28 junio 2013

La lectura y el qué dirán



Sobre avergonzarse de leer algunos libros

Hace unos meses una lectora me propuso que planteara esta pregunta en el blog: ¿te avergüenzas de haber leído ciertos libros? Por lo general, esta vergüenza se relaciona con los libros de escasa calidad literaria, como Cincuenta sombras de Grey y la mayoría de best-sellers, aunque también puede referirse a un género en conjunto cuando este se asocia a temas un tanto frívolos, ejecutados sin pretensiones de conseguir un gran nivel literario, como la novela romántica o los thrillers del estilo de Dan Brown; y por supuesto a los libros de los llamados autores mediáticos. Cuando nos relacionamos con gente aficionada a las actividades culturales existe una especie de presión que nos lleva a querer mejorar intelectualmente, y este tipo de obras, al tener un planteamiento sencillo y no requerir mucho esfuerzo por parte del lector, se suelen considerar poco más que cultura popular, los valores consumistas aplicados a la literatura. Lo mismo sucede con el cine y la música más comerciales, con los programas de televisión de entretenimiento y muchas propuestas de ocio. La cultura «baja» de las masas se asocia a una menor capacidad intelectiva, al desinterés por conocer el «arte verdadero», mientras que quienes siguen las propuestas más ambiciosas consiguen una mejor reputación.

No seré yo quien niegue esta situación: aunque a veces me gusta leer libros que serían menospreciados por la élite intelectual, reconozco que es cierto que son productos de consumo fácil, mucho más accesibles para el gran público que buena parte de la alta literatura. No obstante, una cosa es asumir que no son grandes obras y otra muy distinta avergonzarse de leerlas. Ya he hablado alguna vez de mi forma de ver el mundo literario, esa convivencia de la buena literatura con la literatura de puro entretenimiento. Hay lectores de la primera que menosprecian la segunda —por eso mucha gente no se atreve a reconocer que disfrutó de ciertas novelas—, pero no es mi caso: me gusta leer ambas y confieso sin ningún tipo de rubor que me lo pasé muy bien leyendo Crepúsculo y El Código Da Vinci. No me aportan lo mismo que Irène Némirovsky o Jeanette Winterson, evidentemente, pero me distraen. Esa es la clave: distraer, entretener, ayudarnos a desconectar de las preocupaciones. ¿Por qué se infravalora tanto la capacidad para proporcionar un rato de evasión? Creo que cada estilo debe ser valorado según sus propias características; al comparar la literatura comercial con la literatura culta solo se consigue que la imagen de la primera quede perjudicada.

Sobra decir que no me considero ni más tonta ni peor lectora por alternar ambos registros, por eso mi respuesta a la pregunta inicial está muy clara: no, no me avergüenzo de haber leído ningún libro. Ni siquiera de aquellos que, además de tener mala fama, no me gustaron nada, porque al menos me han servido para aumentar mi experiencia lectora y aprender a discernir la calidad (o la ausencia de ella) en un texto. Si alguien quiere intentar ofenderme por esto, adelante; el que quedará retratado es él, no yo. Hay que tener personalidad para no dejarse llevar por el qué dirán y reconocer sin tapujos qué es lo que nos gusta de verdad, en todos los ámbitos de la vida (nadie ve Gran Hermano, pero luego todo el mundo sabe lo que ha pasado en la casa).

Cambiando de tercio, me gustaría dar un giro a la reflexión: ¿te avergüenzas de NO haber leído ciertos libros? Aunque el menosprecio por desconocer determinadas obras importantes no llega a ser tan grande como el dirigido a quienes leen literatura de entretenimiento —probablemente porque incluso los lectores más cultos y exigentes son conscientes de la dificultad de abarcarlo todo—, en ocasiones uno puede sentirse inferior en el terreno de la cultura literaria por aquello que todavía no ha leído, en especial clásicos y autores contemporáneos que gozan de buena reputación. Los motivos por los que se experimenta esta sensación son parecidos a los de antes: la impresión de que no se lee en la dirección adecuada para cultivarse, o de que se hace demasiado despacio. No deja de resultar sorprendente que el desarrollo intelectual pueda condicionar (en mayor o menor medida) la percepción que tenemos de nosotros mismos como lectores.

Al igual que en la primera situación, no me avergüenzo de no haber leído ciertos libros (porque pienso que hay que encontrar el momento, porque creo que tendré tiempo para ello, porque voy a mi ritmo, porque lo importante es el partido que se sabe sacar a cada lectura y no tanto el hecho de haber devorado muchas), aunque reconozco que me he sentido pequeñita al charlar con gente con mucha más experiencia lectora que yo, no porque me ridiculizaran ni me menospreciaran por haber leído menos (por fortuna, la gente suele ser más educada que lo que se ve en la red), sino por mí misma, por mis deseos de aprender, ampliar conocimientos literarios y poder conversar sobre libros a su altura. No siento vergüenza de lo que me falta por leer, pero alguna vez he lamentado haber dedicado tanto tiempo a novelas de usar y tirar en lugar de centrarme más en aquellas que pueden llegar a marcarme como lectora. Parece una contradicción, pero no lo es: se puede disfrutar de ciertas obras y al mismo tiempo ser consciente de que hay otras que me darían mucho más. El hecho de necesitar lecturas ligeras durante algunas etapas de la vida me influye bastante en la decisión de leer las primeras.

De todas formas, sé que esto depende de lo que se proponga cada uno como lector. Quienes leen para entretenerse, sin ningún interés particular por descubrir la «buena literatura», no se sentirán mal por no haber leído ciertas obras y es probable que ignoren por completo los comentarios de las personas que hablan mal por sistema de la literatura comercial que leen. En cambio, los que tengan la aspiración de conocer lo mejor de la literatura estarán en el lado opuesto, huirán como de la peste de la literatura de simple evasión e insistirán en la importancia de conocer los clásicos. Los que estamos en el medio, los que disfrutamos de la buena literatura pero sin hacerle ascos a una novela más facilita, nadamos entre dos aguas y por eso tal vez nuestros argumentos no son tan contundentes como los que se encuentran en los dos extremos. Aun así, me parece que una idea debe sobresalir por encima de todo: seas quien seas, leas lo que leas, no tienes que avergonzarte nunca de haber leído libros que has elegido tú. Aunque luego no te gusten, aunque haya gente que los critique. Cada uno decide cómo quiere encaminar sus lecturas; el sentimiento de vergüenza no debe tener cabida en relación con esta maravillosa afición.

45 comentarios :

  1. Totalmente de acuerdo contigo, yo leo de todo, depende del momento y del estado de animo que se tenga, y no me avergüenzo, quizás si que me da apuro la pereza que me da ponerme a leer alguno de los grandes clásicos de la literatura, pero supongo que ya les llegara el momento, muy acertad tu reflexión, besotes

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenos días, Rusta!

    Sí creo que alguna vez he sentido vergüenza respecto a mi afición lectora. Durante la carrera leí muy poco y he sufrido las críticas de mi padre (un grandísimo lector que le gusta descubrir buena literatura que en general suele ser bastante desconocida, sobre todo, por el país de origen del autor/a pero le debo mi afición a leer y el descubrimiento de los clásicos rusos)porque apenas leía y estaba preocupado de que de pronto hubiese perdido mi gran afición a la lectura después de haber sido una niña y una adolescente que devoraba los libros.

    Mi hermana pequeña me ha criticado mucho por el tipo de literatura comercial que he leído en los dos últimos años porque ella suele leer otro tipo de novelas, sobre todo, tochos de más de 400 páginas y se suele guiar por las modas (vampiros, landscape, Federico Moccia...) aunque ella diga que sabe elegir y que algo de buena literatura lee (creo que los únicos clásicos que ha leído han sido lecturas obligatorias del colegio). En parte puedo entender que me critiqué casi todo lo que hago, digo, etcétera porque aún es adolescente y todos hemos pasado esa etapa, y más aún si añadimos la diferencia de edad que hay entre ambas y que soy su hermana mayor. Sin embargo, mi otra hermana me ha preguntado si no me avergonzaba de que la gente me viese leer la séptima novela de Harry Potter en septiembre de 2010 o de que se viese la portada demasiado erótica de "Studio Sex" de Liza Marklund, cuya lectura me decepcionó mucho.

    Comparto contigo muchas de las cosas que has escrito. Yo he sido una gran lectora de clásicos durante muchos años en los que han monopolizado mis lecturas pero he cambiado y ahora me apetece descubrir otros géneros y alternar distintos tipos de literatura: clásicos, chick-lit, juvenil, policíaca... y no me considero peor lectora por esto. No hay que avergonzarse por el tipo de lectura, por lo que no se ha leído o por leer novelas que no resulten aburridas y que no nos gusten.

    Besos,
    Elena Velarde.

    ResponderEliminar
  3. Yo hace tiempo que no me avergüenzo ni de lo que leo, ni de lo que veo en la tele..
    Con un libro busco disfrutar, o que me emocione de algún modo.
    Yo disfruté un montón de "Los pilares de la Tierra" y no pude acabar ni "Madame Bovary" ni "El tambor de hojalata". El primero me aburrió soberanamente.. el segundo me volvió loca.. (aunque creo que lo retomaré algún día).
    En la lectura, como en la vida, lo mejor intentar buscar lo que nos proporcione felicidad.. :-)
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. No puedo estar más de acuerdo contigo. Creo que no discrepo ni con una coma de lo que has puesto. Evidentemente, no me avergüenzo de ningún libro que haya leído, ni siquiera del más pésimo (porque lo lei sn saber que sería tan malo). Y también estoy absolutamente de acuerdo en valorar la lectura de entretenimiento. De hecho, hay muy buenos libros de entretenimiento. Si sabes qué lectura abordas no puedes luego avergonzarte, ni siquiera protestar porque no fuera lo que esperaras.

    Claro que hay momentos, a veces te apetece un tipo de lectura y otras te apetece otra. Además creo que en la variedad está el que nos enriquecemos como lectores, es fácil leer dentro de un sólo registro, pero es mucho más enriquecedor leer varios y disfrutarlos o valorarlos por igual.

    Tampoco me avergüenzo de lo que no he leído, en todo caso tal vez de no tener más vidas para leer más. Los libros siempre merecen la oportunidad de ser leídos.

    Me ha gustado mucho tu entrada. Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Hola, bolita!

    Estoy completamente de acuerdo contigo y creo que lo mismo ocurre con las películas. La gente desperdicia las películas romanticonas (por poner un ejemplo) y a mí no es que me encanten, pero bueno alguna he visto. Lo que quiero decir es que, como tú has dicho, no tenemos que avergonzarnos de lo que leemos o vemos; simplemente tenemos que aceptar que en ese momento nos ha apetecido hacerlo. Y si nos ha gustado, ¿por qué no decirlo? ¿acaso leemos o vemos películas sólo para complacer a los demás o parecer intelectuales? Claro que no. Almenos, ese no es mi caso.

    Adoro tus posts :)
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Lo has explicado genial. Creo que la clave está en saber qué buscas que te aporte la lectura, y a partir de eso, escoger. A veces es necesario darnos un respiro de los libros de más alta calidad y buscar alguno más fácil que nos pueda evadir y entretener. Para mí es fundamental de vez en cuando para devolverme el gusto a la lectura!

    Al mismo tiempo, cuando se es adolescente o joven, estos libros de "baja" calidad pueden ser muy buenos para engancharte a la lectura y crear un hábito. Yo la descubrí mediante Crepúsculo, Moccia y parecidos. Me hacían vibrar en esa época y gracias a ellos descubrí todo un mundo.
    Y mejor leer best-sellers que no leer nada de nada, ¿no?
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Yo la verdad que me da igual lo que diga la gente, si leo algun clasico, algo moderno, best seller o lo que sea, confieso que me encanta la Saga Crepusculo como he dicho alguna vez, porque? no lo se sigo sin entenderlo pero las he releido un monton de vez y no me arrepiento y me da igual que me vean leyendo ese libro, tambien me encanta leer los libros de mi hija, si lo confieso ella es mucho de barbie, little pony, y yo me los he leido y he disfrutado con ello que por eso me tengo que avergonza, ni nadie me obliga a leer ni nadie me obliga a leer lo que ellos quieras eligo lo que me apetece leer en ese momento y a quien no le guste que le den ...Besos y feliz verano a tod@s, me encantan tus post estoy deseando que lleguen jajaja.

    ResponderEliminar
  8. @Susana Palacios. Yo creo que para los clásicos todo es cuestión de encontrar el momento; sería un error leerlos "porque es lo que hay que leer". Durante años me daban la misma pereza que a ti, pero desde hace un tiempo he regresado a ellos y con mucha satisfacción.

    @Elena Velarde. Vaya, tiene que ser molesto que tu familia te critique por leer poco o por el tipo de libros que eliges :/; a mí nunca me ha ocurrido porque en mi casa soy la que más lee. Supongo que a tu hermana pequeña se le pasará, aunque lo importante es que tú estés satisfecha con lo que lees. En su momento yo también pasé de leer libros más "serios" a centrarme bastante en un tipo de libro más ligero, así que te entiendo perfectamente. Son rachas.

    @Saramaga. Pues sí, porque lo que nos quedará es la sensación de haber disfrutado o no. Y disfrutar de un libro siempre es bueno para que nos entren ganas de seguir leyendo y llegar a más libros.

    @Ana Blasfuemia. Cierto, creo que la variedad de lecturas nos enriquece más. Además, nos hace más respetuosos con los gustos de los demás, porque somos capaces de entender que alguien disfrute de libros como "Cincuenta sombras de Grey", "Crepúsculo" y demás sin menospreciarlos como lectores.

    @Miss Erables. Exacto, no hay por qué ocultarlo. Además, las cifras de ventas (de libros, de entradas de cine...) hablan por sí solas.

    @Idoia G. Totalmente de acuerdo contigo, en determinadas edades los libros facilitos pueden ser estupendos para enganchar a la gente a la lectura. Hay gente que opina que quienes empiezan con este tipo de libros nunca se aficionarán a la "buena literatura", pero creo que eso no tiene por qué ocurrir, habrá lectores que sigan leyendo lo mismo y lectores que sientan curiosidad por probar otras cosas. Leer siempre será mejor que no leer.

    @María Esther Borrero. ¡Bien dicho! Y me parece estupendo que leas los libros de tu hija. Mi madre hacía lo mismo conmigo y creo que es bueno que los padres sepan qué leen sus hijos (y si además disfrutan de esas lecturas, mejor).

    ResponderEliminar
  9. Yo leo de todo, eso no quiere decir que me guste todo lo que lea. Lei toda la saga de Harry Potter, crepusculo, 50 sombras de greys (probablemente el peor libro que he leido en toda mi vida), y eso no me hace ser menos lectora. la cuestion es en estar consciente de que no libros de calidad y eso. Nunca esta de mas probar. abrazos

    ResponderEliminar
  10. Personalmente, nunca me he avergonzado por leer un libro. Puede que no sea de agrado de todos, pero si lo leo es porque me apetece y soy yo la que lo lee, no los demás.
    Creo que en la diversidad está lo mejor de todo y no tengo porque leer solo un tipo de literatura, así que todo lo que cae en mis manos y me llama la atención lo leo. No he leído 50 sombras, pero sé que acabaré sucumbiendo, el problema es que con tanta publicidad acabé harta y cuando vi infinidad de reseñas, acabé todavía, si cabe, más harta. Por eso no lo he leído. Lo mismo me pasó con los libros de la Meyer, pero al final, alguno he leído y no me avergüenzo de decirlo.
    Las personas que gritan a los 4 vientos que ellos nunca leerían esas cosas, son los primeros que, a escondidas, lo devoran de una sentada.

    BESOTES

    ResponderEliminar
  11. Yo leo muchos libros que reconozco que son puro entretenimiento y no me avergüenzo de ello (más bien son determinadas personas las que quieren que te avergüences de ello). Una escritora que me gusta y reconozco que no es una gran cosa es Danielle Steele. Reconozco que no tuve que cerrar nunca un libro suyo (y mira que leí de ella). Siempre entretiene y eso que es muy previsible y el final lo sabes desde el principio. Pero lo dicho: entretiene y eso ya es un logro.

    Leí El código Da Vinci, Los pilares de la tierra y en cuanto veo que un libro arrasa, ya lo quiero leer. Que luego me lleve un chasco como con las 50 sombras de Grey, es otra cosa.

    Es evidente que no siempre los best-sellers son simple literatura fácil para leer una tarde de verano. Tenemos ejemplos como la trilogía de Millenium con uno de los mejores personajes femeninos de la literatura contemporánea. Y en nuestro país, recientemente El tiempo entre costuras logró casi 40 ediciones y es una gran historia de amor con un trasfondo histórico algo desconocido.

    Que no siempre lo más vendido tiene porque ser de mala calidad (o no de una calidad extrema). Que no siempre el que tiene más éxito es lo mejor, no lo niego. Pero que por tener éxito hay que denostarlo, es injusto.

    Podría poner ejemplos en otras artes como en la música. Cuántos cantantes son tachados de simples productos comerciales y luego son valorados y respetados con el tiempo. Ahora, porque se consume menos música, pero en los 80, que había música a todas horas, muchas canciones que ahora se las declara auténticos himnos, en su momento se decía que iban a ser éxitos de un sólo verano.

    Es evidente, que el tiempo es el mejor juez.

    ResponderEliminar
  12. Hola!!

    Estoy completamente deacuerdo contigo, a mi a la fecha no me he avergonzado de haber leído un libro, ni mucho menos de no haber leído alguno, ya que como tu lo mencionas, hay momento para todo, y si bien he leído muchos libro que son comerciales, tambien le doy oportunidad a autores nuevos, que no han tenido la oportunidad de despuntar en el medio literario, pero no por esto dejas de ser mejores que los que han tenido un libro con un gran número de ventas, pero desafortunadamente, cuando subes una reseña de esos libros en el blog a nadie les interesa, y te lo digo por experiencia propia, pues en mi blog subo las reseñas de libros de autores conocido y no tan conocidos o que nadie conoce y ni las leen, pero bueno eso es cuestion de cada quien, el hecho es que nunca debemos avergonzarnos de no haber leído algo, ya que el algun momento y por algunas circusntancia terminan cayendo en nustras manos.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  13. Iba a decirte que estaba completamente de acuerdo contigo en el primer párrafo; luego me he dado cuenta de que también suscribía el segundo, el tercero... y he llegado al final de artículo asintiendo con la cabeza.

    Me ha gustado mucho el giro de la pregunta: yo no sé si me avergüenzo de lo que no he leído, pero sí que me causa una enorme tristeza. Hace unos años, cuando yo era muy joven, iba por delante de los demás en lecturas. Ahora, tras la carrera, el máster y el trabajo, voy por detrás, y sé que me cerebro se seca. Si fuera capaz de mantener mi ritmo anterior de lecturas y autores... Pero no puedo, me duele el alma a las diez de la noche y lo que busco es lectura de entretenimiento, como la que explicas en ese artículo tuyo. No creo que sea malo, y la leo con placer, pero sé que me gustaría leer otras cosas (la clase de cosas que apunto en la lista de "lecturas para el verano", cuando hay tiempo para leer seguido).

    ¡Muchas gracias por esta reflexión!

    ResponderEliminar
  14. @Maria J. Sí, es importante ser consciente de cómo es lo que leemos. Se puede leer de todo sin avergonzarse, pero estaría un poco fuera de lugar querer hacer creer a los demás que lo que leemos tiene calidad simplemente porque nos gusta. Gustos y calidad no siempre van de la mano.

    @iPensamientos de Patri. Je, je, yo al principio también me negaba a leer los de Stephenie Meyer (más por el género que por su fama) y al final acabé enganchadísima, a pesar de todas sus pegas. Si es que no se puede andar con prejuicios...

    @Leira. Muy cierto lo que dices al principio, parece que son algunas personas las que quieren provocar ese sentimiento de vergüenza. También es verdad que no todos los best-sellers son iguales (por ejemplo, "Criadas y señoras", que me pareció una historia preciosa). Tienes razón, no hay mejor juez que el paso del tiempo para determinar qué es lo que perdura y lo que no.

    @El Viaje con los Libros. Te entiendo perfectamente porque cuando hablo de autores y libros poco conocidos me ocurre lo mismo: menos visitas y menos comentarios. De todas formas, creo que hacemos bien al dedicarles un espacio en nuestros blogs, porque al menos ponemos nuestro granito de arena para darlos a conocer. Quizá alguien, algún día, tomará nota de esa recomendación.

    @Gijón. Yo hago lo mismo, aprovecho el verano para leer más y me reservo los libros "complicados" para esta época. Durante el curso también leo bastante, pero en algunos momentos necesito libros de evasión porque mi cabeza no da más de sí...

    ResponderEliminar
  15. Cuando empecé mi carrera descubrí muchos clásicos que debía leer, y que también me interesaban tremendamente.
    Admito que he leído libros como Crepúsculo, y que pasé un buen rato con ellos, así como ahora entiendo que Bella es el peor protagonista en la historia, pero aún así me entretuve.
    Ahora que tengo blog, soy más selectiva con mis lecturas, por lo que hay libros que compro en físico y otros en formato digital, pues no son exactamente libros que quiera en mi estantería o leería otra vez.
    Estos últimos los considero lecturas fáciles, simples y para desconectarme... Para cambiar de ambiente. También incluyo los mangas en esto, pero igual, admiro el arte detrás de éstos.
    ¿Qué puedo decir? ¡Tengo lo mejor de ambos mundos!
    Un besín.

    ResponderEliminar
  16. Me encantó tu entrada, este tema es tan interesante, y me identifico perfectamente, lo explicas tan bien que ya dejé de sentir esa vergüenza que sentía al hablar de libros que no he leído, porque pienso que todavía no estoy lista para leer a los grandes clásicos, tal vez en un par de años, nunca se sabe.
    Saludos y gracias!

    ResponderEliminar
  17. @Shanny. Estoy muy de acuerdo contigo, porque hace un tiempo yo también entré en esa fase en la que los clásicos me interesan muchísimo, aunque hace unos años estuve enganchada a los libros de la moda "Crepúsculo". Es perfectamente compatible.

    @E. Guerrero. Claro, es importante encontrar el momento. Leer un clásico importante cuando aún no te sientes preparado es peor, porque tal vez no lo disfrutarás tanto y te quedará un mal recuerdo de él, como les sucede a muchas personas con las lecturas obligatorias del colegio.

    ResponderEliminar
  18. Coincido contigo en que hay que leer de todo, según te lo pida el cuerpo, y depende de cada momento. No lo estoy tanto con lo de leer cualquier cosa, solo por entretenimiento. Como todo en esta vida, hay que hacer una pequeña selección, no todo vale. Pero, por supuesto, esa selección depende de cada uno, no de lo que nos digan los demás. Saludos.

    ResponderEliminar
  19. @Marisa. Bueno, no he querido decir que se deba leer cualquier cosa solo por entretenimiento; creo que en la literatura de entretenimiento también hay obras mejores y peores, y evidentemente defiendo las primeras. En cualquier caso, pienso que quien elige un libro lo hace porque cree que le va a gustar, sin saber de antemano que es malo (hay gente que lee best-sellers como "Cincuenta sombras de Grey" aun sabiendo lo que dicen del libro, por curiosidad, pero es algo que no comparto).

    ResponderEliminar
  20. Es la discusión de siempre, comercial VS intelectual. Hay literatura de evasión, comercial y destinada a las masas, de muy buena calidad. Hay literatura de calidad elevada y muy sesuda... que aburre a las ovejas. Ciertos intelectuales presumen de haber leído algunos títulos, incluso los ensalzan, sin soportarlos. Guárdame el secreto: a veces ni siquiera los leen. Sí, es así, lo hacen por el hecho de quedar bien ante sus semejantes (o debería decir inferiores). Reconozco que a mí antes me daba vergüenza leer ciertas novelas y sí, he presumido de haber leído autores que no soporto. Pero se me pasó esa vergüenza y esa soberbia con la edad... un poquito... En mi defensa puedo decir que leo a Dan Brown porque es un autor al que se le ve "el plumero" fácilmente; va de fábula para aprender el manejo del suspense y esas cosas. Y sobre todo aprender cómo no hacer un montón de cosas al escribir. También me he hecho la firme promesa de no leer jamás de los jamases el Ulises de James Joyce. Me parece de una pedantería vomitiva ensalzar el Ulises de Joyce. @Idoia G ha dado en el clavo: un momento para cada lectura y cada lectura en su momento. Y es mejor leer algo que no leer. Y siempre una lectura de menos calidad puede llevarte a otra mejor. Aquí, uno que comenzó leyendo comics de Mortadelo y ha terminado leyendo a Umberto Eco (no lo soporto, pero lo he leído) ¡Rayos, es que podía haber escrito yo esa respuesta! Un saludo, muchas gracias por tus tan interesantes artículos.

    ResponderEliminar
  21. @AlejandroQ. Es bastante triste que haya gente que se invente que ha disfrutado de ciertas obras sin haberlas leído o solo por quedar bien. ¡Con lo divertido que es discrepar...!

    Por otro lado, quiero romper una lanza a favor de Dan Brown: es cierto que no es un escritor "de calidad", pero dentro de su género no creo que sea tan malo. En su momento leí varias novelas de ese estilo y él es uno de los que mejor dominan las técnicas para crear intriga. Además, logra presentar los temas históricos de una forma atractiva (aunque luego se sepa que hay errores de documentación, etc.). Todo eso, en el género que escribe, es importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino igual. Un trhiller sencillo de leer también debe tener dificultad a la hora de escribirlo. Y a mi me ha entretenido y al menos e sabido seguir el hilo de la historia situando los personajes, los lugares y los diferentes momentos de una manera que no siempre, otros autores han logrado. Yo leo todo tipo de lectura, como tengo diferentes gustos musicales y diferentes estados de ánimo

      Eliminar
  22. ¡Hola, Rusta!

    Tras tantos comentarios interesantísimos, sólo añadiré lo siguiente: me parece esencial leer lo que cada uno sintamos necesario (por el motivo que sea: entretenimiento, curiosidad, inquietud intelectual, evasión, interés cultural, etc.) y respetar las elecciones de los demás, sin juzgarlos; es decir, ser libres y respetar la libertad del resto (es más, seguro que algo aprenderemos de ellos).

    Además, creo que algo tan maravilloso como la literatura no debería utilizarse para levantar barreras de autosuficiencia: compartiéndola se tienden puentes, y nos enriquecemos todos.

    (Estoy encantada de hacer un comentario -aunque sea "chiquitito" - en tu blog :))

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. @Begoña R. Y yo estoy encantada de que comentes :).

    En fin, estoy totalmente de acuerdo contigo. Precisamente hoy me ha tocado empezar lectura nueva y me he parado a pensar en lo maravilloso que es que cada uno pueda elegir lo que quiere leer en función del momento, de sus gustos, etc. Creo que la libertad de elección es algo bastante importante para disfrutar de la lectura.

    ResponderEliminar
  24. ¿Han leído "50 sombras de Gregorio"??

    ¡Qué arte tiene la escritora! ¡qué ironía más realista!

    Totalmente de aucerdo con todos los comentarios.

    ResponderEliminar
  25. @Anónimo. No, aunque tiene pinta de ser una buena parodia :).

    ResponderEliminar
  26. Desde que tengo el Kindle (junio 2011) leo de todo en todas partes... 100% recomendable para quienes viven la lectura... igual cada cierto tiempo necesito "tocar" un libro, y cuanto más antiguo mejor, así como escribir en papel blanco, pero el Kindle es un gran aporte para la vida actual.

    ResponderEliminar
  27. @Luis Alejandro Fuentes. Sí, mucha gente me ha comentado lo mismo. Tarde o temprano me compraré un lector digital.

    ResponderEliminar
  28. Lo cierto es que, a pesar de considerarme una gran lectora (leo mucho), suelo recurrir más a novelas ligeras que a clásicos. Pero no por ello me voy a sentir inferior. Cada etapa de la vida es diferente, si con catorce años me pongo a leer un clásico es fácil que no me guste porque no lo he entendido. Y no creo que nadie me lo pueda recriminar.
    Me ha gustado mucho la entrada.
    Besos desde Lecturas Silenciosas.

    ResponderEliminar
  29. @Leyre H. Palacios. Claro, nadie te lo puede recriminar. Durante la adolescencia a mí tampoco me interesaban los clásicos, así que te entiendo perfectamente.

    ResponderEliminar
  30. Poco puedo añadir a lo que tan magistralmente has dicho y otros han comentado.
    En mi caso es así. Tampoco me arrepiento de nada que he leído. Como mucho me sabe mal haber perdido el tiempo si el libro es muy malo, pero eso no se puede comprobar si no se lee, así que.....
    Lo que leo depende mucho de la época en la que me encuentro. A veces apetecen un tipo de libros y después una se harta y busca algo diferente.
    Reconozco que suelo pasar bastante de lo comercial y escucho lo que me recomiendan, pero voy a mi bola. Busco lo que me apetece en cada momento y ya está.
    Y suelo llevarme sorpresas, como cuando empecé a leer el 1º de la saga crepúsculo por una especie de pique/apuesta y me quedé tan enganchada que los leí todos con verdadera pasión.
    Así que nada de arrepentirse. Simplemente.... que nos quiten lo "bailao".

    ResponderEliminar
  31. @Besos. Te entiendo, yo también suelo preferir un tipo de lectura u otro en función de la época. Por cierto, en su momento fui muy reacia a leer "Crepúsculo", pero también me enganchó terriblemente...

    ResponderEliminar
  32. Me ha encantado esta entrada y estoy totalmente de acuerdo contigo. No siempre apetece leer una gran obra literaria, a veces simplemente, sólo te apetece distraerte un rato. Yo me encuentro muchas veces en esa situación un tanto incómoda con mi suegra, ya que a ella le parece una pérdida de tiempo leer según que tipo de libros. Al principio me avergonzaba cuando reconocía que no había leído alguna de las grades novelas que ella opina que son fascinantes, o cuando le decía que estaba leyendo novelas que ella consideraría ridículas, pero ahora pienso que no tengo porque esconderme ni avergonzarme de nada, aunque ella me ponga cara de "rancia" cuando le digo que estoy leyendo a Marian Keyes, jejeje! Opino que tener una buena cultura, más que haber leído muchas grandes obras, es tener una mente abierta y respetuosa con los demás!

    ResponderEliminar
  33. @Disfrutando de la treintena. Esa última frase me parece una gran verdad :). No hay nada malo en leer por entretenimiento; si solo existieran las grandes obras literarias seguramente mucha gente no se habría enganchado nunca a la lectura.

    ResponderEliminar
  34. @Laura Chans. Claro, cada cosa tiene su dificultad, y nuestro estado de ánimo puede influir bastante en el tipo de lecturas que nos apetecen.

    ResponderEliminar
  35. Una vez leí que una parte importante de los compradores de ebooks eran mujer aficionadas a las novelas románticas que, antes de que existiera el lector de libros electrónicos, solían forrar los libros avergonzadas de que la gente supiera lo que estaban leyendo.

    Claro que queda mejor decir que lees complejas y densas grandes obras literarias pero yo considero la lectura como una entretenimiento y una evasión de una dura jornada de trabajo por lo que a veces también me apetece hacer lecturas más sencillas que no requieran de un gran esfuerzo intelectual por mi parte. Cada libro tiene su momento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  36. También hay mucha que va leyendo 50 sombras de grey en el metro, levantando la cabeza de vez en cuando, para que la gente piense que es una mujer sofisticada y atrevida porque lee PORNO PARA MARUJAS.

    ResponderEliminar
  37. Hola! les recomiendo -si es q no lo leyeron ya- el libro de Daniel Pennac, COMO UNA NOVELA, es un texto teorico sobre la lectura donde aparecen sus célebres DERECHOS DEL LECTOR. Habiendo leido eso, ya hay marco teorico para poder hacer lo que uno quiera con los libros.Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
  38. A mi no me da vergüenza confesar que leo libros infantiles, juveniles, he leído Crepúsculo y a Kent Follet, pero cierto es que empiezas con libros más fáciles en mi caso, con 18 años leía libros para 12 años porque no estaba acostumbrada a leer mucho, despues seguí con lectura adulta más ligera y ahora me leo los clásico con mucho placer y estoy en busca de autores como Carson McCullers o Kurt Vonnegut porque la mente de pide cada vez más caña, pero aún así me gusta seguir disfuntando de literatura juvenil (Los libros de A) o bestseller como Javier Sierra. En la variedad está el kit para tener una mente abierta.

    ResponderEliminar
  39. Hola estoy totalmente de acuerdo con este argumento, no se debe juzgar la lectura de una persona, cada quién es libre de leer lo que más le agrade o sea de su interés, actualmente algunas personas se dejan guiar por reglas de la sociedad, en donde consideran que eres lo que lees, mas sin embargo, la lectura cualquiera que sea, tiene efectos de imaginación sobre la persona, más sin embargo sea cual sea su contenido ninguna persona debe de avergonzarse de lo que esta leyendo, somos libres de leer y de elegir cualquier libro de nuestro agrado.

    ResponderEliminar
  40. El misterio que rodea a la "sociedad del libro" estos días lleva a reflexiones como la que haces tú aquí. Estoy de acuerdo contigo en todo; no creo que uno deba avergonzarse de lo que lee, más bien debe defender lo que lee... si ni siquiera es capaz de defenderlo ya si que tiene un problema. Yo, además de leer clásicos soy aficionada a los best-sellers españoles, a los premios Planeta... y aunque Carlos Zanón habla de "paternalismo de bestseller" a veces parece que necesito engancharme a una historia, leer rápido, sin reflexión, a base de imágenes...
    Otras muchas (cada vez más) busco lenguaje, emoción, originalidad...

    Al final es un círculo vicioso: ni me avergüenzo de lo que leo ni leo nada que pueda avergonzarme. Felicidad autoconclusiva. jajajaja.

    Saludooos.

    ResponderEliminar
  41. ¡Hola!
    Pienso que no hay que avergonzarse de leer algunos libros, pero si los lees es porque quieres, no porque te obligan, así que después no te arrepientas de lo hecho.
    un beso

    ResponderEliminar
  42. Creo que algunos "libros sin pretensiones intelectuales" e incluso "sin pretensiones de ninguna clase" son buenos compañeros precisamente porque en ese minuto no hacia falta otra cosa que compañía, además, muchos de ellos tienen un escritor de "libros con pretensiones" en ciernes

    ResponderEliminar
  43. Como dicen por aquí, lo chistoso del asunto es que hay quienes se sienten intelectuales y presumen a toda voz que leyeron la saga completa de
    Gray, pero en fin, yo por puros gustos no la he leido ni creo algún día hacerlo, pero si he leido a Sarah Lark (oh por dios si esa es lectura de mujeres) y ya busco con cual título de ella seguir.

    ResponderEliminar
  44. Yo alguna vez sí me he sentido mal por no haber leído a ciertos grandes autores clásicos. Por eso me ha gustado tanto leer tu reflexión.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails