23 septiembre 2013

El insólito peregrinaje de Harold Fry - Rachel Joyce



Edición: Salamandra, 2012
Páginas: 336
ISBN: 9788498384802
Precio: 17 € (e-book: 11,99 €)

En un momento en el que gran parte de la oferta de narrativa está dedicada a temas de sobra explorados (mujeres fuertes de las landscape novels, guerras del siglo XX, libros sobre libros, sagas familiares…), se agradece mucho encontrar una novela como El insólito peregrinaje de Harold Fry. Por su honradez. Por su esperanza. Por su luz. Por ser, en definitiva, un soplo de aire fresco que reconforta al lector y le invita a imitar al protagonista en su particular viaje por toda una vida. Siempre es arriesgado describir una obra como «diferente», pero el debut de Rachel Joyce (Londres, 1962), ex actriz y guionista de la BBC, me lo parece, al menos en comparación con lo que se suele publicar. El libro ha sido un éxito en Inglaterra —más de 90.000 ejemplares vendidos en seis meses—, se ha traducido a 23 idiomas, se han vendido los derechos para la adaptación al cine y estuvo nominado al prestigioso Man Booker Prize; unos logros más que merecidos.

Harold Fry podría ser un recién jubilado cualquiera: está casado con Maureen, tiene un hijo, lleva una vida tranquila y se muestra agradable con los demás. Sin embargo, un día toma la decisión de hacer algo que lo obliga a salir de su anodina existencia. El detonante es una carta en la que Queenie, una antigua compañera de trabajo a la que hace veinte años que no ve, le informa de que se está muriendo de cáncer. La primera reacción de él es responder con un mensaje amable, pero sabe que eso no basta y finalmente no echa la misiva al buzón. Después de charlar con una chica que le recuerda que la ciencia no es infalible y ante todo debe tener fe, Harold empieza un particular peregrinaje para visitar a Queenie en persona: recorrerá el país de un extremo al otro, a pie y sin más equipaje que el convencimiento de que si él completa lo que se ha propuesto, su amiga se salvará.

Tengo que reconocer que, de entrada, la idea de un «peregrinaje» no me resultaba atractiva; le asociaba connotaciones religiosas, pensaba que se trataría de una revelación espiritual al más puro estilo Paulo Coelho. Afortunadamente, me equivocaba: Rachel Joyce reconvierte la peregrinación en algo actual, de ambiente fresco y cercano; sigue siendo un acto de expiación, pero sin tintes místicos, más bien como un ejercicio de reflexión cotidiana sobre las propias experiencias. Ahí está la clave: sencillez, empatía, naturalidad; el protagonista reúne todos esos atributos. El peregrinaje no es monótono ni aburrido, porque mantiene el interés gracias a los personajes que conoce Harold por el camino y a sus propias cavilaciones; todo contribuye a indagar en sus recuerdos, en aquello de lo que se arrepiente. La vida de Harold, como la de cualquier persona, también tiene sus sombras.

El insólito peregrinaje de Harold Fry es una novela de ritmo pausado, para saborear despacio, deteniéndonos en esos pequeños pensamientos sobre la vida. En cada capítulo se desvela más información sobre las experiencias de Harold, como la sensación de no comprender a su hijo David y el hecho de haber fallado a su amiga Queenie en algo que desconocemos. También se replantea el peregrinaje en sí: no lleva el calzado adecuado, piensa en lo absurdo de su propósito, su forma de relacionarse con la gente evoluciona... La autora, como quien teje un jersey, desarrolla una red cada vez más compleja a medida que avanza la novela, aunque sin perder su voz fresca, sin tapujos y con sentido del humor, un tono amable que consigue transmitir mucho sin utilizar estridencias  (lo que llamaría una engañosa sencillez, porque lo que hace Rachel Joyce nos resulta tan asequible de leer que parece fácil, pero no lo es).

La sensación de no haber cumplido en ninguno de los roles que la vida obliga a adoptar (hijo, marido, padre, amigo) y la reflexión sobre las barreras que nos ponemos para interactuar con los demás en esta sociedad individualista son algunos de los asuntos tratados. Temas bastante universales, en efecto, por eso aquello de ser capaces de ponernos en los zapatos del otro cobra más sentido que nunca. La culminación de este peregrinaje es una recta final espectacular, conmovedora, uno de esos desenlaces que suman puntos y se ganan un hueco más profundo en el corazón del lector (aunque peca de ser bastante lacrimógeno). Sentimos a Harold tan real, tan humano, tan vulnerable, que da pena separarse de él.

Rachel Joyce
Para terminar, si buscáis una novela que os sorprenda y emocione, una novela que os implique de verdad, acompañad a Harold en este peregrinaje y aprovechad el recorrido para replantearos la vida del mismo modo en el que lo hace él. Rachel Joyce ha construido una historia que traspasa, que transmite mucho con poco, sin perder nunca el tono franco. Creo que El insólito peregrinaje de Harold Fry puede gustar a muchos lectores porque tiene dos ingredientes que no fallan: un contenido que inspira empatía y una escritura fácil de leer. Por estos motivos también lo considero una excelente opción para regalar a una persona querida. En fin, os animo encarecidamente a conocer a Harold, un verdadero hallazgo.

26 comentarios :

  1. La lectura de Harold Fry me resultó deliciosa. Fue como un peregrinar, con paso calmo pero firme, por una historia de vida como la de tantos, lo cual no la hace menos rica. Bien construída, delicadamente escrita, donde los silencios, los de toda una vida, dicen mucho.
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  2. De los buenos libros leìdos últimamente ,que invita a una relectura més sosegada

    ResponderEliminar
  3. Qué bien. Le tengo muchísimas ganas a este libro. Me pasa como con "La nieta del señor Linh", que lo tuve un montón de tiempo en la estantería hasta que lo leí, porque hay libros que me producen ese efecto: la seguridad de que me van a gustar, de que algo van a tocar en mi. Y disfruto de ese tenerlos ahí, como un regalo esperando a ser abierto. Todo lo que dices del libro (los roles que se nos asignan y no cumplimos, las barreras para interactuar -especialmente esto-..), además con sentido del humor, capacidad de emocionar, y lo cotidiano (lo reconocible por tanto). En fin, que el libro ya me tenía cautivada y tu comentario contribuye a que esa sensación previa a la lectura siga siendo, también, cautivadora.

    gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  4. @Estela. Totalmente de acuerdo contigo. Disfruté mucho de este peculiar peregrinaje.

    @Carme. Sí, es un libro del que se puede extraer mucho en una segunda lectura.

    @Ana Blasfuemia. Por lo que comentas, creo que te va a gustar mucho. Por cierto, te entiendo cuando dices que da cierta satisfacción tener algunos libros en casa, a la espera de ser leídos, libros que estamos convencidos de que nos van a gustar.

    ResponderEliminar
  5. No lo conocía, y eso que al parecer ha sido un éxito. Me ha sorprendido positivamente tu reseña pues al principio pensaba que se trataría de algo místico, pero me alegro que no tenga mucho que ver. Me lo apunto
    Besos

    ResponderEliminar
  6. @Carax. Bueno, en España parece que no ha tenido tanto éxito como en su país, aunque Salamandra le dio bastante promoción.

    Y puedes estar tranquila, que no tiene nada místico :). Me alegro de no ser la única que al principio se imaginó algo así, ¡ja, ja!

    ResponderEliminar
  7. No lo conocía, gracias por enseñarnos este fantástico libro ;D

    ResponderEliminar
  8. Hay que reconocer que tiene un tema interesante, aunque no creo que lo lea, al menos no en un futuro próximo. Últimamente empiezo a pensar que tendría que vivir mil vidas para leer todos los libros que quiero, jajaja.

    ResponderEliminar
  9. @Cartafol. Siempre es un placer descubrir libros a otros lectores y que otros lectores me los descubran a mí :).

    @Pervinca. Te entiendo perfectamente. Hay tantísimos libros apetecibles que al final no queda otra que filtrar y leer solo los que más nos llaman, aunque sepamos que nos dejamos muchos libros buenos por el camino.

    ResponderEliminar
  10. Sí, muy diferente a lo que tanto se está viendo ahora en las librerías. Y me has dejado con unas enormes ganas de leerlo. ¡Gracias por presentármelo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Gracias por la recomendación. Es de esos que tengo pendientes pero que va quedando relegado por otros... a ver si consigo hacerle hueco. ;)

    ResponderEliminar
  12. @Margari. Si te animas a leerlo ya me contarás :).

    @Aradia. Le puedes hacer un hueco cuando te apetezca algo diferente ;).

    ResponderEliminar
  13. Con tanto entusiasmo me la has recomendado, que no me queda más remedio que tomar nota

    ResponderEliminar
  14. @Pedro. Me alegro, ¡espero que la disfrutes!

    ResponderEliminar
  15. Pues no me había fijado mucho en este libro pero sí, por todos los aspectos que has señalado creo que me gustaría así que me lo llevo apuntadito
    besos y gracias por la recomendación!

    ResponderEliminar
  16. @Tatty. Yo tampoco le hice mucho caso cuando se publicó, pero hace unos meses me lo recomendaron mucho y este es el resultado ;).

    ResponderEliminar
  17. Creo haberme encontrado con él, pero no me había llamado la atención. Los peregrinajes o viajes no son algo que suela captar mi interés. Una suerte que tu reseña me haya hecho cambiar de opinión:)Y que el final esté tan bien llevado siempre es algo importante, te deja buen sabor de boca. Me lo llevo anotado.
    1beso!

    ResponderEliminar
  18. @Elena:). Por esto son tan útiles las reseñas y las recomendaciones en general, para quitarnos las ideas preconcebidas sobre ciertos temas :). Veo que ya somos varias las que no estábamos muy motivadas con el peregrinaje...

    ResponderEliminar
  19. No sé porqué no me acaba de convencer... Así que de momento no creo que lo vaya a leer.
    Besos!

    ResponderEliminar
  20. @Kristineta. Bueno, otra vez será ;).

    ResponderEliminar
  21. Qué señor más entrañable es Harold, qué buena persona es Queenie y cómo me reí con la escena final. Un libro que te hace pensar y con el que te dan ganas de echarte a andar y no parar hasta que no arregles todos los flecos sueltos de tu vida. Lo disfruté mucho.

    ResponderEliminar
  22. @Hoy no me libro. Qué razón tienes, la novela tiene todo eso: reflexión, humor, personajes entrañables... La recuerdo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  23. Me ha gustado muchisimo,podriamos hacerlo cualquiera este peregrinaje ya que es un hombre normal,con una vida normal....me ha dado muchisimas esperanzas de la vida,del las personas buenas que esta el mundo lleno y no se habla de ellas,libro muy muy recomendable ,gracias

    ResponderEliminar
  24. @Anónimo. Sí, creo que ahí está su gracia: es todo muy "normal" y de este modo consigue que el lector se identifique. Es un libro que deja muy buen sabor de boca.

    ResponderEliminar
  25. Lo he leido y me ha resultado un tostón.

    ResponderEliminar
  26. Siento que no te haya gustado, anónimo.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails