bueno hecho hasta entonces.

10. Faltas de ortografía, problemas de estilo y erratas. Si no se cuida el texto en los libros, ¿dónde se va a cuidar?

28 comentarios :

  1. coincido en casi todas pero lo que mas me chirria es que alarguen el libro innecesariamente, me parece una chapuza innecesaria.

    ResponderEliminar
  2. Estoy completamente de acuerdo contigo

    ResponderEliminar
  3. Si un libro no presenta esa mininas características que tu nombras se puede hacer muy aburrido leerlo

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo.
    El que me da mas rabia es el último punto, el de las faltas... vale que nadie es perfecto, pero a veces parece que no lo hayan ni revisado.
    Y el segundo punto también me desquicia, una vez que me lían con tanto personaje, cada vez que sale uno al largo del libro tengo que parar y hacer memoria, lo que me hace perder el hilo...
    Y lo de los cliches, estoy de acuerdo a medias, por ejemplo eso de que los vampiros brillen... mmm... va ser que no. Pero es cierto que a veces se recurre a estereotipar escenas, acciones y caracteres.
    Y ya por último, el primer punto, el principio es muy importante para que el libro haga que nazca en ti una curiosidad y decidas seguir. Es lo que tu dices, no hace falta un gran acontecimiento, sino con describir un personaje interesante o un hecho que te llame la atención, o una manera de narrar que invite a seguir...
    La verdad es que los escritores tienen todo mi respeto, no es fácil lo que hacen.

    ResponderEliminar
  5. No me gusta nada cuando el autor mete paja... y es que en algunos casos es tan descarado...

    Tampoco me gusta cuando introducen muchos personajes de golpe, me lío un poco y te impide disfrutar del libro.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo. Estaba ya pensando que no iba a llegar el punto 10... Recientemente me he encontado una novela no con uno o dos errores ortográficos y gramaticales (laísmos por doquier...), sino de plagada de ellos y ha sido insufrible leerla.

    ResponderEliminar
  7. Cuánta razón en el último punto, se ve que con la crisis las editoriales han decidido recortar en correctores porque cada vez veo casos más sangrantes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hubiera estado bien que hubieras puesto ejemplos de libros con esos fallos. Demasiadas coincidencias encontré en El jardín olvidado, pero aún así, me gustó.

    ResponderEliminar
  9. Coincido contigo. Sobre todo lo de las erratas me molesta sobremanera.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Conmigo, si fallan en el punto 1, no va a haber más fallos, porque no voy a seguir con esa lectura.

    ResponderEliminar
  11. totalmente de acuerdo con todas y cada una

    ResponderEliminar
  12. Veo que coincidimos en todo. jajajaja. La verdad es que a mi lo que más me molesta son los cabos sueltos, porque no se nota que haya mucho trabajo detrás y también lo de las faltas de ortografía, que no sé, pero de un tiempo a esta parte encuentro miles y me da rabia, por que la editorial no cuida estos pequeños detalles.

    Los libros demasiado extensos y que se repiten me ponen de los nervios y al final, termino pasando las hojas casi sin mirármelo. A mi los clichés me dan igual, siempre y cuando tengan algo especial, puedes escribir una novela romántica, que sigue el patrón, pero que la historia te hace conmover, que los personajes son diferentes a los vistos hasta ese momento....

    Y así sucesivamente con todo lo que tu bien has dicho.

    BESOTES

    ResponderEliminar
  13. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Pero lo que más me molesta es demasiados personajes que aparecen de forma repentina, sin tiempo para retenerlos en la memoria. A mi me gusta conocer los personajes si no no tiene sentido.
    Un beso ^.^

    ResponderEliminar
  14. completamente de acuerdo contigo y eso sin echar de menos el trabajo del escritor que se que es díficil, pero bueno es mas o menos lo que noto yo en un libro , me ha gustado tu post bueno todos tus post, eres unos de los blogs que sigo y leo y me encantaria escribir las entradas como tu haces sigue asi y no te canses nunca para tus seguidores

    ResponderEliminar
  15. Estoy totalmente de acuerdo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  16. No puedo estar más de acuerdo, de verdad. Te aplaudo mucho. Sobre todo voy a resaltar lo de los personajes que aparecen para nada (me pone malísima), la paja (que a veces viene bien, pero pocas; autores, no porque un libro tenga 200 páginas más será mejor) y las faltas (me matan, que se supone que un autor lo que más hace es leer, pues que no ponga faltas hombre, que es su trabajo, y luego pagan a un corrector, ¿para qué? ¿Para dejar faltas? Tsk).

    Desahogada estoy xDD

    ResponderEliminar
  17. Los diez mandamientos de cómo escribir una novela! Deberían enviarse tanto a escritores como a editoriales.

    ResponderEliminar
  18. De acuerdo, salvo quizá lo de los parráfos descriptivos largos, a mi me gustan porque para leer a veces necesito que la historia se deje saborear lentamente, no me gusta que en algunas novelas la acción sea constante y se abuse de ella,esa rapidez me impide meterme en la historia. Un buen paseo contemplativo es lo que se necesita en esta vida tan ajetreada.

    ResponderEliminar
  19. Estamos bastante de acuerdo en estos 10 puntos. Más de un escritor podría tenerlos en cuenta.

    ResponderEliminar
  20. estoy totalmente de acuerdo contigo :DDD

    ResponderEliminar
  21. Voy a ser original en mi comentario: No puedo estar más de acuerdo contigo en todo ¡ja,ja!, aunque confesaré que tuve una época en mi vida que además de, por su argumento compraba los libros por su grosor. Solo quería "tochos" enormes ¿Por qué? A saber, pero me encantaba ir por ahí con mi libraco gordo, aunque luego tuviera que reconocer que le sobraban cien hojas.

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Me molesta cuando la historia se vuelve pesada y no llega a nada.
    El hecho de que a un libro le sobran muchísimas páginas.
    Y claro, las faltas de ortografía y demás.

    Creo que son las únicas que se me ocurren jaja.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  23. Un buen decálogo para escritores :).

    ResponderEliminar
  24. Comparto casi todo lo que has escrito pero, sobre todo, lo de las páginas de más y las erratas, y añadiría el lenguaje sms.

    ResponderEliminar
  25. Voy a comentar de forma tardía esta entrada, pues en su momento no pude hacerlo.
    Lo que comentas es cierto, pero solo en parte. Obviamente un libro que muestre todos estos defectos no merece ni siquiera llamarse libro. Sin embargo hay libros muy buenos (siempre dependiendo de para quién) que presentan uno o varios de estos "fallos" y no por eso dejan de ser buenos libros.
    Uno de los libros que me sorprendió muy gratamente el año pasado (mucho antes de ver la versión cinematográfica) fue "Juego de Tronos". Ahora estoy leyendo la segunda parte y no me está defraudando para nada. Al contrario. Pues bien, esa novela cuenta con más de un defecto de los que has enumerado y, sin embargo, lejos del éxito que está teniendo en general, me gustó mucho, mucho. Es una novela que recomendaría 100%, bien sea a los amantes de ese género o al público en general.
    En ese libro, la cantidad de personajes que aparecen al principio es descomunal. Tanto es así que en más de una ocasión he tenido que volver atrás para recordar de quién se estaba hablando; hay fragmentos donde te saturan a datos; y hay demasiadas páginas con detalles quizá superfluos.
    Pero a pesar de todo, el libro (el primero y lo que llevo del segundo) es de diez.
    Nada más.
    una muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  26. Y ya que hablamos de este tipo de novelas, no estaría mal que hicieras una entrada hablando de lo que se conoce como novelas-río. En Internet hay multitud de definiciones que no definen exactamente lo que son.
    Me gustaría conocer la opinión de gente experta en literatura que pudiera arrojar algo de luz sobre este término. Según dicen "It" y "Canción de hielo y fuego" se consideran novelas-río, aun a pesar de ser dos tipos de historias totalmente diferentes.

    ResponderEliminar
  27. @Francisco. Tienes razón, hay excepciones. Ya me habían comentado el tema de la gran cantidad de personajes de "Canción de hielo y fuego", y es evidente que aun así es una gran obra. Tengo entendido que en "Anna Karenina" ocurre algo parecido, y seguro que hay muchos más casos.

    Tomo nota de tu sugerencia sobre las novelas-río. Investigaré...

    ResponderEliminar
  28. No había visto hasta ahora este post y me parece de lo más interesante. Estoy de acuerdo contigo en muchísimas cosas. Leyendo tu entrada me venían a la mente novelas como Dispara, yo ya estoy muerto, que para mí abusa de extensión sin necesidad. Mientras que como dice @Francisco, las novelas de Canción de Hielo y Fuego abusan de personajes, extensión y giros y sin embargo me encantan.
    Creo que el truco es una cosa que tú dices: que el autor debe pensar, repensar, releer lo que escribe. El tiempo entre costuras es otra novela que podría parecernos larga, con sorpresas inesperadas y casualidades poco creíbles.. Sin embargo le envuelve un aura que la convierte en una novela imprescindible.
    Hay reglas que se deben seguir y otras romper. Los buenos escritores son los que dominan esto último.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails