11 noviembre 2013

Lecturas temáticas: novelas de iniciación (coming-of-age novels)

Las novelas de iniciación (coming-of-age novels) narran el periodo de transición de la niñez o la adolescencia a la vida adulta. En ocasiones se extienden en la recreación de estos años, detallan las experiencias cotidianas y el lector puede ver cómo el personaje crece con el paso del tiempo, mientras que otras veces se centran un suceso puntual que provoca un antes y un después en el protagonista. Personalmente, me encantan estas historias porque narran una etapa llena de cambios que da mucho juego en los libros. Si a vosotros también os gustan, no perdáis de vista las siguientes obras:

Cuatro novelas del siglo XX sobre niños y jóvenes que entran en contacto con nuevas realidades que los marcan de forma profunda. Con independencia de que os gusten los libros coming-of-age o no, merecen la pena.
  • El vino de la soledad, de Irène Némirovsky: la historia de una muchacha que debe marcharse de su país a raíz de la Revolución rusa. Su vida está marcada por las desavenencias con su madre, por eso el deseo de cumplir la mayoría de edad tiene un significado muy importante para ella. Es la obra más autobiográfica de la autora.
  • La muerte del corazón, de Elizabeth Bowen: una adolescente acaba de quedarse huérfana y empieza a vivir con su hermanastro y la esposa de este, a los que apenas conoce. La joven descubre un ambiente superficial muy alejado del mundo en el que se movía hasta entonces.
  • Matar un ruiseñor, de Harper Lee: la protagonista de este clásico inolvidable es una niña valiente que, a través de un caso judicial que debe defender su padre, toma conciencia de lo que suponen los prejuicios y la discriminación por el color de piel.
  • Butcher's Crossing, de John Williams: un chico abandona la universidad porque necesita dar un giro a su vida. Se marcha de caza junto a unos hombres curtidos y lo que sucede durante el viaje lo convierte en otra persona.
He puesto estas cuatro novelas juntas porque creo que tienen bastante en común: son breves (pero intensas), están protagonizadas por chicas jóvenes, se trata el tema del descubrimiento de la sexualidad y hay un personaje secundario importante en el proceso de iniciación. Todas me cautivaron.
  • Nada, de Carmen Laforet: una chica llega a Barcelona para estudiar y se aloja en casa de unos familiares. El ambiente asfixiante del hogar choca con las experiencias de la joven en la universidad y, en particular, con una compañera de clase que enseguida la sorprende.
  • Aloma, de Mercè Rodoreda: el acercamiento entre Aloma, una joven huérfana que nunca ha mantenido una relación estrecha con la familia, y un pariente lejano que regresa a la ciudad. La diferencia de edad entre ambos no se convierte en un impedimento; no obstante, más que por esta trama, el valor de la novela reside en el brillante ejercicio de introspección que realiza la autora.
  • Buenos días, tristeza, de Françoise Sagan: una adolescente no ve con buenos ojos a la nueva novia de su padre, una mujer joven que podría hacer peligrar la buena relación que ha mantenido siempre con su progenitor. La novela, de estilo introspectivo, ahonda en la compleja psicología de la protagonista de una forma fascinante.
  • Flores de febrero, de Fan Wu: una joven china que nunca ha salido de su pueblo empieza a ir a la universidad, donde conoce a una estudiante bastante enigmática. El carácter retraído e idealista de la protagonista contrasta con la personalidad atrevida de su nueva amiga, que no tardará en influenciarla.
Este grupo es más variado: buena literatura, best-sellers y novela histórica. Muy recomendables dentro de sus respectivos estilos.
  • La amiga estupenda, de Elena Ferrante: la niñez y la adolescencia de dos chicas de un barrio humilde de Nápoles en los años cincuenta. En relación con el tema que nos ocupa, es especialmente interesante ver cómo ambas pasan por las mismas fases con ritmos diferentes.
  • Un árbol crece en Brooklyn, de Betty Smith: la tierna historia de una familia de pocos recursos, protagonizada por una niña que adora la lectura y espera labrarse un buen futuro mientras su madre barre escaleras. Se conoce en detalle toda la evolución de la protagonista hasta que llega a la adolescencia y comienza a trabajar.
  • La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón: todos conocemos este best-seller por su ambiente cautivador, su amor por la literatura y su adictivo misterio, pero en su trasfondo es también una historia de iniciación, la del joven Daniel, que desde que descubre lo que hay detrás de un libro no vuelve a ser el mismo.
  • El último refugio, de Tracy Chevalier: una chica cuáquera viaja a Estados Unidos en el siglo XIX acompañada de su hermana, que se va a casar. Sin embargo, las cosas se tuercen y la protagonista termina sola en un país desconocido; debe aprender a salir adelante, a dejar de huir.
La literatura juvenil está llena de historias de iniciación; aquí he seleccionado dos, además de una novela que, aunque a menudo se cataloga como juvenil, me parece un crossover, es decir, para todas las edades. También incluyo una novela fantástica.
  • Un destino por descubrir, de Clare Vanderpool: en la época de la Gran Depresión, una niña debe pasar el verano en un pueblo que en apariencia parece aburrido. No obstante, pronto descubre que la historia de la localidad esconde sucesos importantes, como unos relacionados con su padre y la Primera Guerra Mundial.
  • Entre extraños, de Jo Walton: una adolescente empieza una nueva vida después de pasar por una experiencia traumática por culpa de los hechizos de su madre. Ahora vive en un internado y se refugia en los libros de fantasía y ciencia ficción para calmar el dolor. La novela rinde homenaje a este género y derrocha una sensbilidad muy bien trabajada.
  • Nada, de Janne Teller: el relato de un niño que decide subirse a un árbol porque no le ve sentido a la vida. Sus amigos empiezan a traerle objetos y poco a poco la historia se hace más grande, hasta llegar a un desenlace estremecedor que marca profundamente a todos los involucrados.
  • En el camino de Jellicoe, de Melina Marchetta: la protagonista de esta novela es una chica que ha pasado casi toda su vida en una casa para niños huérfanos o con padres que no pueden hacerse cargo de ellos. Sin embargo, ella nunca ha dejado de pensar en sus progenitores, por eso emprende una búsqueda para encontrar las respuestas que tanto necesita.
¿Os gustan este tipo de novelas? ¿Cuáles son vuestras favoritas?

La imagen principal corresponde al cartel de la adaptación teatral de Aloma, a cargo de Dagoll Dagom.

10 comentarios :

  1. Me llaman la atención varios, sobre todo Un árbol crece en Brooklyn, besotes

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que el único que he leído es el de Zafón, que me encantó, aunque tengo pendientes un montón de los que propones.
    Por destacar algunos, los que más me apetecen son "La muerte del corazón", "Flores de febrero", "La amiga estupenda" y "Nada" (de Jane Teller).

    Mención a parte para Irene Nemirovsky, que del próximo año no pasa, que ya me vale! A propósito de ella te quería preguntar. Tengo apuntado "Jezabel" para comenzar con ella porque la sinopsis me intrigó mucho, pero tampoco lo tengo muy claro. ¿Cuál me recomendarías?
    1beso:)

    ResponderEliminar
  3. Me gustan mucho este tipo de historias, pero no les tenía asociado ningún nombre en concreto. De las que has mencionado algunas ya las conocía y otras me llaman la atención, excepto las juveniles, que no son muy de mi agrado (algunas, otras están bastante bien).

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo que leer Jezabel, que me falta de irene :P

    ResponderEliminar
  5. Si me gustan estas historias. De las que mencionas he leído por lo menos tres. Matar a un ruiseñor, Un arbol crece en Brooklyn y Las sombras del viento

    ResponderEliminar
  6. Solo he leído dos: "Nada", de Carmen Laforet y "La sombra del viento", de MZafón. Y "matar a un ruiseñor" que conozco por el cine, ¡claro! Si las que recomiendas se acercan un poquito a estas dos, creo que adoro este género de "iniciación" que ni sabía que existía. Gracias por la información. Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado esta entrada, ya que me gustan mucho este tipo de novelas (he leído bastantes de las que citas). "Nada" es una de mis favoritas. Te añadiría y recomendaría "La juguetería mágica" de Angela Carter.Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Solo he leído dos o tres de los que has citado, pero para mí la novela de iniciación por excelencia es _La vida sale al encuentro_, de José Luis Martín Vigil. No es una novela que vaya a gustar a todo el mundo, pero a mí me fascinó.

    ResponderEliminar
  9. Buena selección, aunque algunas no las he leído todavía y echo en falta otras clásicas. Por ejemplo,"Demian" de Herman Hesse es una de mis novelas de iniciación favoritas y tengo, también, especial predilección por "La juguetería mágica" de Angela Carter que menciona Sylvia. Entre otras varias.
    De las que mencionas, "Matar a un ruiseñor" y "Un árbol crece en Brooklyn" me parecieron maravillosas no sólo por el alcance psicológico como "bildungsroman", sino por la capacidad para aunar aspectos sociales que se ponen en evidencia con ese crecimiento interior de los protagonistas.



    ResponderEliminar
  10. De todos los libros que nombraste anteriormente, NADA de Jane Teller fue un libro que me marcó. No sólo es la transición que los personajes viven, nos cuestiona cual es el verdadero valor de las cosas en la vida. Es mu duro y crudo como la vida misma. De hecho este libro será mi próxima reseña por ser subida. Me encanto el post y anoté algunas obras para próximas lecturas. Un abrazo :D

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails