06 diciembre 2013

La caída de las ventas de libros



En los últimos años se ha hablado mucho de la caída de las ventas de libros en España causada por la crisis económica. En este artículo de El País, publicado en octubre de 2013 a partir de datos del informe presentado por la Federación de Gremios de Editores de España sobre el año 2012, se explica que la facturación de 2012 fue de un 10,9% menos que el año anterior y se ha producido una disminución total del 28,5% desde 2008. Son cifras preocupantes para el sector, no solo por las pérdidas económicas en sí sino por lo que pueden conllevar a corto plazo: reducción de la variedad de títulos publicados, cierre de las editoriales más pequeñas y vulnerables, autores por los que se deja de apostar porque sus ventas han descendido, etc.

En el citado artículo también se hace referencia a la pérdida de valor social del libro y algunos profesionales critican la falta de apoyo del gobierno para el fomento de la lectura. Comparto estas apreciaciones, pero la reacción ante esta situación no debería limitarse a quejarse y pedir ayudas (por mucho que para algunos temas serían fundamentales, como la reducción del IVA del e-book o el aumento del presupuesto de las bibliotecas públicas), sino en buscar otros caminos para atraer al lector. Desde una editorial tal vez no se puede convencer a un no-lector para que compre un libro; no obstante, sí que se puede intentar persuadir a un lector para que elija su libro, y esto se consigue con ediciones cuidadas (un buen lector nota la diferencia) y un trabajo mejor en la promoción (un libro que su lector potencial no llega a conocer está condenado al fracaso). Sé que en la práctica no resulta tan fácil como lo expongo, porque hay campañas de difusión fantásticas que no funcionan, pero lo que quiero transmitir es la idea: aprovechar la disminución de los recursos para mejorar las vías para acercar el libro a su lector, moverse más, adaptarse a las circunstancias. En definitiva, conseguir que la crisis sea un estímulo para trabajar más en aquello que antes quizá se descuidaba porque se tenía la tranquilidad de llegar a un cierto número de ventas.

En ningún momento me he referido al precio del libro porque no creo que ese sea el problema principal, prueba de ello se encuentra en el hecho de que la oferta más afectada por la caída de ventas es la del libro de bolsillo. Como ya he explicado alguna vez, el libro se vende a un precio adecuado para compensar todos los gastos que conlleva; no se puede ofrecer una edición cuidada sin esos costes. Si comparamos el precio del libro con el de otros objetos de consumo y pensamos en las horas de entretenimiento que proporciona (por no hablar de su valor intrínseco como obra literaria), se puede comprobar que sale más barato que muchos otros productos y actividades de ocio. Tampoco creo que la culpa sea de la piratería, por los motivos que ya he comentado en otros artículos: el libro electrónico aún no está asentado en España, no todo lo que se descarga se compraría, etc. Estoy firmemente en contra de las descargas ilegales, pero no se puede reducir un problema complejo a esto.

Desde mi punto de vista, la caída de las ventas se debe a una cuestión de prioridades: una persona que dispone de menos recursos prefiere dejar de comprar libros (y de ir al cine, y de darse caprichos) antes que reducir el presupuesto dedicado a las necesidades básicas (alimentación, hogar, sanidad). Sé que el argumento es simple y manido, pero en este caso me parece una justificación coherente. Además, adquirir menos libros no significa renunciar a la lectura ni menospreciar su valor (sería interesante saber cuántas personas han dejado de comprar para ir más a la biblioteca). De todas formas, yo me incluyo en ese grupo que, pese a las dificultades, hace un esfuerzo para seguir comprando libros porque sería incapaz de renunciar a mi biblioteca personal.

19 comentarios :

  1. Una información muy interesante y del día a día, suerte que las bibliotecas son gratis!!besotes

    ResponderEliminar
  2. Ojalá pudiese invertir más en libros. Aprovecho cualquier oferta para comprar pero en este 2013 no habré comprado más de 10. Ahora mismo estoy desempleada, sin prestación y viviendo con mis padres, con lo cual el dinero que recibo he de repartirlo a varios gastos y siempre hay que elegir lo que se prefiere. Pero sigue habiendo varias formas para leer: amigos, bibliotecas, algún sorteo que otro, ... en fin, que hay que apañárselas como sea =) He de decir también que aunque en Valencia hay una red de bibliotecas públicas estupenda, no niego que una subida de presupuesto en ellas no estaría mal :P

    ResponderEliminar
  3. Hombre, el precio de los libros a mí si me parece un problema. Si vas a otros países (y con más nivel de vida que España y también con el euro) alucinas con los precios de los libros: son mucho más baratos y yo compraría más si se ajustaran a esos precios.

    ResponderEliminar
  4. @Susana Palacios. Bueno, las pagamos entre todos ;).

    @Samira. Sí, siempre es bienvenido que las bibliotecas puedan ampliar su catálogo :).

    @Azalea Real. Pero es que el marco legal de cada país es diferente ;). En España (y en otros países europeos) tenemos la ley del precio fijo, que no permite los descuentos que se ven en algunas librerías anglosajonas para asegurarse de que no exista competencia desleal entre libreros. Además, la situación del mercado también es distinta: en Inglaterra se venden muchos más libros, por eso el editor se puede permitir venderlos a un coste más bajo (los gastos de edición se compensan por el alto número de ventas; aquí, como se vende menos, el libro debe venderse a un precio más elevado porque de lo contrario no se podría publicar).

    ResponderEliminar
  5. Yo soy una de las que compra menos libros porque el dinero destinado a ello lo necesito para mantener mi casa pero no he dejado de leer por eso, ahora voy mucho más que antes (ya iba mucho) a las bibliotecas de mi ciudad, Barcelona, y puedo decir que encuentro todo aquello que busco pues creo que tienen un catálogo muy bien cuidado

    D.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy de las que me he pasado al libro electronico aunque de vez en cuando compro papel cuando un libro me ha gustado mucho. LOs ebook son más baratos y tengo un hijo que tiene adicción a la lectura más acentuada que la mía y hay poco bolsillo en la literatura juvenil. Ahora usamos ebook los dos y ya lo hemos amortizado. Además no dejo de verle ventajas cuando viajo. Ya no llevo ese pesazo en la mochila y en la cama encima del pecho, jajajaja.

    ResponderEliminar
  7. Aquí en Inglaterra es facilísimo comprar libros de segunda mano (y en muy buen estado), así que esa es mi principal fuente de lecturas. Cuando voy a España compro, pero poquito, porque los precios sí me parecen exagerados en algunos casos (sobre todo algunas editoriales que no cuidan mucho el texto final).

    ResponderEliminar
  8. Pues creo que como muchas cosas en la vida la cultura es algo secundario. Creo que en los simpsons (cita un poco chorra pero bueno) se sabe que los libros no se comen :P

    ResponderEliminar
  9. Yo no participé en esta encuesta porque mis razones de no comprar más libros eran completamente diferentes: estoy ahorrando para comprar un piano nuevo.
    En fin, entiendo la situación enconómica, pero se trata de tener un balance y no volverte loca comprando un montón, sino aquellos que de verdad te gustaría tener.
    La ventaja de España es que las bibliotecas te permiten llevarte el libro, en cambio en Costa Rica eso no existe ¡Es una lástima!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo creo que el precio del libro si es decisivo. Un aficcionado a la lectura no deja de leer porque esté en paro, cobre menos o sus ahorros menguen. Seguirá leyendo pero buscará opciones gratuitas o más económicas. A mí el libro de bolsibllo nunca me ha gustado, por diseño, letra y calidad. Además ahora con el lector leer por menos es mucho más fácil. Que nos guste o no, este bien o mal, la piratería es una opción que existe y oye si no puedes comprar un libro pues lo descargas y punto. La mayoría de nosotros los preferimos en papel pero no siempre se pueden tener todos los que apetecen. Me parece vergonzoso ediciones de menos de 200 páginas a 18 euros. Cinco libros, cantidad que no es difícil leer en un mes, rondan los 100 euros una cifra que en los tiempos que corren no todos pueden gastar.

    ResponderEliminar
  11. Hola!

    La crisis afecta, no solo a la compra de libros, sino a todo en general. Está claro que todo lo que signifique "ocio" siempre se verá más afectado. Pero es curioso, lo que significa "vicio", no.

    vivimos en un país de por sí desestructurado (España)
    Besos
    Cita

    ResponderEliminar
  12. Hola, estoy de acuerdo desafortunadamente el precio de los libros ha ido aumentando y a veces es un poco dificil adquirir uno pero hay mas opciones, por ejemplo en mi ciudad hay lugares en donde se puede conseguir libros de segunda mano a muy buen precio y en las bibliotecas o inclusive librerias tienes acceso a leer el libro de tu preferencia y pasar las horas que quieras ahi. Ademas algo muy bueno con las nuevas tecnologias es que puedes adquirir un libro electrinico y algunos estan en precios muy accesibles y es mas comodo de cargar.

    ResponderEliminar
  13. Yo creo que la clave está en el usuario, elevar el número de personas que encuentren en la lectura una actividad atractiva. Esto dista mucho de haberse conseguido. Se lee bastante, pero siempre son los mismos. La caída de ventas con la crisis demuestra que no todo lo que se consideraba lector ganado, era un lector real. El gran lector consume sin descanso, pero hay cantidad de escolares escasamente motivados por la lectura que entran en otras formas de ocio antes de haberse asentado un gusto lector. Contribuye a ello no solo el ambiente familiar y la importancia que se de a la lectura en la propia casa, también la escasa competencia de los colegios. Me explico: los colegios tienen todas las grandes colecciones, Gran angular, Barco ce Vapor.....todas, pero ningún profesor ha leído esos libros. Es imposible que las colecciones compradas por metros lineales tengan todos sus libros de calidad. Cada chaval puede necesitar un tipo de libro u otro y él no sabe diferenciar. El profesor en general, no tiene ni idea, ni ganas de leer literatura juvenil (tiene otras muchas obligaciones) y muchos centros carecen de una biblioteca general con una persona encargada al frente, generalmente son bibliotecas de aula.
    Estoy de acuerdo en que el pirateo no es el problema, la persona que no lee, ni compra ni piratea...y son legión. De la misma manera la persona que lee está al tanto de novedades, alguno tiene una página web con sus opiniones, participa en foros de lectura, etc....
    No contribuye en nada que el presupuesto para bibliotecas haya caído en picado y apenas compren los grandes títulos, yo me retroalimento de libros anotados en mi agenda de hace años.....novedades las mínimas.
    Sinceramente la solución la veo difícil porque no es problema de una institución o gremio. Por otra parte la competencia con otras formas de ocio es muy fuerte.
    La crisis por supuesto que ha empeorado el panorama porque el dinero en circulación es menor, y los chavales salen con los amigos, pueden elegir ir al cine, o tomarse algo.....el dinero se reduce, las prioridades mandan. No conozco ninguno que diga: "Este fin de semana no salgo con vosotros porque me he comprado un libro".
    La gran reflexión por parte de editoriales y librerías es que necesitan conseguir un lecho de lectura en lectores infantiles juveniles que les permita sobrevivir en los años venideros, cuando se conviertan en lectores adultos. De lo contario muchas cosas tendrán que cambiar, y todos perdemos.

    ResponderEliminar
  14. Aunque estoy de acuerdo con muchas de las cosas que comentas, creo que la cultura en este país lleva ya mucho tiempo de capa caída. Si es verdad que la televisión no es más que el reflejo de la sociedad, ahí tenemos el ejemplo. Sé que te gustan los realty shows, y estás en tu perfecto derecho, pero sus protagonistas no son de los que animan a la lectura. Y como en la tele, en todo lo demás, prensa, radio, cine... Todo es un conjunto de mensajes y de formas de vida. ¿Qué la crisis empeora la situación? Desde luego, pero los bares siguen llenos hasta la bandera. Para todo hay un término medio y quien de verdad quiere leer se busca las mañas; y si no que me lo digan a mí. Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Un amigo de una editorial me comentó hace poco que si bien es cierto que la venta de libros al público de clase media/baja ha disminuido, su editorial no lo ha notado mucho gracias a las ediciones limitadas que realizan para coleccionistas. Es decir, no venden los libros de veinte euros, pero si los de veinte mil a gente tan rica que se puede permitir comprar libros con tapas de cuero y las pàginas con el borde en oro y cosas así. Me parece bueno para las editoriales, porque es una buena manera de mantenerse a flote, pero en mi opinión la lectura es algo a lo que no hay que ponerle precio, y menos uno tan alto, sino sólo el hecho de disfrutar de un buen libro, porque el contenido seguirà siendo el mismo si el libro cuesta veinte que si cuesta veinte mil.
    También dar las gracias a todos los bibliotecarios y bibliotecarias por amar su trabajo, por sacar adelante las bibliotecas, promocionar las actividades literarias y la lectura. No se que hariamos sin ellos.
    Un beso para todos y a seguir luchando por la lectura.

    ResponderEliminar
  16. Yo soy de las que sigue comprando los mismos libros o incluso más. Por suerte la crisis no me ha afectado demasiado y puedo seguir aumentando mi biblioteca personal. Soy chapada a la antigua en este tema, y a mí las nuevas tecnologias en cuanto a libros se refiere no me llama nada la atención, donde se ponga un buen libro que se quite el e-book.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  17. Nunca he comprado muchos libros, salvo para regalos, porque suelo surtirme de bibliotecas públicas. El que compre más o menos libros es por rachas, no por problemas econòmicos

    ResponderEliminar
  18. El problema es que ese informe, como la mayor parte de los que publica ese gremio, es parcial, y ligeramente falso. Porque no incluyen datos de ventas de libros digitales de Amazon o Bubok, dado que dichas empresas no son miembros del gremio.

    En el mismo informe de Octubre reconocen que el número de lectires en España ha crecido un 62 por ciento, y como las ventas han caído lo achacan al pirateo.

    Según datos de Amazon, sus ventas han subido casi un 22%. De eso se deduce que gran parte de los lec tores de libros de papel se han pasado al digital por ser más barato, pero que los del gremio de editores no lo reconocen, porque no lesw compran a ellos, sino a la competencia (según ellos desleal).

    Ellos han matado a la gallina de los huevos de oro, no los lectores. Una prueba es que en ese informe hacen una lista de 50 best sellers. En esa lista no aparece ni uno sólo de Amazon, a pesar de que en Amazon ahora hay autores que superan en ventas a gran parte de los de la lista oficial del gremio de editores.

    Lo siento, pero a esos señores hay decirles que ... ¡Menos lobos, Caperucita!

    ResponderEliminar
  19. @Joshua BedwyR. Hombre, yo sí que creo que Amazon es una competencia desleal. No por los autores que autopublican a través de allí, sino por los libros editados que cuentan con mayores descuentos que en las librerías normales. Tengo entendido que en Francia tienen un problema legal importante por este tema.

    De todas formas, tampoco negaré que este informe, como cualquiera, está hecho desde los intereses de una organización y, por lo tanto, sus conclusiones se pueden discutir.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails