12 diciembre 2013

El hotel de los corazones rotos - Deborah Moggach



Edición: Lumen, 2013
Páginas: 400
ISBN: 9788426422224
Precio: 18,90 € (e-book: 12,99 €)

Hay libros que tienen la capacidad de reconfortar, de hacer sentir cómodo al lector desde la primera página gracias a una narración distendida y agradable que conecta enseguida con él. El hotel de los corazones rotos pertenece a este grupo: relata las vidas de varios personajes de diferentes edades que han sufrido un desengaño amoroso y ahora tienen la oportunidad de volver a empezar, solos o con una nueva compañía. Todo comienza cuando Buffy, un actor jubilado con unas cuantas esposas a sus espaldas, recibe la noticia de que una antigua amante ha muerto y le ha dejado en herencia un caserón en una aldea de Gales. Él decide trasladarse allí y lo convierte en un hotel en el que más tarde se impartirán cursos para personas que acaban de sufrir una ruptura y deben adaptarse a la rutina en solitario, como talleres de cocina o jardinería. Con este punto de partida comienza la obra más reciente de la novelista y guionista inglesa Deborah Moggach (1948), autora del éxito El exótico hotel Marigold, adaptado al cine en 2011.

El hotel de los corazones rotos no pretende engañar a nadie: no se trata de literatura «profunda», no se caracteriza por una gran definición psicológica de los personajes ni aspira a dejar huella. No obstante, si merece la pena es precisamente porque cumple con nota aquello que se espera de él: una lectura entretenida y sencilla que hace sonreír. Su rasgo más interesante es, quizá, el hecho de no limitarse a un solo hilo argumental y, en lugar de eso, hilvanar unas cuantas tramas en las que desfilan perfiles muy diferentes en lo que a edad y profesión se refiere (un escritor veterano, una maquilladora de cine, etc.). Algunos padecen la crisis de la tercera edad; otros están preocupados porque el reloj biológico hace tictac y se les acaba el tiempo para tener descendencia. Esta diversidad de etapas vitales aporta una gran riqueza a la novela, porque en apenas cuatrocientas páginas se condensan muchas vidas, todas ellas con su encanto. En este género lo habitual suele ser centrarse en un tema (el matrimonio, enamorarse después del divorcio, etc.) y elegir protagonistas jóvenes, de modo que se agradece y se valora el esfuerzo de la autora por querer ofrecer algo más.

En segundo lugar, existe una tendencia generalizada a menospreciar la literatura «ligera», como si cualquiera fuera capaz de escribirla bien. Ya he dicho alguna vez que este tipo de novelas también deben alcanzar unos mínimos; no todo vale para hacer pasar un buen rato al lector. En este sentido, El hotel de los corazones rotos sorprende porque tiene unos matices que no se intuyen a primera vista y es más que una simple comedia romántica. Deborah Moggach escribe con oficio, con una narración ágil y unos diálogos repletos de sentido del humor inglés. Sabe sacar el lado divertido de las situaciones y al mismo tiempo trata a sus personajes con afecto, sin convertirlos en meras caricaturas. En algunos momentos su tono me recordó a El insólito peregrinaje de Harold Fry, de Rachel Joyce, por su habilidad para hablar de asuntos serios de forma amable y animada. Además, se merece una mención por la recreación del ambiente acogedor de un pueblo tranquilo, tan alejado del ajetreo de la ciudad que invita a coger un avión y marcharse a Gales de inmediato.

Deborah Moggach
En definitiva, la experiencia de leer El hotel de los corazones rotos se asemeja bastante a entrar en una casa en la que enseguida te hacen sentir bienvenido, porque eso es lo que se desprende de esta historia: ternura, buen rollo, amistad, comprensión, nostalgia y… amor. El argumento del hotel no es más que una excusa para construir una novela coral en la que el protagonismo recae en vidas «normales» de personas de hoy, unas personas que demuestran que nunca es tarde para las segundas oportunidades. Todo un soplo de optimismo que gustará a quienes busquen una lectura sin complicaciones que les ayude a evadirse de la realidad.

23 comentarios :

  1. Me apetece leerla. Anotada, ya, a mi lista de "me lo pido".
    Gracias por tu reseña ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. @Cristina_Roes. ¡Me alegro! Es de esas historias para pasárselo bien leyendo :).

    ResponderEliminar
  3. Me llama bastante la curiosidad. Me la apunto en mi lista de deseos. Gracias por la reseña.
    BESOTES

    ResponderEliminar
  4. @Pensamientos de Patri. Creo que podría gustarte. Es una novela muy agradable.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta lo que cuentas de esta novela. Es muy agradable leer libros que nos aplaquen el espíritu. Estoy muy de acuerdo contigo en lo que dices de la novela ligera: hay que saber escribirla. Gracias por la recomendación; me lo apunto ahora mismo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. @Marisa C. Estoy de acuerdo contigo, de vez en cuando me gusta leer este tipo de libros porque transmiten buen rollo (que nunca está de más) y compensan la dificultad de otras novelas.

    ResponderEliminar
  7. ¡Linda reseña! No conocía el libro, pero me lo apunto porque captó mi atención tremendamente.
    Un abrazo.
    ¡Me gustó mucho la portada!

    ResponderEliminar
  8. Me llama mucho la atención, me lo llevo apuntado, besotes

    ResponderEliminar
  9. @Shanny. A mí también, me encantan estas imágenes llenas de color :). Creo que transmite muy bien la esencia del libro.

    ResponderEliminar
  10. @Susana Palacios. Me alegra que te haya llamado la atención, espero que lo disfrutes :).

    ResponderEliminar
  11. Ya había leído una reseña que me había hecho apuntarlo, pero tenía un poco de miedo a que fuera demasiado pasteloso, por lo que cuentas no parece que sea así.
    Estoy de acuerdo en que este tipo de novela se suele menospreciar y no veo el porqué. Como bien dices no todo vale, no creo que se puedan meter todas las novelas en el mismo saco solo porque traten los mismos temas. Precisamente, la diferencia está en cómo los tratan.
    1beso:)

    ResponderEliminar
  12. @Elena:). No, a mí no me ha parecido demasiado pastelosa. Tiene el tema romántico, pero con sentido del humor y algunas pequeñas reflexiones sobre la vida, el paso del tiempo, etc., así que el conjunto está equilibrado.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta el tono cuasi humorístico en que está escrito el libro. Que parta de "vidas normales" para construir las historias es un acierto.
    Como dices, no creo que la lectura ligera tenga que estar tan infravalorada. Pueden llegar a ser muy buenos libros.

    ResponderEliminar
  14. @Bea Mendes. Sí, el libro consigue que los personajes y sus problemas nos parezcan muy cercanos y actuales. Con respecto a la literatura ligera en general, añado que creo que hay momentos para todo. A veces, una lectura como esta se agradece mucho para desconectar o para intercalar entre novelas más densas.

    ResponderEliminar
  15. Pues sí, no es fácil escribir novela ligera. Así que me llevo ésta apuntada, que parece que su autora sí sabe escribirlas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Rusta me ha venido genial tu reseña. Tienes muchísima razón al decir que una buena novela "ligera" no es tan fácil de escribir como parece. Al contrario! A mi me cuesta muchísimo encontrar lecturas de este tipo, por eso me ha encantado tu sugerencia.
    Ay Rusta y hablando de otra autora, ya ví que una de tus mejores lecturas del año fue "La muerte del corazón" de Bowen. Tenía un montón de ganas de conocer a la autora y leí hace poquito "El último Septiembre" una de sus primeras novelas; muy a pesar mío la lectura no me cautivó como esperaba.

    Tuve la sensación de que todo se insinuaba pero no se llegaba a concretar el carácter y las motivaciones de los personajes, y tampoco la trama. Eran más bien como pinceladas, momentos de emoción puntuales y luego calma absoluta.

    Bueno ahora viendo el resultado aún tengo más ganas de leer "La muerte del corazón". Tengo la garantía de que a ti te gustó muchísimo y además, no se puede juzgar a un escritor tan solo por sus primeros trabajos, ¿verdad? Le daremos el voto de confianza :)
    Besitos Rusta.

    ResponderEliminar
  17. @Margari. Sí, se nota que Deborah Moggach tiene tablas. Creo que solo se han traducido dos libros suyos al castellano, pero en Inglaterra es una escritora reconocida.

    @Marie. Pues no sé si te gustará "La muerte del corazón". Está considerada la obra maestra de Elizabeth Bowen, así que supongo que está mejor que la novela que has leído, pero algunas características que comentas también se le pueden aplicar (como eso de insinuar la personalidad de los personajes sin llegar a concretarla en grandes acciones). No sé, a mí me encantó por la forma pausada de desarrollar la personalidad de los personajes (y por los diálogos, las descripciones, el tema iniciático...), pero varios lectores me han dicho que no les acabó de convencer, por eso ya no me atrevo a recomendarla a ciegas :(.

    ResponderEliminar
  18. Tiene muy buena pinta. Quizás me anime a leerlo. Además, acabo de leer un libro de la hija de la autora y tengo curiosidad por ver como escribe ella.

    ResponderEliminar
  19. @Letras con la sopa. No sabía que su hija también fuera escritora. A ver si ha heredado este mismo estilo :).

    ResponderEliminar
  20. Me parece entretenido así que apuntadito queda.
    Besos!

    ResponderEliminar
  21. @Kristineta. Lo es, te lo vas a pasar bien leyéndolo :).

    ResponderEliminar
  22. @Pedro. Mucho. Y fiel al original, además.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails