09 agosto 2013

Libros que llevan a otros libros



Hace poco he leído dos libros que por motivos diferentes (o quizá no tanto) me van a llevar a buscar otros libros con ahínco. El primero es El mes más cruel, una recopilación de relatos de Pilar Adón que me ha conquistado por su prosa delicada y elegante, sus observaciones inteligentes, los temas elegidos y, en fin, por todo. He experimentado una vez más la sensación de haber descubierto a una escritora con la que conecto, que entiende la literatura de una forma que yo, como lectora, disfruto mucho; y no me hace falta leer el resto de su obra para saber que el talento que derrocha en El mes más cruel no es algo ocasional (aunque lo haré: esos son los libros que voy a buscar, los que publicó antes y los que la han influido). El año pasado me ocurrió lo mismo con Elena Ferrante (La amiga estupenda) y Jeanette Winterson (La niña del faro): me maravillaron tanto que no tardé ni tres meses en hacerme con más novelas suyas.

Creo que en la trayectoria de cualquier lector hay libros espléndidos que, sin embargo, no provocan esa sed de querer empaparse de todo lo que ha publicado su autor, tal vez porque, aun reconociendo su talento, no se produce esa conexión entre escritor y lector, o esta no es lo suficientemente fuerte como para que el lector prefiera rebuscar en las librerías una novela que se publicó hace diez años en lugar de elegir entre las atractivas novedades de autores desconocidos. Yo misma suelo hacerme listas con los libros que leo cada año y noto que cada vez amplío más el número de autores, pero repito mucho menos con ellos. La tentación de las novedades está ahí; también el hecho de que no resulta fácil encontrar a esos escritores capaces de fascinarnos. Por eso, cuando ocurre, siento una satisfacción tan grande que hasta me apetece compartirlo en una entrada tonta como esta.

Pero no solo ha sido Pilar Adón quien me ha entusiasmado en las últimas semanas: la correspondencia de Brigitte Reimann (En la ciudad del mañana) me ha apasionado hasta tal punto que no dejo de lamentarme al ver que solo se ha traducido una novela suya al castellano (y el alemán no se aprende en cuatro días). Este caso es bastante especial porque la lectura de sus cartas me ha convencido de que, además de una persona de una inteligencia brillante, fue una buena novelista. Sé que mi percepción parece arriesgada, puesto que no es lo mismo una correspondencia que una novela. No obstante, las cartas permiten conocer mejor al autor y sus intenciones, y me ha gustado tanto lo que descubierto de Brigitte Reimann que quiero leer su obra, aunque me dé de bruces contra la pared (que no lo creo). Y también estoy decidida a buscar algunos de los libros que ella misma comenta en las cartas; muchos tampoco están traducidos, pero hay grandes clásicos universales que ya tenía en mente leer y esto me ha dado el empujón definitivo.

Los libros pueden llevarnos a otros libros, claro que sí. Los del mismo autor, los que lo influyeron, los de sus semejantes. La literatura no es un ente aislado; absorbe y da de forma continua, y estas interacciones marcan la experiencia del lector, sus elecciones, su perfil. Por no hablar de aquellas novelas que hablan de libros, en las que todavía resulta más evidente esta capacidad para conducir al público a determinadas obras (aun así, tengo que reconocer que pese a haber leído unas cuantas creo que nunca he tomado una decisión de compra basándome en los títulos que mencionan. Descubrir un estilo que me gusta tiene un efecto más potente en mí que una simple referencia o recomendación dentro de una novela).

11 comentarios :

  1. A mí también me ha pasado con algunos autores como Jordi Sierra i Fabra, Francesc Miralles, Garth Nix... En el caso de este último a penas se han traducido sus libros al español, así que me conformo con los tres que tengo por ahora : S

    ResponderEliminar
  2. Jo, sí que es verdad. Por si no fuera suficiente con los blogs que nos llevan a nuevos libros, están los libros que llevan a libros... Esto que comentas: "noto que cada vez amplío más el número de auotres, pero repito mucho menos con ellos" me pasa muchísimo a mí. Cuando un autor (o autora) me gusta, voy corriendo a mirar más libros suyos, pero luego mirando mis reseñas y libros leídos, no repito tanto, aunque los libros estén ahí.

    Interesante entrada, como siempre ;)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. En mi caso, libros que me han llevado a otros libros del mismo autor ha habido muchos.

    Lo que ya no es tan habitual –de hecho solo me ha sucedido en una ocasión, que yo recuerde– es encontrarme con un libro que me haga ir a buscar otro libro de otro autor.

    Sucedió hace ya algunos años, cuando leía «Vagabundo en África» de Javier Reverte.
    Al terminarlo me entraron unas ganas locas de leer «El corazón de las tinieblas» de Joseph Conrad (si leéis el libro de Reverte sabréis el motivo).

    Tardé algún tiempo en conseguirlo, pero cuando conseguí leerlo descubrí un libro que me cautivó y que a fecha de hoy sigue siendo uno de los mejores libros que he tenido el placer de leer –cosa que os recomiendo encarecidamente que hagáis–.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. De los autores con los que en el último año conecté y he empezado a estar pendientes de sus obras, es con Irene Nemirovsky, Anne Perry, Felix Palma y Castro Cebrián (que solo ha escrito "El cementerio de la alegría", pero cuya lectura te recomiendo mucho)

    También me sucede a veces que un autor me lleva a otros autores, como me pasó con Roberto Bolaño, Chejov y Javier Marías =)

    ResponderEliminar
  5. Me ha pasado muchas veces: Rosamunde Pilcher, Anne Perry, Jane Austen... Pero con quien sentí esa conexión especial fue con Carlos Ruiz Zafón y "La sombra del viento"; leí todo lo que encontré de él: "Marina", "El príncipe de las tinieblas", obras de juventud, y por supuesto, la continuación de su primera novela.

    ResponderEliminar
  6. Hace muy poquito me ha pasado lo mismo con la escritora Marta Rivera de la Cruz. El primer libro que he leído suyo me encantó así que ya he buscado sus otras obras y poco a poco voy a ir leyendomelas todas :-)
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. @Ana Nieto. Qué rabia da que pase eso con autores de los que hay pocos libros traducidos. Hace poco he descubierto a una autora finlandesa muy interesante, Riikka Pulkkinen, pero como no la vuelvan a traducir me quedaré con cara de tonta.

    @Ana Blasfuemia. Sí, yo tengo bastantes libros comprados de autores que me han gustado, pero al final suelo dar prioridad a las novedades de otros escritores... Con tantos libros cuesta mucho encontrar un equilibrio :).

    @Mi rincón de libros. Yo alguna vez he tomado nota de algún título mientras leía un libro, pero no recuerdo haber llegado nunca a leerlo. Quizá lo he hecho pero ahora no caigo...

    @El lector indiscreto. Cuánto me alegro de ver el nombre de Némirovsky en esa lista :). Y tengo muchas ganas de leer a los tres que citas abajo.

    @Marisa Entre mil letras. Me pasó lo mismo con Zafón, es de los pocos autores de los que lo he leído todo. Para mí no hay ninguno como "La sombra del viento", pero siempre es un placer reencontrarse con esas atmósferas de misterio tan suyas...

    @Kristineta. Ya me la han recomendado varias veces, tendré que buscar algún libro suyo, a ver si yo también "conecto" :).

    ResponderEliminar
  8. Dos cosas, primera, a mí me ha pasado con Dalh, que lo he descubierto a la "vejez". Me leo uno de sus cuentos cada noche antes de irme a la cama. Segunda cosa, en relacion a @El lector indiscreto, reafirmo sus palabras con Castro Cebrián, con su última novela "El Cementerio de la Alegría", es algo BRUTAL, pero sí que ha escrito más cosas, tiene otra novela anterior que se titula "LA última Confesión" que es una verdadera pasada, lo que pasa es que es dificil de conseguir porque la editorial que la sacó cerró hace unos años, pero es una maravilla tambien. A parte este autor creo que tiene tambien Poemarios y obras de teatro, (ya eso no lo he leído...)
    Otra recomendacion de otro descubrimiento que es actual mío es Rhuterfurd y sus novelas ambientadas en ciudades, muy intructivas y a ka vez divertidas!!!
    Besiños!!!

    ResponderEliminar
  9. @Vallejo. Yo quiero redescubril a Dahl con sus relatos. De niña leí dos o tres novelas suyas y me encantaron.

    ResponderEliminar
  10. Las novelas de Irene Nemirovski me han enganchado a ella.La última que he leído se titula "Los bienes de este mundo".Me asombra pensar que una mujer que fue al holocausto con cuarenta años,pueda retratar la naturaleza humana con ese conocimiento de causa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y da mucha pena pensar en lo que podría haber llegado a escribir de no haber muerto tan joven. Con 20 y pocos ya era muy buena.

      Eliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails