18 diciembre 2015

Por el bien del comandante - Constance Fenimore Woolson



Edición: Ardicia, 2015 (trad. Julia Osuna; postfacio de Henry James)
Páginas: 204
ISBN: 9788494291630
Precio: 17,50 €

En su por ahora corta andadura editorial, Ardicia está reuniendo unas cuantas obras de factura decimonónica, la mayoría inéditas hasta el momento en castellano, como La casa de las persianas verdes (1901), del escocés George Douglas Brown (1869-1902); La virtud de Checchina (1884), una nouvelle de la italiana Matilde Serao (1856-1927); o Por el bien del comandante (1883), de la estadounidense Constance Fenimore Woolson (1840-1894). Las tres son novelas costumbristas, tres retratos agudos de la sociedad de su época; y, si bien no alcanzan la hondura de los clásicos de su tiempo, despiertan interés como curiosidad. Las recuperaciones de este tipo tienen costes de edición más bajos que las publicaciones recientes, de modo que permiten que el sello se vaya afianzando a la vez que da a conocer a autores que nunca habían sido traducidos o a los que no se había prestado suficiente atención. Ardicia los presenta, además, con una tipografía cómoda para leer y unas cuidadas cubiertas con ilustraciones, que potencian el valor del libro como objeto.
En esta ocasión nos acerca a Woolson, una autora que seguramente les sonará a pocos, pero que estuvo relacionada con literatos de renombre: era la sobrina nieta de James Fenimore Cooper —el autor de El último mohicano (1826)— y fue amiga de Henry James. Nacida en Claremont, New Hampshire, cambió muchas veces de ciudad, y, ya adulta, vivió en diversos países europeos hasta su muerte, en Venecia. Escribió cuentos y novelas, muchas de ellas ambientadas en el sur de Estados Unidos, como Por el bien del comandante, la obra que nos ocupa. La acción se sitúa en Far Edgerly, una localidad de montaña en la que, por supuesto, todos los vecinos se conocen y las habladurías están a la orden del día. La última es el regreso de Sara Carroll, la joven hija del comandante, que vuelve después de pasar unos años estudiando. La esperan su padre, la segunda esposa de este y el hijo pequeño de ambos. Sin embargo, Sara se lleva una sorpresa: su padre, con el que antaño estuvo muy unida, se ha convertido en un hombre enfermizo, débil. ¿Tendrá algo que ver la nueva señora Carroll, la mujer que sustituyó a su madre? Y ahí no termina todo: más adelante, llegará otra persona a Far Edgerley, un músico forastero a quien el clérigo Owen, un hombre joven que encandila a las mujeres, no verá con buenos ojos.
El argumento —hay que decirlo— tiene más gracia de lo que aparenta a primera vista. En principio, parece una comedia de costumbres más, con sus enredos domésticos y su romance, pero los tiros no van exactamente por ahí, aunque tiene secretos familiares y amor. Por un lado, están los asuntos propios del hogar, donde destaca la relación entre Sara y la segunda señora Carroll, que podría caer en el tópico de la madrastra perversa o en el de la rivalidad femenina —se insiste en que la esposa es una mujer joven, que aún conserva su belleza y podría competir con la chica— y, no obstante, se desarrolla como una peculiar complicidad entre mujeres que comparten los afectos del comandante. Dado que está enfermo, solo les queda unirse y actuar «por su bien», para no preocuparle, no disgustarlo; aunque esto las lleve a compartir determinadas artimañas. El personaje de la señora Carroll, por su parte, a medida que avanza el relato se desvela como el más elaborado, con más capas: en ella se plantea el tema de la belleza-juventud y la vejez-decrepitud, por el contraste entre ella y su anciano marido; y también el tema del amor como sacrificio.
Constance F. Woolson
El otro ingrediente lo pone el forastero, un tal Dupont, un músico vagabundo que viste ropas zarrapastrosas. Woolson aprovecha el tradicional motivo de la llegada del extranjero para romper la monotonía de la aldea y desencadenar una sucesión de acontecimientos, no tanto por él mismo —es un personaje, por lo demás, plano— como por las reacciones que despierta en los demás. Unas reacciones, en general, de entusiasmo, salvo por parte del reverendo Owen, que no se fía de él. Es significativo que sea precisamente Owen, un hombre de reputación intachable, quien sospeche de Dupont, que en una primera mirada representa los valores opuestos. Sara y la señora Carroll tampoco serán ajenas a esta llegada, aunque, de nuevo, no en el sentido que sugiere a priori. En definitiva, lo que comienza como una sencilla historia simpática evoluciona hacia un relato algo más sorprendente. Woolson, una narradora que domina a la perfección la ternura y el sentido del humor suave, no desvela el misterio en línea recta, como un corredor de velocidad, sino más bien como quien desenvuelve un regalo de forma meticulosa, capa a capa, capítulo a capítulo, con gusto y elegancia. Al final, el lector encuentra bajo el envoltorio a una asombrosa señora Carroll, el mayor logro de Por el bien del comandante.

4 comentarios :

  1. A simple vista me ha gustado la portada ;) y lo que nos cuentas también!
    Tomo nota porque no me importaría leerlo.
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ardicia elige muy bien las cubiertas, sin duda.

      Eliminar
  2. Pues mira que las otras dos novelas de la editorial que reseñaste no me acabaron de convencer, pero con esta lo has conseguido! La historia me atrae bastante más.
    No he visto en librerías ningún libro de la editorial, pero ya la portada me encanta:)

    He visto que has reseñado otro de Gerbrand Bakker. Todavía tengo pendiente al autor y veo que a ti te está gustando mucho, así que a ver cuando me pongo con él... Para empezar, recomiendas alguno de los tres en particular o son todos buenas opciones?

    Por cierto, no sé si habrás leído algo de Svetlana Alexiévich, pero si te interesa el tema, "La guerra no tiene rostro de mujer" es una maravilla de libro. Muy duro, pero merece mucho la pena. A mí desde luego me ha ganado y no tardaré en leer más de ella. Ahí dejo la recomendación:)

    1beso y que tengas una buena entrada de año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues justamente tengo el libro de "La guerra no tiene rostro de mujer" por aquí, ha sido una de mis últimas adquisiciones. Me han contado cosas muy interesantes de la autora, así que será una lectura obligada para 2016 :).

      Sobre Gerbrand Bakker, te animo a empezar por "Diez gansos blancos" o "Todo está tranquilo arriba". Cualquiera de los dos es una buena opción. El de "Los perales..." es más sencillo, por eso te diría que lo dejaras para después, en caso de que te guste el estilo del autor.

      Eliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails