08 abril 2016

Salir de la zona de confort



Hace poco leí un libro —del que hablaré con más detalle la próxima semana— que me hizo pensar en la necesidad de salir de vez en cuando de nuestra zona de confort. Esta zona de confort, en términos literarios, se compone de los autores, géneros y estilos que nos resultan conocidos, así como de determinadas lenguas y referentes culturales, que por un motivo u otro (por lo general, su proximidad cultural y su presencia masiva en el mercado) percibimos más cercanos a nosotros. Tener una zona de confort literaria no es un problema: ante tantas publicaciones, es sano e incluso recomendable «especializarse» en un ámbito concreto para organizar mejor nuestro particular mapa de escritores y movimientos. Yo, lo reconozco, no soy nada original: la mayor parte de mis lecturas proviene de los países anglosajones, en segundo lugar de España y, por último, de otras regiones mediterráneas como Francia e Italia. Todo bajo control.
Y, sin embargo, esa lectura me recordó cuán importante es leer, aunque sea de manera ocasional, algo que se salga de esos moldes. En algunas ocasiones, he salido de la zona de confort al leer un libro innovador desde el punto de vista formal, que sorprende por su estructura y su uso del lenguaje, como la última novela de la escocesa Ali Smith. En otras circunstancias, el impacto se ha debido a las diferencias culturales. Este es el caso de la novela que leí recientemente, situada en una región alejada de las capitales occidentales, un lugar del que apenas había oído hablar (y me avergüenza reconocerlo), donde conviven diversas etnias y las tensiones se palpan en el ambiente. La autora se crió allí, sabe de lo que habla y no le falta capacidad para comunicarlo por escrito. Se trata, además, de una escritora joven: reflexioné sobre los recorridos vitales y literarios de los autores de su generación, tan iguales en algunos aspectos (capitalismo tardío, Internet) y, no obstante, tan distintos en los conflictos sociales, culturales y personales que cada uno se encuentra en su entorno. Pero, sobre todo, disfruté, disfruté de una obra que me obligó a desplazar la mirada e imaginar un contexto desconocido para mí que me plantea nuevos interrogantes. Esa es una de las cualidades que aprecio en una creación literaria.

Después comencé una novela ambientada en Nueva York, escrita por un estadounidense. Es buena, incluso muy buena, pero me sentí como quien vuelve a la monotonía después de una semana de intensas vacaciones en la otra punta del mundo.
***

Y a vosotros, ¿qué libros os han hecho salir de vuestra zona de confort?

Foto encontrada aquí.

13 comentarios :

  1. Muy buena entrada. Algunos libros que me han sacado con éxito de mi zona de confort literario han sido La tropa del arco iris, de Andrea Hirata, El don, de Mai Jia, Wakolda, de Lucía Puenzo, y Un viejo que leía novelas de amor, de Luis Sepúlveda, tanto por el lugar en el que se ubican como por las historias que cuentan, que a priori no me llamaban la atención y terminaron siendo sorpresas muy gratas.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. ¡Es que a veces cuesta taaaaaanto salir de la zona de confort! La mía son los géneros de fantasía y ciencia ficción y, a veces, novela negra.
    Este año me apunté a un club de lectura y quiera o no me están sacando de estos géneros. Hemos pasado por Chesterton, Yourcenar, Saramago, Vargas Llosa... Y como luego toca comentarlos termino con una visión muchísimo más amplia que con la que empecé. Me está gustando mucho la experiencia y, desde luego, la recomiendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo prefiero leer fantasía, ciencia ficción y terror. Sin embargo en ocasiones, cuando he tenido que salir de mi zona de confort, por ejemplo cuando tenía que leer libros para clase, me he llevado gratas sorpresas. Libros como "los Santos Inocentes", "Nada" o "A Sangre Fría" se han convertido en imprescindibles para mí. También es verdad que al tratarse de clásicos la cuestión es diferente.
    En general creo que cerrarse a uno o dos géneros es una mala idea aunque todos tenemos nuestra zona de confort, por supuesto.
    Excelente entrada. Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Tienes mucha razón, a veces viene bien salirte de tu zona de confort. Este año, me leí "El guardia, el poeta y el prisionero", literatura que no suele ser la que leo, y lo agradezco mucho. Muy recomendable!
    Un saludo,
    E. Báthrory.

    ResponderEliminar
  5. Mi zona de confort, la literaria y la otra (la vital), es poco confortable. Vamos, que suelo moverme poco por esa zona. Pero el último que incluso me hizo salir de mi no zona de confort es justamente el último que comento, un libro de Janet Frame, Hacia otro verano. Ha sido un reto leerla. Un reto maravilloso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    mi manera de buscar libros no incluye su nacionalidad, busco aquí y allá, libros que parecen merecer la pena, luego me informo -lo que puedo- y si está en castellano lo compro. Pero sólo si ha pasado ciertas "aduanas" que con el paso del tiempo he aprendido a montar para saber si me va a gustar un libro o no. Así si busco entre mis libros favoritos, estarán , sí libros anglosajones -cuya literatura me encanta, especialmente en los últimos tiempos los canadienses)-, o latinos (últimamente ando descubriendo la literatura catalana con algunos libros deslumbrantes...) -. Pero entre mis libros favoritos estarán siempre destacados los balcánicos, (Pavic, Petrovic, Danilo Kis, Bulatovic, ) y luego los Polacos (Lem, Gombrowicz, Bruno Schulz) Centroeuropeos ( Hrabal, Luis Paul Boon, Siegfried LEnz, W.G. Sebald, Hermann Broch, Thomas Bernhard, Joseph Roth...) Nórdicos como Per Petterson, Hansum, Lars Gustafsson...: Africanos como Amos Tutuola , Ben Okri, Marie NDaye, Chinua Achebe, Mia Couto... Asiáticos, árabes. turcos, japoneses... EN fin una enorme cantidad de escritores que si no los hubiera leído hubiera perdido una parte que considero imprescindible de la literatura. Anímate a romper tu zona de confort.. Si alguno de los nombres no lo conocías y te sirve... yo te puedo decir que para mí son extraordinarios
    siento el rollo...
    un saludo

    ResponderEliminar
  7. Yo no tengo una zona de confort en términos geográficos. Leo a autores de todo el mundo- seguramente el hecho de poder leer en diferentes idiomas ayuda. Lo que sí tengo son zonas de incomodidad: la novela erótica, la novela histórica y, sobre todo, la ficción sobre el Holocausto. La literatura me sirve también para abrir los ojos a realidades desconocidas y ampliar los horizontes.
    besos

    ResponderEliminar
  8. A mí me sacan de mi zona de confort las novelas rusas; confieso que me siento totalmente perdida: me confunden los miles de nombres y apodos, sus reacciones ante determinados hechos, algunos diálogos... Sin embargo, es cierto que de vez en cuando, hay que abandonar los límites conocidos; si no, ¿cómo narices vamos a descubrir esas maravillas que esconde la literatura?

    ResponderEliminar
  9. yo no deseo tener una zona de confort trato de variar lectura muchisimo aunque hay géneros que me son reacios por ejemplo romantica pero de resto no creo que tenga alguna muy definida.

    ResponderEliminar
  10. Hay géneros que me cuestan, como la ciencia ficción o la novela erótica. Aunque en ocasiones me he animado, pero no termino de cogerle el puntito. Pero en general intento variar mucho en mis lecturas, aunque últimamente lo hago poco. Entre las opos que me he estado preparando y que ahora vuelvo a empezar a estudiar para las próximas, prefiero quedarme en mi zona de confort y arriesgar poco.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Está claro que todos tenemos esa zona y nos sentimos seguros ahí en lo que nos gusta y no queremos arriesgar. A veces corres el riesgo de patinar pero también puedes descubrir grandes historias.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. No sé si he entendido bien la pregunta. En esto de leer soy omnívoro. Me gusta produndizar en los conocidos, en los amigos (Zweig, Camus, Orwell, Márai, Mankell...), pero también me encanta encontrar joyas. Todos los autores que frecuento en algún momento fueron novedades para mis ojos. En verano voy a la Biblioteca y me llevo bolsas enteras para ir probando. Es como iniciarme en sustancias que no conozco. La mayor parte no me gustan, para qué negarlo, pero otros..., qué maravilla haberse atrevido, no ser un sectario.

    Lo confortable para mí es leer sin que el tiempo se termine. Salir de la zona de confort es tener que ganarme la vida con ocupaciones que no siempre me gustan y que, a diferencia de los libros, no puedo dejar.

    ResponderEliminar
  13. Buena entrada. Justo ahora estoy leyendo "Anna Karenina", que en mi caso está totalmente fuera de mi zona de confort, ya que no suelo leer a autores rusos. No lo hago de forma deliberada, simplemente no se me cruzan en el camino tan a menudo como otras nacionalidades. De hecho, también tengo en la estantería "Lolita", que me volverá a sacar de la zona de confort durante este año.
    A parte de autores rusos, reconozco que tampoco leo muchos autores sudamericanos, así que cuando leí el año pasado "El amor en los tiempos del cólera" al principio me costó hacerme al lenguaje. El resultado fue de los más satisfactorio, sin embargo:)
    También me gustaría leer más autores africanos (disfruto mucho de Chimamanda Ngozi Adichie).

    ResponderEliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails