19 marzo 2013

Padres e hijos en la literatura (Especial Día del Padre)

Como ya hice el pasado Día de la Madre, hoy he querido dedicar un especial a las grandes relaciones entre padres e hijos que podemos encontrar en la literatura. No hablaré de los libros más importantes, sino de aquellos que he leído yo y que por un motivo u otro considero que representan lo que entiendo por ese trato entre padre e hijo. Sería fácil hacer una lista de clásicos de los que todos hemos oído hablar, pero para mí es fundamental hablar siempre de lo que conozco y escribir un texto personal, aunque eso implique mezclar novelas memorables con historias de entretenimiento. Allá voy.

Empiezo con el libro al que pertenece la imagen que ilustra esta entrada: La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón (y podemos añadir también El prisionero del cielo, donde se retoma este hilo argumental). Me atrevo a decir que quienes disfrutamos de esta obra no hemos olvidado al entrañable señor Sempere y a su hijo Daniel, dos personajes bondadosos que para acabar de sumar puntos son libreros de los de antes. Ellos representan la cotidianeidad, los pequeños gestos; un tipo de relación que no ofrece escenas de alto voltaje pero que resulta imprescindible para entender la personalidad del protagonista. Además, su padre le hizo un descubrimiento maravilloso: el Cementerio de los Libros Olvidados. En segundo lugar, otro padre que me robó el corazón (como padre y como persona) es Atticus Finch, de Matar un ruiseñor. Aparte de ser la afabilidad personificada, me conquistó por sus principios, su abnegación y, por supuesto, por los valores que inculca en su hija Scout; me parece un personaje inolvidable y solo por él ya merece la pena leer el libro.

Más allá de los padres tiernos y atentos, no quiero olvidarme de aquellos que no pueden dar lo mejor de sí mismos porque no pasan por su mejor momento, como el padre del protagonista de Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea, que ha perdido a una hija, su mujer lo abandonó y tiene problemas con el alcohol. Ese retrato de un padre derrotado por la vida a través los ojos de un niño es muy meritorio. Tampoco quiero dejar de lado a los padres ausentes, como el de la protagonista de Las crónicas de la señorita Hempel, que murió y ahora ella lo recuerda de una manera muy especial, ni a los que no cumplen con su papel de padres, como el de Reunión en el restaurante Nostalgia, que dejó a su familia y su esposa tuvo que hacerse cargo de los tres hijos.

Pero no solo hay personajes de padres interesantes en la narrativa realista. Dentro de la literatura fantástica, en los últimos años descubrí a dos maravillosos: Trevanion del Río, padre del protagonista de Finnikin de la Roca, un guerrero con agallas que se convierte en una inspiración para su hijo; y Brimstone, al que podríamos considerar una especie de padre adoptivo de Karou, de Hija de humo y hueso: ella es humana y él una quimera, ella a menudo no lo comprende, él parece demasiado duro..., pero su relación rebosa amor, aunque a veces cueste de verlo. Por otro lado, el género a caballo entre lo sentimental y la comedia romántica que escribe Marc Levy también tiene algunos libros dignos de mención, como Las cosas que no nos dijimos, en el que la hija, adulta, recibe la noticia de la muerte de su padre y se arrepiente de no haber retomado su relación con él, y Mis amigos, mis amores, la historia de dos padres jóvenes muy diferentes que empiezan una nueva vida después de haber dejado atrás a sus respectivas esposas.

Desde aquí os animo a comentar qué libros de padres e hijos recordáis con más cariño. Ah, ¡muchas felicidades a los papás y a los Josés y derivados!

10 comentarios :

  1. Viene a mi cabeza rápidamente ese padre que lucha día a día por sobrevivir junto a su hijo y que, a pesar del desastre y la barbarie, no olvida inculcarle los valores fundamentales en "La carretera" de Cormac McCarthy.

    ResponderEliminar
  2. Pues me ha gustado mucho tu entrada, me ha parecido una buena forma de recordar este día ;) Lo cierto es que no he leído ninguno de los libros que comentas, aunque tengo muchas ganas de leer Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea, aunque es una pena que el pobre padre esté en esa situación, y más que se narre desde el punto de vista de un niño.
    Beeeeeeeeesos

    ResponderEliminar
  3. Wowww... Estupenda entrada! Me ha gustado mucho!!!
    Algunas de las lecturas a las que haces referencia le tengo muchas ganas!
    Enhorabuena por este fabuloso post! Besos

    ResponderEliminar
  4. Primero, estamos de acuerdo con los padres de La Sombra del Viento e Hija de Humo y Hueso.
    Ahora no recuerdo otra relación de padre e hijo digna de mención, me vienen a la mente solo madres.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ohh, sin duda, de todos los padres e hijos que destacas yo me quedo con los Semperes :) Simplemente me encantan

    ResponderEliminar
  6. @Manuela. Yo también me acordé de ese libro, aunque no lo he leído. Algún día espero ponerle remedio, porque parece uno de esos imprescindibles.

    @Poy. Sí, el planteamiento de "Mi hermana..." es bastante triste, aunque la candidez de la voz del niño hace que sea una lectura especial y más llevadera. Creo que no he encontrado a nadie a quien no le haya gustado, así que espero que tú también lo disfrutes :).

    @Cristina Roes. ¡Muchas gracias! Y ya me contarás qué te parecen los libros citados si finalmente te animas a leer alguno.

    @Marieru. A mí me costó preparar este especial porque gran parte de lo que leo está protagonizado por mujeres y también recuerdo más madres que padres. Solo hay que comparar este especial con el que hice para el Día de la Madre, para el que se me ocurrían muchos personajes.

    @Marina Ortega. Estoy contigo, son encantadores :).

    ResponderEliminar
  7. Trevanion y Brimstone son absolutamente maravillosos :).

    Yo añadiría a la lista a tutores como Dumbledore, figuras clave en el desarrollo de esos jóvenes héroes.

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  8. @Alba. Es verdad, los tutores. Yo me acuerdo del de "Cazadores de sombras".

    ResponderEliminar
  9. Me encanta la sombra del viento y adoro la relación que tienen Daniel y el Sr. Sempere, aunque ese libro bien evoca la parte cruel de Julián y el Sombrerero.... muy dura esa parte, demasiado.
    Sobre este libro escribí una reseña en uno de mis blogs (labibliotecadeseshat.blogspot.com).
    Ahora mismo no me viene a la cabeza ninguna relación más paternofilial, aunque una que me gusta y me duele es la de kovthe y su padre en el nombre del viento.

    ResponderEliminar
  10. @Ryuichi. No había caído en la de "El nombre del viento". También es muy bonita, sí :).

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails