28 marzo 2014

Consejos para redactar una reseña



El amateurismo de los blogs permite que cualquier lector exprese sus opiniones en la red, con independencia de su formación o de su habilidad para escribir. Esto tiene sus ventajas: se exponen impresiones claras y transparentes, alejadas del rigor académico, de modo que escritores, editores y quien lo desee pueden conocer qué piensan de verdad los lectores, sin intereses secundarios y sin el incómodo disfraz de la palabrería. Sin embargo, a veces estas reseñas presentan problemas por el carácter de aficionado del bloguero, unos problemas que se podrían reducir de forma notable si se siguieran algunas pautas. Con este fin, he preparado la siguiente lista de recomendaciones, que no pretende ser una guía para redactar críticas profesionales (eso se lo dejo a los entendidos), sino unos consejos prácticos y sencillos de una bloguera que ya lleva unos cuantos años en esto.

1. Piensa siempre en tus lectores. Esto no significa que tengas que escribir pensando en conseguir visitas ni hablar de los libros más populares, sino ser consciente de que hay personas que te leen y es importante que en tu blog encuentren reseñas que cumplan sus expectativas, es decir, bien estructuradas, con las explicaciones claras, que no den por supuesto que el lector conoce libros que tal vez no le suenan, etc.; el «todo vale» no sirve de nada si aspiras a ser leído. Este punto se complementa con los demás.

2. Sitúa brevemente el contexto del libro y el autor. No es lo mismo reseñar un clásico del siglo XIX que una novela actual, como tampoco lo es comentar un libro de ficción o uno basado en hechos reales. Tú sabes lo que has leído, pero puede que el lector no, por eso resulta fundamental ubicarlo con una referencia sucinta a la época (en caso de que sea un clásico o una recuperación) y al autor (si es joven, si tiene una larga trayectoria, si esta es su primera novela, si se inspira en una experiencia personal, de qué país es, etc.). No hace falta contar su vida y milagros; solo situar.

3. No hagas de la opinión un resumen del argumento. Tanto si divides tu comentario en apartados como si lo escribes de una tacada, no puedes excederte en la descripción del argumento. Está bien contar un poco, lo justo para que el lector se haga una idea de la trama, pero esta parte nunca debe ser el eje de la reseña porque no aporta ninguna observación propia. Cuando te pongas a escribir, en lugar de responder a la pregunta ¿De qué va la novela?, pregúntate ¿Qué me ha parecido interesante?, ¿Cómo está contada?, ¿Qué no me ha convencido?, ¿Hay algún personaje que sobresalga?, etc. Hacerse preguntas ayuda a sacar ideas que tenemos dentro y que en ocasiones no sabemos que están ahí.

4. Evita la paja. Exprésate con claridad y sin rodeos; nadie quiere leer una reseña llena de información superflua. No divagues, no hables de los motivos que te llevaron a leer el libro ni de cuánto tardaste en leerlo (o, al menos, que la explicación no ocupe más de un par de líneas); una reseña no es mejor por ser más extensa. Tampoco la conviertas en un ejercicio de lucimiento personal: si escribes literatura, demuestra tu talento en los textos pertinentes, no en el análisis de un libro. Recuerda el punto 1: el lector espera encontrar un comentario sobre la lectura, no le interesa lo demás. Hacerte un pequeño esquema antes de redactar te resultará útil para no desviarte.

5. Argumenta todo lo que expongas. No basta con decir que te parece bueno o malo: explica por qué opinas así, pon ejemplos. Quizá en algunos momentos pensarás que tus argumentos son poco «técnicos» o te resultarán raros porque nadie más los ha utilizado, pero, créeme, es muy útil para todos (lectores, escritores, editores) que hagas el esfuerzo de argumentar. No importa que luego haya personas que no estén de acuerdo; en ese caso, puede surgir un debate que enriquezca la visión del libro.

6. No te excuses si el libro no te ha parecido bueno. Algunos blogueros dan muchos rodeos para evitar decir que no les ha gustado. No escribas pensando en el autor sino en otros lectores como tú, que agradecen la opinión sincera. El escritor no es un niño al que tengamos que proteger; es un profesional que aspira a satisfacer al público, y no se le hace ningún favor mintiéndole u ocultando la verdad. Además, las personas que te leen son lo suficientemente maduras e inteligentes para saber que solo se trata de tu valoración y quizá otros lectores no la comparten. Demostrar seguridad en uno mismo resulta fundamental para que la gente note que sabes de lo que hablas y confíe en tu criterio.

7. Compara, si puedes, con otras novelas del autor. Aquello de que las comparaciones son odiosas no se aplica a la crítica. Si has leído más obras del mismo escritor, compararlas es un ejercicio útil para ti (porque practicarás el análisis) y para tus lectores, que probablemente también han leído otros libros del autor y quieren saber cómo es el nuevo en relación a estos. Ojo: comparar no se limita a calificar de mejor/peor. Puede que una novela sea más madura que la anterior, que una gire alrededor de un personaje y la otra sea coral, que todas traten temas afines como parte de una tendencia, etc. Toda esa información enriquece la reseña. Aplico lo mismo para los géneros y las novelas de escritores diferentes pero con algo en común.

8. Adáptate a cada libro. No se le pide lo mismo a una novela intimista que a una de aventuras, por eso la reseña no puede seguir un modelo inamovible. El hecho de que una obra pensada para ser íntima y tranquila carezca de ritmo trepidante no se puede señalar como problema, del mismo modo que las descripciones de lugares desagradables no son un punto débil de una novela negra. En función del libro, tendrás que adaptar el comentario y poner más o menos énfasis en cada aspecto.

9. Construye tu sello personal. El valor más preciado de un bloguero es aquello que lo hace único, aquello por lo que los lectores deciden leerlo a él y no a otro. Por un lado, el criterio de selección de lecturas y la capacidad de análisis que demuestra en las reseñas, habilidades que se desarrollan con el tiempo; por el otro, el tono: irónico, serio, elegante, alegre, bruto, divertido, sensible. No hay opciones mejores ni peores; lo importante es que tú te sientas cómodo. Mientras no encuentres ese tono, prueba las diversas posibilidades, juega a ser divertido, experimenta. La práctica, junto con la lectura de otros blogs, es la mejor forma de aprender.

10. Cuida la redacción y reléete siempre antes de publicar. Vigila las faltas de ortografía, los errores de sintaxis, las repeticiones y las erratas. Ten un diccionario en línea abierto mientras escribes y acostúmbrate a consultarlo. No redactes párrafos descompensados: si hay cuatro de diez líneas, luego no escribas uno de tres. Por otra parte, revisa los textos varias veces, tanto para detectar estos fallos como para reconsiderar si las frases se entienden, si el orden de los párrafos es el apropiado o si se puede recortar información innecesaria. Si solo pudiera elegir un consejo, me quedaría con este: repasa todo lo que escribas (y si puede ser unas horas o unos días después de haberlo escrito, mejor, porque te habrás distanciado del texto y lo analizarás de forma más crítica).

25 comentarios :

  1. Muy buen post!! Suelo escribir reseñas de los libros que leo y a veces me siento un poco perdida!! Seguiré tus consejos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenos (lluviosos y fríos, al menos en Sevilla) días, Rusta!

    Fantástica entrada y muy a tener en cuenta. Alguno de los errores que comentas que creo que los suelo cometer, sobre todo, los del punto 10. Es cierto que cuido la redacción y que tras cada reseña hay horas de trabajo entre lectura, escritura y publicación pero en general no suelo dejar mucho margen y no suelo corregirlas mucho aunque debería prestar más atención a ese aspecto, sobre todo, teniendo en cuenta lo perfeccionista, exigente y autocrítica que soy, y que suelen molestarme las presencias de erratas, en especial, las propias.

    Cuando escribo una reseña lo hago para mí, por lo que al menos de manera consciente no suelo tener en cuenta a los posibles lectores del blog ni a los autores, editoriales o traductores de las obras extranjeras. Si alguien piensa que en mis reseñas van a encontrar un resumen de la correspondiente novela, que se lea la sinopsis de la contraportada y os busque otro blog literario porque seguro que encuentra centenares donde parece que lo están resumiendo y no reseñando.

    Soy historiadora y me parece fundamental contextualizar las cosas. El problema del lector actual es que suele leer los clásicos como si se hubiesen escrito hace un par de años y se olvida de que dicha novela se ha escrito a principios del siglo XIX ("Orgullo y Prejuicio" de Jane Austen) o mediados de la citada centuria ("Mukercitas" de Louisa May Alcott). Al no tener en cuenta estos detalles, se cometen muchos errores a la hora de redactar una reseña. A pesar de mi escasa experiencia como bloguera literaria, la contextualización de la época y de la vida del autor es algo que forma de mí misma desde hace años.

    También es básico saber sintetizar a la hora de escribir una reseña como de escribir un tuit o de redactar un tema extenso en un examen cuando sólo puedes hacerlo en un folio. Sin embargo, también debemos saber analizar, comparar y argumentar (para este párrafo, me sirve lo mismo que he escrito en el anterior).

    A la hora de preparar las reseñas, suelo buscar entre mis blogs literarios de referencia si alguno de sus administradores también lo ha leído para tener su opinión en cuenta y poder recomendarla (cosa que he hecho con tus reseñas de "Mujercitas" o "Croquetas y wasaps" de Begoña Oro). También suelo buscar mis propias reseñas teniendo en cuenta si se trata de una novela policíaca, de una juvenil, de una histórica, un clásico, etc; si me he leído y reseñado otra novela del mismo autor como Camilla Läckberg, Federico Moccia, Fabio Volo, Lauren Weisberger, Mari Jungstedt... Hay reseñas las que dedico más tiempo y otras las que me menos, en algunas me documento e investigo un poco, algunas son más largas y otras más cortas.... Por último, es muy importante adaptar la reseña al género literario.

    Estoy muy de acuerdo contigo de que en la blogosfera existe mucho miedo a defraudar. Parece demasiado importante la apariencia, la superficialidad y "el que dirán". ¿Por qué no se puede decir (siempre con respeto, educación y profesionalidad) que no te ha gustado una novela o que te ha aburrido una novela sin necesidad de dar mil vueltas para contarlo? ¿Por qué no se puede comentar lo desastrosa que es una edición aunque hayas disfrutado leyéndola? Dejemos de ser tan benevolentes y tan politicamente correctos, y opinemos sin intención de agradar a escritores y editoriales.

    El punto 9 me parece básico e importantísimo. Hay que trabajar para crearse un estilo, una voz y una imagen 2.0 propias, que te caracterice y que te defina. Pensemos en la escritura de reseñas como en algo que va más allá de una afición, en una especie de trabajo no remunerado e intentemos sacarle cierta rentabilidad profesional.

    Un cordial saludo,
    Elena Velarde.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenos consejos, todos....llevo algún tiempo y es cierto que todo influye a la hora de reseñar, incluso tu estado de ánimo. Por ello yo, además, si no estoy segura al 100& de mi opinión, dejo pasar unos días (o semanas) y la reviso nuevamente por si me he dejado llevar por mi estado...
    Besos !

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrada. Gracias por los consejos, me vendrán muy bien porque soy muy novata en esto de las reseñas :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  5. Yo intento seguir estos puntos que comentas pero a veces te excedes con algunas cosas y omites otras. Está bien este post para recordarnos que nos debemos a quienes nos leen.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por todos los consejos, me viene muy bien. Besos

    ResponderEliminar
  7. Una entrada muy buena e interesante, los tendré en cuenta, besotes! !

    ResponderEliminar
  8. Hola,

    Supongo que todo depende un poco de cuál sea tu objetivo a la hora de escribir en el blog y de la formalidad que le quieras dar.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  9. Magnifica entrada, has conseguido exponer de forma clara y ordenada todas las claves de una reseña. Será útil tenerla cerca para echarle un vistazo. A mi también me parece importante tender a la brevedad, no dejarse cosas por decir pero no hacer reseñas eternas. Cuando son muy largas es muy fácil que me las salte

    ResponderEliminar
  10. Muy buena entrada, creo que todo lo que has puesto es un acierto, y que se va aprendiendo con el tiempo en la blogosfera.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Una buena entrada felicidades. Son consejos útiles gracias.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por esta entrada, me ha servido de mucho y la tendre en cuenta en las reseñas futuras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Bien por el punto 10. El reseñador que reseñase buen reseñador será... ¡Pero no me cometas faltas de ortografía, criatura! Son insufribles en otro tipo de blogs, pero en uno que -se supone- es de cierto nivel (literario), pues no.
    He visto cosas que vosotros no creeríais...

    ResponderEliminar
  14. Entradas tan buenas como ésta son de las que me motivan a seguir leyendo tu blog.

    ResponderEliminar
  15. Llevo días dándole vueltas a si comentaba esta entrada o no. Finalmente voy a hacerlo precisamente porque me gusta tu blog, sobre todo porque coincidimos bastante en las lecturas, aunque no siempre coincidamos en lo que nos transmite lo leído, pero sí la mayoría de las veces.

    Últimamente he visto varias entradas sobre cómo hacer reseñas o el blog. Y siempre este tipo de entradas me hacen revolverme en el asiento, me inquietan porque tengo que reconocer que no me gustan. Y no me gustan porque creo que los blogs son absolutamente personales y reflejan lo que la persona quiere que sean o como quiere que sean.

    Precisamente una de las cosas que aprecio de la blogosfera es la variedad, porque me horroriza la uniformidad y las “plantillas”. Me gustan los blogs que me transmiten las sensaciones que les ha causado una lectura y me dicen mucho menos los que me hablan de si el narrador es omnisciente, equisciente, deficiente…, y que me da la sensación de estar viendo la misma reseña una y otra vez en la que cambian los protagonistas, la ambientación, etc… No me gustan las “plantillas”, ni los blogs que parece que están presentando un trabajo en clase. De hecho he leído reseñas que, cumpliendo todos los puntos que sugieres me he quedado como preguntándome… “sí, vale, pero… ¿le ha gustado el libro?”.

    Los puntos que propones me parecen interesantes para quien sea “profesional” de esto de comentar libros y lecturas, pero para quien tiene un blog porque quiere compartir sobre libros, creo que ahí lo importante es ser uno mismo en su forma de contarlo. Luego ya está que cada uno decida qué blogs les gusta y cuáles no. Yo tengo claros qué blogs me gustan y porqué, y te aseguro que muchos de ellos no cumplen ni la mitad de los puntos que señalas, pero sí el punto 9: tienen su sello personal. Y ese sello sale sólo, lo vas haciendo si precisamente no te atas a normas ni criterios, más que el propio.

    Fíjate que pienso que el punto 9, que es con el que puedo sentirme más claramente identificada, es incompatible con todos los demás, puesto que si uno pone su sello personal, eso implica comentar los libros tal y como sienten que tienen que hacerlo, que puede coincidir con el resto de los puntos, con algunos o con ninguno.

    Al final he decidido comentar mis sensaciones porque sé que te gustan los debates y si hay acuerdo y asentimiento no se debate, y en esta ocasión no comparto tu planteamiento y quería reflejar al menos otro punto de vista.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado este post. Me lo guardo en favoritos! Creo que me será útil, en mi blog sólo he publicado 3 reseñas porque me siento insegura... puede que tus consejos me ayuden a "soltarme". Gracias por pensar en los demás :) Nos leemos!!!

    ResponderEliminar
  17. Yo soy una "aficionada" total. Escribo según lo siento. Te aseguro que he intentado varias veces seguir muchos de los puntos que expones, porque creo que llevas razón, que pueden ser útiles, que harán todo más fácil. Pero no puedo; solo puedo escribir según voy sintiendo. Quizás por eso ninguna editorial se ha puesto en contacto conmigo para ofrecerme sus libros, quizás por eso no tengo demasiados seguidores, ni demasiadas visitas. Solo puedo decirte que intento seguir algunos de tus consejos que me pueden ayudar a ordenar mi mente, pero mi corazón va por libre, y creo que es él quien escribe mis entradas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Difiero contigo en el punto uno. Creo que es más importante que tu blog sea personal, que te bases en tus gustos, y no en en el gusto de los demás (tus lectores), a la hora de escribir las entradas. Porque es más fácil reseñar un libro muy popular, y que te lea mucha gente, que reseñar uno que te ha gustado mucho y que sea más desconocido.

    ResponderEliminar
  19. Gracias a los que habéis dicho que los consejos os resultan útiles. Y a los que no, también; las opiniones alternativas siempre son bienvenidas :).

    @Elena Velarde. Uy, pues me parece fundamental revisar siempre lo que se escribe, aunque sean entradas del blog. Puede parecer un "rollo", pero una vez te acostumbras, no dejas de hacerlo.

    Por otra parte, estoy de acuerdo en que hay que contextualizar las obras. También he notado que algunos lectores hablan de un clásico como si fuera una novela reciente y lo valoran con los mismos parámetros, y así es normal que a veces no lo entiendan del todo. Por mucho que se diga que los clásicos son atemporales y demás, es fundamental tener presente el momento en el que fueron escritos.

    El "buenismo" de la blogosfera me cansa bastante, ya no solo por las reseñas en sí, sino por la cantidad de tópicos que llegamos a decir (me incluyo): que si todo es cuestión de gustos, que si el escritor es una persona que se esfuerza mucho y merece un respeto aunque se equivoque... No digo que nos tengamos que poner bordes, pero ni un extremo ni el otro.

    @Ana Vázquez. Sí, hace tiempo dediqué una entrada a esa paradoja que es leer mucho y escribir mal. No pido que el bloguero escriba perfecto (al fin y al cabo, cualquiera puede hacerse un blog, no me puedo poner exigente), pero sí le pido, al menos, unos mínimos de ortografía. Esos mínimos suelen depender más de ser cuidadoso y revisar lo que se ha escrito que de tener grandes conocimientos de escritura.

    @Ana Blasfuemia. Y yo te agradezco que comentes. No todo va a ser "Estoy de acuerdo" :).

    Ante todo, quiero decir que no he escrito esta entrada con pretensiones de que todos los blogueros tomen nota (¡faltaría más!). Mi motivación se debe a que, hace dos o tres semanas, recibí varios correos en pocos días de blogueros que me pedían consejo para sus blogs. Lo que me pedían, en realidad, eran consejos para conseguir visitas, y de eso sé muy poco. No obstante, esos mensajes me hicieron pensar en aquello en lo que sí puedo ayudar... y de ahí salió esta entrada.

    No estoy de acuerdo en que el sello personal sea incompatible con los demás puntos. Es justo al contrario: cuanto más control se tiene sobre la propia escritura, más personal se puede ser, porque se dispone de más habilidades para desarrollarlo y no se depende de factores como el estado de ánimo. Fíjate en los críticos profesionales: todos cumplen estos mínimos, pero aun así adoptan estilos muy diferentes.

    De todas formas, no negaré que mi visión del tema está influida por mis intereses profesionales ajenos al blog.

    @Marisa C. Bueno, te aseguro que las visitas y las colaboraciones de editoriales no dependen de esto (hay blogs "grandes" que se las traen).

    @Bea Mendes. En ningún momento quería dar a entender eso (creo que viendo mi blog ya se ve que no me dedico precisamente a los libros más populares). Cuando he hablado de pensar en los lectores, me refería más bien a "hacerse entender", es decir, explicarse bien, no dar por sentado que sabe cosas que quizá no sabe, etc. Por eso digo que este punto se complementa con los demás.

    He editado el punto 1; a ver si ahora se entiende mejor.

    ResponderEliminar
  20. Que interesante debate ha traído esta entrada. Leyendo los comentarios, lo primero que me ha llamado la atención es tu testimonio sobre los mails pidiéndote consejos. Bueno consejos para recibir más visitas.
    Es algo que no entiendo. Yo lo veo como un círculo vicioso e infernal. Quieres millones de visitas, necesitas diez lecturas a la semana; como no eres Onasis, necesitas de envíos editoriales; para que ambas cosas rapidez y cantidad sean plausibles, debes leer cualquier novela que se te ponga a mano.
    Mi pregunta es ¿para que sirve todo esto? ¿que gana uno con los millones de visitas? No sería más sencillo y gratificante leer los libros que a uno le gustan, cuando quiera y como quiera.

    Estoy segura de que así encontrarían ese tono personal que les haría diferenciarse del resto de "blogueros" que no "competidores".
    ¿Por que se ha de hacer de todo una carrera? No sería mejor cambiar el "yo leo más", "yo tengo más visitas" por el, "yo leo mejor", no en calidad obligatoriamente, pero si en reflexión, si en sacarle jugo a la lectura; en descubrir, comprender y empatizar con el mundo físico y emocional que nos rodea.

    Rusta estoy totalmente de acuerdo con todos los puntos que has aportado. No voy a negarte que los blogs que reúnen mayor número de ellos son los que más me gusta seguir. Pero también estoy de acuerdo con Ana Blasfuemia. El toque personal es imprescindible y me horroriza la uniformidad.
    Prefiero un sentimiento a un dato técnico.

    La cuestión es que pensando un poco y conociéndoos un poquito a ambas a través de vuestros rincones, llego a la conclusión de que si ambas habéis llegado a estas reflexiones, es porque sois buenas blogueras y sobre todo, buenas lectoras.
    Ese cambio del "yo leo mas" al "yo leo mejor", ya lo hicisteis hace mucho tiempo, o seguramente nunca tuvisteis ni siquiera que planteároslo.

    Por favor dejémonos de visitas y no visitas y leamos. Después solo es cuestión de compartir esta pasión con mayor o menos acierto :)
    Un abrazo Rusta.

    ResponderEliminar
  21. Muy interesante esta entrada. Me parecen unos puntos que pueden ayudar mucho a quienes se dedican a reseñar libros, como una especie de guía para que después cada bloguero la aplique a su manera.
    Para mí algo importante es que la reseña me resulte entretenida, ya que si no es así, dejo de leerla, como cualquier post. Por eso, también pienso que la extensión cuenta bastante y que hacer un ejercicio de síntesis viene francamente bien, igual que no ser pedante pretendiendo demostrar lo que sabe de literatura (el lucimiento personal al que te refieres).
    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  22. Rusta, tengo la sensación que quienes te escriben preguntando cómo mejorar sus blogs para conseguir más seguidores no están muy interesados precisamente en hacer buenos blogs, sino en tener seguidores y que las editoriales les manden libros. En realidad el gadget de seguidores hace mucho daño a la blogosfera, pero esa es otra historia.

    Quizá no me he explicado bien, porque tampoco quería decir que el punto 9 excluya los demás, de hecho puede incluirlos (todos, ninguno o alguno) o no. Para mí es fundamental siempre la intención. Lo mismo que ahora sé qué te motivo a escribir este post (los correos) y cuál es tu intención (compartir aquellos puntos que crees que pueden ayudar), creo que saber la intención con que se hace un blog también es importante: ¿hablar de libros y lecturas? ¿tener muchos seguidores? ¿que las editoriales te manden libros? ¿conocer personas que comparten afición por libros? ¿tener un lugar en el que hablar de lo que lees?... Creo que según lo que pretenga cada cual así hará su blog.

    Además, lo mismo que como lectores nos vamos formando y creciendo, la mayoría de las veces de forma autodidacta, y vamos cambiando nuestra mirada lectora e incluso nuestro tipo de lectura..., igualmente creo que como blogueros nos vamos haciendo, viendo más qué queremos contar y cómo e incluso a quién.

    Nada, son ideas, reflexiones que estoy compartiendo contigo. Maneras distintas de ver las cosas no significa necesariamente confrontación, sino diálogo ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  23. @Marie. Yo tampoco entiendo ese círculo vicioso. Por una parte, comprendo que a todos nos gusta ser leídos (qué aburrido sería tener un blog de libros para soltar monólogos y ya está), pero creo que, ante todo, para ser bloguero te tiene que gustar escribir, compartir tus reflexiones. Un chico que me pidió consejo tenía un blog en el que solo hacía copiar y pegar de las sinopsis de las editoriales; ¿cómo pretendía conseguir visitas ofreciendo lo mismo que miles de páginas?

    Lo de las editoriales, creo que depende bastante de cada bloguero. A mí me envían pocos libros, los que pido expresamente; he dicho que no a muchos que me ofrecieron porque sé que no eran para mí. Pero hay gente que no sabe decir que no o que lee de todo... No sé, no quiero meterme con lo que hacen otros blogueros porque ya somos mayorcitos y cada uno es responsable de lo suyo, pero me sorprende que algunos sean capaces de publicar tantas reseñas al mes, todo novedades.

    Sí, mejor que nos centremos en leer y en reflexionar sobre lo leído (aunque el tema de las visitas no lo dejo del todo, porque me parece que aprovecharé el mini-debate que ha surgido aquí para otra reflexión :)).

    @Carmen Novo. Sí, es importante que la reseña sea entretenida y no se extienda demasiado. Reconozco que esto último no siempre lo cumplo, pero, en comparación con mis comienzos, he aprendido a sintetizar bastante.

    @Ana Blasfuemia. En esto estoy totalmente de acuerdo: la intención del bloguero es fundamental y normalmente se va evolucionando con el tiempo. Como le decía a Marie, creo que, si no te gusta escribir ni hablar de libros, el blog durará poco, porque conseguir visitas sin una base importante de contenidos es muy complicado y al final ese bloguero se cansará. Entiendo que hace ilusión ser leído, que las editoriales te envíen libros..., pero si no hay interés más allá de eso, tarde o temprano el blog cae.

    A mí tampoco me gusta el gadget de seguidores (lo considero un dato falso: todas esas personas no me leen). Cuando empezaba me hacía ilusión sumar seguidores, pero hace mucho tiempo que apenas me fijo en él. Los nombres que al final me quedan son los de quienes comentáis por aquí o en las redes :).

    ResponderEliminar
  24. Gracias por éstos consejos que me sirven para mis reseñas personales que hago en mi libreta después de cada libro.
    Un beso
    Viviana

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails