28 enero 2018

Ya vamos - Ronja von Rönne



Edición: Alianza, 2017 (trad. Eduardo Gil Bera)
Páginas: 184
ISBN: 9788491048282
Precio: 14,00 € (e-book: 7,99 €)

Me enferma la palabra «sueños». La vida no es para ser soñada, sino planeada y desarrollada a gusto en el marco de las posibilidades. Los sueños nunca son decisiones, sino basura arbitraria, un producto de desecho nocturno de la conciencia extenuada. Además, los que dicen que uno ha de vivir su sueño suelen ser aquellos cuya realidad es triste. Cosa que no éramos nosotros, porque habíamos resuelto pertenecernos mutuamente, a saber, los cuatro y a largo plazo. Una densa red social con ciertas virtudes. A los cuatro, como consecuencia de algunas casualidades nada bonitas y de la voluntad insondable, nos correspondía obtener lo mejor de esa red. Los edificios se sostienen mejor con cuatro columnas que con dos, eso se nota en cuanto una se rompe, o pasa un día en la clínica.

En los últimos años, Alianza ha emprendido la tarea de dar a conocer a autores jóvenes, una empresa tan estimulante (para quienes nos interesamos por las nuevas voces, al menos) como complicada, puesto que no resulta fácil convencer al lector para que lea a un escritor que no le suena y que, además, parece tan joven, tan primerizo. Por si fuera poco, su apuesta se centra en novelistas de fuera del ámbito anglosajón; una riqueza cultural que aumenta más si cabe su valor (y la dificultad para difundirlos). Han publicado, entre otros, a la austríaca Valerie Fritsch (1989), la franco-vietnamita Line Papin (1995), la franco-coreana Élisa Shua Dusapin (1992) y, en último lugar, la que me ocupa hoy, la alemana Ronja von Rönne (1992), que debutó en 2016 con Ya vamos. Nacida en Berlín, Von Rönne comenzó a hacerse notar con su blog, que mantiene desde 2012, y en 2015 empezó a trabajar como columnista en un periódico. Antes de su debut literario, ya era conocida en el mundo intelectual de su país por su voz corrosiva y sus artículos controvertidos. No es de extrañar, por lo tanto, que hubiera cierta expectación por su primera novela: escribe francamente bien. Y, sí, tiene chispa.
Ya vamos está narrada en primera persona por Nora, una joven que hace sus pinitos en el mundo de la televisión. Su mejor amiga desde la adolescencia, Maja, ha muerto, pero Nora no lo asume, está en la fase de negación («Maja no está muerta. Si Maja se hubiera muerto, antes se habría despedido de mí. Son cosas que hemos acordado toda la vida», p. 11). Por la noche, sufre ataques de pánico. En estas circunstancias, se marcha unos días a la costa con tres amigos; unas pequeñas vacaciones, el remedio que todo lo cura, o al menos así lo creen («El verano nos tenía en su mano, el verano era nuestro punto débil, siempre lo fue», p. 121). Los cuatro, dos hombres y dos mujeres, conforman una relación abierta, a la que se añade una niña, hija de la otra chica, que también viaja con ellos. En la faja promocional se utiliza la palabra «poliamor», quizá que para tratar de venderla como una historia escrita por una autora joven en la que hay mucho libre albedrío y mucha diversión. La realidad, por suerte, no es así. Es más rica en matices, sensible (sin ser una novela «tierna») y, sobre todo, inteligente.
La narración alterna el presente con episodios del pasado, referentes a Maja y a cómo se conocieron los involucrados en la relación abierta, siempre desde el monólogo de Nora. En un principio, Nora tenía un novio al uso, con el que compartía piso, pero llegó la tercera persona y la situación se enredó. De todas formas, más allá del cuarteto amoroso, ante todo son jóvenes un tanto perdidos, insatisfechos, desencantados, que necesitan aferrarse a algo, solo que la relación abierta no les da esa solidez, aunque intenten mantener los pedazos unidos. Hacen como que no ocurre nada, porque son jóvenes, y se supone que los jóvenes tienen muchas ganas de vivir, de salir y entrar, de divertirse, de quitar importancia a las cosas («estuvo bien que no discutiéramos sobre lo que verdaderamente inquieta, porque eso nos llevaría a soluciones, y es sabido que las soluciones acarrean más problemas», p. 126). Pero Maja está muerta, Nora padece ataques de ansiedad (interesante que aborde, ni que sea de refilón, un trastorno psicológico tan común en nuestro tiempo) y los demás tienen sus propios problemas. Tarde o temprano, esta vida ficticia que han construido saltará por los aires, y tendrán que afrontar lo que han estado evitando. El punto de inflexión se produce cuando uno de ellos no vuelve a casa una noche. Se había llevado a la niña.
Ronja von Rönne
Lo mejor de la novela, lo que la dota de verdad literaria, es sin duda su voz narrativa, una voz incisiva, sarcástica, con mucha capacidad para reírse de sí misma y de los tics generacionales. No la calificaría de «cómica», porque en el fondo resulta más bien agridulce, pero su voz rebosa ingenio, frescura y fluidez. Tiene estilo. Von Rönne es buena, escribe sin complejos ni sentimentalismos; entiendo que se la considere una articulista irreverente. Volviendo al libro, no es trivial el hecho de que se desarrolle en verano, una época con muchos simbolismos asociados. En este caso, lo que iban a ser unas vacaciones para pasar página se convierten en un aprendizaje vital. Después de hacer malabares para conservar la relación —esos días de sosiego resultan ser bastante desastrosos; la tortuga en medio como metáfora de la catástrofe inminente—, llega el desengaño. Porque de eso va Ya vamos, de alguien que se intenta aferrar a algo que ya no existe, una amiga, un amor, un futuro, y al final debe acabar asumiéndolo. En otras palabras: Ya vamos va de crecer, de hacerse adulto. Sí, se ha contado infinidad de veces, pero Von Rönne lo cuenta con gracia y lo cuenta bien. Suficiente para leerla.
Cita inicial en cursiva de las páginas 117-118.

2 comentarios :

  1. La verdad es que no me llamaba nada la atención este libro porque leí el de Valerie Fritsch y me pareció TAN PÉSIMO que abandoné cualquier esperanza de encontrar algo decente en esta colección. No obstante, tu reseña me ha picado la curiosidad y creo que podría ser el tipo de lectura que me gusta. Gracias por difundir obras menos conocidas! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como novela, me gustó más "Un invierno en Sokcho", de Élisa Shua Dusapin. Fina, elegante y sin excesos, una buena primera novela. Pero Ronja von Rönne tiene estilo y frescura, es buena también. Puedes leerla tranquilo, no tiene el lirismo y la atmósfera onírica de Valerie Fritsch, está más pegada a la realidad tanto en el tono como en la historia.

      Eliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails