23 abril 2013

El libro del siglo XXI (o sobrevivir en la librería)



Erase una vez un libro nacido en el siglo XXI. Su autor tardó años y años en planificar, redactar y reescribir, reescribir, reescribir, mientras luchaba contra las inseguridades que lo atormentaban durante el proceso creativo. Después de llamar a muchas puertas para que prestaran atención a su manuscrito, un buen editor decidió apostar por su obra y trabajó codo con codo con él, le aportó su mirada crítica para que el retoño diera lo mejor de sí mismo. Cuando los dos estuvieron satisfechos, el texto pasó a manos de otros profesionales (correctores, maquetadores, diseñadores), que lo pusieron guapo para hacerlo atractivo a los ojos de sus lectores potenciales. Entonces llegó el turno de los responsables de prensa y las distribuidoras, figuras clave para poner el libro al alcance de la gente. Tal vez incluso tuvo la suerte de ser traducido a otros idiomas y de conseguir un agente para agilizar los trámites con las editoriales.

En este momento se podría pensar que todo el trabajo estaba hecho, pero aún faltaba el paso que determinaría el futuro de las letras de este autor: sobrevivir en la librería. Aunque contaba con una posición de lujo en la mesa de novedades, nuestro libro se daba codazos con las novelas que tenía a los lados y escuchaba temeroso las advertencias de las que reposaban en las estanterías, que le aseguraban que esa colocación privilegiada pronto le sería arrebatada por otro libro más nuevo, más llamativo, más moderno que él. El libro luchaba por destacar, por captar la mirada de los visitantes; se ayudaba de presentaciones, de reseñas, de recomendaciones, pero los demás también lo hacían y era complicado sobresalir. Quería ser leído, quería gustar y quería recibir la suficiente compensación económica para que su autor le diera hermanitos que, algún día, llegaran a una mesa de novedades como la que ocupaba él ahora.

La historia tiene dos posibles finales. Según el primero, el libro vendió pocos ejemplares, unos ejemplares que, con independencia de que cumplieran o no las expectativas de los lectores, eran la demostración de que aquella obra no había interesado lo suficiente y, por lo tanto, no merecía la pena seguir apostando por el autor. Poco a poco, desaparecería de las librerías para no volver. Libro olvidado, libro muerto. El otro desenlace cuenta que el libro tuvo una buena acogida, se vendió bien e incluso los lectores se volvieron a interesar por él cuando el escritor publicó su segunda novela. Poco a poco, la familia creció y el tamaño del nombre de su creador cada vez se hizo más grande en la cubierta de sus publicaciones. Fue lo que se dice un final feliz.

***

Hoy es 23 de abril, Día del Libro, y con esta pequeña reflexión a modo de cuento he querido hablar de lo importantes que son las ventas, no solo para el mantenimiento económico del autor y los profesionales del sector, sino para la pervivencia de los libros de un escritor en las librerías. Un autor que no vende, es decir, que no atrae lo suficiente a los lectores, es un autor que lo tiene mucho más complicado para publicar de nuevo. En las redes se suele decir de forma despectiva que las editoriales son negocios, pero eso no es necesariamente malo: se puede hacer negocio con buenas novelas, lo que supone una satisfacción para las tres partes: autor, editorial y lector. Además, no olvidemos que en cualquier negocio hay dos bandos: la empresa y el consumidor. En nuestra calidad de compradores, tenemos la libertad de elegir aquello que queremos leer sin necesidad de decantarnos por las apuestas más comerciales.

Con cada compra estamos emitiendo una opinión sobre lo que queremos leer, lo que nos interesa, lo que nos gusta. De nada sirve hablar de la existencia de buenos libros de forma abstracta; en la práctica, lo que cuenta es lo que se refleja en los dos sentidos: en las cifras de ventas y en los comentarios entusiastas tras la lectura. Tal vez el autor se siente muy halagado cuando hablan bien de su obra, pero seguro que agradece que ese lector, aparte de leerla, la haya comprado en lugar de descargarla de forma ilegal. No lo agradece por avaricia, sino por el deseo natural de querer seguir dedicándose a la escritura sin pasar hambre.

Por todo esto, en una fecha tan señalada como hoy quiero animaros a comprar un libro. El que sea, donde sea, pero compradlo, porque con la compra se está apoyando al autor, a la editorial y a la librería, piezas fundamentales para la creación y la difusión de la literatura. Sé que los lectores asiduos lo ponemos en práctica durante todo el año; no obstante, no está de más hacerlo también hoy, un día especial para todo el que disfruta de la lectura. Yo ya sé cuál voy a elegir, ¿y vosotros?

11 comentarios :

  1. ¡¡Feliz Sant Jordi a todos!! Que paséis un día espléndido entre rosas y libros.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es el día de todo el gremio y hay que apoyarlo. Me ha gustado mucho tu entrada.

    Un beso y feliz día del libro.

    ResponderEliminar

  3. Compremos libros, desde luego, pero también leamos los libros que compramos.

    Feliz Día del Libro para todos.

    ResponderEliminar
  4. Yo hoy he comprado dos, ambos para regalar porque yo ya tengo muchos pendientes de leer. Aunque nunca se sabe... esta tarde tengo que salir a hacer unas compras y por alguna librería que me tiente pasaré seguro. Feliz día del libro para todos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Rusta,
    Un bonito cuento, que encierra una gran verdad.
    Tengo cositas que contarte, todas ellas relacionadas con ese libro que tan bien has personificado. Supongo que basta con decirte que son noticias buenas para que te hagas una idea de por dónde voy.
    No te preocupes, te mantendré informada.
    Lo que no te puedo contar es el final de la historia. Me gustaría elegir el segundo, pero nunca se sabe.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Feliz día del libro! Que disfrutes tus lecturas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Feliz dia del libro! Me ha gustado mucho tu reflexión

    ResponderEliminar
  8. Pues yo ya he aportado mi granito de arena con la compra de hoy y espero que tú disfrutes mucho eligiendo nuevas lecturas en este día tan especial.
    Ya nos contarás.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. @Todos. Gracias por pasaros a desear un feliz día :). Para los blogueros también es una fecha especial.

    @Ilona. Por aquí leemos mucho, te lo aseguro :).

    @Manuela. Yo he comprado para regalar y para mí, ¡je, je! Los libros son nuestra perdición...

    @Francisco. ¡Me alegro muchísimo! Quedo a la espera de ese correo con noticias ;).

    @Bookworm. He disfrutado, he disfrutado. Un libro lo tenía decidido desde hacía varios meses (soy lo peor, el día de Reyes ya empecé a pensar en cuál me compraría en Sant Jordi...), pero con el otro me he dejado llevar más. Estoy segura de que ambos me encantarán.

    ResponderEliminar
  10. Nos ha gustado y hemos compartido tu entrada.
    (La hemos visto un poco tarde, somos nuevos en este "mundo del blog", ya nos enteraremos a tiempo de las cosas ;))
    Abrazo lector

    ResponderEliminar
  11. @Literatura +1. Muchas gracias :).

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails