13 mayo 2013

No a la letra demasiado pequeña en los libros

Por una letra de tamaño razonable, con interlineado y márgenes cómodos

Nos quejamos mucho de las faltas de ortografía y de los diseños de cubierta poco acertados, pero hay otro aspecto de los libros por el que también deberíamos protestar: la letra demasiado pequeña, que da auténticos quebraderos de cabeza a las personas mayores y a los jóvenes no nos ayuda precisamente a cuidar la vista. Aunque no se tengan problemas para ver la letra, después de leer muchas horas se nota la diferencia entre un libro que utiliza un tamaño adecuado y otro que comprime el texto para aprovechar el espacio al máximo. Porque no solo se trata del cuerpo de la letra, sino también de los márgenes y el interlineado: es importante que sean lo suficientemente amplios para que la lectura resulte cómoda. Sé que con el lector electrónico esto se soluciona, pero todavía somos muchos los que preferimos el formato impreso y nos merecemos que los libros no nos obliguen a hacer esfuerzos adicionales. Si las editoriales quieren que sigamos comprando sus libros, que piensen en el cuidado de la vista de los lectores, por favor.

Si estáis de acuerdo con esta reivindicación, os animo a compartirla y/o a escribir algo similar en vuestro blog o redes sociales. ¡Que nos escuchen!

18 comentarios :

  1. ¡Hola, Rusta! Justo eso, el tamaño de la letra, es lo que iba a comentar en mi próxima reseña ("Panteón", de Carlos Sisí, editada por Minotauro). No es minúscula, pero a mí sí se me hace incómoda al cabo de un rato. Coincido contigo en que es un aspecto importante que se debería cuidar bien. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que a veces cuesta mucho leer algunos libros y abandonas precisamente por un detalle como esto. Buena entrada.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues tienes toda la razón...hace poco leí el primero de JUego de tronos en su edición omnium (que es pequeña y barata, sale a 9,90) pero la letra....horrores, tan tan tan pequeña que casi me pegaba a las páginas. Y las otras ediciones se me iban de precio....pero las siguientes partes si puedo me las compraré en digital porque me costó acostumbrarme.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Amén a eso. Me mosquea especialmente el caso de cierta editorial que edita en "formato bolsillo", pero donde lo único de bolsillo es la letra, porque el tamaño del libro y el precio, nanai.

    ResponderEliminar
  5. A mi solo me ha sucedido eso con dos libros. Uno era infumable y zafio(2012, de Brian D´Amato) y su minúscula letra casi acaba conmigo. El otro (Guerra y paz) siendo un gran libro, se me hizo dificiísimo y complicado y creo que la culpa fue de su paupérrima y minúscula letra.

    ResponderEliminar
  6. Hola. Completamente de acuerdo contigo en todo lo que dices. Yo reconozco que era totalmente contraria y me resistía a leer en formato electrónico, pero ahora que tengo un lector, estoy encantada y me resisto a leer en papel. ¡Quién me lo iba a decir!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hay tantas y tantas cosas que tendrían que escuchar...

    ResponderEliminar
  8. Me uno a esa reivindicación. La letra excesivamente pequeña es incómoda e insufrible y forma parte del poco cuidado de las ediciones desde hace largos años, que en definitiva no es sino falta de respeto al lector. Aunque el libro electrónico parece haber suplido ese inconveniente hay grandes diferencias entre ellos en función de lo cuidada que esté su edición, distinta según las editoriales ya que algunas han pasado al nuevo paradigma las insuficiencias de la edición tradicional de hoy poco cuidadosa. Por desgracia no soy especialmente versado en el arte de la imprenta pero si un "devoralibros" y a menudo pienso que los márgenes suficientes que al principio de la imprenta eran habituales al menos en los libros del siglo XVI que tengo en mi biblioteca han ido desapareciendo junto con otras exquisiteces de la edición antigua que ayudaban extraordinariamente al repaso y lecturas posteriores de aquellos textos. Como anécdota me viene a la memoria que una vez mostré a mis alumnos universitarios (estudiantes de economía) uno de mis libros de bibliófilo impreso en 1508 y dijeron asombrados al ver un signo de párrafo (calderón):

    ¡Anda... si eso es del word!

    La mejor composición de que he encontrado últimamente en libro electrónico, con márgenes "comme il faut" está en uno de la serie "Para dummies" editado por Willey Publishing Inc". Al cambiar de tipo de letra conserva los márgenes, creo que es el único que poseo que lo haga y creo también que es debido al prestigio de esa magnífica editorial. De manera parecida al respeto por Wagner y su escenografía que muestra el Metropolitan de Nueva York y que paradójicamente no parecen observar los teatros europeos, la edición de libros parece ir por ese mismo camino por desgracia para todos nosotros. Si acaso leyera estas líneas algún tipógrafo de los de antes seguro que podría confirmar lo que digo con mayor contundencia que la mía y mas conocimiento de la materia.

    ResponderEliminar
  9. Yo sí que he notado mucha diferencia, por ejemplo, entre un libro leído en el lector, con a veces una letra demasiado grande y sin posibilidades de empequeñecerla, y luego un libro impreso, con una letra normal, pero que se te hace pequeña.
    Supongo que todo es cuestión de a qué estés acostumbrado ^^.
    Pero sí que es cierto que tras acomodarte a un tipo de letra más bien grande, te resistes a leer algo más pequeño. Y eso es algo que las editoriales, definitivamente, deberían tener en cuenta, precisamente en estos tiempos en que están perdiendo prestigio frente a los lectores.
    Besos desde Lecturas Silenciosas.

    ResponderEliminar
  10. ¿Y qué me dices de esos libros, por suerte antiguos ya que ahora no se hacen así, que tenían unas hojas tan finas que se transparentaban de un lado a otro las letras? Si es que hay editores que parece que quieren que nos dejemos los ojos. Bsos

    ResponderEliminar
  11. Una de las ventajas de los ebook es que tu mismo eliges el tamaño de letra que quieres. Por eso se leen tan bien.
    Hay editoriales que si cuidan el detalle. Por ejemplo los libros de bolsillo de Algaida además de ser económicos (en torno a 8 euros) tienen un tamaño de letra que ya quisiera ver en libros en edición grande

    ResponderEliminar
  12. Cuanta razón tienes!! A veces dan ganas de sacar la lupa, es desesperante!!!
    Un besin

    ResponderEliminar
  13. Estoy totalmente de acuerdo, es más, ni me acerco a libros con letra muy pequeña!

    ResponderEliminar
  14. Otra más que ha solucionado el problema con el lector electrónico. Además que me parece muy ecológico, menos papel, menos tala de árboles.

    ResponderEliminar
  15. Apoyo la moción. Compartiré el artículo en mi blog, seguro que a mucha gente le cuesta leer la letrita tan pequeña de algunas novelas, a mí la primera que soy miope perdida.

    ResponderEliminar
  16. Yo estoy de acuerdo con esto, hay libros que un poco más necesitas una lupa. Justamente hace pocos días con unas amigas hablábamos de esto, ja ja ja. Besos desde Argentina.

    ResponderEliminar
  17. Después de leer la entrada y todos los comentarios, no puedo hacer otra cosa que romper una lanza en favor de la letra pequeña.

    Gracias a la letra pequeña he podido leer libros que de otro modo me hubiese resultado imposible.

    Es cierto que no es la letra más agradable pero parece que nadie ha pensado en que una letra más grande implica más páginas y, por extensión, más dinero necesario para comprar el libro.

    Durante muchos años mi fuente principal de libros era que me los regalasen.

    En esos tiempos, me encargué de que toda mi familia supiese que quería la edición más barata posible, y la razón era simplemente que cuanto menos costase el libro más libros me podían regalar.

    La edición de bolsillo –con su letra pequeña y sus páginas finas–, las ferias del libro viejo –que no antiguo– y de ocasión, los libros publicados tres, cuatro o diez años antes, los libros que "regalaban" con los periódicos y los regalos de mis familiares sustentaron mis necesidades lectoras entre los doce y los veintisiete años.

    Así que ojito con menospreciar a mi querida letra pequeña. Puede que ahora resulte incómoda y que, como se ha dicho en algún comentario, pueda parecer una falta de respeto al lector; pero cuando las cosas venían mal dadas, cuando lo importante era leer y la edición quedaba en un segundo plano, en esos tiempos en los que había que elegir entre leer o salir de fiesta, cuando no existían los e-books y las descargas alegales, en esos tiempos duros muchos recurrimos a la letra pequeña.

    Pero como pasa casi siempre, la memoria tiene un recorrido muy corto y yo soy el primero en olvidar muchas veces todo lo que la letra pequeña ha hecho por mi en aquellos años en los que comprarme un libro era todo un lujo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Hola yo estoy desesperada porque las obras de ciertos escritores clásicos ni se imprimen en letra grande ni se pueden conseguir en formato epub es que es desesperante, luego también es desesperante leer opiniones como la del comentarista de encima de mi post, son gente que lee un libro cada 10 años, los que leemos habitualmente tenemos graves problemas visuales al transcurrir varios años. Muchas gracias por su blog y me uno totalmente a la reividicación

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails