21 octubre 2013

Conocer a una mujer - Amos Oz

Edición: Siruela, 2012 
Páginas: 272 
ISBN: 9788498418231 
Precio: 21,95 € (e-book: 9,99 €)
También disponible en edición de bolsillo (Debolsillo, 2013, 9,95 €).
Tú eres una persona muy inteligente, ingeniosa incluso, y también honesta. No hay duda. Recto como un palo. Una buena persona. Pero resulta que te faltan tres cosas importantes: primero, no tienes deseo. Segundo, no tienes alegría. Y tercero, no tienes compasión. Si me preguntas, capitán, son tres cosas que van juntas en el mismo paquete. Si falta, supongamos, la número dos, faltan también la uno y la tres. Y a la inversa. Tu situación es terrible. Ahora será mejor que vuelvas a entrar. Estamos empezando a mojarnos. Adiós. Cuando te veo casi me entran ganas de llorar. Pág. 173.
Publicada por primera vez en 1989, Conocer a una mujer forma parte de la extensa obra literaria de Amos Oz (Jerusalén, 1939) que Siruela se está encargando de traducir al castellano desde hace años. El autor no necesita presentación: está considerado uno de los escritores más importantes de nuestros tiempos, su nombre suena desde hace años como candidato al Premio Nobel de Literatura y ya se le ha reconocido con galardones como el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2007 y el Premio Franz Kafka 2013. Es, además, un intelectual comprometido con el proceso de paz del conflicto israelí-palestino, como su compatriota David Grossman. Tal vez la novela que he elegido para empezar a leerlo no es su creación más destacada, pero en ella se pueden apreciar muchas de las cualidades que le han dado este prestigio.

Yoel Raviv, un hombre de mediana edad que acaba de enviudar, decide dar un giro a su vida: deja su trabajo como agente del Mosad y se traslada a otra casa junto a su hija adolescente, su madre y su suegra. Ellas son las mujeres a las que trata de conocer, porque durante años su profesión lo obligó a viajar con frecuencia y ahora se da cuenta de lo alejado que ha estado del núcleo familiar, hasta el punto de replantearse también si realmente conocía a su esposa. Con este planteamiento, resulta fácil adivinar que lo que Amos Oz nos propone es una novela introspectiva que reproduce con minuciosidad cada nuevo paso del protagonista. Se titula Conocer a una mujer, aunque bien podría llamarse Conocer a un hombre, puesto que en quien más se detiene el narrador omnisciente es en Yoel, un hombre en pleno redescubrimiento de sí mismo, en un estado de espera, por lo forzado de las circunstancias de su entorno, al que en algún momento deberá poner fin. Sin duda, la novela tiene un trasfondo muy interesante: un hombre trabajador que un día decide quedarse en casa y vivir por sí mismo, cavilando sin parar.

El libro se compone de capítulos cortos que profundizan en el pasado: los viajes de trabajo, la relación con su esposa, los comienzos de la enfermedad de la niña; y en el presente: la pasividad actual de Yoel, sus dificultades para relacionarse con las mujeres de su casa, el camino hacia la adultez de su hija, los cambios de las ancianas, las nuevas amistades. Son, por lo tanto, temas que requieren una lectura atenta y pausada, temas hechos de silencios, de pequeños gestos, de lo que se lee entre líneas. Lo más sobresaliente es el retrato psicológico de un hombre un tanto extraño, frío, introvertido, de naturaleza observadora y analítica; y por eso mismo, complejo y fascinante. El tratamiento de los secundarios resulta interesante, aunque ninguno llega al nivel de Yoel. La más relevante es Netta, su hija, una adolescente que por su enfermedad hace más complicada todavía la forma de encarar la paternidad de Yoel.

La poderosa escritura, a ratos muy poética y evocadora, con el consiguiente riesgo de parecer repetitiva, ahonda en todas las facetas de Yoel y deja un regusto melancólico, no exactamente triste, pero de algún modo desprende página tras página el particular estado de ánimo de Yoel, que nos invita de forma sutil a pensar en todo lo que le acontece. Amos Oz escribe sobre emociones y deja en un lugar secundario la acción (de hecho, apenas hay trama como tal, es una novela de forma). Estos rasgos también los aprecié en Delirio, de David Grossman, que igualmente reflexiona sobre las frágiles relaciones humanas, aunque diría que este último aún es más denso y lírico. En cualquier caso, en ambos encontramos literatura de alto nivel.

Pero aún hay más: el antiguo jefe de Yoel no se resigna a dejar escapar a uno de sus mejores agentes, por eso el protagonista debe replantearse si regresa o no. Este asunto, además de proponer nuevas ideas y aumentar la complejidad de la obra, le da un punto de intriga que a mi parecer es inherente al Mosad y a cualquier agencia de inteligencia, por aquello de que lo secreto atrae, sobre todo cuando nos encontramos lejos del núcleo de la cuestión. Yoel está curtido en la materia; no obstante, al autor no le interesa revelar todo lo que sabe de golpe, de modo que construye esta parte de su vida poco a poco, nos deja con la incertidumbre de si en algún momento la retomará y pondrá punto final a esos asuntos pendientes. La elección de esta profesión me ha parecido muy inteligente, porque justifica la ausencia de Yoel durante años y al mismo tiempo permite exprimir el jugo de lo que supone una organización como el Mosad. Eso sí, que nadie espere una novela de misterio trepidante; lo principal sigue siendo la introspección.

Amos Oz
En definitiva, Conocer a una mujer sobresale, sobre todo, por un análisis concienzudo de la mente humana en ese proceso de búsqueda de no se sabe el qué, un despliegue narrativo espectacular que en todos los capítulos demuestra que Amos Oz posee una gran capacidad para plasmar los entresijos de las relaciones interpersonales y de uno consigo mismo. La novela juega con la sugestión, porque pone al lector en la piel del protagonista y nunca explica de forma completa los temas en los que Yoel tampoco llega a saber la verdad. Quizá puede resultar un poco repetitiva, pero en cualquier caso es una lectura muy interesante por la riqueza de sus retratos psicológicos.

16 comentarios :

  1. Gracias por la reseña! no conocia el libro y me gusto, pinta interesante para leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. EL autor se parece a harrison ford xD pero creeme, que no se ve nada mal esta novela :)

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Me parece muy interesante el libro. Tengo que confesar que no conocía a este autor. Gracias a ti me lo apunto en mi lista de "deberes". Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía, pero me ha llamado mucho la atención, gracias por la reseña, besotes

    ResponderEliminar
  5. @Analia Alvira. Es muy interesante, sin duda. Una lectura para leer con calma.

    @Nina. Jaja, no se me había ocurrido el parecido :).

    @Marisa Entre mil letras. Nos quedan tantos grandes autores por descubrir... Pero, en fin, poco a poco podemos ponernos un poco al día :).

    @Susana Palacios. Me alegro, es una lectura muy recomendable.

    ResponderEliminar
  6. No es lento? Danos por favor mas impresiones tuyas. Si no es éste, con cual de Oz me recomiendas comenzar? Gracias por tu reseña y espero tus comentarios.

    ResponderEliminar
  7. No he leido nada de este autor,aunque he visto varios libros suyos que me pueden resultar interesantes.Lo anoto
    Gracias

    ResponderEliminar
  8. @Celeste F. Ortiz. Sí, me parece lento, su escritura es bastante densa y hay poca acción, así que lo recomiendo para leer con calma. No puedo recomendarte otro libro del autor porque por ahora solo he leído este, pero he oído hablar muy bien de "Una historia de amor y oscuridad", su novela autobiográfica.

    @Manuela. Si lees alguno ya me contarás qué te parece.

    ResponderEliminar
  9. Con tu reseña apetece acercarse al autor, y el más autobiográfico me parece buena elección. Gracias!

    ResponderEliminar
  10. @Maria Rosa. A mí me dio pereza empezar por ese por lo largo que es, pero en algún momento lo compraré, seguro.

    ResponderEliminar
  11. Me sonaba el autor, precisamente por lo que has comentado al principio acerca del Nobel, pero aún no había animado con él.
    Me convence tu reseña, pero sobre todo el párrafo que has puesto al comienzo, me parece que tiene fuerza.
    Lo anoto con la precaución de tomarlo en un momento en el que pueda leer sin prisas:)
    1beso!

    ResponderEliminar
  12. @Elena:). He elegido este párrafo porque describe muy bien la personalidad del protagonista (y la última frase es contundente), pero en el libro hay fragmentos aún mejores. He entendido perfectamente que Amos Oz tenga este prestigio.

    ResponderEliminar
  13. Excelente su reseña. Motiva a entrar a la lectura. Gracias.

    ResponderEliminar
  14. @Carlos Eugenio. Gracias, es lo mejor que me pueden decir.

    ResponderEliminar
  15. Lo acabo de terminar y me ha dejado una muy buena impresión, estoy deseando de volver a la biblioteca y coger otro de este autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien. Ya me contarás qué te parecen sus otros libros, que yo todavía no he leído nada más.

      Eliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails