27 enero 2018

Un invierno en Sokcho - Élisa Shua Dusapin



Edición: Alianza, 2017 (trad. Alicia Martorell)
Páginas: 128
ISBN: 9788491048268
Precio: 12,50 € (e-book: 7,99 €)

Élisa Shua Dusapin (Corrèze, Francia, 1992) se dio a conocer en los países francófonos en 2016 con Un invierno en Sokcho, que fue galardonada con el Premio Robert Walser, un reconocimiento bienal que se otorga, alternativamente, a primeras novelas escritas en francés y en alemán. De padre francés y madre surcoreana, Dusapin se crió entre París, Seúl y Porrentruy, y en la actualidad reside en Suiza, donde compagina la escritura con las artes escénicas. Esta riqueza cultural de sus orígenes se plasma asimismo en su libro, situado en Sokcho, una ciudad portuaria próxima a Corea del Norte. La narradora, una joven franco-coreana de veintitrés años, graduada en letras, trabaja en un hotel modesto y destartalado. Nunca conoció a su padre, un hombre francés que estuvo de paso; y la madre se ocupa de una pescadería en el mercado. En estas circunstancias, llega al hotel un nuevo cliente con el que traba una peculiar amistad: un dibujante de cómic de nacionalidad francesa, un tipo ya maduro, cosmopolita y cultivado, que ha recorrido el mundo para recrear las peripecias de su héroe. El planteamiento recuerda un poco a Hotel Iris, de Yoko Ogawa, aunque la propuesta de Dusapin carece de ese lado macabro y es mucho más comedida.
En cierto modo, Un invierno en Sokcho es la historia de una fascinación por lo extraño, lo desconocido, en dos direcciones. Por un lado, la protagonista, una chica inmersa en lo que se puede denominar «tedio»: ha estudiado, tiene inquietudes, pero no puede dejar su empleo porque debe ayudar a su madre. La falta de recursos la obliga a permanecer en un ambiente degradante, entre el olor a pescado, la cama compartida con su progenitora, el hotel ruinoso; la autora tiene un estilo sugestivo que evoca a la perfección esas sensaciones, el entorno portuario, los aromas, los fluidos, la repugnancia que oprime a la muchacha. Sin ser una novela social —no como los libros sobre la crisis que han proliferado en los últimos años—, deja entrever la resignación de los jóvenes surcoreanos, una sociedad corrompida por los valores capitalistas en la que se propaga la obsesión por la cirugía estética bajo la creencia de que quien se opera tiene más oportunidades, más futuro. Sin ir más lejos, el novio de la chica, un modelo enganchado a los retoques, arquetipo de la perversión de los principios.
En este contexto, el forastero rompe la monotonía asfixiante en la que vive la narradora. Para empezar, porque, al hablarle de su vida, de sus creaciones, le abre las puertas de un mundo que le está vedado en Corea del Sur: la posibilidad del arte, de las aventuras, de la libertad. La humilde trabajadora del hotel que no ha salido de su país frente a un bohemio occidental; dos perfiles diferentes y, no obstante, unidos en su soledad. La suya es una relación de silencios, a ratos cálida y a ratos distante, sutil, de una sensualidad contenida. Además, está la cuestión de la nacionalidad: él es francés, como el padre ausente de la joven. Para ella, Francia y el idioma francés representan una ocasión de huida simbólica de sus raíces: «Me preguntó por qué había decidido estudiar francés. / —Para hablar un idioma que no comprendiera mi madre» (p. 63). La protagonista solo habla en francés con él; la lengua se convierte en su secreto, el lazo que los une. El hombre, por su parte, comienza a manifestar también un particular embeleso hacia la chica, tan diferente a las que ha conocido.
Élisa Shua Dusapin
Un invierno en Sokcho es una novela pulcra, precisa, de pocas palabras; el relato de una relación tan extraña como sugerente, con violencia institucional de fondo. Está escrita con elegancia, contención, sobriedad y delicadeza, unos rasgos nada fáciles de lograr, y aún menos en un debut. Pese a estar escrita en francés, presenta cualidades que la acercan a la narrativa oriental, no solo por la ambientación, sino por la naturaleza pausada, los silencios, la sensualidad etérea. Una voz sosegada e insinuante, de las que invitan a leer entre líneas. El núcleo de este libro está impregnado de la atmósfera de Sokcho, del invierno costero, de la temporada baja de un hotel insignificante. Un aire de amargura, renuncia, hastío, entumecimiento, que solo se despereza con la llegada del nuevo cliente, un hombre a su vez cargado con una mochila no menos pesada. Esta pequeña obra crece página tras página; no le sobra ni una frase. Novela de aprendizaje, novela de personajes solitarios, novela intimista, novela de culturas contrapuestas. Exquisita. Nadie diría que es una ópera prima.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails