07 octubre 2013

Karl y Anna - Leonhard Frank



Edición: Errata naturae, 2013 (publicado por primera vez en 1927)
Páginas: 112
ISBN: 9788415217428
Precio: 14,50 €

Anna comenzó de nuevo a pensar. Pero el fátum del amor, que entre millares de seres elige a uno solo, la había elegido. Ley absoluta cuyo origen permanece inescrutable; que es independiente de las circunstancias exteriores, del aspecto, el carácter y las cualidades personales del otro; que es o no es; pesada como el plomo e ingrávida como un aroma; más pequeña que un átomo y tan grande como el mundo; capaz de elevar al hombre a una suprema felicidad y de hundirlo en el dolor hasta hacerle envidiar a una rata. El misterio impenetrable se había abierto en ella. (Pág. 62).

Hace unos meses, a propósito de la lectura de Las flores de la guerra, de Geling Yan, comenté que los conflictos bélicos me parecen un marco óptimo para contar historias de situaciones límite que serían inimaginables en un contexto de paz. Por otra parte, también he manifestado alguna que otra vez mi creciente afición a los libros breves pero intensos, sobre todo por su capacidad para condensar mucho en pocas páginas. La novela Karl y Anna (1927) encaja en ambas descripciones y además tiene la ventaja añadida de estar escrita por un autor que vivió en aquella época, con todo el interés histórico que eso supone. Leonhard Frank (Würzburg, 1882 – Múnich, 1962), escritor de origen humilde que tuvo que exiliarse dos veces, durante la Primera Guerra Mundial y con la llegada de Hitler al poder, logró un gran éxito internacional con esta obra que ahora recupera Errata naturae.

Durante la Primera Guerra Mundial, dos hombres trabajan sin descanso en un campo de prisioneros siberiano. Son Richard, el marido de Anna, y Karl, un chico soltero que no tiene familia. La añoranza y la monotonía del día a día hacen que Richard le hable a menudo de su esposa, de su forma de ser, de cómo se conocieron, de los detalles cotidianos irrelevantes que ahora echa tanto de menos. Su compañero, solitario y retraído, se enamora platónicamente de esa imagen de Anna; y, cuando los encargados separan a los dos trabajadores, Karl consigue huir y se marcha a Alemania, donde aprovecha su parecido físico con Richard para hacerse pasar por el marido de Anna. Y hasta aquí puedo contar.

Dicen los editores de Errata naturae que sus libros son reivindicativos, y este es un buen ejemplo de ello, porque invita a pensar desde el primer momento: ¿qué haríamos en el lugar de Anna, una mujer que lleva cuatro años esperando a su marido y de repente encuentra a un desconocido en casa?, ¿somos capaces de entender a Karl, un hombre que consuela su soledad con fantasías sobre la esposa de su amigo? Aunque han pasado casi cien años desde su publicación y las circunstancias socioculturales han cambiado mucho, Karl y Anna plantea temas que todavía tienen vigencia, como el poder de los sueños, la esperanza y la imaginación —en forma de amor platónico para Karl, pero de certeza para Richard— para mantener las ganas de vivir en un momento en el que la realidad las quita (en cierto modo, a veces la literatura misma adopta ese papel, es como un Richard que cuenta historias que ocupan la mente de su colega decaído). Aún más importante es la cuestión de conocerse: ¿cuándo podemos decir que conocemos a una persona? ¿Cuando sabemos sus costumbres, sus manías, sus ideas, como Karl? ¿Cuando la hemos tratado cara a cara, como Richard? ¿Realmente llegamos a conocer a alguien de verdad? En la era de las telecomunicaciones este asunto tiene más interés que nunca. Leonhard Frank no pretende dar respuestas ni transmitir un mensaje moralizante; lo suyo es plantear preguntas, buenas preguntas, y dejar que el lector reflexione.

Karl y Anna demuestra que se puede narrar una historia de gran tensión narrativa que, además de intrigar por el cómo-se-resolverá-todo y emocionar por su tratamiento del amor, se disfruta línea tras línea por la profundidad de todo lo que está implícito en ella. Los papeles de los protagonistas resultan interesantísimos: Karl, que con su engaño trastoca la existencia de los tres; Anna, porque sin buscar nada se tropieza con todo y al final se convierte en la pieza decisiva; Richard, por ser el presente ausente, el recordatorio constante de lo que era antes la vida. En cuanto a la ambientación histórica, merece la pena destacar el retrato de las mujeres solas en casa mientras sus maridos estaban en el frente, obligadas a buscarse las habichuelas y a lidiar con la incertidumbre de no saber si volverían a verlos (y con la hipocresía del entorno, por supuesto).

Leonhard Frank
En general, Karl y Anna me ha parecido una nouvelle sutil, elegante y precisa, de ritmo ágil y estructurada de tal forma que recuerda a una obra de teatro —no en vano se representó en diversos países—, con el escenario y los personajes de cada capítulo perfectamente delimitados, y unos secundarios (los vecinos) que actúan como coro. Al pensar en el libro me vienen a la mente conceptos como el amor, el paso del tiempo, la distancia, el deseo y el deber, la desesperación, la soledad, la supervivencia. El desenlace, brillante, consigue que la obra perdure un poco más, que el lector siga pensando en ella, maravillándose por los abrumadores efectos que puede llegar a tener una decisión. Me reitero en que una trama como esta solo tiene cabida en el contexto de una guerra, cuando las reglas de lo que llamamos normalidad se rompen. En definitiva, una novela para leer con pasión y releer con calma que no defraudará a quienes disfruten de las historias que van más allá del entretenimiento y tienen un trasfondo significativo. Muy, muy recomendable.

Las fotografías pertenecen a la película Desire Me (1947), inspirada en la novela.

12 comentarios :

  1. Hola cielo no conocia ni el libro ni la paeli, pero tiene buena pinta. besos

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía pero creo que se merece una oportunidad, besotes

    ResponderEliminar
  3. Buena editorial... Tendré en cuenta el libro.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que la trama me resulta de lo más interesante, además, las historias ambientadas en épocas de guerra me gustan pues, como bien dices, se dan situaciones... circunstancias... inimaginables en tiempos de paz.
    Tengo muchos libros pendientes pero si se cruza en mi camino me pondré con él.
    Un besin

    ResponderEliminar
  5. Había visto el libro, porque parecía tener ingredientes suficientes para gustarme (incluida la editorial) pero quería esperar a ver algún comentario porque la lista se me escapa de las manos. Cuando he visto que lo comentabas he venido casi corriendo :) Vale, hasta ahora veo que coincidimos bastante en las lecturas, al menos en las lecturas que nos interesan a priori, así que me lo llevo anotadísimo.

    Gracias y un saludo! (voy a demostrar que no soy un robot y a pelearme con el código de letras y números)

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué interesante! Hablas de ella con tal pasión que voy a apuntarla en mi lista (infinita ya). Y mira que los ambientes de guerra no terminan de gustarme, pero... Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. @Ludymila, @Susana Palacios, @Álex Pler. Me alegra que os haya llamado la atención, es una de esas obras que quizá pasan un poco desapercibidas pero merecen que nos las recomendemos entre lectores.

    @Anuca. Entonces seguro que no te defraudará. La trama está muy bien desarrollada, a la altura de las expectativas que genera la sinopsis.

    @Ana Blasfuemia. Sé que lo del código es molesto, pero tuve que ponerlo porque recibía muchísimo spam :(. Algún día lo quitaré para probar cómo sigue el asunto. En cuanto al libro, no te lo pierdas, es muuuy interesante.

    @Marisa Entre mil letras. No creo que tengas problemas por el tema de la guerra, porque en la práctica casi toda la novela se desarrolla en la ciudad. La guerra es el marco, pero no se entra tanto en el tema como en otras obras.

    ResponderEliminar
  8. No conocía este libro, pero ya mismo estoy apuntándolo y en rojo, que por todo lo que cuentas en tu reseña, sé que este libro me va a gustar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. @Margari. Es una apuesta segura ;).

    ResponderEliminar
  10. Había visto la portada del libro, pero la verdad es que no me había parado a leer la sinopsis y me ha llamado la atención lo que has contado.
    "¿qué haríamos en el lugar de Anna? [...] ¿somos capaces de entender a Karl?"
    Ahora mismo tengo respuestas claras y concisas para ambas preguntas, así que de verdad tengo curiosidad por ver como el libro las echa por tierra y plantea esas situaciones que como bien dices sólo se pueden dar en el contexto de una guerra.
    Además, reconozco que antes era mucho de leer novelas larguísimas, pero de un tiempo a esta parte he ido descubriendo y cogiendo el gusto a las novelas cortas.
    Me llevo la recomendación, Rusta.
    1beso:)

    ResponderEliminar
  11. @Elena:). Me ha pasado lo mismo, antes era de leer muchos tochos y ahora me intereso más por las novelas breves. Creo que el hecho de saber expresar ideas con las palabras justas, sin excederse, es un gran valor.

    Y sí, seguro que la novela te hará replantearte estas preguntas. A mí no me dejó de sorprender hasta el final.

    ResponderEliminar
  12. Leí ese libro cuando niña, harán 20 años. Nunca pude olvidar la historia de Karl y Anna. Pero nunca había recordado a su autor hasta ahora, gracias a tu blog.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails