03 marzo 2014

La hija del optimista - Eudora Welty



Edición: Impedimenta, 2009 (trad. José C. Vales; intr. Félix Romeo)
Páginas: 232
ISBN: 9788493711054
Precio: 19 €

Hacer grande lo pequeño parece ser el lema de Eudora Welty (Jackson, Mississippi, 1909-2001), una de las escritoras de la brillante generación sureña de la que formaron parte autores tan importantes como Carson McCullers, William Faulkner, Truman Capote y Flannery O’Connor. Con La hija del optimista (1972), su última novela, ganó el Premio Pulitzer, pero Welty también destacó por su prolífica producción de relatos (reunidos en castellano en Cuentos completos, Debolsillo, 2011). El hecho de que La hija del optimista sea una obra de madurez no se puede pasar por alto, porque su contenido se relaciona de forma directa con la memoria y el paso del tiempo, recreados desde la sabiduría sobre la vida que solo se consigue con los años.

Todo comienza cuando Laurel, una mujer de mediana edad, viuda e independiente, regresa a su tierra para cuidar de su padre, que debe someterse a una intervención quirúrgica. No está sola: la acompaña Fay, la segunda esposa de su padre, más joven que ella y con otras ideas acerca de cómo atenderlo en el hospital. Sin embargo, la convivencia no durará mucho, puesto que el anciano no se recupera y las dos viajan a su localidad para preparar el entierro. Allí, entre los chismes de las vecinas y las habitaciones vacías de la casa, Laurel se reencontrará con su pasado… o con lo que queda de él. La hija del optimista es la demostración de que no hacen falta estridencias ni tramas rocambolescas para narrar una historia cargada de significados.

La primera reflexión que me planteo tras la lectura se refiere a la muerte como suceso que marca las etapas vitales: nadie vuelve a ser el mismo después de perder a un ser querido. En esta novela se trata del padre, pero Laurel también piensa en otras personas, como su madre, cuya pérdida le hizo percatarse de que nadie la querría tanto como ella, una revelación tan cruel como real. La hija del optimista narra estos procesos de transición con una mirada humana, tranquila, que no juzga ni ensalza las emociones; solo las muestra como un espejo en el que el lector se reconoce. En segundo lugar, el libro habla del recuerdo, de cómo lo que duele (o alivia) en el presente no es el pasado como tal sino el modo en el que cada lo ha reconstruido, poniendo énfasis en unos hechos y huyendo de otros, personificándolo en objetos o ignorando lo puramente material.

Welty plasma estos temas con una habilidad asombrosa para la narración de lo imperceptible, de los detalles cotidianos que adquieren un sentido revelador cuando la escritora decide darles voz, y que, en este caso, se relacionan con todo lo que gira alrededor de la muerte: el hospital, entre el padre enfermo, los comentarios del personal sanitario y las charlas improvisadas con otros familiares en la sala de espera; las diferentes formas de actuar de Laurel y Fay (¿es la segunda tan irritante o solo se siente incomprendida?); la compañía de las amigas del pueblo durante el velatorio, que intentan distraerla con la frivolidad del cotilleo y la hostilidad hacia la desconocida; el niño fuera de lugar en medio de los adultos, sorprendido al ver el cadáver (un relato autobiográfico de Munro, en Mi vida querida, recuerda bastante a esta escena). Si digo que se nota que Welty la escribió cuando ya tenía mucho recorrido es porque su conocimiento de estas situaciones se palpa; describe ambientes tan desagradables como la habitación de un hospital desde la serenidad de una observadora que ya no se sorprende por nada, con naturalidad y sin sentimentalismos.

Además, el espacio y los seres vivos que aparecen en la novela tienen un papel fundamental. El hogar de Laurel (o lo que un día fue su hogar) aparece como la materialización de ese recuerdo, el lugar en el que Laurel espera reencontrarse con su pasado. No obstante, descubre que el abandono y la distancia no pasan en vano cuando encuentra un viejo objeto estropeado, como un reflejo de la fuerza irrefrenable del paso del tiempo, que se empeña en recordarnos que todo cambia, a mejor o a peor, eso es relativo, aunque nosotros queramos que la vida se detenga en un estado intemporal; el traslado a otra ciudad no deja de ser una tirita que cubre la herida para seguir adelante sin pensar tanto en ella. Los pájaros que sobrevuelan la localidad y las flores que cultiva Laurel, afición común de la época que comparte con la propia autora, son un añadido a este retrato simbólico y lúcido de la memoria.

Eudora Welty
En suma, La hija del optimista es una obra profunda y sosegada que remueve con valentía, pero también con cariño, las fisuras del ser humano en las circunstancias que lo hacen más vulnerable. No me extraña que escritoras de la talla de Alice Munro, Edna O’Brien y Anne Tyler consideren a Eudora Welty una referencia esencial, puesto que ellas han aprendido a la perfección el arte de la sureña para expresar con palabras algo tan dinámico como la vida diaria, con toda su complejidad y su sencillez. Creo que apreciarán esta novela las personas que, como la protagonista, se han enfrentado alguna vez a esa toma de conciencia de que el pasado y quienes formaron parte de él, a nuestro pesar, se desmoronan.

15 comentarios :

  1. Me llama mucho la atención, tanto el título como el argumento, besotes

    ResponderEliminar
  2. @Susana Palacios. Es una muy buena novela, quizá no para cualquier lector, pero desde luego cumplirá las expectativas de quien esté dispuesto a leer algo sobre este tema.

    ResponderEliminar
  3. Me descubres a esta autora y me dejas con ganas de leer esta novela. Aunque con todo lo que tengo pendiente, le tocará esperar un poco.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Oh muchísimas gracias por el aporte! !!! Me ha gustado la sinopsis y la reseña, me la apunto sin duda.Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Si alguna imagen tengo de Eudora es precisamente que con (como tú dices) su voz, engrandece hechos cotidianos. No siempre hay que rebuscar en historias que no son en verdad muy posibles nos sucedan, por eso me encantan los libros que ponen el acento en lo que nos es más reconocible, aunque lo tachemos de "normal".

    Gracias Rusta. Besos!!

    ResponderEliminar
  6. @Margari. Te recomiendo que la reserves para cuando te apetezca algo tranquilo, para saborear con calma.

    @Maidafeni. Me alegro de que te haya llamado la atención. Merece la pena.

    @Ana Blasfuemia. Estoy completamente de acuerdo contigo, me encantan estas historias sobre lo cotidiano. Alice Munro es otra que lo hace de maravilla.

    ResponderEliminar
  7. Pues no conocía a esta autora y ya me has dejado con la curiosidad, me han entrado ganas de conocer su obra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Vaya, pues igual va a saltarse pasos en la fila. Lo tengo apuntado desde que leí 'El corazón de los Ponder' y me has dejado con ganas de llegar a él. Parece un valor seguro para mí.

    ResponderEliminar
  9. @Ro. Es una autora muy interesante. Yo ahora quiero seguir con sus relatos.

    @Zazou. Anímate ;). Creo que no defraudará a quien disfrute con este tipo de historias tranquilas y reflexivas.

    ResponderEliminar

  10. Parece intereante a priori. Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  11. @Alonso Barán. Lo es :). De nada.

    ResponderEliminar
  12. Éste ya lo tenía anotado. Me parece muy interesante el punto de partida, ya que coincido en que la muerte de un ser querido afecta nos afecta de una manera u otra y me gustaría ver cómo lo trata la autora.
    De entre los contemporáneos que citas en la introducción también tengo pendiente a Carson McCullers.
    1beso:)

    ResponderEliminar
  13. @Elena:). Yo también la tengo pendiente. Hace poco conseguí un ejemplar de segunda mano de "El corazón es un cazador solitario"; a ver si no tardo mucho en leerlo.

    ResponderEliminar
  14. Soy seguidora de Alice Munro, y por lo que nos cuentas de Eudora y este libro,creo que me va a gustar mucho.
    Este tipo de historias que hacen reflexionar y las relacionadas con las pérdidas, son de mis preferidas.

    ResponderEliminar
  15. @Teresa Torroja. Entonces estoy segura de que la disfrutarás.

    Por cierto, no sé si te has fijado en el último libro que he comentado ("El hombre que dijo adiós", de Anne Tyler). Tiene un tema parecido y, aunque no es tan profundo, está bastante bien. Esta autora escribe con mucha ironía, sabe hacer llevaderos los temas a priori complicados.

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails