21 abril 2014

El jilguero - Donna Tartt



Edición: Lumen, 2014 (trad. Aurora Echevarría)
Páginas: 1152
ISBN: 9788426422439
Precio: 24,90 € (e-book: 12,99 €)

En una época en la que los escritores publican una nueva novela cada dos o tres años, sorprende encontrar a una novelista que marca su propio ritmo, se lo toma con calma y deja que el mercado sea el que se adapte a ella, no al revés. Este es el caso de la norteamericana Donna Tartt (Greenwood, Misisipi, 1963), que debutó en 1992 con El secreto, de gran éxito internacional. Cuando muchos ya pensaban que se la recordaría como la autora de una sola obra, en 2002 reapareció con Un juego de niños. Finalmente, tras otros diez años de trabajo, en 2013 vio la luz El jilguero, reciente Premio Pulitzer, un novelón de más de mil páginas que ya ha vendido un millón de ejemplares en todo el mundo y se ha ganado el aplauso de los críticos, hasta el punto de que la faja de la edición española lo presenta como «El primer clásico del siglo XXI». ¿Publicidad inflada o genio extraordinario? Nada mejor que comprobarlo por uno mismo.
Niño con cuadro
El jilguero (1654)
La acción arranca con un Theo Decker adulto que nos habla desde la habitación de un hotel de Ámsterdam. No explica qué hace allí; solo dice que es donde ha vuelto a soñar con su madre, fallecida hace más de diez años en un atentado terrorista en un museo de Nueva York. Theo empieza a rememorar su vida a partir de este suceso, acontecido cuando era un adolescente. Él también estuvo en el lugar de los hechos, pero corrió mejor suerte y, además de salvarse, rescató un cuadro, El jilguero (1654), del pintor holandés Carel Fabritius, discípulo de Rembrandt y maestro de Vermeer. Entonces Theo desconocía la historia de esta obra y no podía ni imaginar que ya se había salvado de otra explosión, siglos atrás. Él se limitó a seguir las indicaciones de un anciano herido que, sin ser apenas consciente de ello, le cambió la vida.
Theo, el «niño con calavera» del primer capítulo, se queda huérfano de madre, y sigue adelante con la obra en la maleta y el recuerdo de una chica pelirroja que vio justo antes de que todo estallara. Son los movimientos del cuadro los que determinan el hilo conductor y, a la larga, desembocan en una trama de intriga relacionada con el tráfico de obras de arte. No obstante, el libro es mucho más que suspense: por encima de todo, El jilguero habla de la naturaleza humana, de la entrada en la adultez, del paso del tiempo, de lo que regresa y lo que se pierde para siempre, de la amistad y el amor, de los miedos, los traumas y los errores, de atreverse a vivir pese a saber que todo termina con la muerte. ¿Qué tienen las grandes novelas para merecer este calificativo? Hay un rasgo frecuente que repercute tanto en su valor literario como en la capacidad de implicar al lector: unos personajes que atañen, que importan. Theo y sus acompañantes tienen esa fuerza, nacen de la observación de la calle y no admiten encasillamientos. Ni héroes ni víctimas; solo son ellos mismos, naturales y perfectamente imperfectos.
Vidas marginales
Como hizo Dickens en el siglo XIX, Tartt explora los recodos marginales de nuestros tiempos, como una forma de destapar esos ambientes que las instituciones tienden a ocultar o a tratar con condescendencia. En este sentido, la apuesta por dos amigos adolescentes funciona muy bien para llevar el peso de la trama: Theo, el chaval neoyorkino que se ve forzado a abandonar una existencia ordenada para marcharse a Las Vegas con su padre; y Boris, un chico que ha vivido mucho, que es de todas partes y de ninguna, que no se sorprende por nada. Boris, tan astuto, tan pícaro, me parece uno de los mejores secundarios que he encontrado nunca; sin él, esta novela perdería la mitad de su poderío (a modo de aperitivo, llama a Theo «Harry Potter» por las gafas y la ropa de niño bueno).

Theo pasa de la rutina estable controlada por una madre responsable a las drogas y el descontrol, de la mano de Boris y ante la indiferencia de un padre alcohólico y adicto al juego. Pero cuidado: la novela no pretende proclamar la manida moraleja sobre los peligros de la drogadicción ni regodearse en la desgracia de ser hijo de un borracho ludópata. Si El jilguero resulta interesante es por contar estas vivencias desde la perspectiva del consumidor, con toda su brutalidad y sin discursos políticamente correctos. Algunas críticas señalan un exceso de episodios sobre drogas, pero las considero fundamentales para reflejar hasta qué punto las pastillas se convierten en una adicción o, más bien, una necesidad para sobrevivir en un entorno hostil.
Theo y Boris llevan lo que se llama «mala vida», pero al adentrarse en ella se constatan las contradicciones que la conforman: tienen dignidad («Es muy distinto, Potter. […] Robar a una persona trabajadora o robar a una empresa grande y rica que roba a la gente.», pág. 371); devoran libros con fruición (Dickens, Thoreau, Steinbeck, etc.), en contra de la idea de la cultura elitista; y el trato con sus progenitores supera el arquetipo de padre alcohólico pasota, con especial atención a las particularidades de la embriaguez: la violencia, los arrepentimientos, los intereses. Por supuesto, hay un gran relato de amistad, que va del descubrimiento adolescente a la diferente conexión entre dos adultos. Aunque Theo piensa mucho en la chica pelirroja, probablemente la relación más extraordinaria de El jilguero es la de su amistad con Boris.
Además, en Las Vegas está Xandra, un personaje tan divertido como perverso y muy propio de nuestra época (algo así como la «choni»): cuarentona, soltera, sin hijos, trabajo precario, ni guapa ni fea, cuida su físico, ropa hortera, malhablada, indiferente, drogadicta también. El contraste entre ella y los otros dos perfiles femeninos de su quinta es digno de subrayar: la madre de Theo, que sería el modelo de mujer moderna sensata, madre y profesional a la vez; y la señora Barbour, representante de una alta sociedad que no encuentra su encaje en este imperio de la clase media, una paradoja entre la apariencia opulenta y el oscuro interior de la familia, pero, en el fondo, más cabal y emotiva que la fría Xandra.
La cultura de las apariencias
Más allá de lo personal, El jilguero también interesa por transcurrir en los últimos años y plantear, de forma directa o sutil, algunos temas conflictivos de la actualidad, como el atentado que abre la novela, la demostración más cruel de lo que es capaz el ser humano en el primer mundo del siglo XXI. ¿Por qué la madre no muere de una enfermedad o en un accidente anodino? Me decanto por tres motivos: relacionar esta explosión con la que ya sufrió el cuadro, establecer un vínculo entre Theo y Pippa (la chica pelirroja, que resultó herida) y, por qué no, por el simple deseo de mostrar esa irracionalidad, del mismo modo que muestra los ambientes marginales. De manera secundaria, se plasma el multiculturalismo de Nueva York, con la presencia de personajes hispanos y asiáticos, casi siempre de clase social modesta, como los porteros.
En segundo lugar, la parte de Las Vejas (y por extensión, todo lo que sigue) me parece una inteligentísima crítica a la cultura de las apariencias. La elección de este escenario —el desierto, la ciudad de mentira— enfatiza la oposición entre lo sugestivo de la publicidad y la miseria de los muchachos. Lo que le ocurre a Theo se puede entender como el abandono de la sociedad estable, protegido por su madre, para entrar en un mundo de falsas esperanzas, no solo por la mala vida, sino por el hecho mismo de hacerse adulto y comprender que no siempre se es como se querría ser, por mucho que la sociedad invite a luchar por ello (un modelo social hipócrita, fuente de frustraciones). El American way of life se cuestiona: Boris —qué importante es Boris, qué importante es que no se identifique con ningún país, pero que sea más de la Europa del Este que de Occidente— proporciona otra mirada al liderazgo de los Estados Unidos posterior a la desintegración de la Unión Soviética («Estados Unidos solo acosa a los países más pequeños que creen ser diferentes a ellos», pág. 375, «La democracia es un pretexto para todo, joder. La violencia…, la codicia…, la estupidez…, todo está bien si lo hacen los estadounidenses.», pág. 396). El tono adolescente, la sinceridad brutal de Boris, refuerza el mensaje por la pasión de sus palabras.
Por otro lado, con un cuadro como eje conductor, el libro no podía olvidarse del tráfico ilegal de obras de arte y el turbio negocio de las antigüedades, que invitan a reflexionar sobre la frontera entre lo que es arte y lo que no lo es, la diferencia entre el valor cultural y el precio, las falsificaciones y la ignorancia del ciudadano medio al respecto. En cierto modo, Tartt relaciona la esencia del arte (representada por un clásico como El jilguero) con la esencia de la vida, eso que Theo trata de encontrar; y es que, como ocurre con la vida, a veces lo que rodea al arte lo convierte en una falsa ilusión que lo aleja de sus principios. ¿Y cómo superarlo? La autora propone el amor, el amor al arte (y a la vida) como motor para seguir, para no olvidar esa esencia. Sobra decir que muchas ideas que sugiere sobre las artes plásticas se aplican también a la literatura.
El bien y el mal, o lo de en medio
En el fondo, El jilguero nos pregunta por qué damos por válido un sistema social si hay tanta gente que no encaja en él, si las reglas son a veces un cinturón que constriñe y aun así no evita los actos salvajes. Pero la intención no es (solo) lanzar una crítica social, sino dar cuenta de la complejidad del mundo actual y la imposibilidad de explicarlo con categorías simples. Las reflexiones finales se centran en la escala de grises entre lo bueno y lo malo, los peligros de encasillar una acción o un individuo, sin considerar sus razones para actuar así. No siempre logramos ser lo que querríamos ser o, mejor dicho, lo que nos convendría ser. A veces ni siquiera lo intentamos, porque no podemos o porque ese estilo de vida cuestionable es la única forma de mantenernos a flote. Somos humanos, criaturas imperfectas por naturaleza y por nuestro empeño en aspirar a un patrón inalcanzable. Los personajes de El jilguero actúan por ellos mismos, sin justificarse, sin victimizarse. Son como son, y tal vez por eso resultan tan crudos, tan únicos, tan vivos.
Crecer, para Theo, supone abrir los ojos, tomar conciencia de que nunca se llega a tener certeza de nada, salvo de lo que siente uno mismo. En algunos aspectos, puede parecer un libro pesimista, nihilista, pero, pese a los traumas, pese al desamor, pese al miedo, Theo no se rinde y anima a vivir, a ser valiente, porque solo la valentía, unida al amor (no como sentimiento romántico contemplativo, sino como fuerza interior que impulsa a moverse y a crear), es capaz de superar los obstáculos. Al fin y al cabo, el amor por el cuadro lleva a Theo a tomar este rumbo. La novela es mucho más que una historia de iniciación, como también es mucho más que un thriller, una crítica social o un relato inspirado en una pintura. En ella tienen cabida la amistad, el amor, la marginación, las experiencias fuertes y, por supuesto, el arte, como producto de la vida que permanece después de la muerte. Está contada con elegancia, hábil tanto para expresar con seriedad los pensamientos del narrador como para dominar el coloquialismo de los diálogos, y con giros argumentales justificados.
Donna Tartt
La crítica le hace justicia: El jilguero es un despliegue literario espectacular. En sus páginas confluyen las segundas lecturas de las obras maestras y el entretenimiento que apasiona al lector; Tartt demuestra que narrar una historia trepidante no está reñido con construir personajes complejos y realizar un estudio minucioso de los rincones grises de nuestra sociedad. Leedlo, porque la evolución psicológica de Theo os impactará, las ocurrencias de Boris os harán reír y pensar, las apariciones de Pippa os harán dudar, Hobie os devolverá la fe en la bondad…, pero, sobre todo, leedlo porque os llenará y, a la vez, os recordará lo incompletos que somos.

61 comentarios :

  1. ¡Uf, qué buena reseña, y de lo que parece un libro maravilloso! Creo que debería leerlo ya.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Vi una entrevista con la autora -todo un personaje a lo garçon con su corte de pelo, camisas blancas y corbatas- pero, sobre todo, una excelente observadora de la naturaleza humana. Y mejor todavía, si cabe, escritora. Magnífica reseña.

    ResponderEliminar
  3. Una reseña buenísima, me lo apunto aunque no para ahora, sino para más adelante, parece un libro que necesita su tiempo y su reflexión, besotes

    ResponderEliminar
  4. @Mustis. Sí, es maravilloso. Creo que será la mejor novedad del año (y de varios años...).

    @Agnieszka. He visto alguna entrevista y también me pareció una escritora interesante. El libro no defrauda.

    @Susana Palacios. Es una buena opción para el verano, por ejemplo :).

    ResponderEliminar
  5. Supuestamente estaba haciendo un trabajo para el colegio, pero me he tomado un descanso y me he pasado por tu blog,como hago siempre, para ver que nos traías esta vez. Ahora mismo tengo 15 libros en un cajón esperando a ser leídos pero después de esta reseña creo que me sé de uno que va a tener prioridad :D
    Me ha encantado la entrada, muchas gracias por este contenido tan bueno ^^

    ResponderEliminar
  6. @Anónimo. Gracias a ti por pasarte. Y sí, dale prioridad a "El jilguero", pero después de terminar los trabajos, porque no querrás parar de leer :).

    ResponderEliminar
  7. He visto la novela en alguna ocasión y me había llamado la atención. Lo único que me ha echado para atrás ha sido la longitud, pero después de tu reseña, me animaré
    Besos

    ResponderEliminar
  8. @Marian. Ya, los libros tan largos dan pereza, pero merece la pena encontrar un momento para este. Es de esas historias que permanecen dentro de ti tiempo después de haberlas leído.

    ResponderEliminar
  9. Quizás lo lea. El secreto no estuvo mal, pero tampoco me pareció para tanto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. @Inés. No he leído "El secreto", pero, por lo que me han comentado algunas personas que han leído los tres, parece que "El jilguero" es su mejor novela.

    ResponderEliminar
  11. Hay varias cosas que me atraen de este libro, y ninguna de ellas es la parte de la intriga, ni siquiera (en principio) el tema del tráfico de obras de arte. Me interesan más los personajes, la crítica social (en un momento en que es necesario que los artistas reflejen la realidad y no que la disfracen), la valentía, la amistad. Y por supuesto, el despliegue literario. Que me recuerde lo incompleta que soy (que somos) no me va a hacer falta: lo tengo clarísimo ;)

    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  12. @Ana Blasfuemia. La verdad es que este libro merece la pena por todo. Lo vas a disfrutar muchísimo :).

    ResponderEliminar
  13. A pesar de todas las buenas cosas que cuentas, el argumento me resulta muy triste y creo que, de momento, la dejo pasar o, mejor, la dejo reservada en un pequeño rincón para una mejor ocasión; quién sabe... Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. @Marisa C. Más que triste, lo llamaría violento o brutal, por los ambientes y por el impacto que puede provocar en el lector. De historia triste lacrimógena no tiene nada; la narración es mucho más cruda que eso.

    ResponderEliminar
  15. Me has dejado apabullada. Ya lo tenía en la lista de apetecibles y después de esta reseña no lo dejo escapar. Me atrae por lo que tiene de crónica, de estudio de personajes y situaciones. Necesito tiempo y una actitud algo más relajada, pero caerá seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. @Zazou B. No te arrepentirás. Esta novela da tantas, tantas cosas...

    ResponderEliminar
  17. Uf, cómo para decir que no con esta reseña... Desde luego leeré esta novela. A ver si tengo suerte y logro pillarla en la biblio.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. @Margari. Me alegro de haber sido convincente :). Estoy segura de que muchos lectores disfrutarán con esta novela.

    ResponderEliminar
  19. WAO! Que no se diga que fue por falta de buenas críticas. Me has convencido, ahora a esperar que llegue por mis lares.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Bueno, todas las dudas que pudiera tener me las has quitado de golpe! Tiene buenísima pinta, los personajes, la ambientación, todo parece fascinante.
    Apuntado, por supuesto.
    1beso:)

    ResponderEliminar
  21. He ido de puntillas sobre tu magnífica reseña. Me quedan unas páginas y no quiero leer demasiado sobre el libro (pero a tus comentarios nunca me resisto). Estoy de acuerdo contigo en que será mi libro del año. Es descomunal, el número de páginas lo es y la historia también. Muy visual. Qué manera de crear personajes, por favor! Aplauso largo para esta escritora.
    Marta.

    ResponderEliminar
  22. @Marieru. Espero que no tarde mucho en llegar ;).

    @Elena:). Me alegro mucho de que te hayas decidido. Sí, es una novela fascinante, desde el principio hasta el final.

    @Marta. Sí, un aplauso infinito para ella. Es la primera vez que la leo y me han entrado muchas ganas de descubrir sus obras anteriores, en especial "El secreto". Ojalá mucha gente disfrute de "El jilguero".

    ResponderEliminar
  23. Lo único que puedo decir de ese libro es: LITERATURA. Después de toda la basura que se publica, un remanso de letras bien puestas, un gozo para los lectores de bien.

    ResponderEliminar
  24. @Anónimo. ¡Olé! Lo suscribo todo :).

    ResponderEliminar
  25. Interesante propuesta, segiré atento a nuevos comentarios,
    besucus

    ResponderEliminar
  26. @Porlomenix. Estoy segura de que seguirá generando mucho entusiasmo.

    ResponderEliminar
  27. Lo estoy leyendo pero estoy en el principio. Ya te contaré. Excelente reseña !!!

    Un besazo ,-)

    ResponderEliminar
  28. @Hojas de Alisio. Esa parte me resultó un poco lenta, pero luego es una pasada. Lo vas a disfrutar muchísimo.

    ResponderEliminar
  29. Muy buena reseña.
    Acabo de hacerme con él y ahí lo tengo en la lista, aunque creo que merece dedicarle un tiempo en que no ande demasiado estresada, porque parece intenso y demasiado bueno como para maltratarlo con parones de lectura.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  30. @Rustis. Yo tuve que hacer algún parón, pero sí, mejor leerlo cuando tengas tiempo, más que nada porque no vas a querer parar :).

    ResponderEliminar
  31. Acabo de terminar "El jilguero" de Donna Tartt y, aunque es verdad que uno de los grandes méritos de la novela son los logrados retratos que hace de muchos de sus personajes, también me ha parecido (y es mi modesta opinión) que, a nivel de trama, está cargada de trampas narrativas (como sacar a colación de repente información relevante que no se mencionó cuando habría sido lógico o algún que otro giro inverosímil), que finaliza sermoneando al lector durante páginas y más páginas y que, contra lo que pregona su campaña promocional, no creo que se merezca ni el adjetivo de dickensiana ni de clásico del sigo XXI. E, insisto, es solo mi opinión personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo. Tartt escribe bien, conoce de sobra los resortes para hacer buena literatura, pero esta novela no me ha convencido para nada. Las trampas narrativas son evidentes y el final de la trama con el viaje repentino a Ámsterdam me parece un episodio fallido, confuso y poco creíble. El sermón final es insufrible y largo. En realidad todo el libro es excesivamente largo, pero escribiendo un libro cada diez años hay tiempo para rellenar páginas.
      No me ha gustado aunque reconozco que hay pasajes de calidad literaria. ¿Clásico del siglo XXI?. Para mi no.

      Eliminar
  32. @Anónimo. Gracias por dar tu opinión; se agradece conocer otros puntos de vista. De todas formas, me llama la atención que digas que tiene trampas narrativas. ¿A qué te refieres? Si es (alerta posible spoiler) al lugar del cuadro que se desvela cuando Theo está en Nueva York, no creo que la autora se lo saque de la manga, porque en la despedida de Theo y Boris ya se podía intuir que ocurría algo raro. También en los momentos en Las Vegas en los que Theo dice no estar seguro de lo que ocurre entre ellos cuando se drogan. El comienzo en Ámsterdam y la referencia al asesinato también dan pistas de que algo turbio ocurrirá.

    En cuanto a la comparación con Dickens, me parece justificada por el interés por los personajes marginados socialmente. Donna Tartt "humaniza" a dos chicos que llevan mala vida, da otra perspectiva sobre ellos, mientras que presenta como "oscuro" el ambiente de lo que sería una familia bien (los Barbour). Dickens también hacía una crítica social importante de su sociedad.

    Con respecto a las últimas páginas, me pareció que hace una reflexión magnífica y coherente con el resto de la novela, aunque si otro lector lo percibe como un sermón poco puedo decir :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi en realidad el protagonista me parece un Superman . Quizá la autora debería haberse documentado un poco más sobre las pastillas ,ácidos, cocaína ,y un sinfín de fármacos que desde los quince años en adelante se mete Teo . Ese tipo de adicciones desde las esnifadas de pegamento hasta los ácidos no lo aguanta ni un elefante ..Por otro lado al libro le sobran unas 1000 páginas .

      Eliminar
    2. ¿Y tú sí que te has documentado para saberlo? ¿Eres médico, químico o algo así? :)

      Eliminar
    3. js, estoy de acuerdo perdi tiempo y dinero con este libro !

      Eliminar
  33. Ya lo tengooooo, ahora a ver cuando le hago hueco :)

    Excelente reseña

    Bs.

    ResponderEliminar
  34. @Ángela León. ¡Qué bien! Espero que lo disfrutes tanto como yo :).

    ResponderEliminar
  35. Estaba con muchas ganas de leerlo y me lo han regalado hoy!!!!!!
    Estoy loca por empezar a leerlo que seta enseguida!!
    Me ha gustado mucho tu reseña.

    ResponderEliminar
  36. @Teresa. Me alegro mucho de que ya lo tengas. A ver qué te parece :).

    ResponderEliminar
  37. Lo he dejado de leer en la pagina 400. Un toston. No hay intriga. Nada de nada. Reseñas continuas de autosuficiencia sacadas Wikipedia.

    ResponderEliminar
  38. El libro no está mal y la reseña tampoco, pero en mi opinión es innecesariamente largo, lento y pretencioso. Da bastante menos de lo que promete y carece del ritmo imprescindible para una novela tan larga. Está mucho más cerca de Dickens que de Breaking Bad (una de las referencias que aparecen en la solapilla). Personalmente no lo recomendaría. Demasiado tiempo invertido para lo poco que da.
    Felicidades por el blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con la opinión de Jorge C., llevo leídas unas 200 páginas del libro y, aunque tengo por regla no continuar la lectura de un libro si en las dos primeras horas no me ha "atrapado", algo me lleva a continuar con este libro, pero sigo sin sentirme especialmente motivada a seguir, es buena literatura,sin duda, y los personales están muy bien perfilados, pero a la historia la falta concreción, todavía no se que vá a pasar....He leído otro libro de la misma autora "Juego de niños" y adolece de los mismos "defectos", en cambio "El Secreto" me gustó mucho más, aunque hace tiempo que lo leí y lo que en esos momentos le pedía a un libro quizá no sea lo que le pido ahora....

      Eliminar
    2. Cuando llevaba 200 páginas leídas pensaba lo mismo que tú, Anónimo, así que te animo a continuar porque la historia evoluciona mucho. Creo que es un libro que no se puede valorar precipitadamente; es necesario conocer toda la vida de Theo desde el principio hasta el final para entender qué ha querido contar la autora.

      Eliminar
    3. Hola Rusta, te estoy haciendo caso y ya voy por la página 350, al menos ha aparecido el amigo Boris.........!la impaciencia no es buena consejera verdad?¡

      Eliminar
    4. Me temo que no es buena consejera, no, al menos en un libro tan largo :).

      Boris engrandece la novela (su contraste con Theo y a la vez todo lo que los une, la viveza de los diálogos, sus valores, etc.). Para mí, uno de los mejores personajes secundarios que he encontrado jamás en una novela.

      Eliminar
    5. Hola Rusta, ya he terminado el libro, realmente los personajes hacen de esta novela un libro inolvidable: Boris y en general todos los demás, incluso la Sra. Barbour, pero sin duda mis favoritos son Hobie (la bondad personificada) y Boris.
      He leido algunos comentarios del libro que hablan de trampas narrativas, creo que se refieren a que el libro parte de una premisa no muy creíble y es la utilizar una obra de arte como aval o garantía, cuando los que están es ese mundo conocen las dificultades de convertir el aval en dinero efectivo en caso de impago de la deuda y también deja para último momento el que Boris descubra que puede conseguir una alta recompensa si devuelven el cuadro (eso lo debía conocer sobradamente dedicándose como se dedicaba, a ese negocio), pero todo eso es para mi secundario en relación a todo lo que retrata el libro, es un enorme "fresco" o "mural"(ya que hablamos de pinturas) sobra la sociedad actual y las reflexiones últimas de la autora me parecen de un gran valor (la gente no es blanca ni negra, cada uno tiene su propio tono de gris....).Por otro lado, me ha parecido que al libro le sobran páginas, se alargan muchos capítulos innecesariamente, pero estamos ante una gran novela.

      Eliminar
  39. @Jorge C. Vaya, qué pena que no te haya gustado. No puedo opinar sobre la comparación con Breaking Bad porque no he visto la serie, pero tengo entendido que se debe al parecido entre Theo y uno de los personajes. De todas formas, para mí estas referencias son lo de menos.

    ResponderEliminar
  40. Acabé de leerlo ayer y todavía estoy entusiasmado (y lo que me va a durar...). Es evidente que no es un libro que vaya a gustar a todos los lectores, eso está claro en cuanto lees las primeras páginas. Aquí no hay acción trepidante ni thriller desencajado ni novela negra como el carbón ni aventuras de piratas. Aquí lo que hay es un tremendo drama humano de una profundidad que asusta pero que a la vez engancha y ya no te suelta. Todo lo que dices en tu reseña es lo que sucede, es perfecta, y le hace al libro el favor que se merece. No se lo voy a recomendar a todo el mundo porque no tengo ganas de estar discutiendo después con unos y con otros: a mí me ha entusiasmado y con esa experiencia tengo suficiente. Entiendo que haya lectores que prefieran libros de otras temáticas y estilos, sólo faltaría pero quiero dejar constancia aquí de que yo, que quedé prendado de "El secreto" he vuelto a disfrutar como pocas veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón: en efecto, no es un libro para todo el mundo. Las últimas páginas, que para algunos son un "tostón", a otros nos parecen una reflexión maravillosa. Lo único que tiene de thriller es lo que ocurre al final, pero aun así está inmerso en una trama mucho más rica y compleja.

      Eliminar
  41. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  42. Me ha encantado! No he podido parar... y Theo, el protagonista, lleno de luces y sombras... te enganchas a su historia, le coges de la mano y no le sueltas... Gracias por la recomendación!

    ResponderEliminar
  43. No lo recomiendo, es pesado , carente de trama , el cuadro en segundo plano, se va de tema con detalles irrelevantes de la vida del protagonista, hay mejores, no pierdan tiempo ni dinero. NO VALE LA PENA !!!!

    ResponderEliminar
  44. Lo acabo de terminar. Maravilloso. Me fascina el personaje de Boris así como la señora Barbour. Sinceramente el "thriller" me ha interesado poco, me quedo con la vida de estos dos personajes Potter y Boris y todos los personajes que les rodean. La parte que más he disfrutado es la de Las Vegas y esa imágen del infierno que es esa urbanización desierta en mitad del desierto. Abstenerse los que esperan acción trepidante, giros espectaculares de la trama y lectura fácil. Esto es literatura.

    ResponderEliminar
  45. No conocía a esta escritora pero EL JILGUERO es un libro a tener en cuenta. Aunque inicialmente parece excesivo el volumen de hojas que tiene, ciertamente engancha desde las primeras líneas. Describe magistralmente los sentimientos y la vida de un niño que a corta edad pierde a su madre y en todo momento la historia te va envolviendo de tal forma que sus miedos, sus pensamientos y sus problemas pasan a ser tuyos e instintivamente vuelca en el lector la necesidad de protección, visualizando claramente lo que puede ser una vida desestructurada emocionalmente. No obstante el libro no peca de sentimentalismos supérfluos ni deriva hacia la pena por el protagonista. El libro se lee fácilmente y no cuesta en absoluto digerirlo pese a su elevado volumen, si bien, como pega, en ocasiones la autora se recrea en descripciones demasiado alargadas. El tramo final del libro (las 200-300 últimas hojas), a mi parecer, está un tanto deslavazado, toda vez que surgen personajes y situaciones poco definidas y producen en el lector (por lo menos a mí me ha sucedido) la sensación de no saber a quién se está refiriendo la autora. Por lo demás, un libro interesante, una forma de escribir muy legible y que, una vez terminado, produce ese sentimiento de nostalgia que, desafortunadamente, no ocurre con una gran mayoría de lo que actualmente se publica. Muy recomendable.

    ResponderEliminar
  46. Me lo acabo de leer y me ha dado mucha pena q se acabara, a pesar de lo largo q es y de la ansiedad que me ha creaba leerlo

    ResponderEliminar
  47. Hace un par de horas he concluido lla lectura de esta maravilla.
    Puedo resumir lo que siento en un "profundo síndrome de abstinencia".

    ResponderEliminar
  48. Waw, Rusta, pedazo de reseña, ¡qué pena no haberla descubierto hasta hoy mismo! Resulta que el jueves pasado en la tertulia a la que acudo, "más que palabras", la comentamos y al día siguiente, o sea, ayer colgué mi opinión en mi blog. Pero al leer tu comentario sobre la novela me encojo me encojo y me hago pequeñito ante tu criterio magnífico y clarividente. Me ha encantado vtu forma directa de defender la calidad de esta novela. Coincido plenamente contigo, si bien en mi comentario yo he puesto algo más el acento en el excelente manejo que de los elementos culturales hace la escritora.
    Gracias por haberme hecho disfrutar leyéndose.
    Un beso

    ResponderEliminar
  49. Una reseña sumamente bien elaborada que me deja con un buen sabor de boca y ganas de conseguir el libro inmediatamente!

    ResponderEliminar
  50. a mi me gustó mucho, tiene momentos de gran literatura y personajes entrañables como Boris, hobie, la familia babour .. él ritmo es parejo y el libro a pesar de su extensión se deja leer fácil.

    ResponderEliminar
  51. Estoy empezando a leer este libro, y la reseña (muy buena, con un análisis muy competo y bien elaborado) , me ha venido muy bien para leer el libro con más perspectiva. Gracias

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails