17 junio 2013

Los capullos no regalan flores - Moderna de pueblo



Edición: Lumen, 2013
Páginas: 160
ISBN: 9788426421371
Precio: 14,90 € (e-book: 4,99 €)

El sentido del humor está infravalorado. En especial, el que plantea de forma fresca y ligera temas habitualmente asociados a las mujeres jóvenes, como el que encontramos en el género chick-lit (El diario de Bridget Jones, Loca por las compras) o en los cómics de Moderna de pueblo. El hecho de proyectar una trama con chistes fáciles y un tono liviano suele ser el blanco de los lectores culturetas, que a menudo tachan la obra de frívola o superficial. No obstante, yo reivindico el mérito de estos autores, porque hacer reír a mucha gente no es tarea sencilla y ellos lo consiguen. Además, no pienso que la finalidad de la lectura tenga que ser siempre edificante; creo en la literatura culta (y me encanta), pero también en las formas de expresión de entretenimiento puro, que consiguen hacerme pasar un buen rato cuando necesito desconectar. Esto es exactamente lo que me ha aportado el libro del que os hablaré hoy.

Los capullos no regalan flores es el segundo cómic publicado por la periodista Raquel Córcoles (Reus, 1986), más conocida como Moderna de pueblo, que puso en marcha su exitoso webcómic en 2011 y actualmente colabora con las revistas Cuore y El Jueves. A pesar de la impresionante acogida que tienen sus tiras —con cerca de 50.000 seguidores en Twitter, más de 80.000 en Facebook y tres ediciones del libro en apenas unos meses—, debo reconocer que yo la descubrí hace poco. En un primer momento tuve algunos prejuicios, porque eso de Moderna de pueblo puede resultar un poco ofensivo para los que, en efecto, somos de pueblo; pero mi impresión se quedó en eso, en prejuicio, porque en cuanto empecé a leer sus viñetas me enganché y me di cuenta de que el nombre no entraña ningún tipo de burla hacia «el pueblo», sino que más bien caricaturiza la realidad de una forma que cualquier persona joven entenderá.

Moderna de pueblo es una chica de pueblo que se trasladó a la ciudad; o, en otras palabras, una chica que empezó a compartir piso con sus amigas y a moverse en el ambiente «moderno». El cómic Los capullos no regalan flores está dedicado a esos chicos que en principio parecían ser diferentes, legales e interesantes, pero después resultaron ser como todos: unos capullos que no regalan flores. En algunos artículos lo describen como una guía femenina anti-hombres, algo con lo que yo no estoy de acuerdo: la autora recurre a estereotipos de hombres para ilustrar las situaciones que vive la protagonista, pero no pretende ridiculizar ni criticar a los chicos, sino más bien caricaturizar la actitud de la chica que se hace ilusiones y luego descubre que sus esperanzas fueron en vano. Están, por ejemplo, el capullo cooltureta, el capullo que regala los oídos a todas o el que solo quiere un rollo de una noche. Mientras, ella tiene las dudas habituales, charla con sus amigos, se conecta a Facebook, busca trabajo y vive situaciones propias de una persona joven. Todo ello, con mucho humor, ironía y autocrítica; su única pretensión es dar un enfoque divertido a las relaciones en la sociedad actual.

Con respecto al estilo de las ilustraciones, disto mucho de ser una experta en la materia, pero llama la atención el hecho de no dibujar nunca los ojos (las gafas de sol y los flequillos largos son casi su seña de identidad) y esmerarse mucho en el diseño de las habitaciones y la ropa de los personajes, algo que seguro que nos gusta a muchas lectoras. Por el contrario, las figuras son esbeltas y de trazo sencillo, aunque con los rostros suficientemente expresivos para transmitir lo que quiere en cada momento. Por lo demás, el cómic está lleno de color, tanto en las viñetas como en los títulos de cada apartado, algo que potencia todavía más su carácter desenfadado. Se ha puesto mucho mimo para que el libro esté cuidado en todos los aspectos (¡hasta en las solapas!) y vaya en sintonía con el espíritu de Moderna de pueblo. La extensión de 160 páginas me parece razonable para una publicación de estas características (mucho mejor que las 70 de Let’s Pacheco!, el otro cómic del que me considero seguidora), ni demasiado corto ni largo en exceso, consigue dejar con ganas de más y es de un tamaño manejable.

Desde mi punto de vista, el mérito de Moderna de pueblo no es ser la mejor dibujante ni la mejor guionista de cómics, sino haber conseguido plasmar sobre el papel esta visión de la juventud actual cargada de guiños hacia una generación, una visión que conecta con su público potencial (solo hay que fijarse en la excelente acogida que tienen sus tiras) y que no está exenta de ese punto de autocrítica, porque, al final, ese mundo pretendidamente moderno no deja de ser una apariencia. En Los capullos no regalan flores hay viñetas mejores y peores, chistes que me parecieron fáciles y otros que me hicieron reír a carcajadas, pero en conjunto mi sensación es muy positiva, me lo he pasado bien leyéndolo y estoy siguiendo las tiras periódicas de la autora en las redes sociales. Además, tiene algo que valoro mucho: no hace falta ser un amante del cómic para disfrutarlo. A veces me apetece leer (o regalar) un libro divertido y ligero que no sea una novela al uso, y lo que encuentro destacado en las secciones de cómic son los personajes tradicionales como Mafalda, los superhéroes de turno y el manga. Los cómics tipo Moderna de pueblo o Let’s Pacheco! están muy bien para ese público no aficionado al género que busca una lectura evasiva sobre temas cotidianos.

Raquel Córcoles
En definitiva, recomiendo Los capullos no regalan flores a todo el que quiera pasar un rato distraído con esta perspectiva humorística y desenfadada de las relaciones actuales. Su público potencial son personas jóvenes, pongamos de entre dieciocho y treinta y cinco años, aunque esto es solo una simple orientación que no tiene por qué cumplirse. Pese a estar protagonizado por una chica, incluyo también entre sus lectores a todos los hombres que sepan reírse de sí mismos (he hecho la prueba de enseñar el cómic a varios chicos y, creedme, les gustó). Si queréis un pequeño avance para saber si conectáis con este humor, echad un vistazo al vídeo-tráiler o visitad la web de Moderna de pueblo. Sin duda, una lectura ideal para llevarse a la playa… ¡y a cualquier sitio!

7 comentarios :

  1. Parece estupendo para este verano ;D

    ResponderEliminar
  2. Este no me lo apunto. Para mi gusto, Moderna de pueblo tira demasiado de tópicos. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. @Cartafol. Sin duda :).

    @Halcombe. Cierto. De todas formas, a mí me gusta :).

    ResponderEliminar
  4. Tiene pinta de ser la mar de graciosa!

    Besotes

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails