09 diciembre 2016

Yo misma, supongo - Natalia Carrero



Edición: :Rata_, 2016
Páginas: 160
ISBN: 9788494489112
Precio: 18,00 €

Natalia Carrero (Barcelona, 1970) se dio a conocer con Soy una caja (2008) y Una habitación impropia (2011), dos libros inspirados por Clarice Lispector y Virginia Woolf, respectivamente. En Yo misma, supongo (2016), su tercera novela, no hay una referencia explícita a ninguna de ellas, aunque la experimentación formal y la búsqueda del cuarto propio siguen siendo las obsesiones de la protagonista, Valentina Cruz, una mujer que escribe pero todavía no ha publicado, y por lo tanto aún no tiene la categoría, si es que existe esta categoría, de escritora. He aquí, pues, una apuesta por la escritura de sí misma, un intento de contarse, de expresarse a través de la creación literaria cuando esta no es más que un manuscrito en el cajón. Valentina, que significa «valiente». Cruz, la negación de sus aspiraciones. Una mujer nacida en Barcelona que se instala más tarde en Madrid, como Natalia Carrero. Y, si bien la autora aclara que «Valentina Cruz no es Natalia Carrero», admite que no logró separarse del todo del personaje, por lo que este texto puede leerse, al menos en parte, como una autoficción, como la voz de «alguien parecida a mí que intenta escribir mientras vive» (p. 83).
La novela está organizada en carpetas que comprenden escritos de diversas etapas de la vida de Valentina Cruz desde que se independiza hasta que es madre de dos niñas, pasando por la fase de convivencia con su pareja antes de ser padres. No es casual que hable de carpetas: el libro en conjunto tiene un aire de improvisación, de borrador (un efecto buscado de manera consciente, por supuesto), e incluye fragmentos escritos a mano, dibujos y tachones. Esto no solo se debe a la falta de profesionalización de la protagonista, sino a su existencia un tanto caótica, desencantada, que imposibilita la construcción de un relato ordenado. Ha madurado, ha adquirido responsabilidades, pero la escritura se sigue integrando en su día a día con cierta dificultad. Para manifestar las preocupaciones de cada periodo, suele servirse de una escena particular (una entrevista de trabajo, un rato en el que está escribiendo en casa), que se rompe, se expande, para condensar en pocas líneas toda su angustia vital. Es decir, utiliza lo episódico para condensar un malestar más general, sus inquietudes de juventud, de mujer que busca empleo, de madre que intenta escribir mientras cuida de sus hijas.
El conflicto gira alrededor de la terna mujer-dinero-identidad. Escribir y subsistir, o subsistir y escribir. Sí, la necesidad de independencia económica de la que hablaba Virginia Woolf. En la primera carpeta, el personaje se plantea prostituirse para conseguir una suma de dinero suficiente para emanciparse. Más tarde, hace entrevistas para empleos no cualificados que le resultan poco estimulantes. El nacimiento de las niñas interrumpe su trayectoria laboral. El marido la mantiene mientras cuida de sus hijas, pero ella no se quita de encima la sensación de que estar en casa no cuenta, de que tiene que intentar trabajar como hace él. Cuestiona el rol que ha asumido: «No puedo quejarme, lo tengo todo, sigue mi voz interior, lo que me falta es imaginario, quizá por eso lo busco en el engaño de la escritura. Escribir es engañar, engañarnos. Y, con un poco de suerte, sonreír en un entrelineado» (p. 84). Ella arrastra, además, «el padre y todo lo no resuelto» (p. 114), la influencia de un progenitor dominante, de quien huyó sin arreglar las cosas. La escritura es su arma para denunciar la asunción de normalidad de esa dependencia de los hombres que ha encarnado siempre.
Esta denuncia se extrapola a la sociedad occidental en conjunto, con el capitalismo, el consumismo, la fabricación de novedades literarias como mercancía. La protagonista rechaza el valor del dinero como medida de todas las cosas, que se hace patente en el léxico, al adoptar un vocabulario propio de la economía y las fuerzas de producción para hablar de otros temas. Lo simboliza con el sexo, entendido como consumo (prostitución y porno, al principio y al final, cerrando el círculo). Más que pedir facilidades para la conciliación profesional y familiar, como puede ser el discurso de otras autoras, la crítica de Natalia Carrero parece encaminada a reivindicar el valor de las ocupaciones no productivas —la maternidad, la escritura sin publicar— en un contexto social en el que se da por hecho que las mujeres deben abarcarlo todo. Parte de la teoría feminista de los últimos años va precisamente en esta dirección: las mujeres han conseguido muchos derechos, pero, como contrapartida, hoy se encuentran sometidas a más presión que sus antepasadas por todo lo que se espera de ellas. Han sumado identidades (profesión, educación) sin renunciar a las previas (ama de casa, madre). El malestar de Valentina Cruz surge por la imposibilidad de sentirse realizada en este ambiente, por repetir el patrón de su madre aun teniendo más aspiraciones y preparación.
Este mensaje se materializa en la forma de la novela: Valentina Cruz es una mujer rota que se explica a sí misma en un desorden premeditado, un lenguaje experimental, reflexivo, flujo de conciencia, mezclado con dibujos y apuntes a mano; la fragmentación y el collage posmodernos como elementos inherentes de sí misma ante la imposibilidad de vertebrar un discurso coherente. Ella no encaja en la hegemonía, en el estamento dominante. Como consecuencia, no puede escribir con los recursos de la hegemonía (la novela clásica, el relato con una trama ordenada, causa-efecto), porque no le resultan eficaces. Elige salirse de ese molde, escribir desde la rebeldía, la ruptura, porque solo así puede expresar (que no contar ni narrar) su asfixia, su rabia. La novela, si se puede llamar novela, es caótica, embrollada, porque la protagonista se percibe así, y el yo es inseparable del estilo. Escribe en primera persona cuando se siente dueña de sí misma; en tercera cuando se escinde. Y este es solo uno de los recursos creativos que emplea. Los dibujos y la escritura a mano, por otro lado, le dan la libertad de no ser esclava del ordenador (el ordenador, tecnología por excelencia de esta sociedad consumista), tal como explica ella misma en la autoentrevista al final del libro.
Natalia Carrero
Yo misma, supongo es el grito de indignación de una mujer que no se resigna, que mantiene la conciencia viva, lúcida, que reconoce en la escritura una vía de escape al malestar y a la vez una herramienta para presentar batalla. Con todo, le falta estilo: Natalia Carrero sabe trabajar las estructuras complejas, sabe sorprender con una propuesta arriesgada, pero le falta hechura literaria, más riqueza en el lenguaje, una voz más pulida (cualidades que sí tiene, y de sobra, su admirada Clarice Lispector). Junto con Belén García Abia (El cielo oblicuo, 2015), es una de las autoras españolas más interesantes en lo que a experimentación formal se refiere. Este título supone toda una declaración de intenciones por parte del recién nacido sello :Rata_, que a su manera también es una rareza, no solo por su apuesta por una literatura sin concesiones, alejada del circuito comercial (en la última década han surgido muchas editoriales con esta misma consigna), sino por el diseño original y la edición cuidada al milímetro de sus publicaciones: colores vivos, sin imagen en la cubierta, con la fotografía del autor en la contra, otra fotografía (en la solapa) del lugar donde escribe… No se puede pasar por alto, en fin, el esmero que se ha puesto en editar este libro y en dotar el catálogo de rasgos distintivos. Habrá que seguirles la pista a ambas, a la autora y a la editorial.

4 comentarios :

  1. Pues tendré que apuntarme autora, aunque todavía tenga que pulir su estilo, y editorial, que parece que nos va a ofrecer interesantes propuestas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me esperaba una voz más potente, pero sin duda es una propuesta interesante. Recomendable para los que disfrutamos con la literatura experimental y el enfoque feminista.

      Eliminar
  2. Tenía muchas ganas de conocer tus opiniones de alguno de los libros de la editorial, pero éste en concrento no me acaba de convencer... ¿Tienes alguno más de la editorial pendiente? Yo tengo apuntados "El duelo es esa cosa con alas", al que ya tenía echado el ojo antes de que lo tradujeran, y "Diarios del Sáhara", que no me sonaba de nada, pero que me llama mucho la atención. También estoy esperando con muchas ganas la traducción de Han Kang!

    Por cierto, ya he leído "Oranges Are Not the Only Fruit" y me ha gustado mucho. Gracias por insistir, ha sido todo un acierto:)
    Me ha encantado la voz narrativa, en particular el humor que utiliza, de lo más acertado. El capítulo final me parece perfecto, desde los cuentos que intercala, que me parece que son los que mejor funcionan de todo el libro, hasta ese círculo que traza, volviendo en cierto modo al punto de partida (en la introducción, Winterson define la estructura como en espiral, que supongo que es más acertado). En resumen, que el próximo año caerá más Winterson, sin ninguna duda. De los que has leído hasta ahora, ¿cuál de sus libros te ha gustado más? Yo tenía pensado seguir con "Why Be Happy...", para poder compararlo con "Oranges...".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, me alegra que te haya gustado Jeanette Winterson. Y sí, tal como dices, "Why Be Happy..." me parece una muy buena opción para seguir leyéndola. Complementa la historia de su primera novela y, aparte de eso, son unas memorias espléndidas, es imposible que la autora no te cautive con este libro. Luego ya iría a por "La pasión" y "La niña del faro".

      Sobre Rata, tengo el libro de Sanmao por aquí, espero empezarlo pronto. Supongo que ya sabes que es la primera vez que se la traduce en Occidente, y a raíz de su publicación en España también se va a editar en los países anglosajones... Tiene pinta de ser un gran descubrimiento. He leído algunas páginas sueltas y me da la impresión de ser un libro, cómo decirlo, lleno de vida, sin artificios, con la verdad de la autora por delante.

      Ah, ¡y también espero con ganas el de Han Kang! Leí en Facebook que sale en marzo. Me tiene intrigadísima desde que ganó el Man Booker International frente a Elena Ferrante.

      Eliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails