16 septiembre 2013

Por si se va la luz - Lara Moreno



Edición: Lumen, 2013
Páginas: 328
ISBN: 9788426422354
Precio: 17,90 € (e-book: 10,99 €)

Hemos traído cincuenta libros, todos por leer. Apenas un cuarto de la ropa que teníamos, contando en ese cuarto la de invierno, verano y entretiempo. Los únicos fármacos que nos acompañan son los parches anticonceptivos de Nadia, tenemos para seis meses. Luego no habrá más. (Pág. 11).

Hace una semana os hablé de Mi vida querida, el último libro de Alice Munro, una autora ya octogenaria que puede presumir de ser una de las grandes de la literatura de nuestros tiempos. Hoy, en cambio, me centro en una obra que se encuentra en la situación opuesta: la primera novela de una prometedora escritora que está en esa fase en la que aún no se es pero se espera ser, y se dispone de toda la energía y el talento necesarios para lograrlo. Lara Moreno (Sevilla, 1978), licenciada en Periodismo y con un Máster en Edición, ya había dado sus primeros pasos con la publicación de dos libros de relatos y dos poemarios, además de participar en diversas antologías. En la actualidad trabaja como editora autónoma e imparte talleres de escritura en Madrid.

Por si se va la luz nos propone un viaje, pero no un viaje cualquiera: Nadia y Martín se marchan a un pueblo recóndito y casi abandonado para escapar de lo que ha devenido la sociedad, del capitalismo, del consumismo, de un sistema en crisis que les resulta ajeno. Se llevan muy pocos objetos; su deseo es regresar al origen, a la experiencia rural e instintiva en la que las necesidades artificiales están de más. En esta localidad encuentran a tres habitantes, tres personas que tiempo atrás tomaron la misma decisión que ellos. La adaptación de Nadia y Martín a este estilo de vida y las relaciones que entablan con los demás en este contexto tan diferente del mundo urbano son las protagonistas de una intensa novela coral que no debería pasar desapercibida en el panorama de la nueva narrativa en castellano.

Puedo describir la lectura de Por si se va la luz como una experiencia perturbadora, y no porque altere el ánimo con trucos previsibles, sino precisamente por su capacidad para sorprender, por su garra y su atrevimiento. Lara Moreno escribe con una voz poética que habla de lo sórdido, de las sombras del ser humano, de la soledad voluntaria, de las dificultades para relacionarse con los otros y de las propias complicaciones entre la pareja protagonista; la vida en una situación extrema, en definitiva. La recreación de diversos puntos de vista permite conocer bien a todos los personajes, porque, más que una novela de crítica social, Por si se va la luz es ante todo una obra intimista sobre la complejidad de las personas en un entorno libre de artificios. Los concursantes de los reality-shows suelen decir que lo más duro no es el aislamiento ni la renuncia a muchas comodidades, sino la convivencia, y que durante la estancia aprenden a conocerse mejor a sí mismos. En cierto modo, la propuesta de Lara Moreno transmite el mismo mensaje: se centra en la evolución interior de los personajes (sus miedos, sus dudas, sus pequeños grandes cambios) y en el hecho de estar obligados a entenderse (porque, pese a sus diferencias, se necesitan).

Por otro lado, aunque la intención esté más puesta en las reflexiones vitales que en la crítica social, resulta imposible pasar por alto el planteamiento de la huida de la civilización, un punto de partida que me fascinó de inmediato y que de algún modo aporta algo propio de nuestro tiempo —no la podrán acusar de ser la enésima novela sobre la guerra civil o la posguerra—. Este año también se ha publicado Intemperie, de Jesús Carrasco, novela con la que comparte la elección de un ambiente rural. No puedo evitar preguntarme qué papel jugarán estas y otras obras en el futuro, cuando se eche la vista atrás y se compruebe que, de forma más o menos explícita, los escritores que han conocido la sociedad capitalista plenamente desarrollada proponen un retorno a lo primario que sin duda invita a tomar conciencia de los problemas del sistema. Además, me ha parecido bastante interesante el papel que juegan los libros, el primer objeto que se nombra en la novela y una de las pocas cosas a las que Nadia y Martín no renuncian. Me gusta la elección de la literatura (en concreto, el libro físico) como elemento que perdura, que quieren que siga cerca de ellos incluso en unas condiciones tan distintas; no deja de ser un detalle curioso en pleno debate sobre el libro digital.

Todas estas ideas, estos pensamientos, me los ha provocado la lectura de Por si se va la luz. Sin ser una novela «para pensar», hace pensar, del mismo modo que sin ser sentimentalista está llena de sentimientos. Es pura literatura, de la penetra en lector, con buenos personajes y un trasfondo complejo, de aires clásicos y a la vez novedosos. En algunas reseñas comentan que han tenido que leerla muy despacio —y lo entiendo porque desde luego no se trata de la típica lectura fácil—, pero a mí me ha ocurrido lo contrario: la he leído rápido porque me atrapó desde las primeras líneas, me imbuí de sus sensaciones de extrañeza, quise saber más y más, sin parar, cada capítulo era una nueva muestra de titubeos y tensión, una atmósfera que se me adhirió a la piel hasta el final. Quizá esto es lo mejor de todo, que Lara Moreno tiene su propia voz, una voz muy sugestiva y nada complaciente.

Lara Moreno.
En estos momentos me imagino a la autora ante la expectativa de que algo suceda, de que se produzca aquello que un escritor espera con su primer gran lanzamiento. Puede tener la satisfacción de haber escrito un buen libro, el orgullo de que una editorial importante haya apostado por ella y la tranquilidad de que los libreros hayan respondido bien —la han nombrado Nuevo Talento Fnac y en la faja se citan las palabras entusiastas de diversos libreros—; no obstante, aún falta una parte significativa para que se complete el círculo: la reacción de los lectores. Un gran escritor lo es por sí mismo y por su público, por la gente que disfruta con lo que escribe. Ahora podría decir que leáis esta novela para apoyar a Lara Moreno, para apoyar a una voz joven de la narrativa española; pero no me gusta hablar de literatura en términos de «apoyo», porque nadie compra un libro pensando en ayudar, sino en busca de placer, del placer de disfrutar de una lectura que impresiona, sorprende, cautiva, estremece. Por eso, prefiero animaros a descubrir Por si se va la luz porque en sus páginas vais a encontrar todo lo que se espera de un buen libro. Podéis empezar a leerlo aquí.

Ojalá sea el comienzo de una gran carrera.

16 comentarios :

  1. La tengo puesta el ojo! me encanta la portada y el argumento no defrauda...

    ResponderEliminar
  2. Me quedan 30 páginas y me está dejando una sensación extraña que más que repelerme, me fascina. Besos.

    ResponderEliminar
  3. @Cartafol. Es un argumento interesantísimo, sin duda, bastante diferente a lo que estamos acostumbrados a leer. Espero que te animes a leerlo.

    @Marisa G. A mí me provocó la misma sensación, una extrañeza fascinante. Da gusto descubrir a autores que escriben con tanta personalidad.

    ResponderEliminar
  4. Conozco gente que ha iniciado ese viaje de la ciudad al campo, o a un pueblo pequeño. Cuestión de supervivencia y necesidad. Creo que ya te comenté, me gustan los libros en los que los personajes son reconocibles y me transmiten, o en los que el autor sabe "utilizar" para mostrarnos nuestro peculiar interior, lo que somos, cómos y porqués.

    En definitiva, pasaré a formar parte de ese círculo que comentas para ayudar a cerrarlo.

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  5. @Ana Blasfuemia. Hace poco leí un artículo sobre unos jóvenes griegos que se habían trasladado al campo para intentar subsistir por ellos mismos, alejados de la sociedad. Dentro de cuatro días estaremos igual aquí (ojalá me equivoque).

    En fin, estoy segura de que el mundo interior que muestra Lara Moreno no te va a defraudar. Tiene una voz intimista brutal.

    ResponderEliminar
  6. No sé que tendrá Lumen, que gran parte de sus novelas me llaman la atención. Justamente ahora me estoy leyendo una de la editorial, La mujer a 1000°.
    Ésta que nos traes no la conocía, pero tu reseña invita a hacerse con él. Me llevo la recomendación:)
    1beso!

    ResponderEliminar
  7. Rusta ¿cuatro días? Mejor lo dejamos en dos y me quedo corta... Por cierto, no era seguidora de tu blog porque no veía lo de los seguidores, y me he dado cuenta que era por un programa que tengo instalado que, no sé la razón, a algunos blogs que habéis migrado de blogspot a dominios personales hace que no se vea la opción. Ya me he dado cuenta y lo he solucionado. Igualmente te tenía "vigilada" porque te tengo en el InoReader, pero vamos, si soy seguidora, que también lo sea en número ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. @Elena:). Es una editorial que trabaja muy bien, y esta apuesta por una autora española joven es de admirar. El de "La mujer a 1000º" lo tengo por aquí, aunque como es bastante largo no sé cuándo lo leeré.

    @Ana Blasfuemia. Ja, ja, ok, perfecto ;).

    ResponderEliminar
  9. Me gusta la historia y me gusta que profundice tanto en los personajes, en su evolución... Apuntadísima me dejo esta novela. Gracias por presentármela Rusta.
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  10. @Margari. No te va a defraudar: consigue hacerte sentir las entrañas de los personajes ;).

    ResponderEliminar
  11. Interesante reseña. Ya conocía a Lara en su faceta de cuentista y la verdad es que lo poco que he podido leer de Por si se va la luz me tiene embelesado. ¡Felicidades por tu blog, Devoradora! ;)

    ResponderEliminar
  12. @El Rucio. Gracias :). Yo no he leído ningún relato de Lara, pero después de leer la novela no me importaría nada hacerlo.

    ResponderEliminar
  13. ¿Conseguiré que ese libro se ponga a tiro? Si lo hace, seguro que lo leo

    ResponderEliminar
  14. @Pedro. Ojalá, porque estoy segura de que a esta autora no le pondrías un suspenso ;).

    ResponderEliminar
  15. La estoy leyendo porque tengo que ahcer una reseña literaria de este libro para un trabajo. Llevo 105 paginas, QUE PEÑAZO, los personajes no se diferencian unos de otros, empiezas a leer los 'capitulos' que narran distintos personajes, y hasta que no llevas 2 paginas, no sabes quien es el que esta hablando, luego, tiene escenas ridiculas que parece que esten ahi solo para rellenar, la de una mujer mayor hirviendo unas verduras y comiendoselas, una pagina para eso. Penoso y lamentable. Luego cada personaje parece que tenga una enfermedad mental, una depresion, otro, obsesivo y fantasioso, otro raro. Luego, el paso del tiempo no se nota. Tan pronto la accion se desarrolla segun pasan los dias, y al capitulo siguiente, sin haber resuelto nada te encuentras la frase 'habian pasado varios años' LOL, me recuerda a los tiempos en que jugabas los final fantasy (los de psx) y de repente cojias un juego de una compañia desconocida y dices 'pero esto que eeees???!!!'

    Elegi este libro para el trabajo porque era el unico que tenian de Lara Moreno en la biblioteca.

    ResponderEliminar
  16. totalmente de acuerdo con el comentario que me precede. Un autentica mierda, basura.... no entiendo porque unlibroaldia le dan un muy recomendable; llevo 203 páginas leidas y estoy hasta.....de "por si se va la luz", y ya por amor propio voy a terminarlo. FIASCO DE LIBRO.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails