21 octubre 2014

Los pasos que nos separan - Marian Izaguirre



Edición: Lumen, 2014
Páginas: 384
ISBN: 9788426401380
Precio: 19,90 € (e-book: 11,99 €)

Después del éxito de La vida cuando era nuestra (Lumen, 2013), Marian Izaguirre (Bilbao, 1951) firma una novela que apuesta de nuevo por la narración en dos tiempos, los escenarios convulsos de diversos países, los personajes marcados por la culpa, los fuertes lazos de amor y amistad, y las sutiles referencias artísticas. Al más puro estilo Kate Morton, aunque con un tono más sereno y sosegado, Los pasos que nos separan conecta un romance apasionado del pasado con la frescura de una generación más joven que busca respuestas, sin saberlo, en esos tiempos lejanos. En esta ocasión no hay librerías de viejo ni se respira la angustia de la posguerra española, pero la elegancia de la autora y su habilidad para penetrar en el desasosiego de los protagonistas se mantienen intactas.
¿Qué más dan las mentiras sobre uno mismo cuando todo está aún por inventar?*
En 1920, Salvador, un joven catalán burgués, pasa una temporada en Trieste para formarse como escultor al lado de un artista italiano. Sin embargo, el aprendizaje más importante no lo encuentra en el taller, sino en los brazos de Edita, una mujer nacida en Liubliana de la que se enamora de inmediato. Ella le corresponde, pero hay un problema: está casada y tiene una hija. Su romance, además, está inmerso en los conflictos entre los italianos que reivindican la ciudad como territorio propio y los eslavos que se resisten al régimen fascista. De forma paralela, en la Barcelona de 1979, Marina, una chica de veinte años, regresa de unas vacaciones de desenfreno que le han dejado una huella inesperada: un embarazo no deseado. Mientras medita lo que va a hacer, encuentra un trabajo que le permite evadirse unos días, un trabajo que consiste en acompañar a un anciano que quiere viajar por última vez a los lugares que marcaron su vida. El anciano se llama Salvador y necesita hacer este viaje por Edita.
Casi todos nuestros pecados nos acompañan desde mucho antes de que los cometamos.
Izaguirre escribe con una aparente sencillez que esconde mensajes más profundos de lo que sugiere la trama. La vida cuando era nuestra, esa historia de libros y libreros, de una señora inglesa que disfrutó de la fastuosidad de las grandes ciudades europeas a principios del siglo XX, era ante todo una novela sobre la generosidad, sobre la valentía de atreverse a vivir cuando se ha perdido casi todo y sobre la lectura como resistencia. Los pasos que nos separan habla de un romance apasionado y de una chica que sufre las consecuencias de querer vivir demasiado rápido; aun así, el fondo de la obra plantea un tema mucho más lúcido: la maternidad y las diferentes formas de renunciar a ella. El embarazo de Marina no es anecdótico, como tampoco lo es el hecho de que Edita, la amante de Salvador, sea madre. La autora, no obstante, no se refiere a la cuestión con el tópico de «tener hijos es lo mejor que me ha pasado en la vida». En un gran ejercicio de delicadeza y empatía, Izaguirre reflexiona sobre el aborto y no elude las decisiones complicadas a las que se debe enfrentar una mujer.
La vida se les echó encima como un desprendimiento de tierras en las laderas del Carso.
L'Annunziata, Messina (1475).
Las relaciones intergeneracionales, por otro lado, constituyen un punto destacable gracias a la amistad entre el Salvador anciano y Marina. Comienzan su trato como dos extraños, dos personas de edades y sexos diferentes que a primera vista no tienen nada en común. Con todo, poco a poco sacan a la luz lo que callan y la distancia se reduce. Esta camaradería muestra cómo dos generaciones, dos formas distintas de ver el mundo, pueden enriquecerse mutuamente, tal y como ocurría con Alice y Lola en La vida cuando era nuestra. Izaguirre domina el diálogo, esos momentos de interacción (y de silencios) en los que se descubre al otro. Sucede algo parecido con Salvador y Edita, en su caso por no compartir origen. Él debe aprender, y aprende, el agitado ambiente en el que se ha criado su amada, que determina de manera inevitable su futuro.
Ahora que la vida iba en serio podía, a pesar de todo, imaginar que le ocurrirían otras cosas y que no todas iban a ser malas.
Más allá de estas interpretaciones, Los pasan que nos separan es también una interesante inmersión en dos épocas y sus manifestaciones culturales. En los años veinte, Trieste, el arte pictórico y escultórico de los maestros italianos (el cuadro L’Annunziata, de Antonello da Messina, protagoniza un misterio ligado al destino de los amantes), las manifestaciones lideradas por Gabriele D’Annunzio y los movimientos secretos de los eslavos. En los setenta, en una Barcelona moderna, la liberación de costumbres de la juventud («cuando había que ser inconsciente y despreocupada por obligación», pág. 99), acompañada de la música de la Companyia Elèctrica Dharma y las salidas a la sala Zeleste. Escenarios que laten en Salvador y Edita, en Marina y sus amigos. La autora introduce los datos históricos con perspicacia, siempre al servicio del relato y nunca como descripciones farragosas.
Hay cosas que tienen que suceder para que podamos crecer después del batacazo.
Marian Izaguirre
La narración, por su parte, depara alguna que otra sorpresa. La mayoría del texto se asemeja a una tercera persona convencional; ahora bien, en algunos párrafos los personajes (Salvador, Marina y alguien más) ponen su propia voz, expresan lo que sienten con sus palabras, un recurso que añade intensidad, como en los continuos «Me llamo Marina y estoy embarazada», y que conforma un pequeño juego que culmina en el último capítulo. Por lo demás, Izaguirre sigue en su línea, con un estilo pulcro y depurado, un ritmo ágil, un equilibrio perfecto entre tranquilidad e intriga, entre placidez y conmoción. En cinco palabras: una novela escrita para disfrutar. Y para no perdérsela.
*Las citas en cursiva se encuentran en las páginas 32, 34, 82, 109 y 152.

46 comentarios :

  1. No he leído nada de la autora, pero si dices que tiene un estilo a lo Kate Morton aunque más sosegado.. es suficiente para suscitar mi curiosidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en cierto modo es una Kate Morton a la española: un misterio en el pasado, un amor apasionado, etc. Sus historias son más tranquilas, eso sí, pero el estilo fluye tan bien que enganchan como un thriller trepidante.

      Eliminar
  2. Tenía muchas dudas sobre esta novela pero después de tu reseña voy a leerla.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengas dudas: es muy buena, tanto esta como la anterior. Novelas muy cuidadas y bien ejecutadas.

      Eliminar
  3. Tengo ganas de leer a esta autora y después de tu reseña aun más...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena. Recomendé muchísimo su libro anterior y con este haré lo mismo. Son novelas que se leen con facilidad y, a la vez, plantean temas conmovedores. No me extraña que esté consiguiendo tantos lectores.

      Eliminar
  4. Completamente de acuerdo en el análisis de esta novela. Tras haber leído La vida cuando era nuestra pensé que sería difícil subir más alto, pero Marian no ha bajado el nivel. No os la perdáis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, ha cumplido las expectativas con creces y no era nada fácil, porque "La vida cuando era nuestra", además de ser una buena novela en conjunto, hablaba de libros y librerías, que es un tema que gusta de por sí a los lectores asiduos.

      Eliminar
  5. ¡Qué ganas tengo de ponerme con esta autora! No leo más que reseñas positivas, creo que pronto me estrenaré.
    Muchas gracias por tu reseña y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que la disfrutarás. Cualquiera de las dos novelas es estupenda para conocerla.

      Eliminar
  6. Actualmente estoy un poco obsesionada por leer La vida cuando era nuestra, justo cuando su nuevo libro empieza a tener popularidad... Así que creo que voy a tener una doble tarea con sus obras! Me gusta lo que he ido conociendo estos últimos días sobre la prosa de la autora: parece que no se queda en lo banal, sino que aporta algo más en las historias que configura y me apetece conocerlo. Espero poder leer algo suyo en breve. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando leas uno te van a entrar ganas de leer el otro, estoy segura ;). Además, se leen con tanta facilidad que no te van a durar nada.

      Eliminar
  7. Le tengo muchas ganas a esta novela. La de "La vida cuando era nuestra" me gustó mucho así que voy con expectativas altas. Aunque, por lo que cuentas, creo que no me va a decepcionar porque es, más o menos, lo que esperaba. ¡Muchas gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo creo que está al mismo nivel. Quizá a algún lector le gusta más esta por el tema de la maternidad, o la anterior por la librería, eso ya es una cuestión personal; pero las dos están muy bien hechas, sin duda.

      Eliminar
  8. Después de otras reseñas con las que coincides en lo fundamental, ya la tenía apuntada. Besos.

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de la autora es una de las que tengo pendientes. Pero veo que todos opináis parecido. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a casi todos los lectores que conozco (blogueros o no) nos gustó mucho "La vida cuando era nuestra" y, de momento, con la nueva está ocurriendo lo mismo. Estas historias tienen mucho potencial para encandilarnos a todos.

      Eliminar
  10. Me gustó mucho el anterior y tu reseña acaba de convencerme éste, me lo apunto. Lucía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien. Espero que lo disfrutes tanto como yo :).

      Eliminar
  11. Creo que no me gusta que sea "estilo Kate Morton", prefiero autores con estilo propio, pero supongo que las tendencias marcan y dentro de ellas se intenta dar el campanazo y marcar también alguna diferencia. No he leído nada de Marian, supongo que leeré antes La vida cuando era nuestra, aunque nunca descarto novelas que me hagan disfrutar.

    Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo de haberme expresado mal. Marian Izaguirre tiene estilo propio, por eso recalco que su tono es más sosegado que el de Kate Morton, que es más española, más cercana, etc. La comparación se refería al tipo de libro, esa combinación de tramas en dos épocas, con cierto misterio en torno al pasado, personajes muy apasionados y demás. Más allá de eso, cada autora tiene su voz personal.

      Además, Marian Izaguirre escribe desde mucho antes que Kate Morton -aunque no haya empezado a ser más conocida hasta hace poco, con "La vida cuando era nuestra"-, y no creo que haya escrito esta novela para cumplir con ninguna tendencia.

      Eliminar
  12. Disfruté mucho con la anterior novela de la autora y por todo lo que cuentas, volveré a disfrutar con ésta. A ver si me hago con ella prontito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. No he leído nada de esta autora aún pero tengo anotado dos libros así que sólo me falta el hueco. A ver si en Navidad con las vacaciones me pongo con ella.

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a ver si encuentras un hueco. Está muy bien.

      Eliminar
  14. He leído el primero y espero leer este en breve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo disfrutes mucho :).

      Eliminar
    2. Por que dices "al mas puro estilo Kate Norton"

      Me lo puedes explicar?

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Creo que las dos autoras tienen cosas en común: la trama impulsada por el romance y algún secreto del pasado, el uso de dos épocas, la escritura elegante, el hecho de ser una novela de fácil lectura... También tienen diferencias, claro: las influencias de Kate Morton son más anglosajonas, mientras que Marian Izaguirre es más cercana al lector español y utiliza una narración algo más tranquila.

      Eliminar
  15. Hola ^^
    Tengo pendiente leer "La vida cuando era nuestra" y le tengo muchas ganas, pero ponerle pronto remedio. Este sin embargo no lo conocía y me has despertado la curiosidad.
    Gracias por la reseña ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se acaba de publicar. Si te gusta "La vida cuando era nuestra", también te gustará este :).

      Eliminar
  16. Muy buena sinopsis despierta curiosidades por el libro y ganas de leerlo. Ademas las dos somos devora libros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te animes a leerlo, está muy bien :).

      Eliminar
  17. Me ha atraído mucho tu reseña, Rusta; me parece una gran historia y, por lo que dices, muy bien contada. Si, además, le ves ese aire a Kate Northon, estoy totalmente convencida. Gracias y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es: una buena historia contada de forma espléndida. Te gustará, creo.

      Eliminar
  18. Después de leer "La vida cuando era nuestra", no tengo duda de que quiero leer más de la autora, me conquistó la naturalidad y la delicadeza de su prosa. Además, aunque no era un libro con una trama trepidante me envolvió desde el principio y lo leí en un suspiro.
    Y si este dices que no decepciona, pues de cabeza:)
    1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Marian Izaguirre sabe enganchar sin necesidad de tramas rocambolescas. Y, como bien dices, su naturalidad conquista. Ojalá esta novela también se gane muchos lectores.

      Eliminar
  19. Rusta me ha encantado lo que nos cuentas de Marian Izaguirre. Yo siempre voy de puntillas sobre la mesa de novedades y no sabes lo que agradezco opiniones como la tuya.
    En unos días bajo a España y tenía pensado comprar un par de libros de escritores españoles de los últimos años. Acabo de leer una opinión muy entusiasta en otro blog que me gusta, sobre Palmeras en la nieve. Y creo que a este voy a añadir una de las novelas de Marian. ¿Por cuál me recomendarías empezar?
    Un beso y ¡gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cuesta elegir entre estas dos novelas de Marian Izaguirre. Quizá recomiendo antes "La vida cuando era nuestra" por el tema de la lectura y las librerías, que a los lectores asiduos nos suele encantar. Es el libro con el que muchos conocimos a la autora y creo que a la mayoría nos ha conquistado. De todas formas, si por lo que sea te atrae más "Los pasos que nos separan" (la historia de Trieste, la maternidad...), también es una buena opción para conocerla.

      En cuanto a "Palmeras en la nieve", en su momento le dediqué una opinión bastante entusiasta porque tiene cosas que me parecieron acertadas (todo el tema colonial, por ejemplo), pero es una novela que, cuanto más la recuerdo, menos me convence. Demasiado melodramática y con páginas de más. Prefiero a Marian Izaguirre: me parece más elegante en el tratamiento de las emociones y no cae en tantos tópicos.

      Eliminar
    2. Anotado queda, muchísimas gracias Rusta.
      He visto que hay edición de bolsillo de "Palmeras en la nieve" así que frente a posibles disgustos, al menos que no duela mucho el gasto.

      Eliminar
    3. Sí, mejor en bolsillo siempre que se pueda :).

      Eliminar
  20. Aún tengo pendiente la anterior, que me pareció apetecible aunque ha ido quedando relegada por todos las lecturas que me voy encontrando por el camino. Me gusta lo que cuentas (sin entrar en disquisiciones sobre el "estilo Morton", a la cual no he leído tampoco).
    Gracias por la recomendación.
    Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que pasarás un rato muy agradable, tanto con esta como con la anterior. Ya nos contarás qué te parecen.

      Eliminar
  21. Acabo de terminarla y le tenia muchisimas ganas, me ha encantado, la verdad, ha cubierto todas mis expectativas. Maravillosamente escrita, es como si las palabras se quedaran luego flotando en tu mente, te envuelven. Los personajes me han parecido muy intensos y lo que mas me gusta es que aunque pienses que tu hubieras actuado asi o de otra forma, al final los comprendes a todos y en cierto modo los compadeces, tambien, porque quien no ha tomado alguna vez una decision equivocada o "ha pasado por la vida de puntillas, sin querer mirar", como decia la autora. Me ha interesado mucho la historia de los eslavos en Trieste, que desconocia y me quito el sombrero ante la forma tan delicada de tratar la maternidad. Vamos, un 10

    ResponderEliminar
  22. yo lo tengo para leer, y después de leer todos los comentarios creo que me gustará mucho. Así que allá que voy, je je.
    Saludos
    Maria Carmen

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails